El Guerrero y el… ¿Payaso?
Puntuación: +3+x

Todo el Sitio 25b estaba inundado de agua de mar, contaminado por cuerpos sin vida, perdiendo a todo su personal en un intento desesperado de evitar que SCP-076-2 rompiera su contención.

Su sacrificio fue en vano, ya que Abel ahora era libre.

Primero, tuvo que abrirse camino a través de tres bloques sólidos de titanio. Eso le irritó un poco, ya que cuando trabajaba para la Caja de Pandora parecía que los investigadores siempre se quejaban de que sus ayudantes insistían en usar el titanio para todo. "Tenemos poco presupuesto, el hormigón servirá", decían. Cuando se trataba de él, aparentemente podían permitirse el lujo de hacer paredes de tres metros de espesor con ese material. Supuso que tenía un poco de sentido, ya que sabían que podía atravesar el acero y que tendría que ser resistente a la corrosión ya que lo sumergían en agua de mar todo el tiempo, pero aún así le molestó.

Una vez que salió de su prisión de titanio, nadó por el corredor de la muerte mientras era electrocutado con 20.000 voltios de electricidad. Si hubiera sido mortal, sus músculos habrían sufrido espasmos incontrolables, pero fue capaz de atravesarlos y nadar a lo largo de tres cuartos de camino hasta la estación de seguridad en apenas un minuto. Habría sido incluso más rápido, pero su capa no era la prenda más hidrodinámica y causaba mucha resistencia.

Mientras nadaba esquivó sin esfuerzo el fuego del sistema de armas cercanas con la gracia de un pingüino (probablemente hubiera preferido una comparación con un animal más feroz, pero los pingüinos son gráciles bajo el agua, por lo que es apto) y luego se abrió camino a través de la barrera de plexiglás.

Fue entonces cuando pasó de golpear a rebanar.

Ya había matado a todos cuando inundaron toda la instalación. Entonces nadó por el pozo, atravesó cada una de las cinco puertas blindadas (titanio, otra vez), y se abrió camino a través de las defensas del puesto de avanzada de la superficie.

Ahora él estaba libre. Y enfadado. Y mojado.

Parecía estar en una especie de brezal costero, sin gente para matar o lugares donde esconderse. Sabiendo que la Fundación estaría tras él en breve, eligió una dirección al azar y salió corriendo a alta velocidad. Después de correr durante más de una hora sin ver señales de sus carceleros, finalmente se encontró con la primera señal de vida humana.

Un circo, de entre todas las cosas, a un par de millas al sureste.

Había algo inquietante en él, como si no quisiera que lo viera, por lo que tuvo que luchar para concentrarse en su presencia. Fuera cual fuera la hechicería, no logró embrujar su mente antigua y exótica. El Circo albergaba a cientos de personas pequeñas, si no miles. Por desgracia, serían más fáciles de matar que sus carceleros, pero quizá pudiera encontrar la forma de utilizar su gran número y su terror para su diversión. Destruiría el Circo, mataría a los hombres y las mujeres, los niños y los ancianos, nadie se libraría de su –

"¡Oiga, señor!"

El tren de pensamientos de Abel fue interrumpido por una voz femenina y alegre. Se volvió y vio a una joven de aspecto ridículo con un vestido infantil púrpura, coletas sin trenzar y maquillaje de payaso rojo y blanco. Presumiblemente, ella venía del Circo, pero no tenía ni idea de lo que estaba haciendo aquí sola.

"¿Qué haces?", le preguntó

Abel respondió invocando una pequeña daga y lanzándola directamente a su corazón. Fue más por reflejo que por otra cosa. Un oponente tan lamentable difícilmente valía la pena. Volviendo su atención hacia el Circo, comenzó a estudiar la mejor manera de hacer deporte. Quizás si empezara matándolos furtivamente, dejando que el pánico se extendiera entre la multitud -

"Guau, esta daga es de color negro. Es tan raro de ver. ¿Dónde la conseguiste?"

Girando lentamente la cabeza con incredulidad, Abel vio que el payaso seguía vivo e ileso, con la daga en la mano.

"¿La atrapaste?", preguntó.

"Oh sí, he participado en actos de lanzamiento de cuchillos durante años", respondió. La hoja se disolvió repentinamente en polvo y se desvaneció en una ráfaga de viento. "Oh, genial, como las cuchillas de Morgul de El Señor de los Anillos."

Tal vez valga la pena luchar contra esta ridícula criatura después de todo.

"¿Tienes nombre, muchacha?" preguntó mientras sacaba una espada del vacío.

"Li'l Lollipop, pero puedes llamarme Lolly", respondió, sacando su mazo de madera gigante del espacio de sus bolsillos. "Y creo que puedo adivinar quién eres. ¿Capa roja sin camisa? Debes ser un gran fan de Zack Snyder."

Golpeó su martillo contra el suelo, enviando una onda expansiva por el suelo directamente hacia él. Él la esquivó con la gracia de una gacela dama (otro animal con el que tampoco le gustaría que le compararan, pero sin embargo era una comparación acertada) y luego lanzó un chakram que inmediatamente decapitó su mazo.

Su mandíbula cayó en shock cuando la cabeza de martillo llegó al suelo.

"¿De qué diablos están hechas esas cosas? ¡Una vez luché contra un robot con este martillo!"

"Esa podría haber sido tu cabeza, chica. Ruega por misericordia ahora y consideraré hacer tu muerte rápida."

"Ugh, eres sólo doscientas cincuenta libras de masculinidad tóxica, ¿verdad?" preguntó mientras sacaba un rollo de cinta roja brillante para volver a unir el cabeza de martillo al mazo. "¿Conoces esa canción Indestructible de Disturbed? De alguna manera la oigo en mi cabeza con sólo mirarte".

Abel sonrió ante la audacia de la chica frente a la muerte, y decidió darle una muerte rápida de todos modos. Le lanzó su espada, esperando que la hoja fuera demasiado larga para que ella la agarrara sin ser empalada. Pero la atrapó, estirando su brazo como si fuera de goma para agarrar la espada por la empuñadura, la punta de la hoja apenas a media pulgada de su cara. Sopló sobre ella casualmente, causando que se desintegrara como un diente de león.

"Huh, justo lo que pensaba", murmuró.

Abel tuvo que admitir que estaba impresionado de que la chica hubiera logrado atrapar no sólo una sino dos de sus legendarias espadas negras. ¿Pero podría ella atraparlas tan rápido como él podría lanzarlas? Desató una ráfaga de dagas, varias cada segundo durante cinco o seis segundos, cuarenta espadas para que sus dos manos las atraparan.

Y ella no atrapó a ninguna de ellas.

En lugar de eso, cada hoja se desintegró antes de alcanzarla.

"¿Qué?", gruñó.

"Te fuiste prematuramente, según parece. No te sientas mal, le pasa a todos los chicos."

"¿Cómo lo hiciste?", demandó saber, sacando una enorme espada de su capa.

"Como una manipuladora de realidad, sé un par de cosas sobre los campos de Hume, y esas cuchillas tuyas tienen campos de Hume increíblemente bajos. Es por eso que dejan de existir tan pronto después de que las lanzas. Todo lo que tengo que hacer es aumentar un poco el nivel de Hume local y desaparecen antes de que puedan tocarme.”

"Eso significa que no más proyectiles, perezoso. Si quieres pelear conmigo, tendrás que venir y hacerlo tú mismo."

Una sonrisa asesina iluminó el rostro de Abel.

"Con mucho gusto"

Se dirigió hacia ella, aparentemente sin ser molestado por su enorme espada, moviéndola tan rápidamente que era poco más que un borrón. Para su asombro, ella fue capaz de seguirla, esquivando cada golpe con una velocidad imposible. Gruñendo con frustración, Abel simplemente empujó la hoja hacia adelante, empalando nada más que el suelo. Sus ojos se lanzaron hacia atrás y adelante buscando al payaso, sólo para que ella le golpeara por detrás en la cabeza con su mazo.

El golpe fue tan poderoso que vio estrellas de dibujos animados rodeando su cabeza, aunque eso fue en realidad una propiedad mágica del martillo y no un signo de una conmoción cerebral severa.

"Oh cielos, todavía funciona."

Durante su breve momento de desorientación, Lolly sacó la espada del suelo y se alejó con ella a una distancia segura.

"Eh, señor, mire lo que puedo hacer." Besó la hoja, causando que se desprendiera un destello visible de radiación facetaria de ella. Realizó unos cuantos golpes demostrativos con la hoja, ilustrando no sólo su habilidad con la espada, sino el hecho de que la hoja ya no era tan efímera como antes. "¡Arreglada! Ahora podemos tener una pelea de espadas apropiada. Tener una pelea de espada y martillo es bastante tonto, después de todo, ¡especialmente porque ya lo rompiste una vez idiota!"

"Tú sangdu nutuku, ¿tienes alguna idea de lo que es esa espada?" exigió. "Esas espadas se forman en la Oscuridad Inferior, traídas a este plano por hechiceras Daevitas semi-reales, apóstoles del propio Rey Escarlata, ¡no puedes manipular tal sacrosanta hechicería!"

"No conozco el significado de la palabra sacrosanto. Literalmente", dijo ella, sacándole la lengua.

"¡Desgraciada insolente!" Rugió Abel, con las venas abultándose en su cuello, invocando dos espadas más. "No he hecho más que jugar contigo porque me divierte, pero si no me entregas esa espada en este instante te enfrentarás a mí con toda la furia de mi estado de ira".

¿"Un estado de ira"? ¿Qué es un estado de ira? ¿En qué se diferencia de estar enfadado? Oh, ¿es como ser provocado? Me provocan a veces, así que las advertencias de provocación son importantes, especialmente cuando -"

"¡La espada! ¡Ahora!"

"No. Te lo dije, vamos a tener una pelea de espadas."

Abel gruñó, sacudiendo la cabeza con desdén.

"¡Que así sea, payaso!"

Gritando como un animal salvaje, rabioso, en celo, y posiblemente en PCP, cargó hacia ella con cada espada girando a miles de rpm, balanceando sus brazos hacia ella como si tuviera sierras circulares masivas para las manos. Estaba seguro de que ni siquiera ella sería capaz de evadir tales hojas rápidas, y no lo intentó. En su lugar, lanzó su propia espada directamente a cada vórtice de obsidiana. Al golpear su hoja, cada una de las espadas de Abel se detuvo instantáneamente, generando una fuerza tan devastadora que le rompió las muñecas tan violentamente que dejó fragmentos blancos de huesos sobresaliendo de su propia piel.

Mientras las espadas caían de sus ahora inútiles manos, pateó las piernas de Lolly por debajo de ella. Pisoteando su pecho tan fuerte que ella no podía respirar, se inclinó y le enseñó sus afilados dientes.

"Deberías haber aceptado mi oferta de una muerte rápida mientras duraba", le escupió. "Ahora te voy a comer viva, empezando por esa ridícula cara tuya."

Cuando se lanzó hacia adelante para arrancarle la cara, una pequeña puerta se abrió en su frente y salió un pájaro cucú que le atravesó el ojo y le hizo levantar el pie lo suficiente como para que ella escapara.

"Pakhta! Sajila hkmara qoitht yuimmoh!" aulló en asirio. Intentó pulverizar a Lolly en el suelo con sus puños colgantes, pero no golpeó nada más que tierra.

En vez de eso, ella agazapó entre sus piernas y se agarró a la capa carmesí.

" ¡Sin capas!" gritó con acento europeo mientras la lanzaba sobre su cabeza y la enroscaba sobre ella. Con sus manos colgando por los tendones de sus muñecas destrozadas, no fue precisamente capaz de liberarse de ella. Trató de flexionarse y morderse para atravesarla, lo que finalmente lo empeoró y le hizo gritar y golpearse contra el suelo.

Cuando la miró de nuevo, vio que ella lo estaba grabando con su smartphone.

"Lo siento, pero tener una prueba de que estuviste aquí va a ser genial para el negocio." Oh, ¿puedes decir "El Circo de lo inquietante se acomoda completamente a lo diferentemente capaz?" Y poner realmente el énfasis en "capaz".1

Abel no respondió, sino que la atacó golpeándola a la velocidad del rayo, dándole un cabezazo tan fuerte que la hizo volar unos 23 metros.2

Aterrizando con una gracia felina, se aseguró de que su teléfono estuviera bien.

"¡Eh, cuidado! Esto es un Samsung, ¡podría haber explotado!" gritó. "Todavía le gana a Apple con su estúpida identificación facial. ¿No prueban esas cosas para los payasos?"

Una vez más Abel cargó contra ella, pero esta vez estaba preparada. Se apartó a un lado en el último momento, cambiando suavemente el teléfono con la espada y rebanando la pierna derecha de Abel, haciéndole caer al suelo. A pesar de que ahora sólo tiene una pierna, con las manos casi desprendidas y los brazos enredados en su capa, logró rectificarse y reanudar su ataque, cojeando hacia ella con la pierna izquierda.

"¡Oh, mira eso, ahora te estás volviendo loco!" Lolly se burló. "¡Oh, debería hacer una referencia a Monty Python y al Santo Grial! Ah… espera. Dame un minuto, ya se me ocurrirá."3

Aunque sus gritos eran horribles, en su estado físico actual era cómicamente fácil para Lolly evadirlo, rumiando en voz alta sobre posibles bromas de Monty Python mientras lo hacía. La humillación finalmente comenzó a ser más fuerte que su ira, y de mala gana dejó de saltar e inclinó su cabeza en señal de derrota.

"Me rindo", gruñó entre dientes.

"¿Y ahora qué?" Lolly preguntó con suficiencia, poniéndose la mano en la oreja como si no lo hubiera oído.

"¡Me rindo!" le escupió. "Dijiste que querías una pelea de espadas. Lo hemos tenido, se acabó, has ganado. Devuélveme la espada".

"No. Si he ganado, entonces este es mi premio. Se lo daré a mi amiga Iris. Ella mencionó que quería algo así".

Y entonces, quizás sugiriendo que era un fan de Zack Snyder, Abel se puso en plan Batman contra Superman ante la mención del nombre de Iris.

"¿Por qué dices eso?", exigió.

"¿Eh?"

"¡Ese nombre! ¿Por qué dijiste su nombre?"

"Yo… ella es sólo alguien a quien conozco. Ella es increíble. Es una experta en paracaidismo, una hechicera cyborg, es bastante ruda pero también es muy presumida".

Hubo un incómodo momento de silencio.

"No creo que estemos hablando de la misma persona, amigo. Hay más de una chica en el mundo llamada Iris."

Sin embargo, parecía que la mención del nombre era suficiente para poner a Abel una vez más en su estado de furia.

"¡No aguantaré más esta indignidad!", gritó, reuniendo finalmente las fuerzas para liberarse de su capa. No podía empuñar una espada, ni podía correr, pero usando la pierna que le quedaba saltó en el aire directamente hacia ella, listo para aplastarla como a un caniche (una vez aplastó a un caniche cayendo sobre él, pero esa es otra historia).

En su lugar, Lolly levantó su espada y él aterrizó sobre ella, con la hoja empalándolo a través del pecho y saliendo por el otro lado de su espalda. Ella lo bajó al suelo para que se apoyara en la rodilla que le quedaba, ya que era muy pesado.

"Sé que reapareces como un personaje de videojuego cada vez que mueres, así que déjame darte un consejo para tu próxima jugada", dijo. "Si alguna vez te encuentras con un circo que no parece real, ve en la otra dirección."

Intentó levantar los brazos para defenderse, pero ella torció la hoja y la agonía fue insoportable. Miró hacia arriba y vio que ella se había agachado para que estuvieran cara a cara, con ojos como de tiburón y con una sonrisa aterradoramente serena mirándolo.

"Porque esto es lo que le hago a la gente que trata de joder a mi Circo!"

El pájaro cucú volvió a salir de su cabeza, arrancando a Abel el ojo que le quedaba.

Lolly arrancó su espada, dejando que las entrañas de Abel se derramaran por el suelo y que su cuerpo se pudriera.

Limpiando la hoja con un pañuelo de payaso gigante, la colocó en su bolsillo especial para martillos.

"¡Feliz día de los inocentes, señor!" gritó mientras regresaba felizmente al circo, cantando alegremente tonterías para sí misma.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License