Nosotros Quienes Picamos con Palos

Traducción sin revisar. Es posible que encuentres errores en este documento. Puedes corregir los problemas que veas, pero la revisión no será aprobada hasta que el Equipo de Traducciones se haga cargo.


Puntuación: 0+x

El siguiente artículo se publicó en el número de Octubre del 2014 de la revista Foundation Employee. El autor, D-5209294, brinda una perspectiva interesante y profundamente personal de lo que es supervisar la identificación preliminar de anomalías Clase-E.

Algunos nombres y hechos se han modificado para que esta pieza pueda ponerse a disposición de la comunidad general de empleados de la Fundación.


Me están dejando escribir ahora. Me regaló una computadora portátil Hewlett-Packard con Microsoft Word y todo. Lo que es realmente impresionante es que solo les tomó una semana procesar mi solicitud. Las personas de por aquí se quejan sin cesar de cómo "simplemente te diran 'no' 'y cómo' nunca te dan nada', pero la simple realidad es que si has pagado tus cuotas y has completado tu papeleo correctamente, a la fundación no le importa hacer algunas concesiones de vez en cuando.

De todas formas. Hola.

Soy un observador profesional, y me encanta mi trabajo demasiado.

Para decirlo un poco más formalmente, soy un Supervisor de Identificación Preliminar en el Sitio-313. Para el beneficio de aquellos involucrados en otras operaciones, daré una breve descripción de cómo funciona la contención preliminar.

Una vez que los agentes de campo han confirmado la presencia de actividad anómala en una escena, se despliega un destacamento movil de contención preliminar. Este destacamento movil consta de dos equipos: Aislamiento e Identificación. El aislamiento establece un perímetro alrededor de la ubicación presumida de la anomalía, y la identificación es responsable de averiguar qué es realmente la anomalía.

He estado trabajando en Identificación Preliminar desde 2002. Es raro que pueda interactuar con alguien que no sea mis manejadores y compañeros de trabajo, pero después de estar en este negocio por más de una década, está claro que el personal de otras áreas del la Fundación tiene muchos conceptos erróneos sobre la Identificación de Preliminar. Estoy escribiendo este artículo para aclarar estos malentendidos.

Muchos parecen tener la impresión de que no somos más que cebo de monstruo. Piensan que somos solo un grupo de Clases-D prescindibles que no hacen nada más que vagar estúpidamente hasta que los hombres salten y ataquen. Esto es completamente falso; la mayoría de los agentes de campo que llegan antes que nosotros pueden detectar una entidad agresiva en cuestión de minutos. Cuando eso sucede, mi equipo ni siquiera es necesario.

La mejor manera de explicar lo que en realidad hacemos es describir cómo se ve un día típico en el campo. Usaré la asignación de hoy como un ejemplo, ya que todavía esta en mi mente.

Cada tarea comienza cuando uno de mis manejadores me entrega un sobre de manila con mi número de serie de Clase-D estampado en el frente con tinta roja. Dentro hay documentos relacionados con el caso, y si tengo suerte, un puñado de fotografías. El lote inicial de archivos nunca pasa más de una o dos líneas describiendo la anomalía real, lo cual es natural, ya que no se sabe nada más sobre eso en ese momento. Estos sobres son los únicos documentos existentes relacionados con esa anomalía en ese momento. Me han dicho que la mayoría de las fotografías incluidas en mis escritos se toman no más de diez minutos antes de la hora en que las recibo.

El sobre de hoy contenía un perfil generado automáticamente de la persona anómalamente afectada (es decir, "la víctima"), Miranda Baclaran, una diseñadora gráfica de 27 años de Connecticut. Ella nació en California a dos inmigrantes de las Filipinas. Ella vivía sola. Ella había estado viviendo en su hogar actual durante dos años y trabajando en su trabajo actual durante tres años. Historia médica, antecedentes de trabajo, ascendencia y otros detalles potencialmente relevantes también se incluyen. Se espera que haya leído y memorizado la mayor parte de esta información para cuando llegue a la escena. También se incluyó una lista de las transacciones con tarjeta de crédito de la víctima de los últimos seis meses, pero no estoy obligado a memorizarlas.

Cuando entro en mi vehículo de transporte, me entregan un archivo secundario con detalles sobre lo que realmente sucedió.

A las 2:48 de la tarde, los vecinos de la víctima llamaron a la policía y reportaron fuertes gritos provenientes de su casa. Les preocupaba que su ex novio hubiera regresado y estuviera intentando asesinarla. Cuando la policía entró en la casa de la víctima a las 3:02, descubrieron que su estructura biológica había sido alterada de manera anómala. Su frenética y confusa llamada a sus superiores activó el sistema de notificación automática en la Red de Vigilancia de la Fundación, y los agentes de campo del puesto de avanzada de la Fundación más cercana fueron enviados para comenzar el aislamiento preliminar del hogar de la víctima y confirmar la influencia de la actividad anómala en la víctima.

La confirmación fue muy fácil en este caso. Al comparar la cara de la víctima con la foto en la licencia de conducir de Miranda, se vio que era claramente la misma persona, pero sus órganos sensoriales habían sido alterados drásticamente. Había lenguas batiendo salvajemente debajo de sus párpados, y cada dos minutos regurgitaba los ojos del tamaño de pelotas de tenis que afirmaba podian ver. Ella no sabía qué le había hecho esto.

El trabajo de mi equipo era descubrirlo.

Normalmente es una especie de objeto. A veces es otra persona, o incluso la propia víctima. A veces es una palabra o frase que la víctima escuchó por teléfono o en la televisión. A veces es el tramo de tierra en el que estaba la víctima. A veces no parece ser nada en absoluto, y el caso está marcado como un evento anómalo. Pero normalmente - de hecho, casi siempre - es un objeto. Una cosa.

Sería muy conveniente si fueran cosas grandes, terrorificas, descaradamente paranormales, como talismanes antiguos o muñecas de payaso de porcelana o libros encuadernados en piel humana, pero casi nunca aparecen anomalías como esas, y cuando lo hacen, no tenemos la autorización para acercarnos a ellas. Prácticamente todas las anomalías que he identificado a lo largo de los años han sido perfectamente inocuas y de apariencia ordinaria. Eso es lo que hace tan difícil nuestro trabajo. De todas las cosas que la víctima posee y con las que ha estado en contacto, cualquiera de esas cosas podría ser la Cosa. Como puedes imaginar, encontrar la cosa entre cientos de otras cosas puede ser una tarea absolutamente masiva.

Algunos de ustedes pueden haber escuchado que la identificación utiliza dispositivos de alta tecnología llamados Contadores Kant para localizar anomalías. Estos dispositivos son realmente reales y también increíblemente útiles. Cuando se calibra correctamente, un Contador Kant puede identificar instantáneamente la ubicación de un objeto anómalo en un hangar de avión lleno de basura. El Contador Kant es, sin duda, un milagro de la ciencia moderna.

Pero como tantos otros milagros de la ciencia moderna, los Contadores Kant cuestan una fortuna y solo se dan a unos pocos elegidos. Entonces, sin la ayuda de ningún dispositivo de alta tecnología, la mayoría de los equipos de identificación preliminares tienen que buscar anomalías a la antigua usanza, que es empujando todo con un palo hasta que finalmente algo vuelva a aparecer.

En la asignación de hoy, mis palos se llamaron Thomas, Jonah, Shelby y Bridget.

Mucha gente cree que los Clase-D solo pueden referirse entre sí por sus números de personal. Esto puede ser cierto para las instalaciones en el sitio, pero rara vez es el caso con los trabajos fuera del sitio. Para trabajar juntos de manera rápida y eficiente, necesitamos llamarnos algo, y cuando estás presionado por el tiempo como nosotros, nadie espera que desperdicies preciosos minutos y energía mental en memorizar una serie aleatoria de números.

Los cinco llegamos a la casa de la víctima a las 4:39 de la tarde. Llegamos al edificio en un auto de la policía local y salimos vestidos con uniformes de la policía local. Muchos de ustedes pueden encontrar esto sorprendente; las personas tienden a tener esta imagen mental del Clase-D como un grupo de matones tatuados con monos naranjas. En realidad, la mayoría de nosotros parecemos personas normales y cotidianas, lo que nos beneficia en el campo.

Presentar una fachada de normalidad es una parte esencial de la contención preliminar, y es difícil hacerlo cuando tienes a un grupo de tipos con monos naranjas que son escoltados fuera de vehículos blindados. Es por eso que también tenemos la libertad de conducir y movernos sin un controlador. Esto puede sonar como una evidente violación de la seguridad, pero en realidad es muy raro que alguien intente correr. La Fundación confía en nosotros para hacer nuestro trabajo, y confiamos en la Fundación para deshacerse de nosotros rápidamente si intentamos algo divertido.

Después de reunirnos con los muchachos de Insolación y confirmar que el área era segura, intercambiamos brevemente nombres y nos pusimos a trabajar. Los "palos" - un título cariñoso dado a mis colegas - entraron e hicieron su primer golpe, tocando todo en el edificio. Los materiales anómalos a menudo transmiten sus efectos a través del contacto físico, por lo que hurgar suele ser la forma más rápida de encontrar una anomalía obvia. Nunca entro en el edificio hasta que se haya completado el barrido inicial, en caso de que la anomalía sea memética o cognito-peligrosa.

Si la anomalía no se identifica durante la exploración, es necesaria una investigación más exhaustiva. Este fue el caso hoy. Entré en el edificio, verifiqué dos veces que todo se hubiera tocado correctamente y comencé a indicar a los palos que interactuaran con los objetos de varias maneras. Se pusieron ropas. Los electrodomésticos fueron activados. Se sentaron en sillas. Los palos interactúan con los objetos cotidianos de manera cotidiana, tratando de encontrar la anomalía activando sus efectos. Mi trabajo es idear cosas para que prueben y monitorearlos en busca de signos de exposición anómala. Es un trabajo que requiere mucha creatividad y atención al detalle, pero afortunadamente, estas son áreas en las que sobresalgo.

Si me preguntas, creo que los observadores de palos merecen más reconocimiento de la comunidad de la Fundación. Claramente, soy parcial en este sentido, pero ya ves, tenemos que pensar en todas las formas concebibles en que un ser humano puede interactuar con cualquier objeto en un área, y tenemos que hacerlo rápido. Si la anomalía no se encuentra dentro de las primeras horas, se debe expandir el perímetro, se debe llamar a más equipos y cada objeto del edificio que no esté atornillado a la pared debe sellarse de forma individual en bolsas de riesgo biológico y enviarlo al sitio de investigación más cercano para una experimentación más exhaustiva. Obviamente, esto es muy costoso y requiere mucho tiempo, por lo que la Fundación ejerce mucha presión sobre la identificación preliminar para encontrar la anomalía lo más rápido posible. Si un observador de palos pide una bolsa y el centro de investigación descubre que el observador de palos perdió algo obvio, el observador de palos se retira poco después.

He sido un observador de palos durante aproximadamente una década.

Son los desencadenantes simples que la mayoría de los observadores tienden a perder: Los desencadenantes que son lo suficientemente sutiles como para pasarlos por alto fácilmente, pero lo suficientemente lógicos como para parecer obvios una vez que se sabe qué buscar. Algunas veces los efectos están asociados lógicamente con el objeto, pero no siempre. El truco es ser paciente y evitar apresurarse en el proceso.

Hace unos meses me dijeron que encontrara un objeto que causara que los huesos de las manos de una persona dispararan los extremos de sus dedos. Comencé instruyendo a los palos para que interactuaran con cosas relacionadas con las manos, como guantes y pulseras. Uno de mis palos se probó en un reloj y, después de no experimentar ningún efecto, comenzó a quitárselo. Les dije que lo mantuvieran encendido y tocara el dial. He aquí que sus falanges explotaron en la punta de sus dedos. Bajo mi supervisión, mi equipo solo tardó ocho minutos en identificar la anomalía. Mis manejadores reconocieron este logro al otorgarme una docena de nuevos DVD y un filodendro honesto para mi vivienda.

Los observadores deben ser increíblemente minuciosos al dar instrucciones. Cada desencadenante potencial debe ser considerado.

No solo te recuestes en la cama. Quedate dormido en ella.

No solo bebas agua del grifo de esa taza. Prepara un poco de café o té.

No solo mires las pestañas que han abierto en su navegador web. Revisa su historial.

Usa el bolígrafo para hacer un dibujo.

Usa el boligrafo para escribir un poema.

Usa el boligrafo para escribir un saludo.

Usa el bolígrafo para escribir en el dorso de tu mano.

Usa el bolígrafo para escribir sobre otra persona.

Haga click en el boligrafo sin cesar durante veinte segundos.

Puede sonar tedioso, y a veces lo es, pero siempre hay algo fascinante al respecto. Cada nueva anomalía es un rompecabezas que espera ser resuelto, y resolver los rompecabezas es inmensamente gratificante. Ciertamente no es aburrido para los palos. No se les informa sobre la naturaleza de la anomalía que están buscando. Esa persistente incertidumbre es suficiente para mantener a la mayoría de ellos alerta, pero aún así no los asusta tanto como decirles cuál podría ser su destino potencial.

Janice, por ejemplo, no habría trabajado tan rápido y eficientemente como lo hubiera hecho si hubiera sabido que existe la posibilidad de que al hacer clic en ese bolígrafo se licuen sus órganos internos.

Durante la investigación de hoy, le indiqué a Shelby que recogiera todo el maquillaje de la víctima y luego lo aplicara en su propia cara. Lápiz labial. Sombra. Delineador de ojos. Base. Rubor. Todo ello. Entonces le dije que esperara. Quince minutos después tenía una docena de lenguas colgando de sus fosas nasales, cada una de ellas de aproximadamente tres pies de largo. El tiempo total de identificación después de entrar al edificio fue de poco más de diecinueve minutos. Si los efectos anómalos se hubieran disparado de inmediato, mi tiempo hubiera sido de cuatro minutos y treinta y tres segundos. Hubiera sido un nuevo récord personal. Sin embargo, no me decepcionó demasiado; Habrá otras oportunidades en el futuro.

Nunca identifiqué qué variedad particular de maquillaje lo hizo, pero no tuve que hacerlo. Le dije a Bridget que sellara todo el maquillaje en algunas bolsas de riesgo biológico y luego lo llamé un día. No estamos obligados a encontrar la anomalía exacta. Somos solo el equipo de identificación preliminar, después de todo. Reducirlo a una colección razonablemente pequeña de artículos suele ser lo suficientemente bueno para mis superiores. Después de todo, para realizar una prueba adecuada, necesitaría probar cada tipo de maquillaje en una Clase-D diferente, y no tenía suficientes colegas disponibles para experimentar.

Sin embargo, hay muchos más sujetos de prueba de donde vienen. La gente del Sitio-313 no debería tener ningún problema para deducir eso.

Si parece que no estoy particularmente molesto por lo que les sucede a mis compañeros de equipo, es porque no lo estoy. Sin embargo, no me atribuya eso a mí como un criminal desalmado de Clase-D. Simpatizo profundamente con las víctimas inocentes de las anomalías que encontramos. La razón por la que no me aflijo con mis compañeros de Clase-D es porque sé que todos hicimos algo para merecer nuestro puesto.

No recuerdo qué crimen cometí para ganar mi estatus como Clase-D. Mi primer recuerdo está despertando en el Sitio-313 y me han dicho que mi memoria había sido borrada. Los palos no se limpian, ya que algunas anomalías son provocadas por los recuerdos de una persona. Los supervisores como yo no están obligados a exponerse a efectos anómalos, por lo que todos los recuerdos no esenciales se eliminan tan pronto como comenzamos nuestro trabajo.

No sé cómo la Fundación decide quién será un palo y quién será un observador. Realmente no. Hay, con toda probabilidad, un proceso de selección que la Fundación utiliza para elegir supervisores. Pero por muy probable que sea, el hecho es que no lo sé. Y esto puede sonar extraño, pero de todos los horrores que tengo que soportar, eso es lo que me mantiene despierto por la noche.

Cuando trabajas para la Fundación, te acostumbras a no saber cosas. Hay un millón de pequeños misterios de los que nunca aprenderás las respuestas. Nunca sabré quién solía ser. Nunca sabré cómo era mi familia. Es de esperar que esos sean los misterios que me persiguen, pero dejé de preocuparme por mi pasado por completo después de los primeros años. La pregunta que arde en mi mente es por qué soy un observador y no solo un palo.

Mi consejero dice que es la culpa del sobreviviente. Eso tiene sentido. Los observadores solo miran cómo los palos tocan cosas. Los observadores solo miran cuando las cosas tocan de vuelta. Los observadores solo observan cómo los palos son brutalmente asesinados y transformados en monstruos terroríficos. Los observadores solo observan cómo los palos pierden la cabeza, pierden el alma y pierden su humanidad de cientos de maneras diferentes.

Cuando vi esas lenguas retorcerse de la nariz de Shelby, supongo que mi primer pensamiento debería haber sido: "¡Dios mío, esa pobre mujer!" Pero no fue así. Apenas sentí horror o lástima. Sentí la misma emoción y satisfacción que imagino que la mayoría de las personas probablemente obtienen al resolver un crucigrama o Sudoku especialmente desafiante.

Sé que esto va a sonar horrible, pero después de todos estos años, sinceramente, ya no me importa lo que les pase a los palos. Y estoy perfectamente bien sin importarme.

Entonces sí, probablemente no sea la culpa del sobreviviente.

He estado haciendo esto el tiempo suficiente, y si soy de Clase-D, es muy posible que el mismo trastorno mental o social que me llevó a cometer mi delito en primer lugar también me impida experimentar remordimientos en la futura pérdida de mis compañeros de trabajo.

No me molesta el hecho de que no me importa. Me molesta el hecho de que no sé por qué fui seleccionado para ser un observador en lugar de un palo. O, para abordarlo desde un ángulo ligeramente diferente, me preocupa el hecho de que no sé si la Fundación sabía que amaría tanto mi trabajo.

Es como una misión de identificación inacabada. Es posible que encuentre una correlación entre un elemento y un efecto, pero a veces simplemente no puedo encontrar un desencadenante, o incluso determinar si hay uno. Una vez que he dejado una escena, estoy fuera del caso. Si terminan encontrando el disparador durante sus experimentos de laboratorio, no me dirán qué es. Solo me quedo preguntándome, y eso me lleva por la pared.

No necesito saber cuál es el desencadenante. Solo necesito saber que existe. Necesito saber que alguien tocó algo o usó algo que no debería haber hecho. Necesito saber que hay una razón. Necesito saber que hay una causa. Necesito saber que la víctima hizo algo, incluso algo totalmente inocente, que lo llevó a su destino.

Porque si no lo hicieron, si algo malo sucedió al azar y no hay una muñeca maldita o un lavaplatos embrujado a quien culpar, entonces la mujer con la lengua en la cara fue víctima de una broma cósmica. Significaría que alguien sufrió simplemente porque el universo había tenido la necesidad de fastidiar a alguien sin ningún motivo, ni siquiera arbitrario.

Quiero creer que la Fundación sabía que amaría mi trabajo, o al menos sospechaba que lo haría. Quiero creer que fui elegido por una razón específica. Quiero creer que hay un desencadenante.

Si no fui elegido por la Fundación, entonces eso solo deja otras dos posibilidades. Una posibilidad es que termine aquí, en este trabajo que es el paraíso para mí y el infierno para cualquier persona racional, completamente por casualidad, y mi felicidad es el resultado de una probabilidad de probabilidad de uno en un millón. Si hay monos infinitos en máquinas de escribir infinitas, soy el mono que escribió a Shakespeare.

La otra posibilidad es que exista una fuerza ingeniosa e invisible que orquesta lo que sucede en el universo, y esa fuerza ocasionalmente decide hacer sufrir a personas inocentes y criminales como yo perfectamente felices sin ninguna razón en absoluto.

No sé cuál es. Lo que es peor, no sé qué me molesta más. Y sí, me doy cuenta de que la explicación más probable es que la Fundación simplemente me consideró una buena opción para el trabajo, pero el hecho es que yo no. Saber.

Estoy en cuarentena ahora mismo. Siempre me confinan para observación después de haber estado cerca de una anomalía. Como nunca hago contacto físico con nada en el campo, las únicas cosas de las que realmente tienen que preocuparse son los riesgos cognitivos y meméticos de acción lenta. Las probabilidades de que me afecte cualquiera de estos son increíblemente escasas, y si la anomalía tiene un período latente de más de un mes, la víctima inicial probablemente ya haya infectado a la mitad de la población de todos modos. Mientras sigo pareciendo razonablemente normal después de algunas semanas, me pondrán en otro equipo y me darán otra tarea.

Cuando eso suceda, entraré en otro edificio extraño. Encontraré otro artefacto extraño. Resolveré otro misterio. Descubriré otra nueva anomalía.

Y por un breve momento, sabré algo que la Fundación no sabe.

Como sea.

Espero que esto te haya dado una mejor comprensión de cómo es trabajar en la Identificación Preliminar. Gracias por leer.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License