Diario de Trabajo 2 Continuación
Puntuación: 0+x

Dia 52

Muchos…desarrollos inquietantes. Las notas de papá siguieron refiriéndose a la “Unidad 14” en referencia a los materiales y documentación recopilados. Continuó con algo, la mayoría de las veces lo venia a doblar los "anclajes físicos" de estas anomalías de la realidad…y luego se interrumpió, indicando un número de referencia y la Unidad 14. Miré a todas partes, a través de todo, rompi la casa y no encontre nada que tuviera sentido. Casi me había dado por vencido, solo escribiéndolo como parte de las cosas que se había llevado con él…y luego revisé las cuentas de mamá. Al parecer, ella había perdido un pago en algo desde que fue al hospital. Una unidad de almacenamiento. Número de Unidad 14.

Para mi crédito, no aceleré todo el tiempo. Hablé con el caballero en el mostrador y le conté acerca de mi madre y de cómo ella había perdido el pago debido a una enfermedad y eso…él se detuvo y gritó acerca si dejarme entrar, pero una vez que hice el pago con unos extra veinte dólares, me dio la llave de repuesto. Me temblaban las manos, temblaba físicamente cuando abrí la unidad…Realmente no tenía idea de qué esperar. Casi grité cuando vi solo una pared de cajas en blanco. Solo otro callejón sin salida…

Decidí mirar, y ahí fue cuando encontré los papeles. Montones de ellos, en su mayoría de periódicos, muchos de otros países, artículos impresos, notas científicas…al principio parecía aleatorio. Pero había un patrón. En notas y garabatos, papá me guió a través de él…cuatro hombres desaparecieron de una granja en Idaho. Una explosión en un preescolar. Una serie de violaciones y asesinatos en Japón. Las historias no tenían sentido. Comenzaron sorprendidos, confundidos…una persona incluso reportó haber visto a un "dinosaurio" huyendo de una casa en ruinas…y luego, de repente, una explicación limpia y desinfectada, y la historia está sofocada. Parecía una locura…pero con las notas de papá y la investigación…comenzó a tener un sentido enfermizo.

Una pila de notas metidas en una caja me dio la siguiente pieza. Papá teorizó que estos "puntos de anclaje" a veces sobresalían de nuestra realidad…a menudo con efectos desagradables. Kain aparentemente sentía lo mismo, pero estaba menos preocupado por las matemáticas detrás de eso, por así decirlo, pero si en las aplicaciones prácticas que tales puntos podían tener. Discutieron de un lado a otro durante un tiempo, papá llamó a Kain imprudente en el mejor de los casos y, en el peor de los casos, suicida. Kain le dijo a papá que estaba siendo una vieja criada, demasiado asustada para dar un salto. Kain aparentemente dijo que iba a publicar un artículo sobre todo el concepto…y luego simplemente termina.

Nada fechado después de esa carta. Nada relacionado con el papel o lo que pasó…nada. Era como mirar por un acantilado. Creo que… esto es cuando se fue. Cuando papá se desvaneció. Estaba oscuro cuando me fui, cargando algunas cajas, sintiéndome entumecida y temblando. El tipo estaba cerrando, parecía bastante contento de haberme ido para poder ir a casa. Fui a casa, comí un emparedado y me acosté.

Estaba viendo las noticias esta mañana, y había una noticia sobre un incendio. El lugar de almacenamiento…el lugar se quemó. Ellos no sabían si era un incendio provocado o no. Se quemó menos de una hora después de que me fui…tal vez menos de media hora. El tipo de la oficina fue encontrado quemado hasta la muerte. Es…cada vez más difícil no ser paranoico. Yo…ya no llevo mi teléfono. Está en mi coche, con la batería extraída. Me siento tan sola, tan aislada, tan fría. Ni siquiera puedo ver a mamá, dicen que su estado es demasiado delicado en este momento. Estoy asustada.

Tengo miedo, pero Dios me ayude, no puedo simplemente detenerme.


Dia 53

No he estado fuera todo el día. Mis cortinas estan bajadas, las luces apagadas…Estoy escribiendo esto en el sótano, con la puerta cerrada. Me desperté esta mañana, bajé y recogí el correo. Cuentas, un boletín de noticias de la universidad…y uno de esos sobres grandes, de color canela que se cierran. Era raro…sin dirección de correo electrónico, nada, solo en blanco. Casi no lo abrí, seguí pensando en ese estúpido fuego. Lo hice, finalmente. Era una foto. Sólo una, una sola foto. Blanco y negro, pero más nueva, no se desvaneció como esas viejas fotos pueden hacer. No…estoy…realmente segura de qué es. Hay una cosa masiva…en el medio, que parece medio podrida, y un grupo de hombres a su alrededor, la mayoría con armas, pero hay tres hombres en batas de laboratorio, que parecen mirar por encima de la cosa en el medio, o hacer algo con eso.

El de la derecha es mi padre.

Más viejo y más delgado, pero es él, lo sé. Lo juro.

No había fecha ni nada en la foto, pero en la parte posterior había una nota escrita a mano. Decia "El Monstruo de Montauk. No estaba solo." Temblaba tan fuerte que apenas podía leerlo. Cerré todas mis puertas y me senté, mirando fijamente la foto. Cuando mi teléfono sonó, grité. Lo arranqué de la pared. Busqué el nombre en la parte de atrás, la cosa del Monstruo de Montauk y encontré un montón de fotos de una cosa rara y podrida que resultó ser una joven ballena beluga. Mi foto parecía un poco similar…pero diez veces más grande, al menos, y con una forma más…definida. De repente, pensé en los artículos de noticias que papá había coleccionado, y me pregunté cuándo habría aparecido esta foto en la red. Se parecía a mi foto lo suficiente como para poder decir que alguien estaba "sobreexcitado" al informar las dimensiones de la criatura.

Comencé a tener más y más miedo, más paranoia. ¿Quién demonios había enviado esto? No había hablado con nadie en semanas, y mucho menos le había enseñado mi trabajo. En una corazonada, hice un sondeo alrededor de la época en que papá desapareció, viendo si algo aparecía. Si no lo hubiera estado buscando, nunca lo habría visto. Treinta y dos científicos e investigadores desaparecieron en tres semanas, incluido mi padre. Treinta y dos. Y nadie lo miró. Hubo algunas vagas menciones de registros policiales, llamamientos al público para reportar avistamientos…y luego nada. Olvidado y apartado.

De repente me golpeó, como un rayo, que para que alguien sepa todas las cosas que sabía, tendrían que estar vigilándome. Y de cerca, como desde dentro de mi casa. De repente miré a mi alrededor, al techo, a las paredes, a todas partes, horrorizándome de que alguien…alguien pudiera estar observándome a mí. Traté de sentirme estúpida al respecto, tonta…luego recordé mi clic en el teléfono…el fuego y la foto en mi mano. Fue entonces cuando me mudé al sótano.

Mañana consigo una nueva computadora portátil, cuando esté en la carretera. La criptografía siempre ha sido mi interés…es momento de ponerla a prueba. Nunca he cifrado mucho una computadora portátil, y sé que no tengo muchas esperanzas contra…bueno…lo que sea que esté enfrentando, ¿quizás el gobierno? Aún así, tengo que intentarlo. Tengo un amigo que hace análisis de audio y video y todo eso en California, además de estar en movimiento podría hacerme sentir un poco menos…vulnerable. Sigo pensando en ese incendio en el lugar de almacenamiento…¿cuánto tiempo permanecerá mi hogar en las noticias? ¿Lo lograría?

Necesito dormir. Me siento entumecida y empapada, vacia. Dios, espero que nadie encuentre esto al lado de mi esqueleto carbonizado.


¿Tiempo de pánico?
Diario de Trabajo 3

O regresar a la cordura…
Diario de Trabajo 2

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License