¿Con Qué Propósito Una Invasión?
Puntuación: 0+x

¿Por qué un EH intentaría invadir el planeta Tierra? Más al punto, ¿qué razón tendría un EH para hacerse un EH? Esta pregunta puede parecer demasiado filosófica y especulativa, pero es importante para el enfoque del Proyecto Heimdall. ¿Sería para el acceso a los recursos naturales, ya sean biológicos o minerales? ¿Vendrían a llevarnos a todos como esclavos? ¿Les gustaría simplemente desplazarnos y mudarse? Por las razones que se mencionarán en este informe, la respuesta a todas estas preguntas es un "No" rotundo.

Primero, discutiremos algunos conceptos básicos de la bioquímica en lo que respecta a la exobiología. En general, se acepta que la vida tal como la conocemos tiende a adaptarse a su propio entorno único y, a su vez, modifica su entorno para satisfacer sus propias necesidades. El ejemplo más notable de este principio es el oxígeno. Esta sustancia química es absolutamente necesaria para la vida tal como la conocemos, ya que no solo está presente en nuestras proteínas y membranas celulares y ADN, sino en el disolvente universal de la vida, el agua. Sin oxígeno, está claro que la vida simplemente no podría existir. Pero una forma de oxígeno solía ser altamente tóxica para toda la vida en la Tierra. Esta forma consiste en dos átomos de oxígeno unidos por dos enlaces covalentes. Dentro de un sistema vivo, este químico oxidaba sus mecanismos de soporte vital hasta el punto de que no podían funcionar en absoluto.

Durante el Período Precámbrico, ocurrió un evento de extinción masiva que ahora llamamos la Catástrofe del Oxígeno. En ese momento, algunas bacterias lograron desarrollar una forma de utilizar la radiación solar para transformar el agua y el dióxido de carbono en azúcares metabolizables y moléculas de oxígeno. Esta fue una estrategia muy efectiva que les dio mucha comida y un subproducto mortal que evitó que las bacterias depredadoras se los comieran. A medida que estas bacterias fotosintéticas se hicieron más abundantes, transformaron aún más agua y dióxido de carbono en oxígeno hasta que el químico estuvo presente en la mayoría de los océanos y la atmósfera. Muchos seres vivos murieron. Pero algunos, incluidos nuestros ancestros directos, sobrevivieron desarrollando estrategias bioquímicas para combatir los efectos destructivos del oxígeno libre e incluso lograron encontrar una manera de utilizar esos efectos para generar energía. Debido a esto, casi toda la vida presente en la Tierra es capaz de resistir y prosperar en un entorno oxigenado.

Veamos ahora otro par de productos químicos que son omnipresentes a la vida tal como lo conocemos: carbono y nitrógeno. Una vez más, estos productos químicos están presentes en todas partes e interactúan entre sí para hacer la vida posible. Pero una interacción de carbono y nitrógeno es altamente tóxica en la gran mayoría de los casos. Este es un ion simple cargado negativamente que consiste en un átomo de carbono y un átomo de nitrógeno unidos por tres enlaces covalentes, comúnmente conocido como cianuro. Irónicamente, los iones de cianuro son en su mayoría peligrosos para las formas de vida que prosperan con el oxígeno, al interferir con las vías bioquímicas que transforman la energía encerrada en los átomos de oxígeno en energía utilizable. Es fácil imaginar un hipotético planeta alienígena saturado con cianuro donde la vida aprendió a prosperar con esto, al igual que nuestros antepasados ​​lejanos aprendieron a prosperar en presencia de moléculas de oxígeno.

Y esto nos lleva al punto: la vida que se desarrolló en dos planetas separados sin ninguna interacción terminaría siendo bioquímicamente incompatible, incluso en el nivel más básico, incluso si se construyeran a partir de exactamente los mismos componentes químicos en exactamente las mismas dimensiones.

Esto significa que un EH no elegiría invadir la Tierra para comernos a nosotros ni a ninguna otra vida en el planeta. Con toda probabilidad, la vida terrestre sería simplemente demasiado tóxica para ingerirla. Por lo menos podemos estar tranquilos, ahora que no estaremos en el menú si algo decide invadir. Tampoco deberíamos preocuparnos por la posibilidad de que el EH decida ocupar nuestro lugar en un planeta que sería demasiado venenoso incluso para tocarlo. Sería el equivalente de asesinar a un grupo de inocentes por el privilegio de vivir dentro de un tanque de cianuro.

Pero, ¿deberíamos preocuparnos por ser esclavizados por el EH? Una vez más, la bioquímica proporciona parte de la respuesta a esta pregunta. No habría ningún propósito transportar a los humanos de vuelta al equivalente de hogar de los EH. Estos esclavos requerirían un entorno especializado y una dieta única que sea incompatible con cualquier cosa que exista en su mundo natal. La tierra tendría que ser terraformada extensivamente para apoyar nuestras fuentes de alimentos, eliminando así la tierra que de otro modo podría ser aplicada a otros propósitos por el EH.

La practicidad de tal esfuerzo se cuestiona aún más cuando se miran los recursos necesarios para hacer tal cosa. Además de los necesarios para sostener la carrera de esclavos después de la invasión, el EH tendría que acumular recursos suficientes, no solo para someter a las fuerzas militares de la Tierra, sino para transportar ese poder militar a la Tierra en primer lugar. Dejemos de lado la fuerza necesaria para conquistar la Tierra y simplemente consideremos el transporte:

Las leyes de la física permiten métodos de transporte de baja energía entre planetas y estrellas. Sin embargo, estos métodos son lentos y pueden tardar cientos o incluso miles de años. Mucho puede pasar durante este tiempo intermedio. El objetivo podría avanzar científicamente hasta el punto en que pueda luchar fácilmente contra la fuerza enviada por el EH. O pueden llegar a ser tan poblados que puedan recolectar rápidamente los recursos necesarios para derrotar a la fuerza invasora con un mínimo esfuerzo por parte de cada miembro de la especie objetivo. O podrían simplemente extinguirse, ya sea por sus propias acciones o por algún otro evento, anulando así el propósito de la invasión.

La física teórica proporciona ciertas lagunas que pueden permitir un viaje mucho más rápido a una ubicación objetivo. Hasta ahora, sin embargo, todos estos métodos teóricos de transporte requieren grandes cantidades de energía para poder ser factibles. Los requisitos mínimos de energía serían equivalentes a convertir la masa de una estrella completa en energía. Una civilización capaz de hacer tal cosa no tendría uso para una raza de esclavos. Está claro que no habría ninguna razón para usar tales energías incomprensibles para obtener esclavos o sirvientes que, debido a sus requisitos biológicos, serían más problemas de lo que valen.

¿Qué hay de los recursos minerales u otros químicos? Cuando observamos nuestro propio sistema solar, vemos numerosos planetas y lunas e innumerables cuerpos astronómicos más pequeños que tienen exactamente los mismos recursos que podemos encontrar en la Tierra, a veces en cantidades que avergüenzan lo que tenemos aquí. Incluso hay algunos recursos que ni siquiera se pueden encontrar en la Tierra en ninguna proporción utilizable, como el iridio. Para poner las cosas sin rodeos, hay suficientes recursos cerca que no tendría sentido viajar más lejos para ellos. Si fuera más práctico viajar a otra estrella para obtener sus recursos, por alguna extraña razón, sería más fácil minar una luna deshabitada en lugar de invadir un mundo poblado y someter a su población para tomar sus recursos. Los hallazgos recientes en la investigación de exoplanetas convencional han demostrado que al menos la mitad de todas las estrellas tienen planetas orbitándolos. Cuando se combina con el resultado más liberal posible de la Ecuación de Drake, en donde la civilización alienígena más cercana se ubicaría a cientos o miles de años luz de distancia, es evidente que hay suficientes recursos entre nosotros y ellos para que podamos evitar una invasión por esta razón.

¿Qué propósito, entonces, tendría el EH para invadir la Tierra? Dado que todos estos otros escenarios son inviables, solo hay una razón por la que un EH atacaría: Completar el exterminio. La raza humana se consideraría una amenaza potencial por parte del EH, ya sea en su estado actual o como extrapolada por nuestros caminos actuales de desarrollo.

Si este es el caso, sería lógico pensar que el EH usaría métodos que tienen una alta probabilidad de éxito, con poca consideración por el daño colateral. Tales métodos pueden incluir un patógeno universal que sea capaz de infectar y destruir a todos y cada uno de los humanos, la aplicación del escenario del Goo Gris o incluso la destrucción total de la Tierra. Por lo tanto, es la opinión de este investigador que hay pocas razones para centrarse en los ataques militares, sociológicos o económicos, ya que todos ellos tienen diferentes grados de riesgo inherentes a su propia naturaleza y, además, harían poco para ayudar en el objetivo del exterminio. En cambio, el ataque sería más encubierto y puede que ni siquiera sea reconocido como de origen extraterrestre, sino que se supone que es un evento natural o el resultado de los efectos anómalos de un SCP.

Esto significa que lo mejor que podemos hacer es lo que estamos haciendo en este momento. Asegurar, contener y proteger. Puede muy bien ser que algunos artículos que actualmente están bajo nuestra custodia sean la herramienta que el EH había pensado para nuestra destrucción y que ya hayamos frustrado sus planes sin darnos cuenta.

Otro curso de acción prudente puede ser invertir en investigación sobre viajes interplanetarios y eventualmente interestelares. Si deberíamos avanzar y multiplicarnos, un solo ataque en un solo mundo, no importa cuán grande sea el ataque, no causaría nuestra extinción total. En efecto, tendríamos una copia de seguridad o múltiples copias de seguridad. Y, si tenemos éxito en tal esfuerzo, incluso podremos tener la oportunidad de convertirnos en el EH nosotros mismos.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License