¿Y Entonces Qué Pasó?
Puntuación: +1+x

El agente Tangerine1 se sentó y escuchó con avidez el relato del agente Green.2

"¿Y entonces qué pasó?”

“Bueno, parece ser que fue a la escuela con Duchamp.”

“¿En serio?”

“Síp. Toda una coincidencia. Los chicos la drogaron y lo verificaron todo.”

“Uh.”

Tangerine se sentó, sorbiendo su zumo de mango. La camiseta hawaiiana y las sandalias hacían juego con su pelo de color rojo brillante, como si fuese una explosión viva. El agente Green llevaba su obligatorio traje con corbata negra. Si bien ninguno de ellos habría atraído demasiada atención en el barullo de la ciudad, como pareja a la misma mesa estaban atrayendo más miradas de sorpresa de las que le apetecían a Green.

"Bueno, ¿cómo van las cosas por tu lado?"

"Bien, estoy ocupado haciendo algo para la exposición del viernes."

“Que sea más pequeño que la última vez."

"Claro, claro. La mayor parte de la gente van a ir con cuidado esta vez, por lo que sé. La era de las explosiones y los fuegos artificiales se acaba. ‘Con ruido y en toda la cara’ ya se ha hecho un millón de veces.”

“Dudo que falte la vez millón y una.”

Una camarera se acercó y dejó una bandejita para el té en su mesa. Green la acercó hacia sí, sirviéndose algo de agua caliente en una tintineante tacita de porcelana.

“Pero he de admitir que estoy divirtiéndome haciendo de artista. Hago el vago todo el día y cobro por ello. Mucho mejor que lidiar con monstruos que intentan comerte los sesos. Me alegro de estar aquí.”

“Brindaré por eso.”

Entrechocaron sus vasos y Tangerine se tragó lo que quedaba de su zumo, mientras Green tomaba un sorbo tentativo de té caliente con leche.

"¿Y qué hicisteis luego con la chavala?"

"Un ciclo completo de amnésticos, coma inducido, la metimos en un hospital. Fuera de juego durante un mes o dos, y nadie sabrá que hemos hecho algo. No es que le necesitemos para mucho más, y nos hemos librado de uno de los grandes de El Crítico.”

“Sí. Pero lo complica para nosotros, claro.”

“¿Hm?”

“Lo del viernes era su exposición. Lo que fuera que tenía planeado, tenía a mucha gente entusiasmada. Si está descartada, la exposición no tendrá nada de la corte de El Crítico.”

“Pero eso tiene que ser bueno para nosotros, ¿no?”

“No. Para nada. Mira, es iba a ser el número de baile de La Directora o lo que fuese que tenía planeado, pero ya no van a cancelarlo, sin más. Les haría quedar como si tuvieran sólo una idea, vamos, que sería como admitir que son estériles desde un punto de vista imaginativo. Montarán algo diferente para compensarlo, y lo que sea que hagan será de lo que estalle.”

“Mierda. Planear control de masas para estos sucesos ya es lo bastante difícil tal y como está.”

“En efecto. También me alegro de que no sea mi problema."

"¿Podríamos bloquear el acceso al lugar?"

"Hacedlo de antemano y lo moverán, y una vez los tengáis ahí no se cantearán."

“¿De qué aforo estamos hablando?"

"Ni idea."

"A ojo de buen cubero."

“Bfffff… ¿como mil o así? ¿Dos mil, quizá?"

"Mierda. No podemos retener a tanta gente sin crearnos todavía más problemas.”

"Con un poco de suerte, a lo mejor no llega a tanto."

Green apuró el resto de su té.

"¿Y si tratamos de separar al grupo? ¿Montar otra exposición al mismo tiempo?"

"Sí, si me lo hubieras pedido hace una semana. Sólo tenéis una opción real y es capearlo como podáis, creo. Meted a algunos chavales de paisano por si alguien monta alguna idiotez."

"¿Y cómo de probable es que alguien monte alguna idiotez?”

“Lo pondría en un cincuenta-cincuenta, pero todo el mundo que conozco se lo está tomando con calma. Todo básico, por todas partes. La única incógnita real es el grupito de El Crítico, pero no suelen dejar sus cosas tiradas por ahí. No deberían dar problemas, no te preocupes. Si pasamos la noche sin problemas, la limpieza debería ser trivial."

"Un si grande de cojones."

"No te preocupes, en serio. Nadie va a empezar nada en una exposición así de grande."

Se levantaron y depositaron algo de cambio en el tarro de propinas mientras salían.

“Espero que tengas razón, Tan. Buena suerte por tu lado.”

“Buena suerte a ti también, Green. ¿Te pasarás por ahí? ¿Le echarás un vistazo a lo imposible hecho material?”

“Por supuesto. No me lo perdería por nada del mundo.”

“Mola, me encanta verte de paisano. Siempre quedas tan incómodo.”


El Escultor se sentó mientras escuchaba con avidez al relato de El Pintor.

"¿Y entonces qué pasó?”

“Bueno, eso es lo que no sabemos, puesto que cortaron las cámaras. Parece que la propia obra podría haber sido una hazaña."

"¿En serio?"

"Síp. Hecha por un anartista auténtico del siglo XVII. Es lo que me parece a mi, vaya."

"Uh."

El Escultor se sentó y sorbió su batido de plátano. Por desgracia, la cafetería del hospital no tenía una variedad particularmente amplia de bebidas, e incluso el plátano tenía ese regusto ligeramente extraño y artificial que sí, sabía a plátano, pero era demasiado dulce para ser sabroso, por no mencionar que la leche era desnatada. El Pintor se tomó un momento para tomar un trago de su pequeña petaca de whiskey.

“¿Y qué hacemos con la exposición?”

“Ni idea. Lo peor que puede pasar es que tengamos que apañárnoslas con lo que estuviese haciendo ella misma."

“¿Qué estaba haciendo, por cierto?"

"Bueno, era una hazaña bastante típica de acrobacias, por lo que me contó. Ya sabes, saltar de edificios de un sólo salto, lo del trapecio, las volteretas y tal. No es lo mío, pero por lo menos puedo disfrutarlo."

"Suena decente."

El Escultor siguió bebiendo. Ver el yaciente cuerpo comatoso de La Directora tras una máscara de oxígeno no había sido agradable.

“Así que… La Directora llega a su obra, en la que ha estado trabajando durante dos meses, habla con sus actores y, cinco minutos antes de que empiece el espectáculo se presenta ese capullo y le pide que lo pare. Y entonces pasa esto. La cuestión, pues, es quién hizo que pasara.”

“Sabes tan bien como yo que lo hizo Duchamp."

El Pintor consideró con calma esa idea. Lo había descartado porque le parecía demasiado evidente, pero lo estaba reconsiderando porque podría parecer engañosamente obvio a propósito.

“Bueno, es la única pista que tenemos."

"¿La única pista que tenemos? ¡Estamos hablando del mismo cabrón que cazó a Félix, ya lo sabes! ¡Es un caraculo estúpido que te mandó un dibujo que hizo que te cagases, el idiota que fue y nos declaró la guerra, y este es su ataque preventivo!”

“Podría ser. Podría no serlo.”

“¿Hm?”

“Piénsalo. Todo lo que ha hecho Duchamp hasta el momento ha sido completamente inofensivo. Vale, sí, hizo que me cagara en los pantalones, nos mandó cosas a todos, pero nada de lo que mandó era peligroso. Puede que Duchamp sea un capullo arrogante, pero esto hizo daño al público. Algunos murieron. Si lo he entendido bien, y creo que lo he entendido, Duchamp no le haría daño a una mosca. Sería capaz de acosarnos, ya, pero no montaría algo así. Es un salto demasiado bestia, no cuadra con el resto de lo que ha estado haciendo. De verdad que no creo que sea él.”

"Pero sin duda eso es precisamente lo que querrías que pensases."

"No. Quiere inducir un cambio cultural, y por infantil que sea su conducta, sabe que algo así no le lleva a ninguna parte. ¿Qué incentivo tendría?"

"Debilitarnos."

"Si hubiese querido matarnos lo habría hecho con más limpieza."

"Pero no es lo que intentaba hacer. Hizo que pareciese que Sandy había hecho esto a propósito, y lo único que puede haber hecho esto con nuestra visibilidad es incrementarla para mal. El Hombre va a venir a por nosotros si esto sigue así. Está puteando a un león y un tigre con un par de palos para que peleen a muerte.”

El Pintor consideró las implicaciones.

"Bueno, ciertamente es una hipótesis interesante, y si tienes razón, es una estrategia inteligente."

"Tengo razón. No habría sido ninguno de los Trajes, convertir hazañas en armas no es su estilo. Ha ido a lo fácil hasta que ha atraído nuestra atención, y montar esto ahora es su forma de decirnos que no se va a andar con chiquitas. Tenemos que hacer algo.”

“¿Qué sugieres?”

"Fue a por Sandy porque la exposición del viernes era suya. Será nuestra oportunidad de montar algo grande y demostrarles que somos más cool que ellos. Quería rompernos, distraernos de la comunidad, apartarnos de la audiencia y destruirnos como artistas. Bueno, que le jodan. Cuando llegue el viernes, soltamos todo lo que tengamos."

Se levantaron, caminando hacia los ascensores.

"¿Supongo que querrás ser quien decida esta vez?"

"No tenemos que molestar a Crítico con algo así. No somos críos, no necesitamos que nos cambie los putos pañales.”

“Sin quejas por mi parte. He estado trabajando en una pieza que debería bastar.”

“Llamaré a los otros, entonces. Nos vemos el viernes.”


Félix Cori se sentó y escuchó con avidez el relato del agente Green.

"¿Y entonces qué pasó?”

"Bueno, después de que intentara acuchillarme, me fui y ya está."

“¿En serio?"

"Síp. Supe que no iba a escucharme, aparte de que las indirectas como el intento de asesinato las cazo al vuelo. Lo mejor que podía hacer era largarme de ahí.”

“Uh.”

Félix se sentó y sorbió su té verde. Ruiz estaba soldando una placa de circuitos a unos mecanismos de encendido mecatrónico, pulsando interruptores de vez en cuando para comprobar que todo iba bien. Se hizo con un polímetro de su mesa de trabajo y midió las corrientes; satisfecho con los resultados, se levantó, cogió una cajita de zumo con sabor a manzana, clavó la pajita y tomó asiento junto a Félix.

"En fin, ¿quién crees que lo hizo?”

“Bueno, no fue un accidente… apostaría por los Trajes. Han estado acercándose a los límites cada vez más últimamente.”

“¿A qué te refieres?”

“¿Sabes que solían entrar con los hierros por delante? Pues ya no lo hacen, y no es que se hayan ‘rendido’. Para mí que es un cambio en su estrategia, pero no tengo nada sólido que lo pruebe.”

“Bueno, puede ser. Pero no les veo usando hazañas como armas.”

Ruiz chupó hasta vaciar la cajita de zumo, tras lo cual empezó a desarmarla. Félix sopló sobre su té y tomó otro sorbo tentativo.

"Y… ¿qué has estado haciendo, viejo? ¿Comerte la jubilación con patatas?"

"Algo así. Sigo trabajando, pero con materiales más tradicionales. Nada fuera de lo normal, al menos durante un tiempo. Hora de ganarse la insípida y típica vida trabajando de sol a sol."

“Suena profundamente tedioso."

Ruiz había doblado su caja de zumo hasta obtener la forma de un pequeño avión. Lo lanzó a través de la sala, tras lo que aterrizó limpiamente en un cubo de basura cerca de la puerta.

“¿Y sacarás algo de tiempo de tu complicada agenda de insipidez y tipicalidad para la exposición del viernes?"

"A lo mejor, a lo mejor. ¿Qué vas a hacer tú?"

"Oh, yo no iré. Tengo que terminar todo esto. Los últimos materiales llegaron esta mañana, así que no pasará mucho tiempo antes de que envíe la invitación.”

“Bueno, me parece que te perderás alguna cosilla."

“¿Hm?”

“Sandra tenía planeado un espectáculo grande. Los demás — bueno, los que queden — no se conformarán con cancelarlo. Tendrán que enseñar a los Trajes que van en serio, que no se sienten intimidados por todo esto. Montarán algo muy, muy gordo, sin restricciones. Síp, debería montarse la mundial, creo yo."

“Ves, es ese tipo de gilipollez infantil la que no soluciona nada."

"Ya. Sinceramente, son un montón de críos. No tengo ni idea de qué están haciendo."

Félix apuró su té verde y dejó la taza a sus pies.

"Me alegro de no tener que lidiar con ellos. Joder, me alegro de no tener que lidiar contigo."

“No soy tan malo. Sólo les estoy poniendo de los nervios. Como darle una patada a una colmena de abejas, sólo que las abejas son artistas y la patada son chistes de culos en el correo. De culos y de caca."

"El culmen de toda comedia."

"Desde luego. Ojalá se relajasen un poco, ya sabes, ojalá no se lo tomaran todo tan en serio, maldita sea. No lo están pillando de la forma que deberían. Ni tú tampoco, ya que estamos. Retirarse, bah. ¡Echar a perder todos mis planes, cómo te atreves a ser impredecible!"

Félix se rió ante el falso estallido, tomando su taza y levantándose para salir.

"Bueno, de todas formas buena suerte con este mogollón."

“La suerte sólo sirve de algo cuando no tienes talento, Félix."

"Desde luego, claro, por eso te lo digo."

"Ja. Fuera de aquí, vejestorio."

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License