Una Coleccion De Archivos
Puntuación: +7+x

Eran las 9 de la noche en el Sitio-23. Las últimas hojas secas que caían de los árboles eran arrastradas por el viento hacia las residencias. En una de estas, una joven pelirroja contemplaba su ordenador, sentada en un mesón de cocina.

Frente suyo, estaban una serie de documentos archivados por la Fundación, bajo el título de "Material para el proyecto final." Respiró hondo y abrió el primer enlace.

Por Orden del Administrador

Los siguientes documentos ha sido completamente desclasificados para miembros del personal de clasificación "Trisquel".


Una vez más, los revisaría para estar segura de no haber pasado temáticas por alto. Nada más le importaba en esos momentos.

Luego de revisar, prosiguió cuidadosamente.






Informe de Investigación - 20 de Agosto, 1912

Especie:

Homo Sapiens Sidhe, comúnmente denominada como hadas o fae.

Goblin_illustration_from_19th_century.jpg

Ilustración de Duende, una subespecie común en varias partes del mundo.

Descripción:

Homo Sapiens Sidhe es el nombre dado a una especie sapiente del género Homo la cual divergió del Homo Sapiens hace aproximadamente 70000 años, fenómeno el cual se presume, sucedió gracias a la interacción de distintos grupos humanos con energía taumatúrgica proveniente de otros planos extradimensionales que modificaron radicalmente sus características fisiológicas y comportamentales.

La mayor parte de estas poblaciones se caracterizan por su fisiología humanoide, presentando distintos tamaños y características en común, además de las enlistadas:

  • Presencia de orejas con forma triangular
  • Un iris considerable, llegando a ocupar gran parte de la esclerótica. En algunos casos, la pupila puede también cumplir con estas condiciones.
  • Alas u apéndices empleados para el vuelo y ojos adicionales en algunas subespecies.
  • Variabilidad estructural esquelética, presentando distintos tamaños y formas.

La totalidad de las hadas presentan una afinidad natural a la actividad taumatúrgica de manera considerable, manifestada en distintos grados. En algunos casos siendo capaces de manipular la realidad local en menor medida.

La mayor parte de estas subespecies concentran su distribución geográfica en el continente europeo, teniendo una mayor presencia en el norte y oeste de las Islas Británicas.

Características culturales y Organización:

La mayor parte de las tradiciones culturales de Homo Sapiens Sidhe han diferido considerablemente por varios factores, teniendo incluso actividades y ritos los cuales no tienen un equivalente en ninguna sociedad humana. Sin embargo, muchas han asimilado tradiciones de origen humano provenientes de la zona en la que habitan.

En aspectos religiosos, se concentran en un culto y mitología de carácter similar a la cultura Celta, tradiciones casi extintas en la actualidad que han persistido en las distintas subespecies, cambiando algunos aspectos dependiendo de la comunidad o ubicación geográfica. En su mayor parte, cuentan con creencias comunes en torno a la existencia de un mundo presente más allá de la realidad, el cual se interpreta como el lugar donde van a parar los espíritus, estando fuertemente ligado a la vida terrestre y a los factores que la componen.

En su mayoría, estas no se reconocen de forma cercana y rara vez viven en poblaciones que presenten más de un tipo de hada, existiendo mayormente comunidades aisladas de menos de 50 individuos. Aunque existen casos en los que se han conformado estados complejos.

Historia:

Se presume que los primeros contactos entre humanos modernos y hadas post-divergencia se desarrollaron entre el Siglo V y IV a. C, con la aparición de la cultura de La Tène durante la edad del hierro en la mayor parte de Europa occidental. De lo poco que se conoce sobre estos eventos, sus primeros encuentros solían ser especialmente ambiguos y reservados, siendo considerados por los humanos en primera instancia como deidades, a las cuales veneraban o consideraban como fuerzas naturales relevantes. Posteriormente, varios pueblos humanos llegaron a coexistir pacíficamente en conjunto con poblaciones de hadas, en algunos casos incluso integrándolas dentro de su sociedad y existiendo casos de mestizaje en diferentes registros históricos.

Ya en la época clásica, con el ascenso de la civilización grecorromana, comenzaron a existir conflictos debido a cuestiones religiosas y bogifobia1 en los nuevos reinos que se fueron formando. Las distintas clases de hadas que vivían entre humanos comenzaron a experimentar atentados y persecución por parte de pobladores locales y las principales instituciones cristianas. La mayor parte de poblaciones fae comenzaron a concentrarse de forma dispersa en las naciones celtas2, donde gracias a las similitudes culturales y ambientales, pudieron establecerse ahí por varias generaciones, aunque volviendo a producir éxodos en conjunto con humanos en algunos momentos de la historia, resultando en la expansión de Sidhe hacia América, África y Asia.






A pesar de estar repleto de un lenguaje monótono y científico en todos sus párrafos, no podía evitar imaginar como habrá sido vivir en aquellas épocas pre-modernas, en las que, a la par de ser un lejano recuerdo para la humanidad, fue probablemente una propia edad de oro para aquellos seres que hoy en día viven en la oscuridad, y salir solo les traería riesgo y un mal futuro.

Esto, no era un problema para ella durante sus primeros años, en pleno goce de su inocencia. La idea de las hadas comenzó a manifestarse en su mente con cortas historias de su madre que le contaba de vez en cuando en sus tiempos libres, las plegarias de su iglesia. En un principio, pareciendo historias de seres que se habrán ido con el tiempo, al igual que todo lo antiguo, no se había dado cuenta de lo que era una fae hasta recién cumplidos sus 7 años. Su madre se estremecía cada vez que le preguntaba acerca del tema, y solo se limitaba a dejarle más preguntas que respuestas.

Una leve mueca de mejilla a mejilla se formó en su rostro. Pensaba en cuán ingenua solía ser su yo de hace años.






…Por más que cayeran, por más que intentásemos hacer todo lo posible para defendernos, por más que intentásemos cambiar las cosas que nos rodean, no pudimos deshacernos de ellas. Y cuando finalmente ellas cayeron, pensamos que todo había acabado. Pero no fue así, la guerra nunca terminó.

En su relativamente corta vida, nuestra organización nunca se ha encontrado frente a tal magnitud de pérdidas de recursos, monetarias y humanas. Han sido años difíciles y penosos desde que la guerra inició. Algunas han logrado escapar al lugar que las acogió, otras, incluso perdieron sus nombres y quién sabe a donde fueron.

Así como tengo claridad, en cada rincón del mundo, ciudad y pueblo, tus vecinos, tus amigos, alguien de tu propia familia, podría serlo. Existen miles de tipos de hadas más poblando este mundo, algunas aisladas y otras más organizadas. Es demasiado difícil intentar encontrarlas ahora que la poca colectividad que la mayor parte de estas poseían se ha vuelto abajo, y a la vez, se ha convertido en su mayor arma.

Pensar en qué harán si es que logran recuperarse es algo que no me deja dormir con las noches. ¿En qué pensarán sus descendientes sobre las historias de tragedia que les contarán sus padres y abuelos?, ¿querrán acaso vengarse y convertir aquel odio y revanchismo en algo mayor?

No podemos arriesgar todo lo que hemos conseguido como Fundación, como una organización que ha intentado retractarse de sus orígenes y ha intentado seguir adelante. Nuestros caprichos, o más bien, mis caprichos, han quizás sellado un destino incierto para la humanidad. Inocentes que no tienen nada que ver con nuestra lucha.

Es mi deber, intentar encontrar la solución para los problemas que enfrentamos. Lo he discutido muy claramente con mis colegas. Tras varios desacuerdos y disputas, ya hemos entendido muy bien que no podemos controlar aquello que no conocemos, eso está claro. Sin embargo, si podemos luchar por el bienestar, y quizás, con lo que lo que planteemos, aunque no sanaría las heridas del pasado, al menos les haríamos saber de qué somos capaces.

Divide et impera.3

-Fragmento de un discurso pronunciado ante la administración del Sitio-██ por El Administrador, Diciembre de 1919.







Así tan fugaz como unos pocos recuerdos de la infancia pasaban por su mente, esa pequeña emoción se desplomaba. Se sentía como un enorme contraste de lectura a otra.

El administrador era un hombre misterioso, pero que sin dudas, hacía lo que fuera por el bienestar de su Fundación, nada era más importante que su misión de a como diera lugar.

Una sensación de estremecimiento le azotaba al proyectarse los muchos escenarios posibles salidos de esas frases, pero que finalmente no sucedieron.

Y nada, nada sería igual. No existía mente humana normal capaz de tomar una decisión así.






Iniciativa de Integración

10 de Enero de 1920

ANTECEDENTES:

  • La Fundación SCP se vio a si misma enfrentarse a gran parte de la población terrestre de Homo Sapiens Sidhe debido a la resistencia impuesta por la organización a destruir aquello que plantó sus cimientos, lo cual generó una serie de eventos que llevaron a la Fundación a ejecutar la aniquilación de la mayor parte de las hadas. Aún así, quedan varias poblaciones las cuales están completamente conscientes de lo sucedido, o por su defecto, no se encuentran al tanto.

SITUACIÓN ACTUAL:

  • La Fundación SCP se encuentra en tensión política con distintas naciones feéricas que no se involucraron directamente en el conflicto tales como los Tuatha Dé Danann, además de haber ocurrido varios atentados de origen taumatúrgico contra personal relacionado a la Fundación, y en algunos casos, se han reportado ataques a civiles.

PROPUESTA:

  • Como primera fase de la iniciativa, Investigar a distintas subespecies de hadas alrededor de sus centros de población.
  • Como segunda fase, encontrar un tipo o tipos específicos para su captura e intento de ejercer control sobre las mismas para garantizar su fidelidad a La Fundación. Posteriormente, usarlas como personal esencial para el mejoramiento de procedimientos de contención, armamento, investigación y especialmente, trato con hadas que se mantengan en una posición neutral u hostil hacia La Fundación.

SUMARIO DE VOTOS DEL CONSEJO

9 - 4

APROBADO



Procedimiento

Distintos Sitios provisionales en Supervisión del Consejo fueron instalados alrededor de las 5 naciones celtas. Estos fueron principalmente conformados por:

  • 200 investigadores, lingüistas y especialistas en feericología4
  • 35 especialistas en taumaturgia tanto afiliados de La Fundación como externos.
  • 150 miembros del Departamento de seguridad interna

El personal asignado se dio la tarea de observar a distintas comunidades fae y clasificarlas según la información recolectada, ya sea por medio de la captura de especímenes para su estudio y/o usos como fuente de comunicación.

Actualización 09/05/1920:

Después de la suficiente observación, identificación e investigación de 20 comunidades fae localizadas, únicamente fueron escogidas 3 candidatas las cuales se mantuvieron bajo los siguientes requisitos expedidos por el Consejo:

  • Docilidad o indiferencia general ante la presencia de seres humanos en circunstancias que no requieran de reacciones de lucha o huida.
  • Organización social lo suficientemente compleja.
  • Capacidades de origen anómalo lo suficientemente aptas para su uso diferentes propósitos.
  • Compatibilidad con estilos de vida humanos.
  • Poco o nulo conocimiento acerca del conflicto fae-Fundación, implicando que estas posean poco contacto con otras comunidades fae.




Dadas estas condiciones, la segunda fase de la Iniciativa de Integración ha entrado en vigencia, y su aplicación es INMINENTE.
















—¿Avery, no crees que ya fue suficiente?


Una preocupada, pero cálida voz hizo a la chica salir de su lectura, hacia la cual fijó su mirada. Una mujer similar a ella, pero visiblemente mayor la llamaba. A la vez, se percató de un plato de sopa que llevaba un buen rato a su lado, se sentía frío al tacto.

—Disculpa, mamá. Sólo necesito un momento, por favor.

—Muy bien. ¿Quieres que vuelva recalentarla?

—Por favor.


La mujer tomó el plato de la mesa y lo llevó hacia la estufa. Volteó su cabeza para echarle una ojeada a su hija, sólo presenciando una mirada perdida y sin rumbo.

—¿Alguna vez te has preguntado si estás haciendo lo correcto? —irrumpió Avery en medio del silencio.

—¿Y a qué viene eso, mi amor? —respondió su madre, dejando de poner atención a las burbujas del caldo.

—Bueno… Es lo de siempre.

—Oh.


La madre volvió a mirarla fijamente en medio del silencio, pero Avery mantenía su visión baja, intentando evitar el contacto visual.

—A veces me pongo a pensar esto que hacemos de representar a la Fundación, es como… Una burla. Las faes del exterior deben de estar sumamente furiosas.

—No es algo fácil de entender, cariño. Pero después de todo, para esta clase de cosas es que existimos en primer lugar.

—Pero eso mismo es una falta de respeto. ¿Cómo pretendes que lo que resultó de las acciones de La Fundación resuelva los problemas que ellos mismos causaron?

—Entiendo que deberían de ser los propios humanos quienes deberían hablar en representación, pero nadie podría hacer mejor ese trabajo que nosotros.


Avery apoyó su mentón sobre su mano derecha, volteando sus ojos de un lado a otro con molestia.

—Y, además, nos pones a nosotros como diferentes de los humanos.

—¿Y qué quieres que diga?, la magia en tu sangre no miente a nadie.

—Pero eso no implica nada cuando has vivido toda tu vida en ambientes humanos, poco o nada que realmente nos muestre algo referente a ese pasado, y lo que hay, está arreglado.


La madre se le quedó mirando por unos instantes, que fueron interrumpidos por un suspiro de esta, con la cabeza baja.

—Está bien si no te identificas como tal, pero la evidencia está ahí. ¿Dices esto por su impresión sobre nosotras?, ¿aún sigues pensando en eso?

—¿Qué esté hablando contigo acerca de esto, responde tu pregunta?

—Sin duda.

—Pues entonces no entiendo cómo puedes tomarte algo así con tanta calma.

—Simple, esta es sólo una de las muchas veces que has venido hacia mí con esa misma actitud. ¿No te escuchas a ti misma?

—¡Lo sé! —exclamó con un fuerte tono, pero no puedo evitar seguir agobiándome si tengo que estar obligada a revisitarlo.


Su mamá dio un respiro profundo y soltó fuertemente sus manos encima de la mesa. Ya era agotador tener que llegar a este punto. La joven no se mostraba muy diferente.

—Desde niña le has dedicado casi toda tu vida a toda esta temática, tu trabajo soñado. Este es el camino que tu misma elegiste.

—Si, pero no es a lo que me refiero. No es que esté arrepentida, simplemente quiero poder seguir adelante con esto, pero no así.

—Entiendo que parte de esa sensación pueda ser un paso dentro de todo este proceso. Y está bien que quieras cuestionar la verdadera perspectiva del contrario. Pero no tienes por qué llegar hasta ese punto.

—Quiero creer que, con lo que me dices, que las hadas puedan vernos con buenos ojos, o al menos con algún tipo de lástima.

—Y puedes estar segura —dijo serenamente— de que al menos, la mayor parte de esas comunidades lo hagan. Las hadas siguen siendo personas. Tendrán sus diferentes convicciones respecto a nuestra situación, pero la gente cambia.


Avery se limitó a acomodarse frente a su madre, mirándola más atentamente que antes.

—Ya no hay mucho que pueda aconsejarte a este punto con todas las veces que hemos acabado así, tampoco soy ninguna experta. Sólo puedo decirte: No tengas miedo.

Justo a tiempo, un sonido burbujeante obligó a la señora a dirigirse a la cocina. Avery, solo quedaba en silencio mientras observaba a su madre regresar con el oloroso pero reconfortante plato de comida.

—Piénsalo, ¿sí?


Ya cuando la mujer se retiró, Avery volvió su vista al ordenador. Instintivamente cerró el archivo en el que había sido interrumpida y abrió el último que le quedaba, una nota extra.








El daño ya está hecho y nada puede volver a antes de que todos estos crímenes si quiera existieran dentro de mi cabeza.

Décadas en las que trajimos sufrimiento a criaturas que vivían en armonía, a su propio ritmo. Quizás unas estaban en mejores tiempos que las otras, pero su vida común fue completamente interrumpida y ya nada para ellas volvería a ser igual.

Los primeros años del proyecto fueron quizás los peores. Intentaban hacer lo que pudiesen para correr, gritar o escapar. No entendían por qué estaban aquí, no conocían las intenciones con las que fueron traídos, no sabían lo que les esperaba.

Toda clase de actos horrorosos que uno mismo no es capaz de recrear en sus pensamientos. Cosas a las que yo mismo podría simplemente olvidar, pero sería un despropósito, y una completa falta de respeto. Simplemente es imborrable y quedará impregnado en sus mentes por generaciones, decenas o hasta cientos de ellas.

Y con el pasar del tiempo, mi cuerpo y mente haciéndose más viejos, pudieron ver en lo que se convirtieron. Se mezclaron con las mismas personas que les hicieron daño, comenzaron a integrarse, adquirieron nuestras costumbres. Por un lado, grandes trabajadores y núcleos de investigación e innovación que lograron hacer avanzar a la Fundación años en tecnología, una mejor educación respecto al uso y manipulación de la magia. Y por el otro, se volvieron tan humanos como nosotros a pesar de todas las otras diferencias que habían. Esto no hace más que golpearme aún más bajo.

No busco el perdón de ustedes, nacieron y crecieron por todos los errores que cometimos en el pasado, y quizás se sienten obligados a cargar con todo ese peso, pero no tiene por qué ser así. Si hay alguien con quien dejamos de hablar, que ya supo de todos los horrores que pasaron y los originaron. *Ellos* nunca han estado tan furiosos, nunca nos han querido más muertos que ahora, tanto que los ataques nunca ha sido más fuertes y desastrosos. Hemos rebasado límites que ni siquiera podríamos haber pensado que existían.

Es por todo esto y más que dejo todos estos artículos bajo su disposición. Nadie más que ustedes, Aes sidhe de La Fundación, tienen el poder en sus manos para cambiar todo esto y corregir aquello que hemos intentado borrar de la historia.

Sólo juntos, podremos mostrar cuanto los tiempos cambian, y resolver este conflicto de una vez por todas.

Por un mundo mejor.








Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License