Tres Veces
rating: +1+x

Nota: Este relato está basado en SCP-1440, y es mejor leerlo antes de leer este artículo.


El anciano se despertó, y sus fallas inundaron su mente una vez más. La destrucción de la base de la Fundación fue solo otra gota en un océano de culpa. A veces, no sabía qué era lo que le mantenía a flote, lo que le impedía ahogarse en las profundidades de la desesperación y la locura, de simplemente dejar de preocuparse por la raza que tan fácilmente podía destruir. Tal vez no era más que simple rencor, el moribundo recuerdo del desafío contra sus torturadores. No importaba mucho.

El desierto en el que se encontraba era un lugar solitario y vacío, y por eso estaba contento. Aquí fuera, él podría hacer poco daño. Comenzó a caminar hacia una cadena distante de montañas, impulsado por una compulsión de la que aprendió hace mucho tiempo y que no pudo resistir. Una vez, se lanzaría a profundas gargantas, a ríos, al mar, esperando que los elementos pudieran evitar que causara más daños, pero los Hermanos eran más fuertes incluso que éstos. Caería en las profundidades de la tierra, pensando que finalmente podría descansar en la oscuridad, solo para parpadear y encontrarse en el mundo una vez más, haciendo su camino hacia la humanidad como el portador de una plaga. Los hermanos eran nada si no persistentes.

Mientras la suave arena del desierto crujía bajo sus pies, recordó ese juego de cartas tres veces maldito que condujo a todo esto, a las tres locuras que sellaron su destino.

Primero llegó el juego: nunca debería haberlos desafiado, debería haberlo sabido mejor. Pero él era joven, y estaba lleno de orgullo, y tenía mucho que perder. Era un hombre en su mejor momento cuando perdió la vida en una guerra sin sentido, y se encontró en los pasillos oscuros de los Hermanos. A su alrededor, sus compañeros soldados caminaban silenciosamente hacia la luz distante, sin siquiera mirar a las tres figuras demacradas que les mostraban el camino. Pero no él. Él no podía aceptar su destino. Tenía una esposa joven y bonita, una granja próspera, no podía perderlo todo, no lo haría. Pensó que los otros eran tontos, débiles, para aceptar su desaparición así. En su vanidad, desafió a sus guías, y se negó a seguir adelante hasta que se le dio la oportunidad de luchar. Él tuvo su oportunidad, y ganó. Él ganó demasiado.

En segundo lugar vino su avaricia: los Hermanos no podían haber sabido lo bueno que era. Tomó todas las manos, rompió cada táctica, robó la vida de la mano de la Muerte con astucia y habilidad. Los hermanos estaban disgustados, pero aceptaron su derrota y le mostraron la puerta de regreso al mundo de los vivos. Mientras estaba parado en la salida, de repente pensó, ¿por qué parar ahora? Era el mejor jugador de cartas que jamás había existido, ¡podía tenerlo todo! ¿Por qué conformarse con la vida cuando podía tener la gloria, el poder, la inmortalidad? Él se volvió y se sentó en la mesa. "Doble o nada", dijo. Y él ganó de nuevo. Y otra vez. Y otra vez. Los Hermanos fueron menos amables ahora, pero aún así, admitieron su derrota. Tres premios que ganó de ellos: una copa, unas cartas y un saco. Eran las posesiones preciadas de los Hermanos, y ellos le ofrecerían mucho si él solo los devolvía: riqueza, suerte, salud y gloria, pero él quería humillarlos, hacer que la Muerte se humillara ante él. Así que tomó los premios y dejó furiosos a los Hermanos. Él pagaría caro por su vanidad.

El tercero, fue la podredumbre: los premios eran elementos de inmenso poder, porque podían mantener a raya a los Hermanos: la copa del Primero contenía el elixir de la vida, y una gota de ella lo desterraría, salvando incluso al hombre más enfermo de su alcance. Cada vez que veía a la Pequeña Muerte acechando detrás de los hombros de un hombre, él rociaba una gota hacia él, y el Primero huía, maldiciendo y escupiendo. Una gota parecía una cosa tan pequeña, y la taza contenía mucha agua, por lo que la usó sin cuidado. Desterró al Primero de los demasiado viejos o frágiles para seguir viviendo, de aquellos que el Primero legítimamente poseía. Y, finalmente, la copa se secó. Cuando su esposa comenzó a marchitarse ante la enfermedad que le consumía, no le quedaba agua. El primero se burló cuando se la llevó.

El premio del Segundo era mayor, como el Segundo mismo. Con las cartas, podría desafiar la autoridad del Segundo, mantener el poder de la Gran Muerte a raya. Cuando la guerra se estaba gestando, cuando el hombre se volvió contra su hermano, él estaba allí, para desafiar al Segundo, para cambiar las mareas de fuego y acero. Pero como las aguas de la vida, las cartas del destino se debilitaban: las usaba para cada escaramuza fronteriza, cada disputa civil, cada revolución en crecimiento, y las cartas se gastaban cada vez que se utilizaban. Aunque duraron más tiempo que el agua, finalmente el Segundo se negó a prestar atención a su llamada. Observó cómo el mundo se desplomaba en guerras más grandes de lo que jamás podría haber imaginado, veía morir a millones de personas por nada en el barro, observaba a los inocentes sufrir, sangrar y arder. El segundo se rió cuando se los llevó.

El premio del Tercero fue el más grande. El saco de la Muerte Absoluta podría contener cualquier cosa dentro de sí, contener incluso las mayores catástrofes, evitar que incluso las fuerzas más nefastas liberaran su furia sobre la tierra. Con el saco, frenó la furia de las tormentas, los fuegos ahogados que amenazaban con consumir ciudades enteras, albergaba criaturas más antinaturales y caídas, cuyo origen no era de este mundo. El saco contenía el mayor de todos los tesoros, pero también se debilitó: sus costuras no podían contener poderes tan grandes para siempre. Usó el saco tan tontamente como usó los tesoros menores: detuvo las tormentas que habrían pasado, mantuvo incendios que podrían haber sido contenidos. Sin embargo, su pecado fue más grande que el mero derroche. El saco todavía tenía un último uso, podía contener un último ser. En su búsqueda del Tercero, vio que las fuerzas de la oscuridad se volvían cada vez más fuertes, y vio hombres y mujeres valientes como los de la Fundación arriesgar sus vidas para contenerlos. Sin embargo, no perdonaría el último uso de su saco. Era todo lo que le quedaba, su última esperanza. Sabía que la única forma en que podía obligar al Tercero a liberarlo de su interminable tormento era capturarlo a él en el saco, y así obligarlo a él y a sus hermanos a dejarlo morir. La Muerte Absoluta nunca apareció, ni siquiera para burlarse de él. Cuando las fuerzas de lo desconocido reclamaban una víctima, solo el silencio le saludó.

Una vez que los premios se agotaron, el verdadero horror de su destino se hizo evidente. Los hermanos ya no le temían más, y no perdonaron su vanidad, su despilfarro, su influencia sobre la Muerte. Querían que él sufriera, y la muerte era demasiado buena para él. En lugar de eso, trajo la muerte a todos los demás, obligado a buscar al Tercero para siempre y a ver cómo la humanidad se desmoronaba a su paso. Su maldición, como sus locuras, era triple: nunca morir, siempre buscar, siempre destruir.

Las montañas se acercaban cada vez más, y el anciano se permitió un momento de descanso. Su compulsión podría controlarse, aunque fuera por un corto tiempo. Se sentó en la arena y miró hacia arriba, hacia las estrellas. En el cielo azul oscuro, temprano en la mañana, solo quedaban unas pocas, pero resplandecían limpia y brillantemente. Al mirarlas, el anciano recordó por qué mantenía la cabeza en alto. Quizás esta era la más grande de sus locuras, pero era una que estaba dispuesto a permitirse. El mundo era demasiado hermoso para permitir su destrucción sin una lucha, y la humanidad merecía algo mejor que perecer debido a los errores de un viejo tonto. No podía evitar lastimarlos, pero podía darles una cosa: su esperanza. Él se detendría a sí mismo, incluso al precio del olvido.

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License