Variaciones de un Esquema
Puntuación: 0+x

La Hermana-Legado Trunnion había organizado la reunión en el Cuarto de Mantenimiento Regular 25b. Aunque sus orejas recién estandarizadas no tuvieron problemas para escuchar el inspirador estrépito de la Catedral de la Industria, no estaba segura de su visitante. De cualquier manera, la tarea a mano no permitía distracciones. De ahí, la quietud comparativa del 25b temporalmente desactivado. Aunque sentada allí, debajo de las esferas gemelas de latón del regulador, no podía decir si al visitante le importaba. O incluso lo había notado. Volvió a enderezar los papeles colocados en ángulos rectos perfectos frente a ella. La garganta estandarizada hizo tictac suavemente al entablar sus vínculos de conversación.

"Si está cómodo, podemos comenzar, Señor…Chase".

Chase no dijo nada. No había dicho nada desde que comenzó la reunión, solo le entregó una tarjeta de negocios gris y húmeda manchada con algo acre. En ella había tres palabras.

LA FABRICA
CHASE

Su rostro era un lío destrozado y devastado de hierro corroído y efluente químico lloroso. Se colapsaba en una boca con dentados dientes de porcelana, y habló en una voz como un perno flojo que pasa vivo a través de una turbina de vapor.

"¿Qué necesita la Iglesia Ortodoxa de la Obra Dentada, Hermana Trunnion?"

Ella vaciló. La cara ya era bastante mala. Lo suficientemente rota. La voz era peor. Los otros representantes de la Fabrica no habían sido tan desagradables. Le tomó un esfuerzo considerable no arremeterse contra él. Ella se consoló con el hecho de que él no había usado la segunda mitad de su título. Solo un conocimiento parcial de su papel en la Iglesia Ortodoxa podría hacer que esté mucho más dispuesto a divulgar información útil.

"Hemos estado teniendo…algunas preocupaciones. Acerca de-"

"¿Transmisión invariable? ¿Cuál parece ser el problema?"

Echó un vistazo a los papeles prolijamente escritos a máquina, su tinta negra lisa marcada por el suave brillo actínico de la única lámpara de arco que iluminaba el 25b. La producción subió, alabado sea. La estandarización estaba surgiendo como la gran y devastadora bestia de la industria que era el Corcel de Dios. Y sin embargo…Bueno, esa era la razón por la que estaba aquí.

"Permítanme comenzar con esto diciendo que el desempeño de la Transmisión ha sido nada menos que espectacular. Estamos avanzando mucho antes de lo previsto ahora, y los Patriarcas de la Iglesia confían en que la Normalización podrá superar la herejía de los Maxwellistas en el transcurso del año".

Chase se inclinó hacia adelante, plantando manos de dedos desiguales sobre la mesa. Donde tocaron el bronce pulido, dejaron manchas de un brillo arcoiris que perturbaban a Trunnion hasta su mismísimo corazón.

"Siento un 'pero', Hermana Trunnion. Vamos, adelante. La relación de trabajo entre la Fábrica y la…Iglesia Ortodoxa de la Obra Dentada puede ser nada si no abierta y honesta".

Inhaló profundamente, los pulmones de acordeón plisados se expandieron como alas gruesas. El Señor era su Esquema, y como parte de su Diseño ella no podía- no vacilaría. Si sus sospechas eran ciertas, los próximos minutos serían cruciales, no solo para ella, sino también para el futuro de la Iglesia.

"Como dije antes, nos preocupa el diseño".

Chase no tenía cejas, pero parte de su rostro se movió de una manera que era incuestionablemente un movimiento de insertidumbre.

"¿El…diseño? Nuestros técnicos fueron muy cuidadosos al incorporarlo a sus sistemas de fabricación. Estoy seguro de que lo saben, pero nosotros en la Fábrica estamos muy impresionados con los prodigiosos niveles de producción en masa que ha creado aquí. Fabricación en un nivel que compite con esos…cómo los llaman, Mark Veinti-Cuatro que ellos h-"

Sus labios se retorcieron ante el recuerdo de los técnicos, sus cuerpos de plástico- plástico deslizándose orgánicamente sobre las máquinas, alineando los árboles de levas y apretando los cinturones entre la línea de ensamblaje de bronce consagrada y el retorcido, horrible, irregular-

"No se trata de integración. Se trata de diseño. Creemos que la construcción y la forma de la Transmisión son…inapropiadas para su ubicación en una iglesia. Su maquinaria, aunque indudablemente efectiva, es…es obscena, Sr. Chase. "

Chase se rió con incredulidad, pequeñas salpicaduras de…algo aterrizó en los papeles delante de ella. Le costó mucho esfuerzo y la rigidez de una columna vertebral estandarizada evitar retroceder.

"Después de dos semanas de operación exitosa, estás planteando dudas sobre estética, Hermana Trunnion. Me resulta difícil de creer, francamente", dijo, sin mas.

Luego, sacando una envoltura apretada de papel de matriz punteada de uno de los bolsillos de su traje incongruentemente inmaculado, lo extendió sobre los charcos que dejaban sus manos sobre la mesa, dejando que los planos del Abanico de Transmisión aparecieran ante él. Trunnion se estremeció ante ellos. Oh, para estar segura de que podía admirar la maquinaria en un nivel separado- las cajas de engranajes que se curvaban sobre sí mismas, los motores que se cruzan con los de los conductos de vapor que presentaban teselas en formas imposibles, pero…

"Es…está desordenado", espetó, a su pesar. Chase enarcó una ceja de nuevo.

"Desordenado. Hermana Trunnion, si no puedes tomar esto en serio yo-"

Ella se levantó, una torsión se escucho surgiendo a través de las rodillas de su engranaje planetario.

"Lo estoy", dijo entre dientes, "completamente en serio. Esto no es una cuestión de frivolidad, Sr. Chase. ¿Saben qué significa desordenado? Desordenado significa desorden. Desordenado significa no estandarizado. Desordenado significa un Dios Roto. Yo no Espero que usted o su Fábrica lo crean, Señor Chase. Aunque me gustaría mucho verlo estandarizado, respeto tu derecho a elegir lo contrario. Lo que no puedo respetar es la blasfemia en las artes del engranaje que llamas Transmisión Invariable. Aquí no hay un plan unificado. Hay ideas ingeniosas y un lindo intento de organización sistemática, pero lo que usted me ha presentado, lo que tiene arrogantemente instalado como está en nuestra línea de fabricación, es un lío. Hay porciones de esta máquina," dijo con los dientes de acero apretados, "que están descentralizadas. Incluso usan," escupió ella,"microcontroladores en el árbol de transmisión central".

Alzó manos goteantes en un patético intento de conciliación.

"Hermana Trunnion, hicimos todo lo posible para cumplir con los requisitos que nos dio, e hicimos un uso mínimo de la electrónica en la versión de la Transmisión cuya licencia le dimos, pero el hecho es que sin algún nivel de entrada de datos digitales el-"

En lo profundo de sus entrañas, una rueda dentada perdió un diente y, por un instante, perdió el control. Sin pensarlo, ella le dio una bofetada en la cara, sintiendo la textura áspera de su "piel" rallar contra su punzante palma.

No usarás esa palabra en una casa de Dios!"

Durante un tiempo hubo silencio, salvo el lejano estruendo de la maquinaria. Entonces Chase se levantó. No, él no se levantó. El Creció. Él se mostro amenazante. Pedazos de él se desmoronaron y se despedazaron, columnas de polvo mancharon el aire hasta que se solidificó en algo sólido, su rostro cayendo sobre sí mismo hasta que se convirtió en un pozo ennegrecido con maquinaria rota que se agitaba en una agonía espástica en su núcleo. Chase- no, el Fabrica habló, y su voz era contaminación y desperdicio, no carne, no, algo mucho menos comprensible, el sonido de un reloj que se estrella con un martillo, una y otra vez y otra vez-

"Trunnion. Presumirías sermonear a la Fabrica sobre tu pequeña herejía electrónica. No te preocupes. la Fabrica conoce tu historia. Tendrás a la fábrica abandonando los datos. Sientes que tal flujo de información no es natural. Inmecanico. Obsceno. Usted diría que el transistor y el relevo y el circuito integrado simulan la voluntad de Dios. Usted diría que la electricidad convence al hombre de que puede hacer lo que limita a Dios. El suyo es un Dios de diseño. El suyo es un Dios que le dice a sus niños 'salgan y construyan a mi imagen' ".

Por encima de ellos, las esferas gemelas del regulador crujieron y gimieron cuando se oxidaron, pequeños copos verde cayendo en las fauces de la Fábrica. Trunnion se quedó paralizada, ahogándose con los humos de la putrefacción industrial que derramaba con cada aliento irregular y laborioso.

"La Fábrica no duda de la existencia de tu Dios. Has cometido el error de presumir que a La Fábrica le importa. Tu Dios construye en patrones y líneas y cuadrículas y mecanismos estandarizados de precisión, cada engranaje colocado en su lugar designado, cada perno apretado en su punto. La Fábrica no tiene Dios. La Fábrica construye. La Fábrica rompe y rasga y digiere y excreta y lo que excreta es el futuro. Sepa esto, Trunnion. Sepa esto- "

Las paredes cayeron, fundiéndose mientras lo hacían, y en su lugar un paisaje ennegrecido, pegajoso como un pulmón canceroso después de la escisión, y en él dos antiguas torres en ruinas: una de bronce y humo, una de plástico translúcido y luces brillantes. Dos torres en ruinas, derrumbadas y esparcidas a través de la negrura pegajosa de un planeta que agitaba y sudaba tecnología, máquinas en parto que se comían a sí mismas y fabricaban más, un cáncer de ingenio sin propósito…

"Tu patética Iglesia Ortodoxa de la Obra Dentada durará, Trunnion. También lo hará la Iglesia del Maxwellismo. Se enfrentaran y por un tiempo un lado bien podría triunfar sobre el otro, pero ambos sobrevivirán. Y a través de todo esto, un carcinoma en el cerebro de la Humanidad, la Fabrica esperará. Y cuando su última caldera de vapor se enfríe hasta quedar quieta y su cable de fibra óptica final se atenúe, la Fabrica seguirá allí. Somos el cáncer del ingenio. Somos el cáncer de la creación. ¿Y qué es el cáncer, sino la carne?"

Las palabras golpearon a Trunnion en la boca del estómago como un martillo, el impacto se batió en duelo con un leve destello de triunfo. Era cierto, entonces. Sus enlaces de garganta se detuvieron. Presa del pánico, arañó su cuello, sintiendo el brillo aceitoso de las toxinas sacudir los engranajes que había allí dentro, hacer que se resbalaran y descarrilaran. La Fábrica, aunque no tenía rostro…la Fabrica sonrió.

"Y lo que es más divertido es que cuando eso sucede, cuando la Fabrica gana, y ten por seguro que lo hará, tu Iglesia morirá sabiendo que se rompió primero. Tus enemigos nunca pidieron la ayuda de la Fabrica. Tú lo hiciste. Y ese hecho se metastatizará en tus almas por siempre".

Y de repente, 25b regresó, Chase sentado plácidamente frente a ella en un charco de su propia inmundicia. Volviendo a enrollar su plano, lo volvió a meter en su chaqueta.

"Ahora bien, hermana Trunnion, si no hay nada más para discutir me iré. Buen día para usted".

Se sentó muy erguida, en silencio, mientras salía de la habitación. En lo profundo de su pecho, los mecanismos de relojería marcaban, pero por lo demás ella estaba quieta. Sin titubear, una cabeza con túnica miró por la puerta del 25b, observando los charcos químicos y la rígida figura de la Hermana.

"¿Hermana-Legado? ¿Fue la reunión un éxito? ¿Ha aceptado el representante de la Fábrica nuestras sugerencias?"

Ella se giró para mirarlo, movimientos lentos y precisos.

"Hermano Camshaft. No, desafortunadamente. La Transmisión Invariable seguirá manteniendose como está".

Camshaft pareció tambalearse, un momento de debilidad orgánica lo obligó a apoyarse en el marco de la puerta con una garra estandarizada, y sus adornos de latón aún conservaban los restos de los aceites sagrados del proceso de construcción. Camshaft era joven, pero lo que le faltaba en la experiencia que Trunnion sabía que lo compensaba con celo.

"¿Entonces los Patriarcas de la Iglesia estaban en lo correcto? La Fábrica es-"

Ella asintió, aparentemente meditando.

"La Fábrica no es confiable. Tendremos que cambiar los esquemas de producción en consecuencia".

Se acercó, su forma de caminar recién mecanizada aún inestable.

"¡Pero la Transmisión ya está instalada! ¿No es demasiado tarde, Hermana-Legado?"

Ella respiró hondo, los pulmones sisearon y se levantó. Por encima de ella, el Regulador 25b dejó escapar un ruido sordo de maquinaria al despertar y comenzó a girar con creciente velocidad, con esferas de bronce brillando en medio de una nube radiante de vapor de escape. La lámpara de arco sobre el brillo crepitante azul y blanco se intensificó. Contra el creciente trueno de maquinaria que ahora combinaba con el resto de la Catedral de la Industria, tuvo que rugir para ser escuchada.

"¡Hermano Camshaft! Todavía eres joven. Todavía no estás totalmente estandarizado. Todavía no has llegado a apreciar por completo las enseñanzas de la Iglesia Ortodoxa, o su poder".

Tuvo que entrecerrar los ojos ante el resplandor mecánico que la rodeaba, el brillo al rojo vivo de las tuberías de vapor que le daban a la piel de bronce un tinte rojo intenso.

"Hermana-Legado Trunnion, ¡no lo entiendo!"

"Nuestros peores temores se han realizado. Estamos heridos por todos lados por la herejía y las iniquidades de la Carne. Pero nuestro Dios es un dibujante. Nuestro Dios es un arquitecto. Nuestro Dios lo estandariza".

Ella sonrió, revelando una bocanada de dientes de acero con puntas de diamantes cortados.

"Nuestro Dios, Hermano Camshaft, tiene un plan".

A su alrededor, la Industria rugió su grito de guerra.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License