Carroll #055: El Taller
Puntuación: +3+x

ARCHIVO ASRI: Grupo de Interés [EXTINTO]
GDI-001: Espíritu de Chicago

ARCHIVO CREADO: c. 1929
ÚLTIMA REVISIÓN HECHA POR EL GDI: Octubre, 1932
ARCHIVO RECUPERADO: Julio, 1933
[TEXTO REPRODUCIDO DEBAJO]1

Carroll 055: El Taller

Desde El Escritorio de Richard Chappell

Abandonamos la juguetería.

Sobre Chester, déjenlo ser. Si él quiere despertarse con cruces quemadas en el cuerpo todas las noches no se lo vamos a impedir. Ese negocio no va a durar ya sea con o sin nuestra ayuda.

medium.jpg

El frente de El Taller. La ventana fue reemplazada la semana pasada después de que alguien la atravesara con un ladrillo.

DONDE ESTÁ

En South End, Boston, en la 14th Street. Hay un cartel en una pared que dice 'Mundo Extravagante de Dr. Wondertainment'. Luce como un pequeño agujero entre tanta tienda grande, pero es mucho más desde dentro de lo que parece desde fuera. Sus dueños son Chester Williams & Maria Herring.

Siempre entra por la parte de atrás, especialmente durante las horas de trabajo. No dejes que Herring te vea.

QUIENES SABEN

Nuestros competidores no saben nada de este, pero cada vez es más difícil mantenerlo en secreto. Parece que Los Fantasmas y La Fundación están empezando a trabajar juntos, así que están tomando medidas contra nosotros. Simplemente trata el tema de El Taller como se haría con cualquier otro Carroll o asignación; en silencio.

Claro, los dos propietarios son conscientes de para qué lo estamos usando, pero eso no es un problema. Tenemos algunos términos establecidos con ellos para asegurar su cooperación. Si Chester o Herring se quejan de lo que está pasando aquí, nos echamos atrás en el trato y dejamos que ellos manejen las consecuencias.

medium.jpg

El Sr. Chester Williams. Facilísimo de convencer. Eso y su relación de trabajo con Herring lo han convertido en un blanco fácil para el Klan.

COMO LO ENCONTRAMOS

Williams nos contó.

La primera vez que se acercó a nosotros en busca de protección no tenía ni para sonarse la nariz. Suplicó y suplicó hasta que finalmente nos contó sobre su espacio secreto extra. DiNozzo lo comprobó, dijo que había un área casi del tamaño de un almacén en ese pequeño lugar. Williams dice que no sabe cómo sucedió, pero está bastante seguro de que Herring tiene algo que ver con ello. Nos dejó entrar siempre y cuando mantengamos al Klan a raya del lugar.

Chappell lo revisó después, quería verlo por sí mismo. Dijo que sería un gran lugar para almacenar todas nuestras bebidas alcohólicas, pero lo que le llamó la atención fueron los juguetes. Williams no era un juguetero común; él y su pareja tenían un don para hacer juguetes extraordinarios. Chappell llegó a un acuerdo con él en ese momento; el Espíritu lo protegería a él y a su negocio a cambio de juguetes hechos a medida para el Espíritu Secreto y el uso de su espacio "extra". Todo estaba preparado para salir bien.

Pero Herring era un problema.

maria.png

La Srta. María Herring. El pájaro se ve y suena real, pero DiNozzo jura que está hecho de madera.

Para ponerlo simple, Herring no estaba muy contenta con quienes somos ni con el trato. Al principio estuvo bastante tranquila, pero no tardó mucho en hablar. Enviamos a Burkes a dejar algunas provisiones y salió con un par de brazaletes peludos de color púrpura y oro. Las mierdas esas no se le desprendieron ni usando la sierra.

COMO LO USAMOS

Por ahora, es donde guardamos la mercancía para nuestros clientes de Boston. Se puede empezar un negocio en Chicago, pero tendrías que estar loco si lo quisieras mantener siempre en esa pequeña cajita.

Recibimos algunos consejos de unos amigos de que el mercado del alcohol por aquí estaba muerto, que la gente estaba caminando por allí con la boca seca, así que la demanda estaba hasta el techo. Por supuesto, no puedes comprar un lugar y llenarlo de alcohol sin que alguien te delate la primera semana. Por eso tenemos la casa de Chester. Pusimos existencias en la juguetería, olfateamos a algunos clientes desesperados y les dimos un juguete con una sorpresa en su interior. Antes de que todos se den cuenta, el Espíritu va a ser un nombre muy reconocido en Massachusetts.


PRELUDIO: Los siguientes documentos fueron recuperados junto al documento original. Dado que su tópico es el mismo, se han incluido junto a este archivo.

Desde El Escritorio de Richard Chappell

Chester,

Mis chicos en Boston me dijeron que nos has mantenido alejados y fuera de nuestros bienes. Nos hemos adelantado y hemos entrado de todos modos, como estoy seguro que ya sabes, pero tengo entendido que mantenemos los problemas lejos de tu puerta a cambio de espacio de almacenamiento. ¿No estamos cumpliendo con los términos de nuestro acuerdo? ¿Estás insatisfecho con lo que hemos hecho por ti?

No hace falta decir que estoy confundido en cuanto a por qué aumentarías tu seguridad sin consultarnos primero. Pensé que éramos socios. Si piensas diferente, puedo reconsiderar nuestro trato en cualquier momento.

Sr. Chappell,

Le aseguro que no es el caso en absoluto. Mi compañera de negocios, la Srta. Herring, insistió en poner cerraduras adicionales a la puerta por algunos robos recientes. Se me olvidó informar a sus hombres. Por favor, perdóneme por este inconveniente; no he olvidado nuestro trato y estoy agradecido por su servicio.

He dejado una llave debajo del cubo de la basura en el callejón. Esperemos que esto aclare cualquier malentendido que hayamos podido tener.

Saludos cordiales,

Chester W.

Desde El Escritorio de Richard Chappell

Chester,

Me ha llamado la atención que algunos de mis muchachos han contraído unas líneas amarillas y púrpuras. La mayoría dicen que no se les va a quitar nunca y que la tienen por todo el cuerpo.

¿Acaso sabes algo de todo esto?

Sr. Chappell,

Mis más sinceras disculpas.

Como ya le he informado a sus hombres, fue un percance con un juguete en el que estaba trabajando la Srta. Herring. Estaba probando una pintura nueva, y es un verdaderamente un infierno intentar quitársela de encima. Desaparecerá por sí sola después de algún tiempo.

Por cierto, la Srta. Herring apreciaría que sus hombres dejaran de entrar por la puerta principal. No me gusta interferir, pero asusta a los clientes, y la mayor parte del tiempo son niños.

Saludos cordiales,

Chester W.

Desde El Escritorio de Richard Chappell

Chester,

Al momento en que recibas esta carta puede que ya te hayas dado cuenta de que nos hemos tomado la libertad de ayudarnos a nosotros mismos sacando más juguetes de los que habíamos acordado. Esto es para compensar las más recientes travesuras con tu socia, la Srta. Herring, ha hecho.

También puede que hayas notado que algunos de tus otros jueguetes han sido pisados y tirados a la calle.

No hemos sido cualquier cosa más que buenos contigo, Chester. Me estás costando hombres valiosos, los cuales podría estar poniendo a trabajar de formas más productivas en ves de tenerlos ahí manteniendo tu tienda intacta y de pie. Soy la única razón por la que no han destruido tu tenducha con tu cuerpo y te han golpeado frente a Dios y Massachusetts.

Me caes bien, Chester. Pero no creo que quieras saber lo que pasa cuando alguien a quien no le caes bien atraviesa tu puerta.

Sr. Chappell,

Recibí su carta el otro día. Escribo esto teniendo una mejor comprensión de nuestra relación de trabajo. Siento las molestias que le he causado a usted y a sus hombres, y estoy muy agradecido por lo que ha hecho por mí.

Mi taller lo es todo para mí. No sería nada sin él. Quiero dar a los niños una razón para reír y sonreír, y les debo mucho por darme la oportunidad de hacerlo.

Hoy hablaré con María sobre sus acciones. No quiero más confusiones entre nosotros.

Saludos cordiales,

Chester W.

Queridísimo Señor Chappell,

Estamos oh tan increíblemente agradecidos por lo que ha hecho por nuestro negocio. Es algo que verdadera y ciertamente apreciamos. Sin embargo, hemos decidido que nuestro negocio tomará una dirección diferente. Los criminales no serán más bienvenidos aquí, lleven traje o no.

Hicimos una serie de juguetes especiales solo para ustedes por motivo de estas Navidades: ¡El Golpea Tarados de Dr. Wondertainment! ¡Por favor, acéptenlo de nuestra parte como una forma de decir que no los queremos ver nunca más!

¡Hasta lueguito!

Dr. Wondertainment

P.D. Si la pintura se les sigue pegando en la garganta, ¡traten de usar vinagre!

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License