El Gusano
Puntuación: +2+x

Resumen de Evidencia del Sitio de Recuperación V2008-5

Día 14
Creo que es importante proporcionar un contexto, para que las generaciones futuras puedan reconocer la urgencia de mi esfuerzo.

En 1916, me alisté en la 5ª División de Infantería de Su Majestad, y en las sangrientas trincheras de Europa presencié pruebas de la barbarie de la humanidad y la ausencia de Dios. Herido en la batalla y revolcándome en barro séptico, la fiebre cayó sobre mí, y con ella vinieron las visiones.

En mis pesadillas vi un gran gusano de hierro, con mandíbulas como la de un dragón, devorando los campos de Europa. No tenía dientes, sino masas de engranajes que destrozaban la pulpa y la carne. Su voz era el rugido de la artillería caída, su aliento el veneno abrasador del gas mostaza. Las almas malditas fueron arrojadas a un cielo sin estrellas como el humo, perdidas en un vacío frío e indiferente.

No tengo memoria de mis acciones conscientes durante ese tiempo, pero al final me encontré en un hospital en Londres. Me dijeron que la guerra había terminado, pero los sueños no se fueron. Me despertaba en un sudor frío, lleno de propósito. Apresuradamente garabateé diseños que habían sido quemados en mi mente, arquitecturas extrañas y alienigenas que no reconocí ni entendí.

Finalmente regresé a casa con mi esposa e hijos. El valiente Simon y la pequeña Simone fueron un bienvenido escape de mi miedo, pero mi esposa Clarice se dio cuenta. "Shellshock", lo llamó, la palabra en los labios de la esposa o madre de cada veterano. Traté de explicar mis visiones, lo que me inculcó ese miedo, pero retrocedió como si fuera un simple loco. Si solo ese fuera el caso.

Los niños hicieron caso de mis advertencias, sin embargo. Estaban justamente asustados, pero esa no era mi intención. No, Simon, no temas a la bestia. No Simone, por favor no llores.

Padre no permitirá que te den de alimento al gusano.

¡Los esquemas! Deben ser el secreto para detener al gusano. Siento una conexión, una familiaridad que los asemeja a una gran trampa de metal.

Con ellos enjaularé a la bestia.

Dia 825
Tanto tiempo, tanto tiempo en mis talleres. Tanto tiempo en el vientre de la casa de mi padre, libre de miradas indiscretas. Trabajando, siempre construyendo. Mi esposa pregunta pero se niega a escuchar. Solo los niños lo escuchan. Solo Simon entiende. Un hijo más fino que ningún padre podría desear.

La riqueza de mi familia es modesta, pero la urgencia que da energía a mis extremidades también guía mis pensamientos. A través de una contabilidad inteligente, puedo aprovechar la desesperación de la clase trabajadora. Muchos buscan trabajo, el salario de un día honesto, no cuestionan mis motivos. Algunos incluso muestran curiosidad, cautivados por mis diseños. Un trabajo que Leonardo mismo envidiaría, dicen. Somos más que un empleador y un obrero, somos una congregación creciente, videntes que conocen la verdad.

Con los iluminados para estimular a los demás, hacemos un excelente tiempo. Construyen y forjan, cavan y refuerzan, colocando tuberías y envuelven conductores en goma. En la superficie, hablan de una Gran Depresión, de desesperación económica y social. A continuación, establezco los cimientos de un mañana mayor. Pero huelo el aliento ardiente del gusano. Está cerca. Tenemos que darnos prisa.

Dia 2,398
He visto el títere del gusano. Un austriaco hinchado que toma el poder de los desesperados y en su desesperación se arrojan a los dientes del gusano y se hacen llamar maestros de mil años. Veo su cara en los periódicos y grito a sus ojos vacíos y llenos de odio, ¡pero nadie escucha! !Nadie lo VE!

Las pesadillas han cambiado. Ahora hay más que meros soldados en un campo de batalla apóstata, ahora hay prisiones. Campamentos de hombres, mujeres y niños, su carne arrugada por la crueldad y el abandono. El gusano se alimenta de ellos, y sus almas son tan débiles que ni siquiera pueden huir al cielo menos divino.

Temo por ellos, pero temo por mis propios hijos aún más. En mis sueños, los escucho llorar en el campo de batalla. Llaman a Dios, a su madre, a su padre.

Solo yo puedo responder.

Dia 2,567
Esta noche.

La visión vino. Vi al gusano, comiendo la carne podrida de un mundo muerto. Las estrellas se habían apagado, el sol se había vuelto negro, hasta que la única luz no era más que una vela parpadeante, una antorcha contra el olvido. Ningún Dios cristiano sostiene esa antorcha, ninguna adoración pagana, ningún político o sacerdote.

Yo sostengo la antorcha.

Me paro dentro de la trampa, construida con el hierro de la tierra y la sangre del hombre, ¡y cebo al gusano hasta su perdición!

Dia 2,568
¡ÉXITO! ¡EL GUSANO ESTÁ ATRAPADO!

Dia 2,569
Mi victoria fue miope. El gusano está enjaulado, pero ya ha desatado su plaga sobre nosotros. Las bombas caen sobre Londres. La guerra recrudece una vez más. El gusano grita desde abajo, burlándose de mí incluso mientras se revuelve dentro de su jaula. Este mundo está condenado.

Los equipos de trabajo lo temen, ¿o quizás me temen? Algunos quieren irse, luchar otra guerra sin sentido para su patria. Otros se quedan detrás de mí, aterrados de lo que viene por nosotros. ¿Cómo…cómo..? ¿Cómo podemos escapar de este mundo podrido y de las langostas que lo devoran?

Dia 2,569
Finalmente entiendo el propósito de mi gran máquina. No es una jaula. Es un motor. Un dispositivo que empequeñece toda medida de la ciencia del hombre, la magia de Satanás y los milagros de Dios. ¡Una máquina que nos liberará del olvido! ¡Todo lo que necesitaba era un corazón! ¡Un horno ardiente para alimentarlo! ¡Qué irónico es que el gusano que prometió mi perdición ahora es el motor que impulsará nuestra salvación!

Los trabajadores que escucharon mis advertencias se han unido conmigo. Como un culto a su mesías, se reunieron a mis pies, y como un pastor obediente los guiaré al paraíso.

Algunos se resistieron. Yo no los odio

No odio a la gente de este mundo arruinado.

Los compadezco.

Fue todo lo que pude hacer para instruir a mis seguidores que una muerte misericordiosa es preferible a la alternativa. Aquellos que no quisieran venir con nosotros serían mejor enviados por sus parientes que por algún enemigo sin corazón en el campo de batalla.

Voy a tirar el interruptor de mi gran máquina y liberarnos de la locura de la tumba.

Dia 2,570 Dia 1
En un relámpago brillante, mi motor y la mansión de arriba han sido entregados desde la tierra devastada por la guerra a un mundo nuevo. Este lugar es como el nuestro, pero diferente en muchos sentidos. Una bruma gris se arremolina alrededor de la mansión, libre del hedor a pólvora y decadencia urbana. La casa solariega se sienta en un campo de tierra gris carente de vegetación. No escucho ningún zumbido de insectos. No veo el sol ni la luna, solo una luz opaca y sin fuente.

Una llegada triste, tal vez, pero bienvenida. Tome vino con mis hermanos y hermanas. Hoy estamos salvados.

El motor se ha silenciado ahora. El gusano debe haber sido consumido por su propio fuego. Una parte misericordiosa de mi alma, tan enrojecida por la victoria y la nueva esperanza, reza para que el gusano esté en paz.

Dia 2
Donde en la tierra habría día y noche, aquí la luz nunca cambia. La niebla gris persiste, silenciando todo el sonido. Mis seguidores me buscan respuestas. Dicen que soy la Voz del Motor, seguramente debo saber qué hacer. Empujo la paciencia y hago promesas. Ya comienzo a dudar de mí mismo. Para satisfacer su curiosidad, les pedí a tres de mis valientes que se aventuraran en busca de…cualquier cosa.

Intento tranquilizar a mi familia, pero Clarice solo me mira con miedo y odio. Ella se ha amurallado en las habitaciones con Simon. Simon se queda conmigo sin embargo. Él desea salir a ver este nuevo mundo. Lo rechazo. No voy a amenazar su vida por el bien del conocimiento.

Incluso mientras escribo estas palabras, me sorprende lo que veo. Este mundo iba a ser nuestro refugio seguro, ¿no es así?

Dia 3
Los hombres que envié a la niebla han regresado, gracias a la longitud de la cuerda que les proporcioné. Sin vegetación, sin animales, sin sol ni estrellas, sin civilización. Este mundo está vacío y gris. No es el infierno, como el mundo que dejamos atrás. Un limbo.

¿Eso lo hace mejor?

Dia 4
Los sueños ya no vienen. Donde antes apenas podía cerrar los ojos sin imaginar una maquinaria arcana y profecías de fatalidad, ahora mi mente está vacía, y el silencio se burla de mí. Las tiendas de alimentos están siendo racionadas. Hago todo lo que puedo para convencer a los seguidores de que vendrá la utopía, que esto es solo una transición, pero los estómagos vacíos hablan con más convicción que un profeta sin una profecía. Una enfermera llamada Eudora parece haberse tomado la molestia de despertar los corazones de los siguientes, pero sus sermones se interrumpen cuando me acerco, y ella me mira con un silencio sepulcral hasta que me retiro.

Dia 5
Mi esposa se niega a abandonar las habitaciones. Ella no me habla, ignora la comida que le dejo. Llamo a Simon pero ellos no salen. Cómo he llegado a odiar a mi esposa. Su rencor no nos salvará.

Dos de los seguidores más jóvenes intentaron robar comida de las cocinas. Hablan de la disminución de las reservas de alimentos, de la desconfianza, de ruidos extraños que vienen de abajo, aunque mi gran motor ya no gira. Si los encerramos, los otros habrían protestado. En cambio, voy a los demás y les digo que los jóvenes se han fugado a la niebla y tienen la intención de encontrar respuestas. No todos me creen, incluida Eudora. En cambio, vuelven a planear en silencio.

Me preocupo por mi rebaño.

Dia 6
Ahora todo el mundo habla de los sonidos de abajo, de tubos y engranajes moliendo, aunque les aseguro que la máquina se ha apagado. Para calmar sus temores, envié a Danvers y Burtleby a investigar. Deberíamos tener noticias suyas más tarde esta noche. O mañana.

Nadie cuestionó la carne fresca preparada para la cena.

Dia 7
Mi esposa está muerta. Me enfurecí por su petulancia y abrí las puertas con un pico. Había arreglado a Simon para irse a la cama y luego…

Maldita seas, Clarice. Tu ramera podrida. Yo quería SALVAR a mis hijos.

Danvers y Burtleby no han aparecido. Los ruidos vienen a cada hora, más y más fuerte. La casa tiembla a nuestro alrededor.

Temo que el gusano no esté tan muerto como esperaba.

Dia 8
La oscuridad finalmente ha caído, y con ella llegó un terror que nunca he conocido, incluso en las trincheras. El frío se cuela por las ventanas. Extrañas sombras se mueven en la niebla, y escucho lo que parecen pasos en la azotea. La casa gime y tiembla. El gusano lucha.

El valor de mis seguidores decae. Quieren irse a casa, quieren liberarse de este horror y de este maldito purgatorio gris.

Dia 9
Han tomado a Simon. Eudora reunió a los seguidores. Ella declaró que el gusano le habló de sus sueños y que ella es la Voz ahora. El gusano exige sacrificio, ella dijo: El hijo del hombre que lo atrapó.

Luché contra ellos. Luche. No dejaría que se lleven a mi hijo, lo único que me queda, pero eran muchos, y se habían atiborrado de la carne de sus compañeros. Yo no era más que un hombre roto. No soy un salvador, no soy una antorcha en la oscuridad, solo una marioneta para mi propia locura. Siento que cada acción que he tomado, cada visión y diseño que febrilmente garabateé de las pesadillas medio recordadas, me fue impuesta por un intelecto cruel que deseaba poner a prueba los límites de mi cordura.

Han llevado a Simon abajo. Lo alimentarán con el gusano. Que esta sea mi oración a la noche sin estrellas, a un dios que ni siquiera puede existir: no dejaré que alimente con el gusano. Me arrojaré en sus dientes, para que mis huesos obstruyan sus entrañas, antes de dejar que se lleven a mi hijo.

Lo siento, Clarice.

Dia 10
¡Dios, el ruido! Es casi ensordecedor. Las ruedas giran y los pistones silban, y desde lo más profundo oigo un bramido bajo y lastimero.

He traído mi diario, para dar a mi mente algo en lo que enfocarme mientras atravieso la máquina. Al mirarlo con mis ojos cuerdos, me doy cuenta de que este laberinto no es un trabajo de lógica. Los túneles se doblan y tuercen sin razón, las escaleras conducen a paredes sólidas y puertas abiertas a abismos abiertos. La transferencia a este mundo gris puede haber deformado la máquina, o tal vez nunca la vi realmente como era, y simplemente construi de acuerdo con mis caprichos trastornados.

No he oído y visto nada de Simon o sus captores. Sin duda sus pasos están guiados por la misma locura que me ha abandonado, guiándolos con fluida facilidad hacia las mandíbulas pasientes del gusano. Apresuro mi paso, pero parece que estoy corriendo en círculos ciegos. Si nada más, al menos tengo una linterna resistente y mucho aceite de las cuadrillas de trabajo que pusieron aquí.

Dia 11
El día y la noche no tienen sentido en este limbo, pero aquí hay aún menos para medir el paso del tiempo. Mi viaje me ha llevado más profundo, a algún tipo de fábrica de procesamiento. Estos dispositivos automatizados reúnen arena gris de la roca desnuda, la calientan en un espejo de aspecto enfermizo y llenan los viales creados con sustancias químicas malolientes que no puedo identificar. Contra mi mejor juicio, me acerqué sigilosamente para inspeccionar un vial completo, y para mi horror, comenzó a tomar forma una dentadura completamente formada. Otro recipiente sostenía un globo ocular como nada encontrado en el hombre o la naturaleza. ¿Cuál es el propósito de esta fábrica? ¿Qué construye y para quién? ¿Es este el resultado de mi diseño, o algún cáncer mecánico, propagado por el gusano para torcer la función de la máquina?

Mi cantera parece estar en disputa ahora. Los escucho discutiendo a través de los conductos de ventilación y las tuberías vacías. Eudora ha llevado a mi hijo más profundo, dejando a los demás atrás para hostigar mi progreso o simplemente abandonando a los caprichos del gusano. Tengo mi pico y mi entrenamiento, pero debo moverme sigilosamente. No he comido en casi dos días. Aún así, los hombres de Eudora todavía llevan tiras de carne…

También vi algo extraño cerca del cuarto en torno en el que me escondí. Una pintura de gusto exquisito. Es el trabajo de un maestro, pero no recuerdo cuándo lo compré o qué me poseyó para dejarlo aquí. La imagen comparte un parecido notable con Clarice, sonriendo como en tiempos más felices. Transmite mis pensamientos a las décadas pasadas cuando era un hombre diferente, un hombre más pequeño, pero infinitamente más feliz.

¿El conocimiento puede condenar a un alma? En un universo de tales males cósmicos que he presenciado, ¿la ignorancia es realmente la única bienaventuranza que uno puede disfrutar?

Dia 12
Mis sueños volvieron, no de profecía sino de memoria. Estoy con Simon en el Museo de Londres. Él me arrastra, ansioso por ver el arte y la historia, la belleza de todos creados por el hombre y Dios. Pero no puedo ver la belleza. Veo solo barro sangriento y cielos ennegrecidos, la fealdad del hombre y un Dios insensible. Simon camina sin mí mientras me hundo en un banco. El día se desvanece hasta la noche, y me siento en un museo vacío de atrocidades del hombre, el último ser viviente en una tierra fría, abrumado por el peso de todo.

Espero la muerte o el olvido para llevarme, lo que sea que pueda soportar un tipo tan lamentable. Pero en cambio siento la presencia de otro. No siento luz de este ser, ni calor, sin embargo, sentí que esto era lo más cercano a Dios que cualquier ser podría ser. Se ve como un hombre, pero hay un peso en él, como si algo más grande y más extraño estuviera apretado en su piel.

"El niño quiere y no sabe por qué", me dice el caballero. "El niño agarra, y no conoce el peligro. Se queman los dedos y saben que no están listos. Algún día lo serán. Algún día darán voz al alma y cantarán con la esencia del universo. Que clase de dioses seran entonces. Qué galaxias tejerán con sueños y cuidados. Pero ahora son niños, y los niños son egoístas. Solo saben lo que quieren."

Y luego volví a despertar dentro de esta máquina, en un planeta gris. Tan lejos del mundo de mis recuerdos. Me lastima los huesos solo para pensar en lo inevitable. Pero me obligué a estar de pie de la misma manera.

Simon me gritó, lo escuché muy abajo. Llamé a él pero no escuché ninguna respuesta. Los fanáticos de Eudora me persiguen implacablemente, y me temo que un cambio horrible les ha sobrevenido a su suerte con el gusano. Hablan con voces arrastradas de reptiles o hacen gárgaras como si estuvieran asfixiándose. Algunos incluso se han vuelto contra sus compañeros. Cuando me arrastré por la oscuridad, vi una de esas rebeliones. Un hombre que había tratado de llegar al paraíso cayó sobre su compañero en una discusión sobre la fe, y sentí el calor de su sangre vital salpicar sobre mi rostro asombrado. ¡Los dientes! El rechinar y las rasgaduras, tan grande y afilado, como los colmillos de un lobo, pero también dentados como la hoja de una sierra. Animal y carne, pero también máquina.

Mi entorno se ha visto afectado por la misma mutación. Las habitaciones que no reconozco se mezclan como pintura derramada. Una oficina con lujosas sillas verdes se funde con un almacén lleno de cajas que traquetean y chocan con algún desconocido y apestoso ocupante. Las escaleras descienden a charcos de líquido viscoso que han inundado lo que parece ser una escuela. Estatuas de mármol y relieves de bronce decoran los techos y forman las mismas paredes. Los traqueteantes cinturones arrojan municiones en pilas descuidadas, las conchas del tamaño de mi cabeza caen al suelo en las fábricas automatizadas, produciendo las herramientas de la muerte. ¡No podría haber hecho esto! ¡No podría haber querido tales dispositivos! ¡Y sin embargo, aquí están! ¡Y siempre el chillido, el tambolireo de calentar y enfriar metales, el gemido de la hidráulica presurizada! ¡No recuerdo cómo sonaba el silencio!

Dia 13 o 14
Los seguidores de Eudora ya no prestan atención a la razón. Los demente gruñen y escupen y hurgan en busca de comida, sus divagaciones sobre las cosas de Bedlam. Otros se han convertido en algo…más. Ferales, como los licántropos del mito. Se arrastran a gatas, sus ojos se adaptan a la penumbra y al rojo brillante, puntos gemelos de luz demoníaca. Puedo asustarlos con mi linterna, pero siempre vuelven, tratando de rodearme por todos lados. Son cazadores y veloces como lobos, pero sus aullidos son el chillido del desgarro del metal.

La voz de Eudora se burla de mí ahora. Resuena a través de la red de plomería, desde cada pozo de ventilación abierto. Ella anuncia su ascendencia gloriosa, su devoción por el gusano, y escucho verdadera locura en su risa desesperada. Se ondula a través de toda esta máquina, como si ella misma fuera parte de ella.

Encontré un respiro en una habitación llena de camas de hospital y ventanas que miran hacia un abismo. Me recuerda el hospital en el que me desperté de la guerra. Pero debo alejar mis ojos de esa oscuridad, porque mi mente no puede decir si miro dentro de una caverna sin luz, o un vacío sin estrellas.

¿Dia 15?
He encontrado a Eudora. Perseguido por sus seguidores, monstruos hechos, encontré una gran catedral hecha con tubos de órgano, mármol y la mismísima carne y los huesos de la propia Eudora. Ahora veo cómo ella podría hablarme a través de las tuberías, porque su cuerpo ha sido rasgado y cosido sobre él. Sus órganos están estirados y tirantes a pesar de la plomería enmarañada, su piel estirada e hinchada por los gases, su sangre chisporrotea y humea por la hidráulica. Solo su cabeza permanece entera, con los ojos abiertos y cacareando, sentada en el púlpito de este templo a la demencia. Los monstruos se niegan a poner un pie en este "terreno sagrado", así que solo me acerqué para hablar con ella.

Exigí el regreso de mi hijo, pero ella me escupió sus propios dientes rotos y dijo que había sido tomado por el gusano, llevado al corazón de la máquina donde su boca esperaba. Furioso, caí sobre ella con una venganza, arrancando lo que quedaba de su cuerpo de los órganos de bronce a su alrededor. Ella murió gritando y finalmente se calló.

Pero entonces un gran bramido surgió de la máquina, y una nueva voz me habló a través del órgano mutilado.

"Soy lo que tú me has hecho. Yo soy entonces y ahora. Soy una elección y soy una tiranía. Soy malvado y soy carne. Soy belleza y soy caótico. Yo soy el gusano."

Herido, me caí al suelo manchado de sangre y lloré. Me encogí, gritando, no por las palabras que decía.

Pero porque fueron hablados con mi voz.

Finalmente, contemplé la verdad que había tratado de enterrar tan profundamente. El gusano, la máquina, la locura que guió mis manos. Fui yo.

Yo soy el gusano

No sé qué me obligó a pararme. No sentí esperanza. No sentí desesperación. Como un autómata, solo podía avanzar para enfrentar la revelación.

Dia ??
Cuando encontré el núcleo de mi gran máquina, encontré a mi hijo.

La máquina no era un arma para atrapar al gusano. No fue un arca para llevarnos a la salvación. Había intentado exiliarme de una existencia monstruosa, y en mi cobardía y miedo, me convertí en un monstruo. Me convertí en el gusano. Construí un caparazón para esconderme dentro. Un motor para alejarme del dolor, la desesperación que había reclamado mi cordura. Abandonar la creación y la distancia fría de Dios. Pero no funcionaría sin un catalizador.

Simon.

Tan lleno de esperanza y fe, tan lleno de amor y sueños. Cómo envidio tu fuerza. Cómo envidio tu ignorancia. Anhelaba envolverme en esa bondad y esconderme del mundo. Tiré el interruptor de mi gran máquina, y bebió la sangre del corazón de tu cuerpo sin vida, bombeándola en cada tubería y pistón. Creí que tu amor nos llevaría al paraíso.

Pero estaba manchado por mi locura, por mi acto de asesinato. Soñé con la paz y eso me llevó al inmutable limbo. Exigí el paraíso, pero merezco la perdición.

Y estaba tan horrorizada por lo que te había hecho, no podía soportar enfrentarlo. Hablé como si estuvieras allí conmigo, sonrió como si pudiera verte sonreírme. Cuando Clarice se dio cuenta de lo que había hecho, de lo que era, se había llevado a Simon antes…antes de que la buscara también.

Este lugar está lleno de tus recuerdos, Simon. ¿Son los últimos jirones de amor que tienes para mí? ¿O están aquí para burlarse y castigarme, como deben ser las bestias humanas que acechan en los pasillos?

No sé si alguno de ustedes puede perdonarme. Solo sé que prometí salvar a mi hijo. Prometí matar al gusano. Dejo este diario atrás, con la esperanza de que algún día, de alguna manera, alguien sepa lo que hice, y recuerde a los hombres y mujeres que maldije con mi egoísmo. Mi miedo.

Me lanzo en sus dientes

que mis huesos obstruyan sus entrañas

Yo soy el gusano

y el Ouroboros debe comerse asi mismo

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License