Terapia
Puntuación: 0+x

La punta del cuchillo se hundió en su oreja.

Fue una sensación extraña. Claro, había dolor, increíble, exquisita agonía, pero eso se detuvo en la superficie de las cosas. Abajo se encontraba la sensación del frío de acero cortando la piel y los tendones, y el repentino calor de la sangre que goteaba contrastaba con el metal. Debajo de eso estaba el entendimiento más profundo de que una parte vital de él estaba siendo destruida, que de alguna manera estaba comprometido para siempre. Nunca estaria completo de nuevo.

Todos estos sentimientos. Todas estas impresiones crudas. No pudo evitar encontrarlos fascinantes, incluso mientras se enrollaba y se retorcía contra sus ataduras.

"¿Ves lo que quise decir ahora? ¿Entiendes?"

La extraña se alzaba sobre él, su rostro enmascarado medio oculto en las sombras. El largo pico de su máscara se cernía ligeramente sobre su frente, amenazando con sacarle el ojo si ella se acercaba más.

"¡Gah!"

La desconocida se llevó una mano enguantada a la barbilla y se la frotó pensativamente. "Aún no estas tranquilo, ya veo. No te preocupes, llegaremos todavía. Mantente firme ahora."

Con eso, ella hundió una segunda cuchilla en su otra oreja. Esta estaba aserrado, y podía sentir cada uno de sus dientes masajeando su canal auditivo mientras se deslizaba hacia su tímpano. Una vez más había dolor, y otra vez podía sentir algo debajo de él. Algo más. ¿Una lección?

Mientras consideraba esto, gritó un poco más. Algunas cosas simplemente no se pueden evitar.

"¿Lo ves ahora? ¿Lo entiendes ahora?" Había un indicio de implorar en la voz de la extraña, el más mínimo temblor en su voz.

"¡El dolor..!"

"¡Sí! ¡Sí, el dolor! ¿Qué te dice, amado? ¿Qué significa para ti?"

Podía sentir lágrimas calientes que corrían por sus laceradas mejillas. Estas habían soportado el tratamiento de la mujer antes. La sal picó cuando la humedad goteaba sobre heridas apenas cicatrizadas.

"¡Lágrimas! ¡No, no, no las lágrimas! ¡Esto no nos enseña nada! ¡Esto no significa nada! ¡Completamente dentro de los parámetros establecidos, completamente normal! ¡No hay cura, no hay cura!" La mujer ahora paseaba por la cámara oscura, obviamente muy irritada. Deseaba poder ayudarla, deseaba poder quitar el dolor de su voz. Pero todo lo que podía hacer era lamentarse de los suyos. Fue vergonzoso.

"¡Estábamos tan cerca! ¡Muy cerca! ¡Todo esto, todo por nada!"

Con eso, la mujer regresó a la silla a la que estaba atado y sacó con cuidado ambas cuchillas de sus oídos. Estaba sorprendido de que todavía podía oírla con todo el daño. Su visión se atenuaba cuando el dolor amenazaba con abrumar sus sentidos por completo.

"Duerme ahora. Continuaremos mañana. Cuchillos, obviamente, ineficientes, deberían haberlo sabido, deberíamos haberlo sabido. Demasiado preocupados por las tradiciones, no pensaba con claridad. Es mi culpa, es mi culpa. Duerme ahora."

La oscuridad lo tragó, y el alivio del dolor. ¿Por qué lo encontró tan…decepcionante?

El no sabía.

Nota de Sesión #1213-A-55

Los experimentos de hoy han sido un completo fracaso. Empezando a temer que estoy perdiendo mi toque, y quizás más que eso. Debo retener el agarre de lo que soy. Creía que los viejos caminos reforzaban esto, me equivoque. Debe intentar algo nuevo mañana, debe avanzar, no retroceder. No debe volverme como el Cirujano. Perder identidad y significado, encontrar goce en lo que solo debería ser necesidad. Es bueno que lo hayan tomado, encerrado como el animal que ahora es. Perdió toda la conciencia de lo que está haciendo y por qué, cree que ha tenido éxito sin comprender en qué. "Él es la cura", ¡Hah! Su conducta nos avergüenza a todos. Incursionar con los muertos…no, no hay que pensar más en esto. Sólo importa el trabajo, sí, solo mi trabajo.

No hay que olvidar esta lección, sí. Mañana será algo nuevo. Este será curado.

"¡Despierta, despierta! Es hora de intentarlo de nuevo ahora."

El agua fría salpicó contra su cara, y se despertó con un jadeo de sobresalto.

"Ayer fue un fracaso. Mi culpa. Algo diferente ahora, diferente. Quédate quieto."

La mujer enmascarada estaba allí otra vez, sosteniendo algún tipo de tornillo en sus manos enguantadas. Él no luchó cuando ella insertó su cabeza con el. Estaba extrañamente mareado, casi emocionado. No sabía por qué.

"Bien, bien. Mejora, sin retorcimientos. Muy orgulloso. Abre la boca ahora."

Él lo hizo, sintió que ella insertaba algo en él. No podía ver qué era, pero sintió que se deslizaba por su garganta. Estaba seco y calcáreo, casi como una píldora grande.

Podía sentir que algo estaba mal de inmediato. Sus ojos comenzaron a arder y desgarrarse, su piel le picaba terriblemente, pero lo peor de todo era su garganta y estómago. Se sentían tan secos como huesos antiguos, como si nunca hubieran sentido el toque del agua. Intentó gritar, pero sus cuerdas vocales eran como correas de cuero seco, insensible e inútil.

"Deshumidificante, nueva técnica. Muy moderna, muy moderna." Estaba inclinada hacia él otra vez, mirando de cerca a los globos oculares que se secaban rápidamente. "¿Qué sientes?"

"¡Nngh, frngh!"

"No, no hables. No es importante, puedo verlo yo mismo. Centrarme en la sensación, ve a través de ella, ve más abajo. Enfocate."

El intentó. Este dolor no se parecía en nada a lo que experimentó ayer, ni a ninguno de los innumerables días anteriores. Aunque el dolor que infligieron las cuchillas era una cosa lacerante, simplemente no podía compararse. Esta agonía resonó en cada célula de su cuerpo, la desesperada necesidad de humedad que irradiaba como el calor del sol a través de cada tejido. Podía imaginar que las células individuales se secaban y morían, casi podía oler su piel disolviéndose en un polvo grueso. ¡Qué sensaciones!

"¡Excelente! ¡Estás cerca ahora, muy cerca ahora!"

¡Sí, ella tenía razón! ¡Nunca antes había experimentado algo así! Su conciencia de su propio cuerpo aumentó a un nivel que nunca había imaginado posible. ¡Todo era dolor, y él era todo! El mundo mismo se estaba desmoronando a su alrededor, la realidad desgarrada, deshecha y refinada. Toda la existencia compartió su agonía en este mismo momento, y por eso él era uno con eso, uno con todos. ¡El mundo era suyo! ¡Todo valió la pena, todo valió la pena! ¡Justo como le fue prometido, como…!

Su cuerpo se derrumbó sobre sí mismo. Sin nada de humedad en él, se deshizo en un montón de piel desecada y órganos vacíos y desmoronados. Su última impresión fue la de la mujer enmascarada que lo alcanzó con consternación, tratando desesperadamente de estabilizar su forma moribunda. Trató de alcanzarla, de decirle que todo estaba bien. Para agradecerle por todo lo que hizo por él. Pero su boca ya no funcionaba, y su lengua era una cosa negra y arrugada en ella. Era demasiado tarde para eso. Se estaba yendo ahora. El mundo se estaba alejando de él, toda sensación y dolor se iban acompañandolo. Odiaba verlo pasar.

Cuando murió, lo único que lamentó fue que nunca pudo decirle lo que ella hizo por él.

Notas de Sesion #1213-A-56

Paciente 1213 perdido hoy. Lamentables efectos secundarios de la nueva terapia, no se pudo evitar. Antes de la muerte, el paciente mostraba signos prometedores de una comprensión más profunda, aunque la rápida degeneración de sus capacidades del habla me impide realizar una evaluación más precisa. El nuevo tratamiento deshumidificador posee la profundidad necesaria de la sensación, pero puede resultar demasiado rápido como para ser viable. Debe intentar de nuevo con el siguiente paciente, esta vez sin intentar primero los cuchillos. Posiblemente el Paciente 1213 se debilitó demasiado antes del último experimento. Hay que aprender a evitar los viejos hábitos, intentar cuchillos demasiadas veces, ineficientes. Debe aprender a controlar los impulsos más primarios, ese es el camino a la locura. No debe ser como el Cirujano, no debe ir demasiado lejos, no debe creer en mi propia justicia. Mantener el propósito.

Aún así, hoy hubo progreso, no hay que lamentar el progreso. El Paciente 1213 mostró signos avanzados de asimilación mental positiva hacia el final del tratamiento, otro signo positivo. Todo el esfuerzo va hacia la cura. A través del dolor, la comprensión. A través de la comprensión, la paz. A través de la paz, la curación y la iluminación. Siempre debo recordar lo que soy y por qué estoy aquí. No dejar que la culpa me consuma. No te conviertas en un Cirujano y no encontrar disfrute en mi trabajo. Trabaja solo para la comprensión, la paz, la sanación, la iluminación. Recuerda que soy una Terapeuta.

Recuerda que debo hacer que se conviertan en la cura.

Hub

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License