Lápida
Puntuación: +1+x

Previamente

Dejando de lado el horror memético, Wheeler pensó que el Sitio 41 parecía un lugar bastante agradable para trabajar, al menos en la superficie. Oficinas bastante espaciosas, aunque poco atractivas; grandes ventanas, mucha luz natural, vistas panorámicas del bosque. Seguro.

El Sitio 167 es un hostil y extenso páramo industrial, cuatro kilómetros cuadrados de almacenes de contención segura, laboratorios de investigación y oficinas administrativas. A Wheeler se le viene a la cabeza una central eléctrica de combustibles fósiles. Los edificios son lúgubres, funcionales y agresivamente poco atractivos. No hay vegetación. El ruido ambiental del complejo es un rugido áspero: se construyó en una llanura, y el viento corre por cañones de hormigón y pasa por los bordes afilados de los edificios.

Wheeler descubre que algo más de la mitad del sitio ha sido borrado de la faz de la Tierra por un golpe de láser orbital. Hay un borde en el que terminan abruptamente los edificios y carreteras intactos, y más allá de ese borde no hay más que restos ennegrecidos y allanados. Wheeler supone que el láser se apagó a mitad de la acción cuando se disparó la ojiva antimemética del lugar, pero no puede estar seguro de la cadena exacta de acontecimientos. No importa. No daña significativamente las probabilidades. Lo que está buscando está bajo tierra.

Wheeler está en su límite. Ha viajado demasiado lejos, y ha estado viajando durante demasiado tiempo. No puede existir en el universo de SCP-3125 por mucho más tiempo, cuerdo. Todo sigue ocurriendo, y la frágil responsabilidad de ser el único vivo que puede hacer algo para detenerlo es como un tornillo que aprieta constantemente su cráneo. Está agotado, perdiendo poco a poco la visión a causa de las brillantes migrañas, y se siente tristemente solo. No más trabajo de detective, no más Sitios. Esto tiene que ser el final.

Entre los edificios 8 y 22E hay un punto de acceso vertical, un pozo hexagonal de treinta metros de ancho con una grúa de pórtico amarilla en la boca. El pozo se utilizaba para bajar la maquinaria y los materiales de construcción al extenso complejo subterráneo de la obra. El pozo es tan ancho y profundo que produce extraños efectos en el movimiento del aire cerca de su borde. A Wheeler le da la sensación de que está intentando tirar de él hacia abajo. Hay unas escaleras metálicas que recubren la pared interior del pozo. Desciende y sigue su mapa hasta el complejo subterráneo del Sitio 167. A diferencia del Sitio 41, este no era un sitio seguro. Hay señales de advertencia por todas partes, muchos de cuyos símbolos Wheeler no puede analizar inmediatamente. Muy pronto, comienza a encontrar pesados mamparos, sellados con cerraduras electrónicas. El pase de seguridad de Marion Wheeler los abre, siempre.

La esclusa de la unidad de contención S167-00-6183 es idéntica a la que encontró en el Sitio 41, tal como sugerían los diagramas arquitectónicos. La única diferencia es que esta esclusa sigue siendo visiblemente hermética, sin agujeros. Wheeler pasa su tarjeta por el lector con una mano temblorosa. La puerta se abre cíclicamente, revelando una antecámara blanca y estéril, anquilosada tras años de desuso. Se queda en el centro, esperando la segunda mitad del ciclo.

Es el momento.

Su corazón late con fuerza. No es bueno para él. No tiene una enfermedad del corazón, que él sepa. ¿Pero cómo podría saberlo? Todos los cardiólogos vivos están en el infierno.

Se hace la última y preocupante pregunta, por última vez.

"Pero si usted está aquí, Dr. Hughes, y ha construido la máquina, y la máquina funciona: ¿por qué no salió?"

Se responde a sí mismo, como una especie de inoculación contra las malas noticias que sabe que se avecinan:

"Porque la máquina no funciona. Porque no pudo construirla. Porque está muerto".

La puerta interior se abre cíclicamente.

*

La atmósfera de la bóveda es tropicalmente húmeda, y lo suficientemente espesa como para saborearla. Su sabor es desagradablemente orgánico, como el de la linfa o algún otro fluido corporal oscuro. Hay focos en el techo, de los cuales quizás uno de cada diez todavía brilla. Hay basura por todas partes. A la izquierda de Wheeler, hay un semicírculo de unidades monolíticas de autofabricación, cada una de ellas de seis o más metros de altura, con montones de chatarra fabricada a su alrededor: muebles, herramientas, contenedores de comida, ladrillos de espuma dura, placas de circuitos, bobinas de tela. A su derecha, apilados, se extienden a lo largo de la larga pared cóncava de la bóveda, cientos de contenedores de transporte vacíos. Tendrá que caminar diez minutos antes de encontrar uno que aún contenga materias primas.

Delante de él hay un muro de acero de tres metros de altura que se curva hacia la izquierda y la derecha, cerrando casi toda la superficie de la cámara. Justo por encima de la pared, agitándose lentamente bajo la débil luz amarilla, se ve un inmenso organismo dormido. Desde aquí, Wheeler solo puede ver la curva de su espalda, que es de un negro brillante y húmedo, moteado de verde. Es redondo, casi esférico, como una bola de helado de hígado extraída de un ser humano de dos kilómetros de altura y vertida en esta enorme — Wheeler traga mientras hace la asociación — placa de Petri.

Wheeler no se da cuenta de las tuberías de un metro de grosor que salen de las fábricas de automóviles por el borde de la placa y se introducen en ella, proporcionando varios líquidos necesarios. Sí se fija en las altas torres dispuestas alrededor del organismo, que rocían una niebla translúcida desde todos los ángulos. Suspendidas del techo a izquierda y derecha, rugiendo continuamente, hay unidades de ventilación tan grandes como casas.

No hay nadie alrededor.

Wheeler se aclara la garganta y se dirige a la sala, tan fuerte como se atreve. "¿Hay algún… Dr. Bartholomew Hughes aquí?"

No ocurre nada. El rugido de las unidades de ventilación continúa. El organismo sigue agitándose lentamente.

Wheeler levanta un poco la voz. "Estoy buscando una máquina llamada an…"

Se despierta.

"… ¿Amplificador de irrealidad?"

La cosa gira, empujando enormes volúmenes de fluido alrededor de su plato, lo suficiente como para que una ola de éste se deslice viscosamente sobre el lado de la pared. Se tambalea hacia la pared. A medida que se hace más visible, queda claro que hay poco más en su plan corporal que lo que ya era visible. Aparte de sus aletas rechonchas, es simplemente un enorme bulto biológico casi esférico. Parece mirar sin ojos a Wheeler.

Wheeler concluye que no desea estar aquí. Se da la vuelta para salir, y se sorprende al descubrir que la puerta de la esclusa se ha cerrado tras él, tan silenciosamente como se abrió. "Ah". Los controles de la esclusa están a un lado. No corre, por miedo a llamar la atención con un movimiento repentino, pero se acerca, con paso ligero, y saca de nuevo su tarjeta de seguridad robada. Cuando está a punto de pasarla por el lector, una telaraña roja y fibrosa sale de la nada y le sujeta la muñeca, impidiéndole continuar.

Wheeler lucha por un segundo para liberar su brazo, pero la red es pegajosa y tiene una rigidez extraña, como si hubiera huesos dentro de ella. No le permite moverse. Mira hacia atrás y no consigue ver el cuerpo del organismo lo suficientemente bien como para detectar el origen de la telaraña. El organismo ha abierto ahora su ojo, un único globo ocular de decenas de metros de ancho, que debe representar una fracción significativa de su volumen corporal. Tiene un iris rosa intenso y cuatro enormes pupilas negras.

Su voz no es realmente audible. Llega a la cabeza de Wheeler como una estática enloquecedora, el gemido de un mosquito en estéreo.

LO TIENES

"¿Tener qué?"

SIN DOCTORA. SIN MÁQUINA

Una fina hebra de telaraña sale disparada y se adhiere al pase de seguridad en la mano de Wheeler, arrancándolo delicadamente de sus dedos. La hebra se retira y sostiene el pase frente al ojo del organismo.

WHEELER

"Ah", dice Wheeler. "Sí, en realidad es una especie de coincidencia…"

La hebra se tensa, levantando a Wheeler por el brazo. Él gira inútilmente, apenas capaz de ver lo que está sucediendo. Hay un borrón de color rosa luminoso, y se ve sumergido, gritando, directamente en la mayor de las cuatro pupilas de Bart Hughes.

*

El búnker estaba vacío cuando llegó allí. Sus socios habían desaparecido. Se vio obligado a darlos por muertos. Y, en un raro lapsus de previsión, había olvidado morder uno de los dedos de su cuerpo humano antes de huir de la escena del tiroteo. Sin una muestra de tejido humano con la que trabajar, no tenía forma de clonar un cuerpo de sustitución. Se dio cuenta de que estaba atrapado.

Wheeler le había dicho que, para proteger la causa de la Fundación, tendría que sacrificar gran parte o toda su existencia. Y ella solo le había recordado algo que siempre había sabido, intelectualmente. Sin embargo, él no había imaginado esto. E incluso si lo hubiera hecho, nunca podría haber imaginado cómo sería esto, experimentarlo desde dentro. Varias veces estuvo a punto de abandonar. La dismorfia por sí sola casi lo mata.

Pero, tenía un deber. El problema tenía que ser resuelto.

Lo atacó en su forma de germen durante más de un año. Desarrolló herramientas para sí mismo, periféricos de ordenador y utensilios de escritura adaptados a sus cortos pero diestros zarcillos. Construyó sillas análogas en miniatura y otros muebles. Desarrolló, para sí mismo, una pequeña vida. Un plan de ejercicios. Incluso algunos pasatiempos. Dormía en baños de lodo nutritivo.

Antes de que terminara el primer mes, había demostrado a su satisfacción que el contrameme que buscaba existía más allá de la comprensión del intelecto humano. La mente de un ser humano estallaría figurativamente en llamas al entrar en contacto con él; era muy posible que su cuerpo literal también lo hiciera, como reacción violenta a la profunda e inalterable maldad de cada aspecto del universo que le rodeaba. Para crear el contrameme, tendría que partir de un portador humano de una idea base adecuada, "unicelular", y amplificar esa idea artificialmente mediante una máquina.

Al segundo año ya había diseñado y construido lo suficiente como para saber que la máquina no se podía construir. La teoría y la práctica divergían demasiado. Las pruebas fallaban de forma preocupante, lo que apuntaba a errores arquitectónicos fundamentales. Su máquina no quería ni podía hacer lo que había sido diseñada para hacer. Desechó todos sus esquemas. Necesitaba un enfoque diferente.

(Hay una figura en apuros montada en la parte posterior de su retina, ahogándose bajo pinceladas amarillas de luz enfocada, extrayendo oxígeno de su torrente sanguíneo y disparando minúsculos pensamientos. La figura está perdiendo la cabeza por el miedo y la repugnancia, aunque es un poco más resistente de lo que se cree, y se está adaptando. "Eres tú", consigue gorjear el hombrecillo. "No hay amplificador. Tú eres el amplificador").

Secuenció, y luego hizo ingeniería inversa, su propio código genético. Construyó un equipo de soporte vital y rediseñó el interior de la bóveda, que siempre había sido el plan, aunque no hasta este punto. Reformó su fisiología, por etapas, a lo largo de los años, hasta que su cerebro tuvo un tamaño y una complejidad que le permitieron tener pensamientos monumentales, radicales e irreductiblemente complejos.

("¿Pero por qué no lo hiciste?", pregunta la mota. "Podías haber abierto la cámara en cualquier momento. ¿A qué estabas esperando?")

Una vez, mientras exploraba el espacio ideológico humano, se vio a sí mismo. Creó un rudimentario descriptor memético de sí mismo, lo refinó, se concentró, adivinó un poco, y ahí estaba: un complejo de luces brillantes con forma de hombre, en medio de un enjambre de personas similares, vivas y muertas y reales y ficticias. Era fascinante, y aleccionador, verse a sí mismo en ese gran contexto, desde esa elevada perspectiva. Era diminuto. Saludó. Él le devolvió el saludo.

Y cuando se vio a sí mismo, llegó a comprender lo que era; cuál era su papel. Era el genio técnico loco, el inventor enloquecido que diseña el arma definitiva. Pero no era él quien la empuñaba. La chispa, la idea base que necesitaba amplificar, no estaba en su cabeza, y no estaba en la cámara acorazada con él. Matemáticamente, nunca podría haber estado. Esa no era la forma de las cosas. Tenía que ser entregada por otra persona.

(La mota deja de luchar. Ha mirado, con cierto esfuerzo, a su izquierda y a su derecha. Ahora, por fin, ha visto que hay otras figuras montadas aquí con él en la retina, figuras más antiguas que, en su mayoría, han sido interpoladas en la membrana y ya no tienen vida ni pensamiento independientes. Esto le causa no poca alarma. Dice: "…¿Por quién?")

No te muevas.

(El cerebro de la mota explota, como un diagrama).

*

Hay un bosque.

Hay una bonita casa grande en el bosque, y un jardín detrás de la casa, un césped recortado rodeado de altas coníferas. Hay un tosco círculo de sillas en el césped, y unas veinticinco personas sentadas o de pie o charlando en grupos, con bebidas y hamburguesas, y hay una cola para la barbacoa. De la barbacoa sale una alta columna de humo. Es un día extraordinariamente bello, y no está ocurriendo nada terrible.

Adam Wheeler sabe que ahora está roto, porque no puede aceptar la situación. Es demasiado repentina, y demasiado agradable, para ser real. Se siente normal, limpio y sano. Jadea y casi llora cuando se da cuenta de que su mano ha vuelto.

Alguien se acerca a él y le ofrece un apretón de manos. "Tú debes ser Adam. Es un placer. Bart Hughes".

Hughes es un cincuentón muy joven, bajito y delgado, con gafas de cristales gruesos y un revuelo de pelo salvaje y canoso. Wheeler le estrecha la mano, de forma más o menos automática; en la otra tiene una botella de cerveza. "Trabajo en la Fundación", dice. " Obviamente. Arquitectura de contención, biomimética, un montón de trabajitos".

"Hughes", repite Wheeler. "Estaba… er, buscándote".

"Me encontraste", dice Hughes. "Buen trabajo".

"…¿Qué es esto?"

"No creí que te acordaras. Aquí es donde nos conocimos. Originalmente, quiero decir. Brevemente. Compartimos unas diez palabras, como máximo, y no recuerdo ni una sola de ellas, y apenas te recuerdo a ti tampoco, sin ofender. Pero recuerdo la barbacoa, y definitivamente recuerdo que te conocí en la barbacoa. Así que me imaginé que sería un escenario más agradable para la conversación que necesitamos tener".

Wheeler no reconoce la escena, ni el lugar ni ninguna de las personas. "¿Esta es tu memoria?"

"Sí. Vamos, hablemos".

Hughes conduce a Wheeler a través del césped y elige un par de sillas al sol. Se sienta y le hace un gesto a Wheeler para que se siente frente a él. Wheeler lo hace, incómodo. Hughes apoya los codos en las rodillas y reflexiona antes de empezar a hablar.

"Adam, no tienes la idea que estamos buscando. La semilla para el contrameme. Eres el tipo equivocado."

"Lo sabrías si la tuvieras. Sería imposible no saberlo. Te sentirías electrizado por ella. Impulsado por el alto ideal que representaba, cada momento de vigilia. Es lo que debería haberte traído aquí. No sé cómo llegaste aquí sin eso".

"…no sabía que debía traer una idea conmigo."

"Es imposible que lo supieras", le tranquiliza Hughes. "Nadie exterior a la cámara lo sabía. Yo mismo no lo supe hasta que ya estaba encerrado. Esto es normal. Formamos estos planes, y sucede algo inesperado, y los planes se van por la ventana. Y, bajo una gran presión, nos vemos obligados a demostrar creatividad".

Wheeler respira profundamente. Endereza los hombros. "Muy bien. ¿Dónde es? Espero que esté en Norteamérica. No quiero tener que volver al Sitio 41. Pero lo haré. Si puedes esperar tanto tiempo".

Hughes sacude la cabeza. "No puedes hacerlo. Incluso si fuera así de sencillo, y hubiera un lugar al que pudiera enviarte a recogerlo, como la comida para llevar… no puedes llevar una idea así. Nunca has tenido esa capacidad. No crees. Nunca has tenido que hacerlo. Eres el tipo equivocado".

"…Entonces, ¿dónde nos deja eso?"

Hughes se gira, mirando significativamente hacia la propia barbacoa. Wheeler sigue su mirada. Hay una mujer que la atiende, de espaldas a ellos, charlando con la gente que hace cola para comer. Parece ser el centro de atención.

"Marion", dice Wheeler.

"Ella lo tenía", dice Hughes. "Bueno, para hablar con exactitud, no hay nada especial. Es un espacio de fase masivamente diverso de posibilidades. Millones de personas en el mundo tenían diferentes ideas que podrían haber funcionado. Pero ella era una de ellas".

"Era", dice Wheeler.

"Sí. Ella murió".

Hughes se vuelve para mirarle. Vacila, bebiendo un poco más de cerveza mientras elige sus palabras. No es un médico. No tiene nada que se pueda considerar un trato de cabecera.

"Adam", dice. "He estado examinando tu cerebro. Hay capas y capas de daño allí, y mucho de ello parece deliberado. Algunos de ellos pueden ser incluso auto-infligidos. Has tenido recuerdos suprimidos, y restaurados, y falsificados y borrados de nuevo, y además has sobrevivido a lo que debería haber sido una exposición fatal a SCP-3125, y has pasado por una gran cantidad de traumas completamente no anómalos. Así que… se te perdonaría que no lo hubieras resuelto a estas alturas. El agujero en tu vida".

"No, lo sé", dice Wheeler.

Con cierta cautela, Hughes pregunta: "¿Qué sabes?".

"Ella y yo estuvimos casados en algún momento. ¿Verdad?"

Lentamente, Hughes asiente con la cabeza.

Wheeler dice: "Al final lo conseguí. Al principio me pareció estúpido y obsesivo sacar esa conclusión. Ensimismado. Pero había todos estos hechos, y todos encajan. Al final, tuve que aceptarlo".

Hughes pregunta: "¿Y cómo te sientes al respecto?"

Wheeler entrelaza sus dedos, distraídamente. No lo sabe. No sabe si quiere saberlo. Tiene miedo de saber. "¿Y qué pasa si nos casamos? ¿Qué me aporta eso? Se acabó. Todo se acabó".

"…Podría ser", dice Hughes.

"¿Cómo era ella?"

Hughes le tiende algo. Es un bolígrafo autoinyector, un cilindro rechoncho y luminoso de color naranja con un tapón puntiagudo que oculta una aguja. Hay una gruesa Z negra impresa en el lateral. Wheeler lo reconoce.

De hecho, lo reconoce como si fuera suyo. Pero no es capaz de recordar dónde lo adquirió. O por cuánto tiempo la ha llevado.

Esta droga, sabe, lo matará. Le hará recordar todo… todo. Y esto lo matará, como a todos.

Pero él recordará.

Hay una especie de canto en sus oídos. La luz del sol en el jardín se difumina, se desvanece. Ve la mirada de Hughes, y Hughes sonríe con tristeza, y su ojo se ha iluminado, un punto de luz blanco y dorado centelleante.

*

Esto tiene que ser el final.

Hay largos, largos meses de temeroso vagabundeo migrañoso. Está el cara a cara en la escuela, mediado por la difunta Daisy Ulrich, tan breve y extraordinariamente doloroso que se registra como un disparo. Y entonces se ve envuelto de nuevo en SCP-3125, cómplice y activo en un infierno metálico y oscuro. El fármaco hace imposible no pensar en lo que ha pasado, no mirar directamente lo que ha hecho. El tiempo allí dentro se dilata, se estira hasta el punto de ruptura subjetiva por la masa de la anomalía. Parece durar decenas de años. Y luego, el cincel.

Y después de eso, durante dos años, está vacante. Es un traje envuelto en un agujero desgarrado y con bordes rasgados. Y luego está Marion, por fin, arrancándose plácidamente de su vida y él de la suya. Y luego, horas antes de eso, el peor momento, su horrible comprensión de que ella ya no sabe quién es él.

Y luego son dos días antes de eso. Son las seis y cuarto de la mañana, en octubre, antes del amanecer y con un frío glacial. Marion está en la puerta de su coche, a punto de irse a trabajar pero distraída por algo importante en su teléfono del trabajo, y Adam se queda en el porche, despidiéndola. Él tiene un viaje de trabajo, esta noche y mañana por la noche, así que esta es la última vez que se verán hasta…

Esta es la última vez que se verán. Esto es todo.

Él clava sus talones, arrastrando la regresión a una parada forzada. Llama, "¡Marion!"

Ella guarda su teléfono. Se da la vuelta.

Es ella, toda ella. Ella es precisamente como él la recuerda. Ella es el recuerdo, icónico y brillante. Le sonríe, durante un largo y ridículo momento.

Dice: "¿Lo entiendes ahora?"

"¿Por qué me mantuviste alejado de todo esto? Sí." Él va hacia ella, y se besan, y es un clásico, es perfecto, es todo lo que cualquiera de ellos recuerda. Él la abraza con fuerza, y ella le devuelve el abrazo, con las alturas de la cabeza tan desajustadas como siempre. Él resopla.

"Lo has pasado muy mal", afirma ella. Es obvio.

"Te necesitaba", dice él. "Ni siquiera sabía cuánto. No necesitaba que me ayudaras, solo necesitaba hacerme a un lado y dejar que tú hicieras el trabajo. Marion, tu trabajo es una locura. Entiendo al cien por cien por qué intentaste mantenerme al margen de esta mitad de tu vida, durante tanto tiempo. Y no volveré a preguntar por ello".

Ella levanta la vista hacia él. Parece que está a punto de decir algo, pero el dolor en el cerebro de Adam se hace notar de nuevo, y tiene que interrumpir. El dolor está forzando su camino hacia adelante, en la parte posterior de sus ojos. El ritmo de la regresión vuelve a aumentar. Diferentes recuerdos de todas las partes de su vida están gritando en él ahora, y su volumen combinado está aumentando, y se está haciendo difícil pensar con claridad. Marion, sin embargo, forma parte de la mayoría de los recuerdos. No es una constante — ha evolucionado y crecido, a lo largo de los años — pero sí un hilo conductor. Se centra en ella.

"No tengo mucho tiempo para ponerte al día", logra decir él. "Esto no es real. Ambos estamos compartiendo la mente de Bart Hughes en este momento. No sé cuánto sabes…"

"Hay un monstruo (anti)memético llamado SCP-3125", dice. "Me mató a mí, a la División y a la Fundación, y ahora ocupa toda nuestra realidad. Arruina a los humanos. Es lo peor que ha existido nunca. No queda nadie más que tú y no puedes detenerlo. Ni siquiera puedes mirarlo. Hughes necesita una idea para amplificar, así que tomaste una dosis letal de mnéstico bioquímico para cosificarme bien, porque era la mejor idea que tenías. ¿Eso lo cubre?"

Adam sonríe débilmente, con gran alivio. Su mujer se ha puesto al día con la rapidez que le caracteriza. "Más o menos. Vivimos en tiempos ridículos".

Se aleja de él. Le mira a él, y a ella misma, y a su pequeño escenario ficticio, que se va iluminando a medida que sale el sol.

Ella mira "hacia arriba", hacia el inimaginablemente gigantesco memeplex que tiene que matar. Dentro de sus fauces, la existencia humana, todos los humanos y todas las cosas que los humanos han hecho, dicho, pensado o sido, están ardiendo vivos. SCP-3125 es, en gran parte, la mentira de que SCP-3125 es inevitable e indestructible.

Pero es una mentira.

Ella lo siente, ahora. Sabe en sus huesos que es irreal; un recuerdo animado; un ideal, un abstracto. Cuando empezó a existir hace unos momentos era mayormente realista, pero puede sentir cómo se le quitan los defectos y la complejidad. Puede ver la forma del complejo de ideas que Hughes está montando a su alrededor. Le resulta familiar. Parece un trozo muy modificado del concepto de la propia Fundación. Las intenciones y logros más nobles de la Fundación, al menos. El mejor propósito de su existencia: proteger a la gente. Engullir todo el horror, gestionarlo y comprenderlo, mantenerlo bajo llave, para que la gente no tenga miedo.

"Adam", dice, levantando la vista de nuevo. "Va a funcionar. Puedo ver todo el camino hasta el final desde aquí".

"Eso es bueno", se las arregla. "Hacía mucho tiempo que no tenía buenas noticias". Cae de rodillas. Tiene la sensación de que se le va a abrir el cráneo. Ella se arrodilla con él, tomando una de sus manos.

Está viendo cosas, y las cosas que le obligan a ver le hacen daño. SCP-3125 ha estado cortando su vida y la de ella durante mucho más tiempo del que él sabía. Habían perdido mucho al final. Él no tenía ni idea. Y no es solo él, se da cuenta. Es todo el mundo. Necesita multiplicar este sentimiento por miles de millones. "Hay que acabar con esto", dice, con el dolor subiendo a un punto álgido. "Tiene que ser hoy. No más".

"Adam, escucha. Es un tipo de existencia diferente allí arriba. He visto atisbos de ella antes, pero nunca he estado allí. No sé cómo será, pero sé que ya no seré humana. Ya no soy real. No podré volver. Te quiero".

Hay una sensación ardiente y corrosiva que se arrastra por la superficie del cerebro de Adam, un crujido como el de los autómatas celulares. "Lo sé", dice. "No pasa nada. No va a haber nadie para volver. Me alegro de haberte visto. Te quiero".

RETROCEDE

Ella se aparta de él. Ella flexiona lo que podrían ser alas.

"Solías cantar", dice Adam. "Todo el tiempo. Es lo primero que nos quitó. Pero me acuerdo".

La ventana de lanzamiento se abre. Hay una especie de ignición. Y la perspectiva de Marion Wheeler cambia, y todo parece encogerse, y ella asciende.

*

A la parte de SCP-3125 que era capaz de comunicarse se le ha volado el cerebro. Ya no hay nada con lo que razonar. No hay ninguna ocurrencia. Hay una canción, pero es una canción que canta para sí misma.

La cosa es titánica en su estructura, demoledora en su topología. Procede de un espacio en el que las ideas existen a una escala totalmente superior a la de los humanos. Su erroneidad y su maldad autoconsistente son tan profundas que duele comprenderlas. Al principio, mirarlo directamente provoca en los ojos de Marion unos destellos actínicos que escuecen, como una radiación ionizante.

Pero su perspectiva sigue cambiando, porque sigue ascendiendo. Y a medida que asciende, dejando de ser humana, ve a través del adversario, y llega a comprender, instintivamente, cómo está estructurado, y cómo es defectuoso, y cómo se pueden atacar esos defectos.

Se vuelve hacia ella.

Cuando se encuentran, lo que ocurre es menos una lucha que una matemática, una ecuación que se resuelve al final de un largo y doloroso tramo de trabajo, una ventisca de términos cancelados. En presencia de LUZ SALVAJE, vastas extensiones de SCP-3125, de las que se creía que existían con sentido, demuestran que no. Es, en el nuevo contexto que proporciona LUZ SALVAJE, una antigua irrelevancia. Se pliega, rama tras rama se desvanece. Se libera de todo lo humano. Las matemáticas son buenas. Ocurre exactamente de la forma en que Hughes lo modeló, allá en el búnker, utilizando el equivalente memético de las ecuaciones de la dinámica de fluidos, que tardan miles de años de procesador en simularse.

Después de que las extremidades de los dedos desaparecen, queda un lívido globo ocular rojo/verde. La abstracción de la Fundación/Wheeler/protección lo perfora, atravesándolo con un láser de adelante hacia atrás. Una onda expansiva incolora se extiende por el interior del globo ocular, otra anulación silenciosa, dejando tras de sí un vacío brillante, ni siquiera partículas.

Y todo lo que queda de la colisión es el saldo: un último fotón salvaje, que sale hacia el límite más profundo del espacio ideático, para no volver jamás.

Epílogo: Campeones De Nada

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License