O Tratos
Puntuación: 0+x

Me gustaría volver a afirmar que 106 no es, como se cree comúnmente, un depredador básico, a la par de un tiburón avanzado. SCP-106 es un ser sensible, aunque totalmente ajeno. SCP-106 parece estar consciente de varias cosas más allá del alcance del instinto puro y la memoria genética. SCP-106 infringe consistentemente momentos en los que la recuperación y la contención son más difíciles. Un zorro puede salir de una trampa, pero solo un hombre esperará a que sus captores aparten la vista para escapar.

-Dr. Allok
“Una Sentencia sobre Humanoides Contenidos”


"Por el amor de Dios, ¿dónde demonios está?"

El Agente Weng suspiró, frotándose la cara a través de su máscara. La noche era fría, pero los tres hombres sudaban mucho. A su alrededor surgieron horrores, monstruos, demonios, bestias de fantasía y objetos animados, riendo y rujiendo mientras vagaban. Los tres hombres con máscaras antigás y trajes blindados parecían poco vestidos, en todo caso. Mientras esperaban, un hombre de repente extendió la mano, un puño enguantado agarrando a un zombi ligeramente borracho y lo tiro por unos segundos, antes de liberarlo de nuevo a la oleada de humanidad, la bestia no muerta maldiciendo y tropezando.

"Maldito Halloween de mierda. Necesitamos sellar toda esta área".

El Agente Drak negó con la cabeza, haciendo un gesto a los grupos de juerguistas disfrazados. "La vagoneta apareció demasiado cerca de la ciudad. Ni siquiera se suponía que debía estar en esta pista, creen que MC&D podría haber fastidiado algo. No se puede sujetar a toda la ciudad sin grandes consecuencias".

"¿Y qué diablos creen que pasará ahora? ¡El viejo bastardo está fuera, y ni siquiera podemos encontrarlo! "Weng pateó un envoltorio desechado, mirando a través de lentes polarizados a todos los que no tenían que perseguir el infierno para ganarse la vida.

Drak le dio unas palmaditas en la espalda al humeante hombre. "Fácil, gran amigo. El Comando dice que el anciano se lleva a un par de personas y luego hace de un perezoso cocodrilo. Es más fácil de cubrir que el por qué una gran ciudad tuvo que ser puesta en cuarentena en Halloween".

Parks, hasta ahora poco más que una estatua, crepitó con su voz rota y oxidada. "¿Qué tan difícil es encontrar a un viejo podrido que mata todo lo que toca?"

Weng negó con la cabeza, sin dejar de mirar a la multitud. "Simplemente se ve como un anciano la mayor parte del tiempo. Él puede lucir como él quiera. Normalmente le decimos a la gente que solo siga los gritos. Jodidamente bien que hace ahora. ¿Dónde demonios está nuestro experto?

Una risa frágil y crujiente rodó por la radio. "Harken dice que es tan experto en SCP-106 como un superviviente de un accidente de avión es un experto en aviación. No enviarán técnicos de laboratorio hasta nuestra evaluación inicial. Estamos solos por el momento".

Los tres hombres se quedaron parados, inundados de horrores, buscando uno que avergonzara a los demás.


El ángel ebrio vagó al borde del fuego. Demonios, zombis y íconos de la cultura pop se arremolinaron a su alrededor, moviéndose como una sola masa, antes de dispersarse en pequeños grupos y pares, solo para reagruparse nuevamente. La hoguera parecía rugir a tiempo con la música fuerte, el campo elegido para la invasión adolescente repentina distante lo suficiente como para evitar quejas de ruido, pero no lo suficiente como para atraer la supervisión adulta no deseada. El alcohol fluía, la gente soltaba una risita, y el agudo chasquido de las inhibiciones disminuidas y la angustia de los adolescentes era espesa en el aire frío.

La noche aún era joven, sin embargo, varias parejas se habían alejado de la comodidad del fuego para buscar otras comodidades en la oscuridad, los bosques privados que rodeaban el campo. El ángel miró a los árboles silenciosos, tomando otra vez una cerveza casi vacía. Ella lo vació, luego lo arrojó hacia abajo, para encontrarse con un holocausto de sus hermanos siendo acurrucados lentamente y heciendolo en la tierra blanda. Ella debería estar allí, abrazada en brazos calientes, besando una boca cálida…pero no, ella decidió correr con el único chico que parecía pensar que el momento antes de una fiesta era el mejor momento para mencionar sus "preocupaciones sobre nuestra relación". Bastardo.

El ángel, ahora con alas torcidas, comenzó a vagar por esos árboles fríos y oscuros. Que se joda…si quisiera tirarla a un lado, está bien…pero eso no significaba que ella no se fuera a divertir todavía. Ella soltó una risita, sonriendo por primera vez en mucho tiempo. ¿Por qué no divertirse un poco…jugar un truco, y obtener su regalo. Ella se rió, el sonrojo de la diversión perversa y el alcohol en lo alto de sus mejillas. Había visto a uno de los chicos de su sala de estudio vagar por aquí…tal vez podría encontrarlo, conocerse un poco…mejor.

Ella caminó hacia la oscuridad más fresca, la ocasional risa, el susurro de un murmullo o un destello de luz como única señal de vida. Tropezó con una raíz, tambaleándose hacia adelante y apoyando su mano en un tronco viscoso. Ella retiró su mano casi instantáneamente, la textura arenosa que rezumaba le quemaba la palma de la mano, y la pérdida de apoyo casi hizo que el ángel cayera. Miró su mano, entrecerrando una mancha de gelatina arenosa y fibrosa que lo cubría, y el ardor empeoró cuando notó los extraños hoyos que se comían el tronco del árbol.

El ángel se estremeció, repentinamente sobrio, y muy consciente del hecho de que nadie sabía dónde estaba. Que ella no conocía a nadie lo suficientemente cerca como para llamar. Trató de frotarse la palma contra las faldas, sin darse cuenta de la mancha roja y negra que hizo sobre ella, con los ojos muy abiertos y mirando fijamente, una parte profunda y oscura de su cerebro primordial que hacía sonar una alarma. Comenzó a caminar, rápidamente, concentrándose en el faro de la hoguera, tratando de hacerse sentir tonta, de ignorar el pánico creciente e irracional.

Una rama se rompió detrás de ella.

Ella se congeló, una sombra blanca, una mano chorreando sangre de una herida corrosiva por la que habría estado horrorizada, si ella hubiera mirado. El ángel no se atrevió a mirar hacia atrás, pero estaba aterrorizada de correr, de escuchar algo que lo siguiera, de alcanzar, de agarrar. Pasaron unos instantes, llenos de nada, y finalmente el ángel resolvió correr justo en el momento en que una mano delgada y huesuda recorría su disfraz hacia los músculos de su espalda como un niño desagradable metiendo sus manos en un pastel.

Ella gritó, o trató de hacerlo, el sonido sofocado por el enorme volumen de dolor, las extremidades repentinamente sin hueso y plomo, los nervios muertos a excepción de la agonía. Sintió que los dedos le tocaban las costillas desde el interior, incluso cuando fueron devorados y corroídos lentamente, su cuerpo se movió lentamente para mirar al dueño de la mano. El parpadeo del fuego distante mostraba algo marchito, oscuro, viscoso y suave como la pulpa, pero fibroso y fuerte. Dos ojos negro lechoso brillaban en ella con una cabeza demasiado grande, sobre una mueca de cadáver congelado, dientes delgados y astillados.

El ángel inmovilizado jadeó y lloró, sintiendo una corrupción aceitosa y ardiente filtrándose en su cuerpo, tratando de ignorar una sensación de caída lenta, tratando de no sentir el suelo debajo de ella volviéndose blando y suave, tragando ambas figuras centímetro a centímetro. Se inclinó más cerca, y a pesar del horror abrasador de esa cara, alguna parte aún sana de ella dio la bienvenida a lo que seguramente era un fin inminente de su dolor. Sin embargo, se demoró, la otra garra retorcida de una mano se elevó cuando el suelo comenzó a tragarse sus caderas.

El nuevo contacto hizo que el ángel se volviera lúcido con un nuevo miedo, su rostro se posó en esos ojos podridos. Reconoció el brillo detrás de ellos, y comenzó a gritar con un nuevo y repulsivo horror, incluso cuando comenzó a tirar de su vestido y su piel en tiras empapadas.


Jason corrió, sus pulmones ardían, tratando de gritar pidiendo ayuda entre agudos jadeos de aire. Su traje de Batman se sentía como una broma ahora, corriendo entre las farolas, sintiendo esa mancha de orina caliente en sus pantalones. ¿Dónde ESTABA todo el mundo? Había sido tan estúpido, tratar de ser los niños grandes y valientes y salir solos… ahora realmente estaba solo, y probablemente se habían comido a sus amigos.

Él no sabía esto con certeza, pero cuando el coco cayó de un árbol y comenzó a empujar a los niños contra una pared que de repente parecía arenas movedizas, probablemente fue una apuesta segura. Ni siquiera había sido capaz de hacer nada, solo se quedo mirando cuando esos largos y huesudos dedos agarraron a sus dos mejores amigos y simplemente…los arratraron, como muñecas, apenas gritando antes de que la pared negra y esponjosa se los tragara. El coco, enganchó sus dedos en los ojos de David como cuando su papá le habia enseñado a sostener una bola de boliche, y…

Jason estaba repentinamente mirando la parte baja de su traje, la masa de chocolate medio digerida se veía inquietante como la sustancia pegajosa que había salpicado por todas partes mientras el anciano alto, larguirucho y desnudo había aterrizado fuera del árbol. Se detuvo, cayendo de rodillas, tosiendo y vomitando, gritando débilmente pidiendo ayuda a la tenue noche. Se desvió, sin ser escuchado, el niño incapaz de sollozar, demasiado entumecido por el agotamiento y el horror. Apenas notó los pasos hasta que estuvieron casi encima de él.

Levantó la vista, listo para suplicarle a cualquier adulto que viera que lo ayudara. Entonces él vio las piernas. Delgado, negro, los pies parecían pulposos y chatos por la edad, el concreto debajo de ellos se volvía agrietado y pegajoso. Jason levantó la vista más, temblando cada vez más violentamente. Las caderas marchitas, el pecho pegajoso y suave que no subía ni bajaba…y finalmente esa cabeza de pesadilla, que parecía una especie de calabaza podrida, pero negra y aceitosa como un cubo de alquitrán. Los ojos se clavaron en los del chico, tan brillantes y en blanco como una linterna en el sótano. Los dientes se separaron, una especie de negrura ondulante y viscosa se movía dentro.

Jason se tambaleó hacia atrás, jadeando, tratando de gritar pero incapaz de respirar correctamente. Miró al coco mientras hacía rodar algo en la palma de esa mano delgada y golpeada, tirando de él entre dos dedos huesudos y llevándolo a su boca. El niño pensó que era un dulce o algo así, pero luego vio el brillo del metal.

Era el diente delantero de su mejor amigo Anthony. Todavía tenía el soporte de sus frenos en él.

El coco lo colocó entre sus dientes, suavemente, el diente todavía blanco y limpio en esa boca sucia y goteante. Pareció sostenerlo allí por un momento…luego su mandíbula se cerro, y el diente se estremeció…luego estalló como un rompequijadas bajo una llanta de automóvil. Lo masticó dos veces, luego se detuvo, sin dejar de mirar al niño. Parecía seguir y seguir, Jason no estaba seguro si estaba respirando aun, sabiendo que este era el final, esto fue lo que sucedia cuando no escuchas, cuando te vas solo, el coco viene y te toma, por siempre y para siempre…

Pero no lo hizo. Se giró, parecía prepararse para dar un paso…luego cayó hacia adelante, lentamente, como un viejo tropezando con un zapato. El monstruo negro casi golpea el suelo…pero simplemente cayó, como si estuviera hecho de aire, nada más que una mancha negra dejada en el concreto…y el freno pequeño y corroído del diente.

Cuando lo encontraron, horas después, lo había agarrado lo suficientemente fuerte como para incrustarlo en su palma.


El niño se sentó, consolado y miserable. Su madre había sido lo suficientemente amable como para dejar que al menos se pusiera su disfraz de Mario, pero incluso él tuvo que admitir que probablemente estaba demasiado enfermo para caminar por la casa, y mucho menos afuera durante horas, en el frío. Había despertado con vómito, y simplemente había continuado, sus padres esperaban lo mejor, pero finalmente se vieron obligados a cancelar el truco o trato. Tan triste como era, hicieron todo lo posible para compensarlo. Había un pequeño cuenco de dulces para él, con la promesa de que le sobrarían restos, y podía ver todas las películas de miedo que le gustaban.

Toc Toc

"¡Truco o trato!"

"¡Aww, una tortuga tan linda! ¿Y tú qué eres, cariño?

"¡Soy Rapunzel!"

"¡Bueno, aquí tienes, princesa!"

"¡Gracias!"

Ni siquiera había querido ayudar a pasar las cosas. Era mejor simplemente tratar de ignorar las cosas, solo pretender que todos los demás estaban dentro, eso lo hacía mejor. Tiró del sombrero flexible un poco, tratando de convencerse a sí mismo de que su barriga no se sentía como un erizo rodando por dentro. Observó a los zombis sacudirse por la pantalla, medio deseando que las personas que gritaban corriendo por la casa fueran niños de la escuela.

Toc Toc

"¡Truco o trato!"

"¡Oh, qué buen vampiro!"

"¡Soy Draculaura! Rawr! "

"¡Tan temible! Aqui tienes…"

"¡Gracias!"

Apago la película, los lentos gemidos de los muertos vivientes ahogaban los gritos felices de los vivos. Lo peor iba a ser mañana, verse obligado a escuchar a todos, verlos comer caramelos y hablar sobre diferentes casas y aventuras. Suspiró y tragó grueso, su estómago haciendo otro nudo lento y aceitoso. El chico apartó los dulces que había estado mordisqueando, repentinamente asqueados por el olor.

Toc

"…"

"¿Hola?…oh…"

"…"

"Uh, ¿estás con…? ¡OHDIOS!"

El repentino y creciente chillido de su madre hizo que el chico se pusiera en pie de repente, con el estómago encogido aún peor, pero ahora totalmente olvidado. No podía verla desde el sofá, pero podía oír ruidos, golpes sordos y gritos…y algún tipo de susurro viscoso, como aguas residuales sobre hojas secas. Se puso de pie, y comenzó a mirar alrededor de la pared corta que bloqueaba la entrada, llamando con voz vacilante, temerosa de no obtener una respuesta, pero casi igual de obtener una. Estaba a solo unos metros de distancia cuando la mano giró alrededor de la pared, agarrándola con fuerza.

Era gris oscuro y delgado, tan huesudo y delgado como el de su abuela, con uñas anchas y planas que agarraban la pintura con fuerza. Donde tocó, una mancha negra se estaba extendiendo, como grasa en una bolsa de papel, los nudillos parecían hinchados y gruesos mientras se flexionaban. El chico lo miró, retrocediendo lentamente, llamando de nuevo a su madre, su voz comenzó a suplicar. La mano se flexionó, hundiéndose en la pared a medida que la mancha se extendía, y una pesadilla asomó por la esquina.

La cabeza era gruesa, deforme y grumosa, como un espantapájaros mal hecho, la piel delgada y gelatinosa. Dos ojos duros y relucientes, del color de los gusanos, miraban por encima de la boca ancha y delgada de una boca. Sus ojos se encontraron, y el chico sintió que el miedo se le iba de la cabeza a los pies, su estómago hirviendo como un caldero olvidado. Sus nervios gritaban para correr, para huir, pero no podía obligarse a dejar de mirar esos ojos, los pies moviéndose lentamente hacia atrás como un sonámbulo. La mano y la cara se movieron un poco, y hubo un ruido húmedo y pesado al ver a su madre entrar.

Estaba muerta, o cerca de ella, movida hacia adelante por la mano en su pecho como una marioneta de calcetines, trozos de ella negros y pulposos, gotas de esa mancha negra que se le metía en la cara, el cuello, los brazos. Su pecho era un agujero negro recubierto de gelatina, la otra mano enterrada en él hasta la muñeca, los restos de su madre, sin sangre y arruinados, colgando de él como una muñeca de trapo. Gritó, luego vomitó, poco más que una masa de bilis y bocadillos medio digeridos, luego corrió, gritando por las escaleras, rogando por su madre, su padre, cualquiera, alguien.

Se dirigio al baño, cerrando y asegurando la puerta, temblando y llorando. Su padre había ido a la calle de visita, estaría en casa en cualquier momento, y arreglaría esto, de alguna manera. Llamaría a los policías, o algo así, lo sacaria de la casa, dejando esa cosa negra muy atrás. Quizás mamá estaba lastimada, la gente podía salir lastimada y todavía estar bien, solo la había visto unos segundos. Esa cosa era solo un psicópata disfrazado, probablemente se hubiera escapado tan pronto como escuchara a alguien venir, y estaría bien entonces, estaría bien. Siguió cuchicheando para sí mismo, con los pies apoyados en el fregadero, de espaldas a la puerta.

Todavía lo estaba repitiendo cuando un rostro paso a través de la madera sobre él.

Escuchó el crujido, y levantó la mirada, para ver esa cara infernal mirando hacia abajo, a centímetros de su cabeza. El piso bajo sus pies se sintió fangoso y suave mientras miraba, con la boca abierta, dejando que una lengua se pudriera e hinchara como un pez muerto rodando libremente…y abajo…y abajo, deslizándose hacia esa cara horrorizada como un jarabe, ardiendo incluso cuando sintió sus piernas hundirse hacia abajo y mas abajo, incapaz incluso de moverse realmente cuando esa carne suave y viscosa ardía como un ácido en su cara, sintiendo su nariz cocinarse como un borrador demasiado usado, gritando solo el tiempo suficiente para vislumbrar unos cuantos centimetros de esa lengua interminable en su boca, haciendo arcadas antes de que los nervios murieran, comenzando a desmayarse al sentir la pesadilla saboreando sus ojos.


Drak se despertó sintiéndose como si hubiera estado durmiendo sobre una pila de partes oxidadas de un auto. Se incorporó, retorciéndose e intentando localizar la fuente del dolor palpitante en su pierna, que…el recuerdo comenzó a fluir hacia atrás, golpeando como un tren de mercancías. Corriendo por la ciudad. Golpeando a través de una multitud, viendo el brazo marchito y desmoronado tirado en el suelo. Carcajadas. Gente corriendo. Esa horrible cara negra deslizándose desde el suelo, los ojos fijos en los suyos. Disparos . Más gritos. Una mano seca que alcanza, agarra, tira…

Oh, Dios, no.

Miró a su alrededor con terror, suplicando a su propio cerebro que le mintiera. La habitación era oscura, sucia y de techos bajos, con montones de tierra y escombros en las esquinas, la pintura grisácea despegándose en serpenteantes tiras, el techo manchado y el piso combado y lleno de bultos. Una entrada se abrió en la oscuridad, un sonido vago e insistente sonó desde lejos. La luz era tenue, pero no parecía venir de ningún lado, parecía un brillo débil y omnipresente con un tono ligeramente verde, como el agua del océano profundo.

Drak conocía esta habitación, aunque nunca había estado allí. Al menos, una muy parecida. Al viejo le gustaba arrojar sus nuevas capturas aquí antes de que… las encontrara. Drak se levantó rápidamente, encorvándose para evitar un abultamiento del techo. Apenas deseaba que sus zapatos tocasen este lugar, y mucho menos cualquier otra cosa. Él hizo una mueca, sintiendo un dolor sordo y vacío en su pierna, en la pantorrilla. Probablemente donde lo atrapó…y maldito si fuera a verificarlo. Cojeó unos pocos pasos, asegurándose de que pudiera soportar el peso, con los ojos recorriendo cada superficie.

Respiró lento, profundamente, recordando el archivo, el informe. El tiempo era subjetivo, podría haber estado fuera durante segundos o semanas. Le gustaba jugar al gato y al ratón, rastreandolo a través de su…casa, o sala de juegos, o lo que sea que fuera. El espacio era interminable, pero a veces las personas salían o eran liberadas. Sigue moviéndote, no te escondas, porque era Dios aquí y lo sabia. Sintió que el pánico se deslizaba por los bordes de su cerebro, y lo empujó hacia abajo, duro, con la cara rígida y sombría mientras salía a la oscuridad más allá de la entrada.

El pasillo era largo y roto, como un pasillo del hospital después de un terremoto. Sin agujeros grandes, solo retorcidos e inclinados de manera extraña. Se arrastró hacia abajo, tan cerca de la pared como pudo sin tocarla, sintiendo los crujidos del yeso bajo sus pies. El ruido era más fuerte, el sonido de un llanto agudo y monótono. Puso los dientes al borde, pero le habia dicho que sería así. La clave era seguir moviéndose, seguir buscando. Sí, era interminable, pero si se mantenía en movimiento, parecía que 106 se confundía o perdía el rastro de las cosas, y que accidentalmente podía volver al mundo. Siguió repitiendo los pasos, el informe en su cabeza como una oración, ignorando la parte en la que 106 cazaba a los fugitivos para siempre.

Dobló a la derecha al final del pasillo, pasando por otro, luego a la izquierda, comenzando a moverse más rápido, ignorando los extraños y corroídos giros de tubería y alambre en algunas de las habitaciones por las que había pasado, o los sugestivos y húmedos montículos de…algo. El llanto se hacía cada vez más fuerte, el gemido agudo y gorgoteante de un bebé. Ignoralo, sigue moviéndote. Trato de calmarse, el podría hacer que todo el lugar suene como un taladro de dentista si quisiera. Drak prosiguio por un pasillo, casi a punto de correr, tratando de no ver la creciente humedad de las paredes, la textura cambiante de las cosas. Yeso roto sobre ladrillos viejos y verdosos, pisos que va desde el vinilo roto, al concreto, a la suciedad.

Dobló una esquina, demasiado rápido, una mancha pegajosa negra hizo que su pie resbalara, casi arrojándolo sobre sus rodillas mientras se agarraba a la pared de ladrillo desnuda y húmeda. Miró en la habitación oscura y cubierta de musgo, el sonido de un llanto desesperado y airado muy, muy alto ahora. Él se congeló, mirando, medio agachado y agarrándose a la pared. Estaba de pie en el centro de la habitación, con un charco grueso y de gelatina negra a sus pies. El anciano se volteaba, lentamente, balanceándose en lentos movimientos de lado a lado. El llanto provenía de la cosa en sus brazos.

Era un torso, envuelto en masas de lo que parecía alambre de púas. El alambre se enroscaba dentro y fuera de la carne, algunos lugares que se veían de la piel sangrante fluían como caramelo tibio sobre él. Los restos harapientos de las extremidades se retorcían y estiraban, cada movimiento hacía que los cables se apretaran y rasgaran más. No tenía vello, la piel de la cabeza y el cuello desnudos parecían pelados y podridos, la cara una máscara de dolor. La garganta había sido…abierta, cuidadosamente, retorcida y sujeta con cables. El llanto del bebé era, de hecho, este torso mudo, mutilado para hacer ese gemido lastimoso e indefenso.

El anciano lo estaba mirando. Con la cara vuelta, los ojos fijos en el hombre mientras trataba de mantenerse de pie, ignorando el ruido debajo de sus botas, tratando de no pensar en lo que tendría que hacerse a su garganta, para que pareciera un bebé en agonía…o a donde se habían ido las lamentables extremidades del torso. Lo miró, con los dientes ligeramente separados, y lentamente detuvo su balanceo. Soltó el bulto atado con alambre, con los brazos flácidos a los costados mientras la masa de carne y dolor rebotaba en el suelo, luego descansaba boca abajo en la mugre cubierta de musgo, levantando una nueva ola de protesta entre respiraciones burbujeantes y chupadores. Se volvió hacia él, con los brazos colgando, el cuerpo envuelto en lo que parecía una especie de tela hecha jirones con una rezumante tela negra.

Drak corrió, huyendo como un ciervo asustado, lanzando entrenamiento y acondicionamiento al viento en un loco y ciego pánico animal de escape. Gritaba, jadeaba, hablaba, reía, cualquier cosa para ahogar el sonido de los pasos lentos y tartamudos que acechaban detrás de él. Corrió, y corrió, y corrió, cayendo y golpeando el suelo como si hubiera sido atropellado por un automóvil, jadeando y esperando el final, los músculos palpitando…entonces comenzarían de nuevo, esos pasos suaves y crujientes, conduciéndolo una y otra y otra vez.

Él no lo sabía, pero corrió durante cuatro días antes de que el viejo empezara a quitarle trozos.


La recuperación fue en las horas previas al amanecer sin sol ni luna, y se tornó sorprendentemente suave, considerando todo. SCP-106 se encontró en el medio de un campo, haciendo que las calabazas se combaran y exploten al apretarlas o pisarlas. El equipo, un hombre bajo, finalmente fue apoyado una hora despues de que lo atraparan, empujándolo a la cámara de recuperación con las grandes "pistolas solares" halógenas, casi cegando a dos de los tripulantes de recuperación en su celo por volver a tener al viejo bajo cerradura y llave.

Se sentó en la celda, sin un momento de intento de escapar. Se sentó y no hizo nada, la cabeza inclinada, los brazos y las piernas fláccidos. Un miembro de DM declaró que parecía saciado, y se le dijo que se callara en una capacidad oficial. Se pasaron por alto las desapariciones, los asesinatos se calmaron y se convirtieron en temas inescrutables, leyendas urbanas sembradas y acariciadas. Mas que nada, todo fue bien, una vez que el infierno terminó.

Semanas más tarde, un técnico de observación hizo una nota en el registro del día. Se observó que SCP-106 producía de repente un gran puñado de pequeños objetos blancos, identificados más tarde como dientes y huesos de los dedos, y colocaba la pila en el suelo. Luego clasificó estos objetos en lo que parecían pilas aleatorias, identificadas más tarde, separadas por la edad de la víctima. Luego miró a estos artículos durante varias horas, y luego volvió a recogerlos.

El significado de esto se consideró indigno de contemplación.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License