Una Noche De Preparacion Para El Bev
Puntuación: +5+x

Capítulo 1: Una noche intranquila

-Me es justo decir, Forbes, que tu actuar actualmente no es el más correcto que digamos. Llevas días sin presentarte al comité y a la comunidad de investigación. Pudiera suponer que llevas algo entre manos y mente, pero no me creo con la suficiente capacidad y juicio moral para decirte que lo que andes haciendo este mal. Tienes una muy mala pinta, ¡mira al espejo por al menos una vez! ¿Crees que no notamos tu decaimiento? ¡No has salido de tu oficina hasta la salida estas dos últimas semanas! -Un hombre de oficina, trajeado hasta el cuello, con elegantes ropajes que le cubrían una bien cuidada piel, se quejaba por el comportamiento de Forbes las últimas semanas. El y muchos más hombres y mujeres de círculos intelectuales dentro de la organización, le demandan cierto cuidado a Forbes por sus acciones. Desde que llegó a formar parte de ciertos niveles dentro de los equipos de investigación, se le ha deseado un prestigio sin igual.

-Escúchame bien, por favor -exigió, con quebradiza voz Forbes- Tienes razón que no me puedes juzgar ya que los dos estamos al mismo nivel, pero me parece terrible que tengas que venir a mi oficina, a mi preciado lugar de trabajo, para insultarme en mi cara sobre mis sospechosas decisiones. ¡Sé que no tengo la mejor cara! ¡No tengo buenas caras cuando me dedico a trabajar arduamente, investigando cosas que una persona normal no haría! ¿Es acaso que no han visto mis expedientes estos últimos días? ¡He actualizado más de 13 archivos! ¿Acaso es que no lo ven? ¿Me uní a este equipo de profesionales que no les importa que uno trabaje en sus áreas de confort, en donde uno puede sacar su máximo potencial? -grito Forbes- Mañana mismo les doy mi carta de renuncia, no soporto a unos idiotas que aprecian la presencia física que a la esencia del trabajo. -el hombre trajeado miró con decepción a Forbes, pero sabía que él tenía razón y no podía decirle nada-

-Esta bien Forbes… Mañana te hablo. Espero que no estés hablando en serio. -El hombre salió de la oficina, la puerta automatizada se activó y se cerró con delicadeza. El ambiente en la oficina se había quedado impregnado por una extraña atmósfera de tensión, muy silenciosa para la tranquilidad de Forbes. Entre la oscuridad de la mente y los pensamientos, rápidamente el ruido inexistente que había desaparecido en el pequeño cuadrito de trabajo había aparecido. Forbes se sentó, cerró sus ojos y dio una profunda respiración para regular su pulso. Posterior a eso, giró su cuello para contemplar las manecillas del reloj y realizar que quedaba una hora para salir del trabajo- Eres una amenaza para estos idiotas -se dijo Forbes para sí mismo como un intento de justificar su estúpida reacción con el pobre hombre que lo había visitado hace unos minutos-

Una pequeña alarma de un reloj en la muñeca izquierda de Forbes empezó a sonar a las 9:00 p. m. Era la hora de salida para él y para muchos otros, sin embargo, en muchas ocasiones, decidía quedarse unas cuantas horas extra, únicamente para pasear y visitar a sus amigos que se quedaban a trasnochar en el sitio. Ese día, por la visita y los enojos, había cambiado de parecer y se fue directamente a su casa para descansar y olvidarse con la inconsciencia de los eventos en su oficina.

En el camino a su casa, el cual era largo y bastante exigente, lleno de vueltas y laberínticos caminos llenos de profundas áreas boscosas, tuvo la suerte de presenciar a un bello reptil de múltiples colores. Con su vista pudo detectar con facilidad que el animal que estaba presenciando no era para nada normal, espinas brillantes, ojos carmesí, escamas duras y densas como el hierro, pese a que fuera de un tamaño minúsculo, el aspecto del reptil era el de un dragón mágico, de los cuales, Forbes, era muy consciente de sus significados y capacidades anómalas.

En un arranque de felicidad inesperado, posiblemente causado por las influencias mágicas del dragoncito, Forbes se lanzó hacia este. Sus manos quedaron sangrientas por las dolorosas espinas, pero al realizar un silencioso cántico, el reptil de maravillas se convirtió inesperadamente en unos pesados y antiguos libros de aspecto ancestral los cuales tenían una nota escrita con marcador que decía "Mira tu correo". Forbes extrañado por esto tomó los libros y los guardó en el interior de un bolso que portaba, a la vez, pensado que había sido víctima de un mago travieso o de un duende, busco su celular en desesperación, deseando que no haya sido robado por una entidad bufona, a pesar de eso, para su suerte, no había sido engañado por nada de eso. Un mensaje en su correo por parte de un miembro del equipo de dirección y administración del Sitio se encontraba descansando en su bandeja de entrada. En el mensaje venían varias indicaciones y un número de teléfono para llamar. Forbes, dándose cuenta y realizando todo lo que había sucedido, aumentó su paso para llegar a su casa y realizar la llamada de urgencia.

El hogar de Forbes estaba inundado por las sombras y las oscuras nieblas de la noche. Eran las 1:23 a. m., había tardado más horas de lo que él generalmente hacía desde su casa al trabajo. Entre torpes golpes, caídas y rasguños abrió la puerta de su morada y descansó en su delicada cama, derribado por el cansancio de tanto caminar, a pesar de tanto dolor muscular, recordó que tenía que hacer una llamada de última hora, busco entre los libros misteriosos la nota, no encontró nada, busco en su bolsillos, no encontró nada, se asustó, pensando que ya había perdido el número, pero antes de que se quejara con un gemido de ira, su teléfono sonó.

-Buenas noches… -balbuceo Forbes- ¿Quien llama? -preguntó con delicadeza- Buenas tardes señor Forbes, la estuve viendo durante un tiempo y consideré que usted era la persona adecuada para que me ayudara en un trabajo de importancia. Como usted experimentó, mis métodos para comunicarles a mis compañeros no es del todo convencional, una disculpa adelantada por eso. Ya nos hemos visto varias veces Forbes aunque usted no lo recuerde. Escuche con atención, en unos días, tendrá el deber de asistir a un evento de divulgación sobre una compleja investigación del lugar de interés conocido como las Cuevas del Bev. Tiene un nombre bastante gracioso, lo sé. Mi pequeño amigo mágico, el cual ya lo conoció, le otorgó unos libros propiedad de la Biblioteca. Supongo que ya sabe a cual biblioteca me refiero. Mañana y toda la semana no venga al trabajo, ya le hemos informado a sus superiores y al gremio del cual tanto se queja. Dese la oportunidad de estudiar los contenidos de los múltiples libros. Cualquier cosa que usted necesite, por favor comentenlo a su nuevo compañero mágico. Por ahora, descanse y prepárese para mañana. Buenas noches.

Antes de que Forbes dijera una palabra a la voz femenina detrás del teléfono, está había colgado la llamada. Forbes, en un intento de comprender qué es lo que había escuchado, se puso a checar su teléfono para ver que tenía en sus mensajes. Se dio cuenta que el teléfono que había llamado, estaba en su correo, pareciera ser que sea quien sea la mujer que llamó, se había cansado de esperar a que Forbes marcará por su propia cuenta. Sintió vergüenza interna por haber sido tan despistado, pero ese sentimiento se retiró rápidamente al ser atraído de manera repentina por los libros que había cargado durante todo el viaje a su casa. El pequeño reptil que se había transformado en los libros ahora se encontraba a lado de estos. Le pareció curioso a Forbes la manera en la cual esta pequeña criatura funciona como mensajero entre la mujer de alto mando y el. Pero esto ya no fue suficiente para cautivar los sentidos de Forbes y mantenerlo despierto, la noche se había apoderado de sus sentidos.

Capítulo 2: La odisea para el conocimiento

Al despertar, los dulces y dorados rayos del sol golpeaban con ternura el rostro del dormido Forbes. El sonido de los pájaros al cantar dominaba el terreno de las mañanas. Hace mucho tiempo que Forbes no sentía la tranquilidad de despertar sin tener la obligación de escapar de su casa e irse a trabajar. Le pareció milagroso haber recibido la tarea de trabajar desde su casa y no tener que preocuparse por los compañeros del trabajo.

Al salir de la cama, un olor de miel y café estímulo el olfato del alegre hombre, no tenía ni la minima idea de porque había ese olor repentino en su casa, si él vivía solo, pero recordó al pequeño reptil mágico que se le había aparecido camino a su casa el cual le entregó las noticias de la misteriosa miembro de la administración. Se dirigió a la cocina, donde solía haber vasos y platos sucios, para observar un bello desayuno al estilo americano, con huevo, tocino, pan, miel, y una estatuilla de un dragón de un tamaño similar a el animal mágico que ahora habita en su casa.

-Veo que preparaste esto para mi ¿eh? Muchas gracias dragoncito. Hace tiempo que no como un desayuno de tan buena vista, se nota que la magia hace maravillas -rió Forbes mientras metia en su boca pedacitos de pan untados con miel y tomaba con su mano izquierda la estatua del dragón- El dia de hoy se ve magnifico, ¿no será que hayas alterado la realidad alrededor de mi casa para levantarme los ánimos? Si es así, no te preocupes, lo agradezco de todo corazón. Las cosas no son tan agradables en el oficio cuando las personas no aprecian tu trabajo, pero bueno… no me puedo quejar, tengo uno de los mejores trabajos en el mundo.

Forbes se pasó hablando con la estatua un rato mientras desayunaba y contemplaba el día. Le pareció hermoso que algo como un dragón mágico le hiciera más bonito el dia, algo que Forbes imaginaba que una persona no haría.
-Ya que andamos hablando del trabajo tu y yo, ¿qué es lo que me encargaron investigar? -Forbes terminó de decir la oración y a los segundos, el sonido de libros pesados cayéndose se escucharon detrás de él. Eran 4 libros, de aspecto descuidado y sucio, cada uno de diferente tamaño y grosor. No tenían ningún tipo de cubierta que mencionara el título o el tema de cada uno. Forbes tuvo un poco de miedo en abrirlos, no sabía si tendrían alguna especie de efecto anómalo que le hiciera arrancarse los ojos o cortarse las manos, pero ese pensamiento de peligro inminente no lo detuvo en desear ver los textos. Para su suerte, nada de eso ocurrió al leer las primeras páginas del libro más pequeño.

El libro más pequeño de todos era un manual para el lector, una guía de estudio y un índice de todos los libros para viajar de manera correcta entre los contenidos de estos, además de ser una introducción a los temas tratados en los libros restantes.

El libro, en su primera pagina, decía así:

Leed con atención, vosotros aquí encontrarás la guía perfecta para comprender una de las maravillas mágicas de la Tierra, sus lugares de interés, su gente, su esencia e influencia más allá de sus horizontes. Comprendan lectores, que he escrito esto de forma didáctica para que se pueda expandir este conocimiento fundamental para que vosotros, de mentes hambrientas, puedan satisfacerse. No es mi objetivo que este instrumento de lectura sea utilizado para que sea una decoración de estantería, es por eso que, si estas presente, viendo estas páginas, hayas tenido contacto previamente con mi creación personal. Una criatura mágica de aspecto dragonico, la cual guiará a todos los lectores que hay y que habrán para comprender en su totalidad la realidad de lo esta escrito en estos libros. Dada a mi intención con este libro, todos aquellas personas que desean formar parte del extenso linaje que ayude y expanda la comprensión de la información dada por el libro, le será común que el dragón de mi creación se retire de ustedes por el deseo de buscar nuevos acompañantes a los cuales guiar. Mas eso si, les advierto que será imposible poner en riesgo mi trabajo de vida, quien ose destruir, dañar o poner en riesgo los textos o a mi creación mágica, se le prohibirá para siempre el acceso a esta información. Han sido advertidos.

Las duras palabras de introducción del autor del misterioso libro dejaron en la mente de Forbes lo importante que era este trabajo que se le había asignado. La responsabilidad de cargar con posiblemente los contenidos milenarios de un viejo hechicero y explorador congeló el corazón de Forbes con una tristeza alegre. Asombroso era lo que tenía en manos, miedo era el que tenía, pero a la vez, emoción y alegría por tener la oportunidad de estudiar lo que posiblemente eran los secretos de un lugar que la mayoría de los seres humanos no conocía. Una Atlantis, un Shangri-La moderno. Una aventura de conocimiento había comenzado para Forbes.

Capítulo 3: Preparación

Lo primero que hizo Forbes para empezar a estudiar los libros fue preparar su lugar de estudios, sacudió la suciedad, trapío con poca agua los pisos, ventilo las habitaciones, limpio sus pocos platos que tenía y resguardo a su compañero mágico a un lado suyo en una mesa y sacó los 3 libros que le quedaban leer. Antes de que pudiera empezar cualquier cosa, tomó su teléfono, vio si tenía alguna especie de llamada perdida o un nuevo correo de importancia y procedió a abrir y leer los libros con tranquilidad durante el resto del día.

La llegada de la noche, con sus ruidos insectoides y sus aires fríos y agradables, trajeron una sorpresa mágica, la pequeña estatua del dragón que apareció en la mañana en la cocina había cobrado vida, obteniendo el aspecto hermoso que Forbes había visto por primera vez cuando caminaba a casa. Una animosa y alegre criatura de fantasía ahora se movía durante la noche con Forbes.

-No me esperaba verte de nuevo de esta manera -dijo Forbes- ¿Que tienes que enseñarme dragón? -preguntó- El reptil, mediante procesos desconocidos para Forbes, podía hacer que las cosas que existían en los libros que él leía, se iluminarán y se proyectarán en figuras 3D sobre las páginas. Forbes se asombró por la increíble capacidad que portaba el animal. Había una similitud mental entre las tecnologías actuales y el dragón asistente. Pareciera ser que, el creador de los libros y del dragón, tuviera la intención de que estos funcionaran como una narración fantástica. La voz de lo que posiblemente era el viejo creador, sonaba cuando el reptil, con magia, proyectaba lo que Forbes le pedía. Le pareció agradable y simpático por parte del autor original haber hecho tal cosa. Sintió, Forbes, en su corazón, que había hecho justamente a la criatura mágica, con el simple objetivo de acompañar a aquellos solitarios cazadores de saber, ya que, por lo que él pensaba, los caminos del conocimiento, en especial los secreto o los oculto, requieren de cierto sacrificio, el cual es, en muchas ocasiones es la compañía.

Ya cuando la noche llegaba a su punto más alto, Forbes llamó a la misteriosa mujer que le había encomendado la tarea de estudiar los libros para el evento de las Cuevas del Bev.
El teléfono sonó durante unos breves segundos antes de que alguien contestara de manera inminente.

-¡Forbes! -alguien exclamó- ¡Me alegra por fin recibir una llamada tuya! ¿Cómo vas con tus estudios? -preguntó la voz misteriosa- Voy bien… -dijo Forbes- Pero tengo algunas dudas -dijo- Dígame entonces -insistió la voz- Verá, no tengo ningún problema con los contenidos de los libros pero sí con el objetivo de esto. Caminaba a mi casa cuando esta criatura se transformó en los libros y usted me llamó para avisarme que los leyera a profundidad para un evento pero usted nunca me dijo cuál era la fecha de este. ¿Cuándo será? -de manera atenta, la voz contestó- Oh cierto! ¿Cómo fue posible que se me haya pasado ese detalle?… Bien, el evento será el Lunes de la próxima semana, entonces… En cinco días te tendrás que presentar en la sala de presentaciones del Sitio a las 4:00 de la tarde. Varios profesores y expertos te acompañarán ese mismo día para el evento, no creas que eres el único que tendrá trabajo de anfitrión. -cuando dijo anfitrión, Forbes se alteró y preguntó- ¿Anfitrión? ¿Qué clase de evento es? -una risa ahogada salió- Señor, no se preocupe, es de divulgación, nada más, estará pisando el campo solo unos cuantos minutos y saldrá.

Las dudas aterrizaron rápidamente en la cabeza de Forbes. Se preguntaba el cómo iba a ser el evento en especifico, pero ya no quiso preguntar más para no molestar a la administración. Los dos se despidieron y Forbes regresó a estudiar lo que tenía entre manos.

La incertidumbre era algo recurrente en la cabeza, pensaba, Forbes, entre delicadas contemplaciones, si en verdad estaba obligado a trabajar para una mujer de la cual solo conoce su nombre y su puesto dentro de la Fundación. Sabía claramente que las cosas dentro de su trabajo están llenas de capas de seguridad y anonimato, pero no le parece justo que de un día para el otro, tenga que realizar un trabajo misterioso.

Pero, a pesar de eso, no significaba que, aunque exista esos niveles bastante resaltados de anonimato e incertidumbre, no se pusiera a trabajar para alguien de un puesto mayor. Al final de cuentas, para Forbes, no era la primera vez que trabajaba a ciegas de esta manera. Tiene muchos años de experiencia que le daban la justificación de creer que el modo de operar de muchos directivos, jefes y gerentes eran normales, pero incluso esos años de trabajar de manera ciega, le daba vueltas a su cabeza.

Todas esas contemplaciones, reflexiones y análisis profundos sobre sus acciones y su trabajo fueron interrumpidas por un cariñoso empujón del dragón, el cual se encontraba acostado en los pies del investigador. Forbes sonrió con cierta relajación y realizó que, a pesar de que su trabajo era extraño y absurdo en muchos sentidos, le gustaba hacer lo que hacía, y eso se veía reflejado en su mitológico compañero de estudios que proyectaba los libros de manera tan infantil y libre.

Forbes se pasó el resto de sus días que tenía para estudiar y escribir anotaciones para asistirlo en la presentación del evento. No pidió más asistencia por parte de Sofía, la misteriosa mujer, le quedó muy claro que, sea como sea el trabajo, lo iba a hacer con el esfuerzo que se merece.

Capítulo 4: Anotaciones y conocimientos adquiridos

Los contenidos escritos por Forbes son varios y densos, siendo algunos mapas y dibujos. Algunos son párrafos de análisis pero solo algunos de estos escritos fueron expuestos como discurso en el día del evento. Algunos fueron los siguientes:

Las cuevas del Bev son unos imponentes conjuntos y agrupaciones de sistemas de cuevas, ambientes anormales y estructuras geológicas que se extienden a través de todo el planeta. Su creación se remonta a el inicio de formación del planeta. Su origen es especulativo, hacen falta más investigaciones, pero existen muestras y registro histórico que apoya la existencia de una criatura taumatúrgica masiva la cual, con sus movimientos y desplazamientos, haya sido la causante de la existencia de las cuevas del Bev.

La existencia de las cuevas por sí sola es extremadamente sorprendente, pero es aún más la existencia de un ecosistema complejo y en constante cambio como el que se presenta en la superficie del planeta. En ausencia de oxígeno y luz solar, la atmósfera subterránea se desarrolló bajo los efectos de la radiación facetaria (residuos de un trabajo mágico). La radiación facetaria, dada a sus características en ciertas circunstancias, puede ser capaz de alterar procesos químicos, físicos y biológicos de manera natural sin requerir a un catalizador que lo guíe. Dado a esto, el ambiente de las cuevas del Bev es una zona de importancia para nativos y seres de la superficie por su inestable ambiente mágico.

El ambiente natural, junto con los animales y las plantas, adquieren aspectos y formas excéntricas dada la influencia de la magia. Este fenómeno no es extraño para la investigación: El fenómeno conocido como alteración taumica ha sido investigando anteriores veces en contextos totalmente diferentes, presentando similitudes parecidas con las vistas en las cuevas del Bev; por ejemplo, la presencia de un brillo verde azulado (en situaciones con contextos diferentes, este brillo presente en los objetos afectados varía dependiendo de la intención del catalizador) cambio en los procesos químicos, tendencia anómala a realizar enlaces químicos inestables y un largo etc.

Sería preciso pensar que los interiores mega diversos de las cuevas del Bev son hogares perfectos para el origen de seres inteligentes con capacidad de comunicación y complejidad social como la humana. Esto es acertado, ya que, en la actualidad, existen un innumerable cantidad de comunidades tribales anómalas humanoides que habitan y se desarrollan con el paso del tiempo. Estas tribus varían de manera individual o colectiva dada a la situación, compartiendo o generando creencias y costumbres. Bailes, música, gastronomía, creencias y estructuras sociales son elementos que se pueden investigar. Es bien sabido que las culturas diferentes, cuando se conocen, suelen llevar a una reestructuración de ideas desde cero. Este puede ser el caso con un cierto número de tribus de las cuevas del Bev. Hay registros históricos en las propias culturas del Bev que indican un contacto con la cultura humana del siglo XVIII. La investigación acerca de estos eventos aún se está verificando. Esta conexión entre superficie y profundidades se sospecha que tiene una estrecha relación con lo que serían los lugares de interés en las cuevas del Bev.

Son varios y diversos los lugares de interés ubicados en las cuevas del Bev. Uno es Hiperbórea, el cual está ubicado en el norte del planeta. Se sabe muy poca información acerca de este lugar, pero es supuesto por varios como un lugar de culto y cuna de una civilización antigua la cual resguarda un gran tesoro con el botín equivalente de muchas naciones. Otro de los lugares de interés serían los túneles o pasillos de Aeronaut. Estos túneles colosales son producto de la supuesta criatura la cual le dio forma a las cuevas del Bev como las conocemos en la actualidad. Sus características más notables son que estas estructuras son “puentes” entre los biomas de las cuevas. Como se puede suponer, estos túneles son extremadamente largos, extendiéndose decenas de kilómetros.

Incluyendo a la lista de lugares de interés dentro de las cuevas del Bev. Podemos agregar las profundidades ígneas. Las profundidades ígneas son desfiladeros ubicados a profundidades abisales ubicadas entre brechas causadas por la común actividad sísmica que existe en los terrenos subterráneos de los sistemas del Bev. La temperatura en estas zonas excede a la tecnología actual, haciendo que las exploraciones e investigaciones sean obstaculizadas.

A mayor altura, en donde las aguas oceánicas se pueden deslizar hacia las profundidades. Se encuentra descansando los acuíferos del Bev. Estos son cientos de sistemas inundados por agua la cual, es de importancia para la subsistencia de las muchas especies de plantas y animales que viven en los subterráneos. Los acuíferos del Bev son ideales para el acceso a este mismo dado a los movimientos de las placas tectónicas.

Las cuevas del Bev son una maravilla mágica del planeta. Aun con las tecnologías que tenemos a nuestra disposición, esta no facilita el estudio de las cuevas. Su estructura, su origen y sus contenidos son aún un misterio para la ciencia. Un misterio que, con la ayuda colectiva de muchos, es posible revelar y resguardar del peligro que pueda representar nosotros mismos, sin contar el múltiple peligro que puede significar la llegada de otras organizaciones dada a la posible inestabilidad que puede causar a un ecosistema tan frágil como es el del Bev.

Capítulo 5: Logros

Dada las circunstancias en las cuales se encontraba el mundo en los últimos años, las investigaciones sobre las cuevas del Bev se habían disminuido. La intención de las muchas administraciones que subían y bajaban durante los periodos de esos años de dificultad era intentar aplicar estrategias para aumentar el deseo del personal de la Fundación en investigar sobre el lugar de interés estudiado hace varios años, el cual, ya se había olvidado. Forbes ahora formaba parte de un plan para aumentar el interés y el conocimiento del personal, tanto nuevos como viejos, en estudiar la magia y los lugares anómalos. Esto no lo sabía Forbes aún. Un día antes de que se diera la presentación, los eventos y múltiples seminarios por parte de figuras reconocidas y de autoridad del mundo paranormal, se la había comentados Forbes sobre el plan y estrategia de la administración, lo único que sabia el hasta estos momentos era que iba a formar parte de un evento, no de un plan masivo como estrategia de una administración y que expondría para cientas de personas en una sala gigantesca llenas de cámaras y jefes de todas partes del mundo. Fue, para su sorpresa, ver a los miembros de su gremio de investigación en las filas, una especie de alivio ya que, por alguna razón, lo tranquilizó ver rostros conocidos dentro de las filas de decenas de personas. El ambiente que vivió ese día a comparación de los restos en los cuales se encontró conviviendo con seres mágicos, estudiando múltiples libros y teniendo unos días agradables le abrieron los ojos para comprender que él, en el fondo, necesitaba un descanso de las oficinas. Suerte fue la de él, de ser deseado para posteriores investigaciones fuera de su lugar de trabajo convencional. Eso logró impulsarlo a varios caminos que muchos investigadores y estudiosos desearían.

|| Una noche de preparación para el Bev| La búsqueda de Cofan »

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License