Dos Almas Perdidas
Puntuación: +2+x

"Otro poderoso explorador del ilimitado cosmos, ¡Quizás incluso el campeón de la Tierra!" gritó el Campeón Lunar, mirando el cuerpo flácido de una figura muy parecida a él.

El Campeón Lunar no podría estar más emocionado de lo que estuvo en su vida. Ninguna persona en la Tierra, quiera o no, había sido lo suficientemente fuerte como para soportar el frío y oscuro vacío del espacio. Sin embargo, en los limites de la órbita de la Tierra, está un soldado listo para la batalla, esperando su oportunidad para brillar. Era hora de tener un verdadero socio Terrestre

"Por el destino de la Luna y la Gente en la Luna", aclamó el Campeón Lunar, mientras se lanzaba hacia la figura en reposo. El hombre corrió alrededor de la Tierra rápidamente, pero el Campeón Lunar fue más rápido.

"Saludos", anunció en voz alta el Campeón Lunar, "Soy el Campeón Lunar, conquistador del mal del espacio, defensor de la Gente de la Luna y orgulloso general del Rey de la Luna. Veo que eres un guerrero valiente en las condiciones más perturbadoras en la órbita de la Tierra, y me gustaría que fueras mi compañero en la destrucción de los Monstruos de la Luna que asolan el humilde Reino de la Luna".

La figura le devolvió la mirada, aunque el Campeón Lunar no podía ver sus ojos a través de la rajada y nublosa visera, por lo que no había forma de saber si lo estaba mirando fijamente. El Campeón Lunar flotó allí, perplejo por un momento, antes de reanudar su discurso.

"Veo que eres ciego de oídos, ¡Pero eso está muy bien! ¡Los Doctores de la Luna tienen una excelente tecnología que curará su condición! ¡Ven conmigo, rápido!"

El Campeón Lunar intentó apartar al hombre en órbita, pero no se movió. El Campeón Lunar era muy fuerte, pero lo que sea que fuese el hombre, o lo que le alejaba, era más fuerte.

El Campeón Lunar firmó a la figura pérdida, "Por favor, C-C-C-P, si ese es tu nombre. Los Monstruos de la Luna son seres monstruosos, ¿No lo sabes? Algunos son altos, otros son pequeños, y otros son lodos gruesos mientras que otros permanecen cubiertos de piel. Todos ellos devorarán a todas y cada una de las Personas de la Luna si no se hace nada pronto. Debes viajar conmigo, y luchar contra estos formidables enemigos antes de que el Reino de la Luna sea lo-"

El Campeón Lunar se detuvo, y se detuvo por un tiempo muy largo, posteriormente, la mano de C-C-C-P es enganchado en su embrague.

"¿Y si el Reino de la Luna se pierde? Pensó el Hombre de la Luna. "He estado lejos de él durante tanto tiempo, intentando encontrar un alma valiente que pudiera luchar a mi lado, ¿Pero qué hay de mí? No he hecho nada. NADA. ¡MI ACTIVIDAD EN LA LUNA ES NULA Y SIN EFECTO! ¿Cuánto tiempo he estado explorando el cosmos? ¿Cuánto tiempo he estado viviendo? ¿1000 años? ¿100 años? ¿1? ¿¡Un día!? ¿Y qué he encontrado? A los mismos tontos de siempre, intercambiando a sus perros, comiendo sus televisores, ¡Comprobando la hora en sus discos de muñeca!"

El Campeón Lunar miró fijamente la visera de C-C-C-P, un lento sollozo que sonaba desde el altavoz de un Campeón. "¿De qué soy campeón?", Dijo el Campeón Lunar, lentamente mirando hacia la Luna, "¿Un viejo reino olvidado, o ningún reino?"

La Luna. Una fría roca espacial gigante. Por un segundo, al Campeón Lunar le había costado mucho distinguirlos. Miró hacia atrás de C-C-C-P, la oscuridad de su visera que reflejaba la oscuridad de las estrellas. Sin embargo, en medio de la visera, yacía esa fría y gigantesca roca espacial. Mientras que el Campeón Lunar miraba más y más, la Luna brillaba. La reflexión se hizo evidente para él.

"¿Qué tan tonto soy para no pensar que el Reino de la Luna y su gente no son más que un producto de mi imaginación?" El Campeón Lunar gritó cuando empezó a propulsarse de vuelta a la Luna.

"¡Soy el Campeón Lunar, el campeón de la Luna, y no me detendré ante nada hasta que pueda encontrar un compañero adecuado para eliminar a todos los Monstruos de la Luna!"

Cuando C-C-C-P comenzó a agitarse, como para significar un peligro presente en la Tierra, el Campeón Lunar finalmente lo había dejado fuera de su alcance.

"¡Vamos, Campeón de la Tierra, lucha contra los peligros de la Tierra, estás sirviendo bien a tu planeta!"

El Campeón Lunar saluda a C-C-C-P mientras se alejaba una vez más, para no volver a ver al Campeón Lunar.

"Cuida a tu nuevo amigo, cuida de él. Ahora, creo que veo a una babosa gigante en la distancia. Campeón Lunar, fuera" gritó el Campeón Lunar, mientras avanzaba en la dirección de su nuevo avistamiento.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License