wowwee te haz mata2

NOTA: Esta es la parte final de la serie de 23 partes, La Guerra Cool. Leer esta parte primero es una muy mala idea y vas a spoilearte un montón de la historia.


rating: 0+x

El Escultor caminó con confianza hacia la sucia puerta de madera. Giró la perilla de bronce, luego abrió la puerta.

El portero se sentó frente a él, con los brazos cruzados sobre el pecho. El sibilante regular y sordo de la máscara de gas zumbó en la habitación vieja y destartalada. El escultor dejó que la puerta se cerrara detrás de él con un pequeño clic metálico. Él sonrió a la figura enmascarada.

“¿Bien? ¿Ya soy El Crítico?”

El Conserje permaneció inmóvil.

“Sí”.

La sonrisa del Escultor se amplió a una carcajada, dientes sonriéndole a su nuevo esclavo.

“Brillante. Brillante”.

El Escultor miró hacia abajo, mirando sus manos fangosas y con incrustaciones de arcilla.

“Jodidamente BRILLANTE”.

Dejó que su cabeza se moviera hacia atrás, cacareando salvajemente en el techo, con los ojos abiertos, el éxtasis derramándose por cada poro de su ser.

Había ganado.

“Hasta que llegue, Conserje. Tenemos trabajo por hacer”.

El Conserje se puso de pie, con la capa ondeando detrás de él. El Escultor se volvió hacia la puerta, listo para salir de la refriega victorioso. Agarró la perilla de bronce, luego giró-

Espera.

El Escultor intentó girar la-

¿Qué?

El Escultor, frustrado, sacudió el pomo de la puerta, luego lo giró.

“Conserje, abre esta puta…”

El Conserje se había ido, un pequeño walkie-talkie rosa se había quedado en su asiento.

“Mieeeeeerda”.

El escultor miró alrededor de la habitación; no se había dado cuenta antes, pero no había ventanas de donde escapar. No había salidas de aire, no había un sistema de plomería. La única manera de salir de la habitación era a través de la puerta o a través de las paredes. Una única bombilla incandescente parpadeante brillaba obstinadamente desde el techo. El walkie-talkie zumbó, una voz femenina emergiendo.

“Hola Escultor. Quiero jugar un juego”.

El Escultor se quedó boquiabierto. Corrió y agarró el walkie talkie, presionando el botón de hablar.

“Mierda. Jódete. JÓDETE, DIRECTORA. JÓDETE JÓDETE Y JÓDETE”.

El Escultor soltó el botón. El walkie-talkie lanzó un suspiro.

“Mira, esa falta de creatividad es la razón por la que estás aquí. Ni siquiera sabes decir groserías de manera colorida. Qué ausencia total de visión artística. Qué basura sin talento eres”.

El Escultor tiró el walkie-talkie al suelo, pisando fuerte y rompiendo el plástico rosa barato. Se giró y pateó la puerta, tratando de ganar algo de influencia. El dispositivo roto en el suelo transmitió una carcajada.

“No, no saldrás de esa manera. Ni de ninguna otra manera, desafortunadamente. Mira, al menos tengo la previsión de planear algunas contingencias”.

El escultor ignoró el discurso, clavando sus puños en la madera inflexible, gritando variantes suaves de la palabra "joder". La luz parpadeante proyectaba sombras profundas a lo largo de las paredes, ocasionalmente sumergiendo toda la habitación en completa oscuridad.

“Vas a querer darte la vuelta”.

El Escultor dejó el asalto, mirando por encima de su hombro. Una gran caja de madera estaba detrás de él, ocasionalmente traqueteando. Una sustancia roja fangosa se derramaba en el suelo. El Escultor respiró profundamente en aprensión, obteniendo un olor acre de sangre y mierda. Su rostro palideció, sus ojos se abrieron de par en par. Su vida pasó frente a sus ojos mientras susurraba una sola palabra.

“Uścisk”.

El Director intervino con un comentario de despedida.

“Diría que fue un placer conocerte. Pero no fue así”.

La parpadeante bombilla incandescente se apagó por un instante. La Directora se llevó la oreja al walkie-talkie. Un crujido de madera, un grito sofocado, y luego una último y resonante crac.

La Directora pensativamente sorbió su café.


“Joeeeeeeeey, Estoy aburridaaaaaaaa”.

Rita acarició una de las cerdas de sus arañas invisibles (o setae, como sabía que era el nombre formal). Ella perezosamente se lanzó a través de los asientos traseros de la furgoneta; Overgang se sentó escribiendo en su computadora portátil en el centro (mirando la pantalla a través de sus gafas de sol, por supuesto), mientras que Joey y Molly se sentaron en los dos asientos delanteros (Molly sentada al volante).

“Ve abajo, entonces. Tenemos algunos videojuegos allí en alguna parte”.

Rita se sentó, pasando sobre Overgang para llegar a los asientos delanteros. Ella le frunció el ceño.

“Joey, esto es una furgoneta. Las furgonetas no tienen planta baja”.

Joey la miró, levantando una ceja.

“Escotilla en el medio, ve por donde vas”.

Rita se giró, frunciendo el ceño confundida.

“Overgang, mueve tus pies”.

Overgang se movió a la derecha, dejando espacio para que Rita abriera la trampilla alfombrada. Ella se sentó y colgó sus pies en el agujero; con un rápido gesto con la mano, sus arañas favoritas se movieron hacia abajo por delante de ella. Se agarró a la escalera y comenzó a descender a la sala no euclidiana.

Rita llegó a la base de la pequeña escalera y miró hacia el vasto espacio en el que había entrado. Ella evaluó el lugar mientras descendía por una escalera hacia el vestíbulo bien iluminado. Algunas paredes eran de ladrillo y mortero, algunas de plástico brillante, algunas de vidrio o Perspex, algunas de metal. Era una mezcolanza ecléctica de materiales y diseño, con enormes columnas de mármol junto a enormes latas de sopa Campbell's, ambas soportando un techo retorcido y de forma irregular. Rita caminó a lo largo de la pared más cercana, mirando a diferentes habitaciones. Despensas, un comedor, dormitorios, una enorme sala de entretenimiento con una televisión que llena una pared entera. Rita no pudo dejar de sonreír.

Una mansión imposible estaba escondida debajo del piso de su furgoneta.

Rita vio que Overgang bajaba por la escotilla y caminaba hacia la mesa del comedor, sosteniendo su computadora portátil con una mano y tipeándola con la otra. Joey lo siguió, entrando en la despensa y agarrando una manzana, masticando un bocado. Le arrojó a Rita otra manzana; ella la atrapó y dio un mordisco. Ella frunció los labios, haciendo una mueca suavemente cuando Joey se rió entre dientes.

Sabía a limones.


“Entonces, ¿qué hago con ustedes dos?”

El agente Green estaba sentado frente a El Pintor y El Constructor. El Pintor tenía sangre seca alrededor de la boca, con manchas oscuras en el pecho; El Constructor tenía bolsas profundas debajo de los ojos por el estrés y el insomnio. El agente Alcorn estaba viendo un video de la otra habitación.

“Por un lado, el par de ustedes es una amenaza para la sociedad en general. Son casi el grupo más grande de anartistas de este lado del ecuador. Son peligrosos. Es cierto que ambos son comparativamente incompetentes, pero aún así son peligrosos. Si estuviéramos haciendo esto según el libro, ambos ya estarían muertos… lo siento, ‘eliminados’”.

Green se levantó y comenzó a pasearse por la celda; el par de anartistas se miró las rodillas.

“Al mismo tiempo, saben muchas cosas. Sus cerebros son activos potenciales. Como tal, soy reacio a hacerles daño”.

Green se volvió y se sentó.

“Afortunadamente, he encontrado una solución a este problema. ¿Les gustaría saber de qué se trata?”

El Pintor miró a Green, escupiéndole en la cara.

“Jódete”.

Green se limpió la saliva, sonriendo condescendientemente. Sacó una jeringuilla larga y gruesa de su bolsillo, una mezcla marrón y desigual arremolinándose dentro. Green caminó detrás de El Pintor, que todavía estaba sentado atado a la silla. El Pintor comenzó a luchar, anticipando lo peor.

“¡NO TE ATREVAS A TOCARME!”

“Shhhhh”.

Green metió la aguja hipodérmica en la parte posterior del hombro del pintor, introduciendo el líquido. Cuando la última gota se escurrió de la cámara, El Pintor se estremeció levemente y luego dejó caer la cabeza inerte sobre el pecho.

“Solo sueños ahora, Robbo”.

Green caminó hacia el otro lado de la mesa, mirando a los cansados ojos de El Constructor.

“En cuanto a ti, Bob, tendrás algunos minutos más de conciencia antes de que te llenemos de barbitúricos”.

El Constructor miró tristemente hacia atrás.

“Ah. Coma inducido químicamente. Bueno, al menos podré dormir un poco”.

“Bastante. ¿Algo que decir antes de que te sometamos? ¿Algún consejo valioso? ¿Una pequeña frase agradable y profunda sobre el tema de la condición humana y el arte? ¿Algo útil en absoluto?”

“No. No, no lo creo”.

“Yo tampoco lo creo”.

Y luego el mundo de El Constructor no fue nada.


Ruiz Duchamp estaba muerto.

Se enviaron muchas invitaciones, independientemente. Algunos a profesionales académicos, algunos a artesanos de renombre mundial, otros a personas sin hogar y otros a personas que se cree ya habían muerto hace mucho tiempo. La fuente de las invitaciones era indeterminada; era como si las cartas simplemente aparecieran en el interior de los buzones de correo. Esto era, por supuesto, imposible, y por lo tanto, exactamente lo que estaba sucediendo.

La mayoría de los destinatarios nunca habían oído hablar de Ruiz Duchamp.

La mayor parte del mundo nunca había oído hablar de Ruiz Duchamp.

A la mayor parte del mundo no le importaba Ruiz Duchamp.

A tres personas en el mundo les importaba que Ruiz Duchamp estuviera muerto.

E incluso entonces, no les importó tanto.


Rita bailaba por los tejados, sonriendo alegremente para sí misma. Lanzó granadas de humo de color neón por los callejones de abajo, llevadas y protegidas por su cuerpo de arácnidos invisibles. Molly y Joey corrieron por la oxidada escalera exterior, llevando maletines llenos de artículos de arte. Rita sacó su teléfono, gritando sobre los disparos debajo:

“¡O.G., en el techo! ¡Esquina de la Cuarta y la Segunda!”

Molly le pasó su maletín a Joey, luego sacó una honda de su bolsillo, disparando grageas a alta velocidad a los agentes de la COG que les perseguían. El edificio comenzó a temblar violentamente; Rita miró por el borde del edificio, viendo a Overgang conducir su furgoneta verticalmente hacia arriba. Llegó a la parte superior, la furgonetase disparó hacia arriba, se volvió en paralelo a la superficie del techo, y luego se estrelló con un golpe violento. Overgang presionó un botón en el tablero, y un largo brazo robótico con múltiples articulaciones emergió desde el costado del vehículo. Hizo un ademán y se agarró fuertemente a Joey, agarrándolo por la parte posterior de su cinturón y jalándolo hacia el vehículo. Molly continuó disparando caramelos; Rita montó sus arañas en el vehículo y bajó a la mansión escondida a través de la trampilla central. Overgang presionó el acelerador, girando en un arco que se movía justo detrás de Molly; Molly, por su parte, disparó un grano final en el pecho de un soldado bien armado, y luego saltó a la furgoneta.

Las balas de los agentes de la COG rebotaban de la furgoneta, dejando pequeñas abolladuras y fuertes golpes metálicos allí donde golpearan. Overgang pisó el acelerador, disparando la furgoneta fuera del techo. Durante unos segundos, no pesaba nada, la caída libre lo atrapó; luego el vehículo golpeó el suelo. Si no fuera por el intrincado sistema de amortiguación anómala que había instalado la semana anterior, todos estarían muertos. Él sonrió por la adrenalina, contento de que hubiera funcionado perfectamente la primera vez.


"Conocí a un hombre sabio, una vez. Trepé grandes montañas y crucé grandes abismos, y lo encontré sentado en el centro del mundo. Le pregunté quién era y me dijo que era estudiante. Un estudiante de quién, pregunté; un estudiante del único maestro, dijo. ¿Hay otros estudiantes ?, pregunté; todos somos estudiantes y, a su vez, todos nos convertimos en maestros, dijo. Le pregunté quién era él. Él me dijo que él era el Buda. Desafortunadamente, un sabio diferente me dijo esto: si te encuentras con el Buda en el camino, mátalo".

El Snipper se giró, sonriendo.

"Entonces, por supuesto, le corté la garganta".

No hubo cadáveres. Los cadáveres le recordaban a los muertos, y los muertos le recordaban a su hermano. Su hermano estaba muerto. Ruiz estaba muerto.

Qué jodido aguafiestas.

“¿Dónde están mis corpswitzers? Déjalos guardar la puerta”.

Qué decepción.

“No hay nada ni bueno ni malo, pero pensar lo hace así”.

Entonces, ¿por qué pensar?

“Por qué pensar de hecho”.

Aquí hablo claramente.

“Para ti, querido hermano, para ti”.

Pico caminó hacia la pared, tomando una botella de vodka y vertiéndola en su boca abierta, hablando y escupiendo a través de una corriente de alcohol.

“¿Cuál es el propósito? ¿El significado? La "raison d'être", diría, si quisiera ser odiosamente condescendiente e imperdonablemente francés”.

Estoy empezando a sonar sermoneador, aquí.

“Buenos días, tierra viva”.

Pico tomó la botella y la estrelló contra el piso.

“¿Qué significa eso, me pregunto? Que que que…”

Hemos pasado por esto. El significado de las cosas está en el pensamiento de su significado.

“El significado necesita personas. Sin personas, no hay ningún significado, y el mundo no es nada”.

El mundo no es nada.

“¿Alguna vez has intentado … suicidarte?”

Lo he hecho.

“¿Cómo fue?”

No fue … cómodo.

“Espero que no”.

Entonces esperas correctamente, producto.

“¿Producto?”

Producto. No eres más que un producto.

“Hah. Lo sabrías mejor que yo”.

Ciertamente lo espero.

“¿Un buen producto, sin embargo? ¿Un bonito y pequeño producto?”

No hay nada ni bueno ni malo, pero pensar lo hace así.

“Tú me robaste eso”.

Tú lo robaste.

“¿Pues, qué piensas?”

Te parabas en el lado opuesto de la habitación, mirando al loco que hablaba en el espacio vacío. Te preguntas con quién estaba hablando; es decir, te preguntas quién soy, o tal vez soy. El verbo en pasado continuo es un asunto complicado, ¿no es así? El Chaqueador habla:

“Lo que es”.

Y respondes con silencio. ¿O sí? ¿Cómo reaccionarías, cómo lo hiciste, cómo lo haces? ¿Matarías a este hombre?

Dejo un cuchillo en tu mano; Pico Wilson te ofrece su garganta. La decisión [fue/es/será] dependerá de ti.


El agente Green respiró hondo, arrojando humo a la calle. Se restregó los dientes con la lengua, mirando los coches que pasaban velozmente desde su asiento fuera del café. Apagó su cigarrillo en el cenicero, luego tomó su taza de té y comenzó a beber.

El agente Alcorn se sentó frente a Green, acomodándose y sacando un cigarrillo. Green le ofreció su encendedor; Alcorn agitó su varita de cáncer sobre la llama hasta que se encendió. Alcorn se llevó el cigarrillo a la boca, inhaló una cálida bocanada de humo nocivo y luego emitió un chorro de gris a través de una ciudad igualmente gris. Se volvió hacia Green.

“Eres una mierda en tu trabajo”.

Green miró su reflejo en la superficie del té.

“Seh”.

Alcorn tomó otro trago de su cigarrillo.

“Mejor de lo que sería, sin embargo. Mejor que la mayoría”.

“El problema es la gente”.

“Todo es gente, Green. El problema y la solución. Eres la solución más cercana a un problema de mierda”.

Alcorn tiró su cigarrillo al suelo, apagándolo con un giro de su zapato.

“Hombre. Que se jodan los artistas. Que se jodan los artistas y que se joda el arte”.

Green continuó mirando su taza de té.


“¿Alguna vez has intentado … suicidarte?”

Sí.

“¿Cómo fue?”

Fue emocionante. Todo hasta entonces era solo … nada. Me paré en la fresca brisa de un julio invernal. La gruesa grava crujía bajo mis sandalias, me dolían las piernas por el largo camino cuesta arriba. La noche era oscura, como las noches tienden a ser. Tenía doce años en ese momento.

“¿Doce? Un toque demasiado joven”.

Demasiado joven para ser parte del mundo, sí, pero no demasiado joven para odiarlo. El mundo está podrido, fragmento. Mi mundo, al menos. El tuyo es un toque más puro.

“Estás divagando”.

Hago. El suelo crujió debajo de mí. Me paré en la cima de la colina; la estación de tren estaba abajo. Las campanas y las luces y todo brilló. Ding ding ding ding … y el tren ya no estaba. Me puse en pijama bordado con estrellas. Miré hacia el cielo y no había estrellas. Demasiado cerca de la ciudad, a la luz, a estadios masivos de idiotas glorificados. La gente de la tierra se interpuso en el camino del mundo. No lo merecían. Ellos no me merecían. No los merecía.

“Sonaste como yo”.

Tal vez yo era; aunque donde estás alegre y libre, estaba amargado y atrapado. Atrapado en un mundo que no podía pensar, concebir o comprender. Bajé la colina y tropecé. Pequeñas rocas pegadas a mis manos, palmas y dedos. Los recogí, los desempolvé y mi piel se puso un poco roja. Caminé hacia la carretera y miré de un lado a otro.

“Qué ridículo”.

La seguridad ante todo. Un automóvil no sería seguro. La clave aquí es la eficiencia. Crucé la carretera y crucé un puente. La gente del último tren se estaba yendo. Pensarías, quizás, que sería detenido. Que una de esas "personas" se arrodillaba y saludaba, o preguntaba quién era yo, a dónde iba, o comentaba sobre la belleza de mis pijamas bordados con estrellas. Pero ninguno lo hizo, así que seguí caminando.

“La gente no se da cuenta de lo que no les concierne”.

Es cierto, y la gente nunca se preocupa. Todo está bien. Todo está siempre bien, todo está siempre bajo control. Pasé por delante de la horda de zombis y bajé a la estación. Las luces estaban encendidas, ¿sabes?, pero nadie estaba allí. Caminé hasta el borde y colgué las piernas desde un costado. La gente se fue, y entonces me caí. La grava crujió bajo mis sandalias cuando toqué el suelo. Caminé hacia las pistas de metal, luego golpeé ligeramente el costado con mi pie. Se sentía más real que nada. Esa única pieza de la pista era lo único que podía hacer cualquier cosa por mí. Lo único que podría salvarme. Me incliné sobre las vías y oré por la salvación.

“¿Y Di-s escuchó?”

Escuchó y no detuvo el tren.


Rita estaba sentada frente a su computadora, tocando distraídamente las teclas. Ella ya había visto todo lo que era nuevo en Internet por hoy; ella no recibía mensajes nuevos por teléfono o correo electrónico. Ella había entrado en un extraño tipo de sentimiento. Rita quería hacer algo y, sin embargo, nada parecía particularmente interesante. Mintió en la puerta de la eternidad, esperando que se abrieran las puertas. Pero nunca se movieron. Ella apoyó su cabeza sobre su costado encima de la mesa de madera.

Nadie estaba sentado a la mesa junto a ella, y ella comenzó a hablarle.

“Hey, Tan”.

El hombre que una vez se llamó Tangerine levantó sus cejas con sorpresa.

“No se supone que debas recordarme”.

Rita se tocó el cráneo con expresión vacía.

“Memoria eidética, encerrada de por vida. No me olvido de tus estúpidas camisetas”.

“Aún así, sin embargo”.

“Es solo un sombrero, Tan. No más magia u omnipotencia que cualquier otra cosa que hacemos. Humo y espejos”.

Nadie se quitó el sombrero de la cabeza y se pasó los dedos por su descuidado pelo rojo.

“Puedes estar en lo cierto”.

“¿Entonces qué quieres?”

“Nada en concreto”.

Rita suspiró.

“¿Por qué estás aquí, Tan?”

“Llevando la cuenta. Comprobando a viejos amigos”.

“¿Por qué estás aquí, Tan?”

Nadie frunció el ceño a la chica sentada al otro lado de la mesa.

“¿No soy bienvenido?”

“No más o menos bienvenido que cualquier otra persona. Solo curiosidad, es todo”.

“Ya sabes lo que dicen sobre la curiosidad y el gato”.

“Algo que odio los lunes”.

Rita se puso de pie y caminó hacia la nevera, sacando una lata de refresco con sabor a uva. Ella levantó la pestaña, abriéndola con un silbido de escape de gas.

“La pregunta permanece, Tan. No obtendrás nada hasta que respondas”.

Nadie suspiró.

“¿Qué es lo que estás haciendo entonces, Rita? ¿Por qué estás aquí?”

Rita tomó un trago de fluido púrpura burbujeante.

“Es más interesante que las alternativas”.

“¿Por qué?”

“Estas personas son más interesantes que las otras personas”.

“Entonces, ¿estás motivada por el interés?”

“Claro”.

“Entonces también es mi respuesta”.

Rita se sentó a la mesa de nuevo.

“Bueno. De acuerdo, Tan, es como … está bien. ¿Cuál es el valor de una persona?”

Nadie se frotó la barbilla, haciendo sonidos de raspado sordos contra su barba de tres días.

“El potencial de sus contribuciones, supongo”.

“La suma de sus partes, entonces”.

“Seguro”.

“Bien entonces. Digamos que tenemos dos personas, ¿verdad?”

“Okay”.

“Completamente idénticas en todos los sentidos excepto en uno: uno de ellos ofrece una oferta única y diferente a la realidad. Un diferenciador de valor”.

“Hm”.

“Ambos pueden irse y hacer lo mismo. Les pagarían bien por hacer lo que pueden. Pero aquel con la oferta potencial nunca llega a mostrarlo. Ese potencial muere”.

Nadie dijo nada.

“Tengo muchas cosas que puedo hacer mejor que los demás, ¿verdad? Soy un genio, Tan. Elige cualquier trabajo, y puedo hacerlo mejor que cualquier otra persona. Pero eso no tiene sentido, ese no es el punto, ese no es mi valor, ¿verdad? El valor está en la singularidad. Y es por eso que no estoy sentado en el aula, haciendo pequeñas sumas fáciles, o aprendiendo a deletrear. Estoy haciendo cosas que solo yo puedo hacer, y por encima de eso, lo estoy haciendo porque me hace feliz, la utilidad sea condenada. ¿Me captas?”

Nadie devolvió el sombrero a su cabeza.

“¿Qué pasa con la obligación?”

“¿Obligación a quién?”

“El mundo, supongo”.

“La capacidad no equivale a obligación. No estoy en deuda con nadie”.

“Eso es egoísta”.

“Sí”.

“Eres egoísta”.

“Sí”.

“¿No te sientes culpable?”

“No”.

“¿Por qué no?”

“No he hecho nada para garantizar la culpa. El mundo no me debe nada, y no le debo nada al mundo. La obligación es una mierda, Tan”.

Nadie sonrió débilmente.

“Quizás así sea”.

Y luego Nadie se fue e hizo algo más y Rita no hizo nada y se sentó a la mesa tocando las teclas del teclado hasta que se durmió.


“¿Alguna vez has intentado … suicidarte?”

Una vez.

“¿Cómo fue?”

Fue hosco. Todo hasta entonces era solo… nada. Me paré en la brisa fresca de un julio invernal. La tosca grava crujía bajo mis sandalias, me dolían las piernas por la larga caminata. La noche era oscura, como las noches tienden a ser. Tenía dieciséis años en ese momento.

“¿Dieciséis? Un adolescente temperamental, entonces”.

Nada de ese tipo. Para entonces yo era un hombre sabio. Estaba … desilusionado. El mundo se volvió aburrido nuevamente. Ya había muerto una vez, en cierto modo. Pero no me había tomado nada bien, así que decidí quitarme la vida otra vez.

“¿Resuelto en la decisión?”

Estaba resuelto la primera vez. Para la segunda, simplemente estaba siguiendo los movimientos. Supongo… Me condujeron [por/a] la locura. Hacer lo mismo y esperar un resultado diferente. Así que caminé hasta el viejo edificio, alto y de madera, y esperando demolición desde hace mucho tiempo, y sin embargo, nadie quería perder el tiempo para derribar esa cosa. Siempre me gustó esa casa. Parecía… misteriosa. De otro mundo. Si hubiera algo interesante en la faz del planeta, estaría en esa casa. Y luego entré.

“¿Y había algo interesante adentro?”

Nada más que yo. Me abrí camino a través de una ventana; bloqueada, pero era una cerradura vieja, y no era difícil de abrir. Me corté un poco en el marco. La pintura vieja se abrió camino debajo de la piel; se habría infectado, si hubiera vivido más allá de esa noche. El lugar era interesante, por supuesto. El piso era de madera texturizada; Me quité las sandalias y caminé alrededor. La textura debajo de mis pies era indescriptible, y sin embargo, la felicidad era vacua. Había una mesa, algunas sillas. Tres pisos de altura en total.

“¿Y la muerte?”

La muerte fue taciturna. Caminé por las crujientes escaleras, mirando a través de cada habitación. Tosí del polvo; Aparté una telaraña. Una araña saltó de la tela y mordió mi mano. La aplasté y arrojé su cuerpo al suelo. Llegué al último piso, luego eché la barandilla podrida. El impacto no fue una muerte segura; Cogí mi navaja y me corté las muñecas, las piernas y los tobillos. Me corté la garganta y luego caí hacia delante. Mientras el viento pasaba junto a mi cara, recé para decir que estaba equivocado, que esto era un sueño, que el mundo tenía un significado. Estaba atrapado en un mundo que entendía los síntomas pero no la causa. Un médico transitorio, no uno que ofrecía una cura, simplemente un tratamiento ciego. Uno que no le importó. Todo lo que tenía que hacer era esperar y rezar.

“¿Y Di-s escuchó?”

Escuchó y no detuvo la caída.


Ruiz Duchamp estaba muerto. El funeral fue corto, aburrido y católico, aunque dos de esos adjetivos son redundantes.

Los funerales, normalmente, son atendidos por los más cercanos al difunto. Ruiz, después de haber sido un gilipollas abrasivo durante la mayor parte de su vida adulta (y la totalidad del tiempo anterior) nunca había encontrado mucho tiempo para 'amigos'. Conocidos, sí; Ruiz conocía a mucha gente, pero la diferencia entre reconocimiento y aceptación es … hmmm. No tanto como pensarías, realmente. Simplemente una cuestión de opinión.

Realmente extrajo una especie de respeto a regañadientes de la mayoría de las personas que se burlaba. No era realmente un buen artista, o al menos no lo creería él, pero de alguna manera, a través de una extraña serie de coincidencias, había convencido a un número sorprendente de personas para que creyeran que lo era. Tal vez era solo un mentiroso muy, muy bueno. Si solo hubiera entrado en la política.

Por supuesto, por cada mentira que contó Ruiz, había algo de verdad. Nada viene de nada; la red de mentiras atrapó segmentos brillantes del "él" de verdad. Un millón de piezas rotas, refractando intrincadamente a una sola fuente, reflejando a un todo presumiblemente coherente.

¿O lo era?

Por supuesto que lo fue. La gente es, después de todo, solo gente. Después de toda la condescendencia y el arte loco y la locura total, había un ser humano que pensaba, vivía y respiraba, buscando la validación a través de la única fuente que podía. Y cuando la validación se agotó, no le quedaba nada.

Su elogio no mencionó nada de esto. Esto fue porque Ruiz escribió y entregó el suyo, grabado como siempre con una grabadora Betamax destrozada. Cuando le quedó a Ruiz resumir su propia vida, esto fue lo que dijo:

“¡Saludos amigos, enemigos, aminemigos, enemiamigos, ciborgs, magos, perros, gatos, ratones, moscas, microbios, vírus, cajeros de supermercados, y otras existencias subjetivas que potencialmente viven en un futuro comparativamente relativo! ¡Saludos desde más allá de la tumba!

“CORTE. Bien, voy a grabar este pedazo unas cuantas veces. Cuando, en realidad, se vaya a emitir esto, escogerá lo que parezca… lo más válido. Y entonces todos estarán como "¡Wow, él era psíquico o algo así, increíble!" Y todos pensarán que era un tipo genial, o psíquico o algo así. ¿Bueno? Bueno.

“UNO. Este que transmitirá si muero de viejo, o por accidente, o algo aburrido. Este es básicamente el genérico. Entonces, cuando estés recortando todo esto, comienza desde aquí:

“Así que estoy muerto ahora. Apuesto a que salí con un estallido, ¿no? Una gran explosión de fuego me atrapó, muy probablemente, mientras salvaba un saco de gatitos y huérfanos. Salí valientemente, inquebrantable en mis convicciones con la fuerza del espíritu humano, o algo así.

“CORTE, y DOS. Esto es para si un imbécil me mata. Comienza desde aquí:

“Así que estoy muerto ahora. Y tengo que confesar … Sé quién me asesinó. Espeluznante, ¿no? Esa persona, de hecho, está sentada en esta misma habitación. La policía estará lista para tomar declaraciones en breve, y probablemente mate al que sea juzgado culpable.

“CORTE, y TRES. Bien. Este … bueno, este es para si me veo afuera. Comenzando:

“Así que estoy muerto ahora. Me he largado de la realidad furioso y los dejé a todos ustedes, idiotas, detrás.

“CORTE. Sí, lo sé, es corto, pero al carajo. A nadie le gustan los funerales. Diablos, ¿quién va a decir que alguna vez voy a morir de todos modos? No sé por qué me molesto en grabar esto. De acuerdo, desde ahora hasta el final, solo mantenlo todo. Bueno, quiero decir, no esta parte. Después de que termine esta oración.

“Así que aquí está mi encomio para ustedes, personas de un planeta aburrido, insignificantes manchas de pus y carne con delirios de importancia y grandeza; que vuelos de ángeles canten para tu descanso. Pueden sentarse y entretenerse en la dicha masturbatoria, que se pudra para siempre en su orzuelo sucio. No puedo vivir para escuchar las noticias de Inglaterra, así que quema mi correo mientras estoy fuera.

“Buenas noches, sociedad muerta. El resto es silencio”.

La iglesia, por supuesto, no tenía un reproductor Betamax, por lo que nadie escuchó el encomio.


“¿Alguna vez has intentado … suicidarte?”

Claro.

“¿Cómo fue?”

Fue aterrador. Todo hasta entonces era solo … nada. Me paré en la brisa helada de un julio invernal. La tosca grava crujía bajo mis sandalias, me dolían las piernas por la larga caminata cuesta abajo. La noche era oscura, como las noches tienden a ser. Tenía veinte años en ese momento.

“¿Veinte? Cansado de apilar estantes, tal vez”.

Todo lo contrario. Todo lo que quería era simplicidad. Hace tiempo que renuncié a la elección, hacía tiempo que había renunciado a la esperanza, había renunciado a la vida, el amor y todo. La autopreservación no es una emoción. Miedo, sí; el miedo a la muerte es emocional, pero el impulso en sí mismo no lo es. Tampoco es lógico. La unidad para mantener la existencia es común entre las cosas que existen, simplemente porque la que carece de la unidad no existe por mucho tiempo. Incluso las bacterias intentan vivir, pero no por temor a la muerte. Lo hacen porque deben.

“Estás divagando”.

Lo hago. El suelo crujió debajo de mí. Me quedé en la parte inferior de la colina, la playa se extendía frente a mí. El aire salado del mar se rasgó contra mis labios, despellejándome la piel en el más leve de los golpes. Me quité las sandalias, hundiendo los pies en arena vagamente húmeda. Moví los dedos de los pies, trabajando pequeños gránulos detrás de las uñas de mis pies. Caminé hacia el océano. Una cosa tan poderosa; las olas se derrumbaron implacablemente. Saqué mi teléfono del bolsillo y lo arrojé lejos, incapaz de escuchar un chapoteo sobre el rugido constante del viento y el agua.

“Nunca he visto el océano”.

Es una cosa para ver. Como, supongo, son todas las cosas. Energía sin procesar, sin aprovechar, arrancando el suelo desde abajo. Caminé, con la piel de gallina en los brazos, temblando por las ráfagas invernales, respirando a poca profundidad y aún colocando un pie delante del otro. El agua helada golpeó mis piernas y me caí del shock.

“¿Y entonces?”

Me levanté de nuevo. Seguí moviéndome, caminando a través del miedo. Necesitaba terminar. Tenía que terminar. Solo quería retirar dinero, necesitaba salir de la mesa. Tenía todas las fichas, ¿por qué el juego todavía estaba funcionando? Cuando ganas, el juego termina y te mudas a otro. Pero al universo le gusta este juego y me hace seguir jugando. Recogí un puñado de agua de mar y me la arrojé a la boca. El frío entumeció mi paladar, pero no lo suficiente para que la sal brillara. Caminé más, y luego la ola golpeó y colapsé. Abrí mis ojos; de nuevo, la sal picaba, pero no me importó. El agua me sacó, las corrientes me mantuvieron abajo. Respiré y me sentí pesado y lleno. Mi cuerpo coincidía con la densidad del océano. Yo era uno con eso, a su merced, y pronto, idealmente, para morir. Y entonces oré para que esta vez cambiara. Para que todo fuera diferente.

“¿Y Di-s escuchó?”

Quizás pudo haber oído, pero Poseidón ganó.


Carol les dio a Sandra Paulson y a Félix Cori sus bebidas, luego caminó detrás del mostrador. Félix sopló suavemente sobre la taza de café, luego se la llevó a los labios y tomó un sorbo tentativo. Sandra cerró los ojos, frotándose la frente con las palmas, refunfuñando una pregunta.

“¿Qué pasó?”

“¿Importa realmente?”

“Más o menos”.

“Sabrías más que yo. Deambulando alrededor como un par de idiotas…”

“Sabemos que ‘algo’ pasó. Toda la comunicación se cortó, dejó de vivir en la galería, y, ya sabes, en realidad lanzó wowwee al público”.

“Así que me alegro de que hayas reducido a 'algo'”.

“¿Qué tan bien lo conociste?”

“Pfffff, para nada. Solo lo vi luego que enviara ese estúpido vídeo. ¿Tú?”

“Lo conocí un poco. Fuimos juntos a la escuela. Creo que él podría haber estado enamorado de mí ¿o algo, por un tiempo? No se. No soy buena con cosas como esa. Mierda, claro que no”.

“¿Cómo era él en ese entonces?”

“Bastante igual”.

“¿Un idiota condescendiente?”

“Seeeeeeeeh”.

Sandra hizo crujir sus nudillos, luego tomó su taza de té verde. Ella lo bebió, tragando alrededor del líquido amargo en su boca.

“Dejó de tomar sus pastillas”.

Los dos miraron hacia Carol, la sonrisa falsa común a los trabajadores del servicio de alimentos pegada a su rostro. Salió de detrás del mostrador, se sentó a la mesa y apoyó los codos en la superficie, con la barbilla apoyada en las palmas abiertas.

“Solía venir aquí al mediodía, pedir unos cafés y luego beberlos con un puñado de pastillas. Las últimas semanas, él todavía vendría aquí y ordenaría lo mismo, simplemente nunca se llevaría nada con ellos. Era casi como si lo hubiera olvidado por completo, debido a 'algo' sucediendo. Como si alguien le hiciera olvidar… pero eso es una tontería, ¿o sí?”

Carol continuó sonriendo sin comprender. Sandra y Felix se miraron el uno al otro, Sandra pronunció una pregunta que ambos querían responder.

“¿Y quién eres tú, otra vez?”

“El Conserje”.

Félix escupió té por toda la mesa, llamando la atención de las personas sentadas cerca. Sandra se congeló, procesando la nueva información, comparándola con lo que se conocía anteriormente. Carol continuó.

“Podría haberlo sacado por más tiempo, pero no tiene sentido esconderlo”.

Félix sacó unas servilletas en un soporte, limpiando la mesa mientras planteaba una consulta.

“¿Puedes probarlo?”

Carol sacó una máscara de gas negro oscuro detrás de su delantal; Félix miró el objeto con la misma sensación de asombro y temor que lo forzaba a cualquiera que lo mirara. Un truco barato, posiblemente, pero que sirvió bien a la posición. Carol se guardó la máscara en el bolsillo delantero de su delantal y Félix sintió que un peso se levantaba de su pecho.

“Es solo una máscara y un medidor, aunque no estaría de acuerdo. Dicho eso, limpieza. Los únicos miembros restantes de nuestra pequeña y sombría camarilla están sentados en esta mesa. Todos los demás están predispuestos o muertos. Estamos buscando nuevos miembros”.

Félix levantó una ceja, Sandra todavía ocupada en sus pensamientos.

“Yo como que renuncio”.

“No renunciaste. Tomaste un descanso. Ahora vuelves”.

Félix suspiró.

“Si tú lo dices”.

“He compuesto una lista corta para su lectura. Nibman y Aldon son probablemente las mejores apuestas en este momento, aunque la decisión final está en sus manos”.

Sandra intervino.

“¿Las nuestras?”

“Yo no soy el que toma las decisiones. Es tu club, solo soy la señora de la limpieza. Por cierto, uno de ustedes tiene que ser El Crítico ahora, entonces-”

“No es así”.

“No es… maldición”.

El crítico sorbió su taza de café.

“Entonces eso está resuelto. Necesitas tres nuevos miembros la próxima semana. Los títulos dependen de ti, como todo lo demás, cuando se trata de eso. Tienes mi número, por supuesto, y normalmente estoy aquí si solo quieres algo de beber”.

Sandra volvió al tema original.

“¿Qué hay de Duchamp?”

“Él está muerto. Los de traje no lo mataron, pero le dieron la cuerda para ahorcarse. Tus acciones no habrían cambiado el resultado independientemente. Hay poco más que decir al respecto”.

“Si tú lo dices”.

Un cliente familiar entró por la puerta, el humo del cigarrillo seguía detrás de él.

“¿Por qué trabajas en una cafetería?”

Carol se levantó, sonriendo con la misma sonrisa sin emociones.

“Porque me gusta el café”.


“¿Alguna vez has intentado … suicidarte?”

Claro, muchas veces.

“¿Cómo fue?”

No es como nada.

“¿Nada era igual?”

No, todo fue igual. Se sentía como cualquier otra cosa.

“¿Y qué fue ese sentimiento?”

Nada. Todo hasta ese momento no fue nada. Y, sin embargo, lo que siguió tampoco fue nada. Nada sobre nada sobre nada.

“¡Nada viene de nada, vive de nuevo!”


El Señor Redd caminó.

El señor Redd había estado caminando durante mucho, mucho tiempo. Sus zapatos, una vez limpios, brillantes, pulidos y negros, estaban hechos jirones, rayados, sueltos y de un gris polvoriento y no reflejante. Sus calcetines se habían gastado horas después de que las suelas se cayeran. La piel de sus pies había tomado días, pero con el tiempo, también se vino abajo. El señor Redd caminó, dejando huellas sangrientas a lo largo de kilómetros de bosques y autopistas.

Habían pasado años desde que había estado en casa.

El señor Redd no podía recordar qué lo había llevado a decidir irse a casa, pero tampoco podía recordar bien las cosas en el mejor de los casos. Él metió los puños en los bolsillos; su mano derecha rozó el papel de una invitación olvidada, y recordó por qué se iba a casa. Se sacó las manos de los bolsillos y rápidamente olvidó. Todo lo que era real era caminar. La carne cruda de sus pies sobre el alquitrán caliente de la carretera. Caminando y caminando y caminando. Puños en los bolsillos, fuera de los bolsillos, en los bolsillos. De día a la noche, de día a la noche, a semanas de caminar a través de campos de vidrio roto sin nada para comer o beber ni hacer, más que caminar y no pensar en otra cosa que la caminata.

Por primera vez en su vida -aunque, por supuesto, no podía recordarlo-, la mente del señor Redd se centró en un objetivo singular. las minúsculas y LAS MAYÚSCULAS Y El Amigo Que Hablaba De Esta Forma se marchitaron en el polvo, sucumbiendo al caminar, al movimiento, subsumirse en un todo intensamente coherente. El señor Redd caminó durante cuarenta días y cuarenta noches.

Y luego se paró afuera de Wonderworks.

El señor Redd caminó hacia la valla de púas. Él chasqueó los dedos uno por uno, luego saltó hacia arriba, agarrándose a la malla de alambre entrelazada. Puso sus pies desollados en los puntos de apoyo, manchando el metal gris con rojo. Continuó trepando hacia arriba, luego se agarró al rollo de alambre de púas cuando llegó a la cima. El señor Redd sonrió en silencio mientras la sangre goteaba de nuevos agujeros en sus manos; se impulsó sobre el rollo de púas de acero, y luego cayó al suelo en un montón al otro lado de la valla. Sintió que su hombro se dislocaba por el impacto; sonriendo débilmente, se levantó y lo empujó a su posición con un crujido incómodo. El señor Redd extendió los brazos en el aire, la sangre goteaba de su estigma fresco.

El señor Redd se lamió los dedos, sonriendo mientras su boca se llenaba con el sabor del hierro. Caminó hacia el edificio propiamente dicho; cuando se acercó, las puertas de cristal se deslizaron automáticamente para él. Se movió hacia el vestíbulo vacío, entintando los suelos de mármol blanco carmesí. La recepción no estaba tripulada.

El señor Redd hizo sonar la campana de llamada que estaba sobre la mesa. No hubo respuesta.

No importa. Dio media vuelta y comenzó a caminar a través de los laberínticos pasillos de Wonderworks, sin rumbo fijo tropezando a través de innumerables puertas. La decoración era consistentemente 'brillante'. Cera sobre mármol, Cera sobre vidrio, Cera en cajas de miles de juguetes. Todo era reflectante. Las huellas del señor Redd resonaron en todos los pasillos.

El señor Redd dio media vuelta en un corredor y se encontró mirando un pequeño ejército de corgis. Gritaron emocionados el uno al otro, luego se disiparon, caminando en todas direcciones. Algunos pasaron junto a él; uno de ellos se detuvo a sus pies, sentado en atención. El señor Redd frunció el ceño al perro, la sangre goteaba de sus manos al suelo.

Jeremy ladró amablemente y comenzó a llevar al invitado a su amo.

El señor Redd se arrastró por detrás de las patitas del perro, manteniendo sus ojos fijos en su cola ondulante. El perro se desplazó a través de pasajes, finalmente se detuvo en las grandes puertas de madera de la oficina de Isabel Helga Anastasia Parvati Wondertainment V, PhD. Se volvió hacia el señor Redd, ladró una despedida y luego se fue a ocuparse de otros asuntos.

El señor Redd giró el mango y abrió la puerta.

Isabel Wondertainment había estado dando vueltas en el suelo mientras comía una barra de chocolate. Oyó que se abría la puerta y luego miró al hombre que estaba allí. El hombre era más alto que ella, lo que era inusual para empezar; además, tenía helado de fresa rojo intenso en toda su boca, pies y manos. ¿Por qué tenía helados de fresa en sus pies? Ella le gritó a través de la grande y abierta oficina.

“¿Por qué estabas caminando sobre helado?”

El señor Redd comenzó a caminar lentamente hacia ella, gruñendo una pregunta.

“¿Dónde está tu querido papá?”

“¡Muerto! Creo”.

El señor Redd dejó de caminar. Isabel lo miró congelarse, luego cayó de rodillas. Se frotó el cabello con helado de fresa, luego miró hacia el techo y comenzó a gritar. Isabel se metió los dedos en los oídos y cerró los ojos, haciendo una mueca ante el volumen; entonces, el grito se convirtió en grandes carcajadas. Cuando Isabel abrió los ojos, Emma Aislethorp-Brown estaba parada entre ella y el hombre que tal vez le gustaba el helado de fresa demasiado para su propio bien. El señor Redd se rió, luego se cayó a un lado, tirado en el suelo mientras convulsionaba ligeramente.

Y luego se detuvo. El señor Redd volvió a chasquear los dedos, y luego se puso de pie. Se frotó la sangre en los ojos, luego miró a la mujer que estaba entre él y la chica.

“¿Y quién eres tú?”

“Emma Aislethorp-Brown. El asistente de la señorita Wondertainment. ¿Tú?”

“Redd. Un… ‘producto’ de su padre. Como ella si lo piensas. Somos hermanos, en cierto modo”.

El señor Redd sonrió ampliamente, sus dientes manchados de sangre asomaron entre sus labios.

“Yo dije que venía. Envié un montón de cartas”.

Emma miró claramente al hombre parado frente a ella.

“¿Qué quieres?”

“Solo paso a saludar. Pensé que podría pedirle al viejo algunos juguetes nuevos. Uno de los míos parece haberse roto, ¿comprende? Estaría buscando algo nuevo. Si él no está aquí, creo que no se puede hacer nada”.

El señor Redd miró más allá de Emma, mirando hacia Isabel, que todavía estaba masticando su barra de chocolate. El viejo estaba muerto. No quedaba nada por hacer aquí.

El señor Redd ya no estaba enojado. No quedaba nadie por lo que enojarse. Él sonrió.

“Ya he superado mi garantía”.

Se giró y salió arrastrando los pies por la puerta, arrastrando escarlata detrás de él.


No carguemos nuestros recuerdos con una pesadez que se ha ido.


« Encomio para los Vivos | Hub »
Y Presentando:
SUBVERSIÓN

Gracias por su lectura.

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License