Verano de caucho
Puntuación: +2+x

"¿Qué es eso?"

"Yo… yo creo que es un patito"

Los dos hombres se quedaron mirando el cráter en el hormigón. Tenía un metro de diámetro, y en el centro había un pequeño patito de goma amarillo que lleva un casco de astronauta. El pato se había caído del cielo hace unos minutos, mientras ellos se hallaban discutiendo las sutilezas en la actuación pornográfica. El segundo hombre se agachó para tocarlo, luego se echó hacia atrás. "¡No me jodas! ¡Esta caliente! "

“Espera ¿Quéee?, esto…”―El primer hombre hizo una pausa y miró a su alrededor. Se oyó un silbido en la distancia. Casi sonaba como si estuviera por encima de ellos…

El patito siguiente se estrelló contra su coche con un fuerte "SQUEAK". El tercero destruyó la casa de los vecinos. El cuarto, a un peatón que pasaba. En todo su alrededor, patitos de goma empezaron a llover del cielo. En menos de 10 minutos, la calle East 43rd fue erradicada por completo.


Examinó al patito mientras se estremecía bajo las mantas. El patito era turquesa (¿o tal vez azul?), con pequeños copos de nieve moviéndose alrededor de su base. Impreso en letras negras sobre ella estaban las palabras "¿Qué es más fresco que ser cool?"

Frío gélido. Una buena forma como cualquier otra para describir el clima. Cristo, ¡ésto es Texas! Nunca debe ser inferior a 40 grados, y mucho menos a 10ºC. Pero aún así la temperatura estaba bajando. Y bajando. Y bajando. Afuera, la nieve comenzó a caer. No se detuvo por más de dos meses, y para entonces Houston, Texas, había sido enterrado por completo.


¿Cuánto tiempo habían estado bailando? Mientras que el patito maldito había estado tocando su saxofón. ¿Cuánto tiempo había sido eso? solo Dios lo sabe. Cinco personas a su alrededor se habían derrumbado ya por el cansancio, y el patito no mostraba signos de desaceleración. En todo caso, el ritmo fue aumentando.

Ella miró a su alrededor. Por todo lo que ella podía ver, la gente bailaba. Ellos saltaban, se agitaban y se empujaban, y ella se sacudió de manera espontánea. Cualquier cosa era aceptable, siempre y cuando se moviera. Pero no podía parar. Ella quería parar. Todo su cuerpo le pedía parar, pero no pudo hacerlo. En cambio, sólo bailaba, y esperó a que terminara.


En todas partes, dentro de sus bañeras, los niños vieron con horror como algo terrible comenzó a salir de sus juguetes más queridos.


"Ah. Bueno. El problema, lo mejor que pude determinar…" ―El Dr. Mills tragó saliva. Las personas que estaban delante de él podían matarlo con sólo decir una palabra si no les gustaba lo que tenía que decir, y es casi seguro que no les gustaría― "El problema es que no hubo debidamente una investigación de los patito-objetos, me refiero a los objetos. Nos limitamos a clasificarlos con los otros objetos anómalos menores. Y uh… eso no era lo correcto. Nunca consideramos que los objetos fueran peligrosos."

“Dr. Mills, podremos elegir lo que hicimos mal después de los hechos. Por ahora, tenemos que saber: ¿Estos objetos presentan una amenaza inmediata a la vida en la Tierra? "

"Honestamente, señor… sí. Mis colegas y yo, creemos que esto puede ser la primera etapa de un escenario de clase XK. "


En Munich, los patos fantasmas descendieron desde lo alto para aterrorizar a la población.


El Big Ben disuelto en millones de patos pequeños, todos graznando al caer hacia la Tierra.


Y a través de todo esto, los invasores se sentaron y observaron su obra. Vieron cómo la gente huía de un gigante de goma furioso por las calles de Venecia. Vieron patitos explotar como dinamita en Australia. Vieron todo esto, y estaban contentos, porque ellos sabían que la Tierra pronto sería suya. Pronto la humanidad volvería a sus cuevas, y el mundo sería verdaderamente para los pájaros.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License