El Ritmo De Surfside
rating: 0+x

Umiko se sentó junto al fuego mientras ardía lentamente. Las olas surcaban silenciosamente la cálida arena de la playa, de vez en cuando chocando con una baja ráfaga de agua y aerosol. A la luz de la puesta del sol, el utilero ajustó una correa de trinquete en un equipo de sonido. Tiró de la correa para comprobar la tensión antes de levantar la maleta sobre su hombro y llevándola a la parte trasera del camión de Morgan. Él la dejó cuidadosamente, asegurándose de situarla así. Algunos paseos después, la cama estaba llena con todo el equipamiento de Constellation Starfish; las guitarras de Morgan and Clyde, la batería de Brooke, los amplificadores y el mezclador, y un refrigerador medio vacío de cervezas artesanales. Umiko se limpió el sudor de su frente y sonrió. Mientras examinaba su trabajo, un cuidadoso tetris de maletas y correas, Clyde se acercó a él.

“‘Miko,” él dijo, poniendo una mano en el hombro del grandullón, “Creo que acabas de recibir una llamada."

Umiko se giró y tomó su teléfono de la mano tendida de Clyde.. “Muchas gracias, Clyde. Estoy acabado con el camión. Llamaré por teléfono ahora.”

Clyde le devolvió la sonrisa. “Gracias, colega.”

Umiko miró detrás de él mientras los otros miembros de la banda estaban con un grupo de vagabundos, señalando hacia el cielo y riéndose. Morgan era el centro de atención, como siempre, y agitaba sus brazos como un pájaro mientras intentaba no derramar su cerveza. Rosa, siempre al lado de Morgan, estaba lo suficientemente cerca de él como para rozarle ocasionalmente, pero no lo suficiente para levantar sospechas. Brooke estaba dándole vueltas a una baqueta alrededor de su dedo y leyendo una revista, apenas prestaba atención al escándalo que su compañero de banda estaba causando. Y Clyde, Clyde seguía tocando las cuerdas de su acústica, tocando una melodía tranquila mientras las olas tocaban su acompañamiento.

Convencido de que la banda no se daría cuenta de su momentánea ausencia, Umiko se alejó del grupo hacia la carretera, donde una tienda de surf yacía abandonada. Continuó su caminata habitual hasta que sintió que estaba lo suficientemente oculto. Entonces, y sólo entonces, él enderezó su espalda, la estiró, y sacó el teléfono. Marcando rápidamente el botón de rellamada, volvió a mirar hacia la playa. No le habían visto irse.

El teléfono sonó tres veces antes de que otra voz respondiese. Era una línea de conexión, a mitad de camino entre dos llamadas. La grabación automática en el otro extremo hablaba claramente con el mismo tono inquietantemente humano que siempre tenía durante esas llamadas, y como siempre, Umiko apretó levemente sus dientes.

“Bienvenido a Service and Care Products. ¿Con quién desea hablar?”

“Sarah nueve nueve Amy.”

Una pausa, y luego.

“Por favor indique su nombre.”

Umiko aclaró su garganta. “Agente Alexi Konnikov, Sitio 99, Destacamento Bravo.”

Una vez más una pausa en la línea. Alexi siempre odiaba esa parte. El más mínimo error resultaría en el escenario más favorable, una dura conversación con el Director Page o, el peor escenario posible, un equipo de asalto enviado a su posición. El enorme ruso trató de relajarse, pero la voz le delató demasiado rápido.

“Indique su código de seguridad, seguido del código de su Destacamento Móvil.”

Tomó aliento, y entonces, “Eco alfa cinco cinco charlie dos nueve papa golf uno uno zulu.” Tomó otro respiro. “Bravo nueve tres siete charlie padre.”

Hubo un breve silencio, durante el cual Umiko contó lentamente hasta cinco..

“Gracias, Agente Konnikov. Bienvenido a la Red Segura del Sitio 99. ¿Cómo puedo dirigir su llamada?"

Alexi vació sus pulmones y limpió más sudor de su frente. "Departamento Central de GDI, Supervisor McKinney."

El teléfono hizo clic y luego sonó otra vez. Alexi asomó la cabeza por la esquina de la tienda, y miró a Morgan intentando hacer malabarismos con tres botellas vacías mientras Rosa se reía y animaba muy fuerte.

“Al habla McKinney.”

Alexi se giró hacia la tienda. “Randy, soy Alex. ¿Llamaste?”

McKinney tosió en el otro extremo. “Sabes, para alguien que odia tanto pasar por la autorización, Pensaría que estarías más dispuesto a contestar la llamada a la primera. Saltarte toda esa mierda de Nueve Nueve Nueve.”

“Estaba ocupado ", dijo Alexi. "Se supone que estoy de incógnito.”

“Tienes razón, la tienes. ¿Qué estabas haciendo esta vez, eh? ¿Otra vez canalizando tu chi a través de algunas piedras espirituales?”

Alexi suspiró. ¿Necesitas algo, Randy?”

McKinney se rió. "Sólo te estoy haciendo pasar un mal rato, Alex. Pero tengo una razón para llamarte. En la Central hablan de que están considerando reasignarte. Puede que sea en el próximo mes.”

El pelo de la nuca de Alexi se erizó. “¿Reasignarme? ¿A dónde?" Hizo una pausa. "¿Entonces por qué me enviaron aquí? Dijiste que este ha sido nuestro objetivo principal desde Carolina del Norte. ¿Por qué querrían retirarme así de repente?"

“Por lo que parece, la Central ya no está convencido de que tengamos una auténtica secta quintista. El grupo en Carolina del Norte tenían serpientes gigantes que alteraban la realidad, Alexi. Eso es una maldita locura ahora mismo. Tu Constellation Starfish… Quiero decir, no han hecho nada excepto tocar música de mierda y fumar mucha hierba.”

“Venga, McKinney. Has leído mis informes, ¿verdad? Pensé que estaba bastante claro sobre-”

“He leído tus informes. Algunos incidentes extraños aquí y allá. Casi me lo creí cuando vi ese video de la luz bailando la semana pasada, pero entonces podrían ser capaces de preparar todo eso en un laboratorio de I+D. Dijeron que sólo era humo y espejos, y… No sé, Alex. Sé que estás totalmente decidido a que todo esto sea correcto, pero sólo porque la cantante tenga un vínculo con Carolina del Norte no significa que ésta sea tu "Señales Estelares". Hasta ahora todos los Quintistas no han sido precisamente discretos. A menos que Constellation Starfish haga algo allá fuera de este mundo en poco tiempo, te trasladaran probablemente para un proyecto del Dios Roto en Arkansas.”

Alexi se frotaba sus sienes con fervor. “Randy, escucha, sé que parecerá una locura, pero te juro que algo está pasando aquí. Necesito que retengas a Page y a la Central por unos días más. La banda va a dar un gran concierto en el norte este fin de semana, e inteligencia insinúa que es un evento de Marshall, Carter y Dark. Si quieres ver unas malditas serpientes gigantes y explosivas o lo que sea, adelante, pero lo que va a pasar en este concierto lo va a reventar.”

Randall McKinney estaba callado en el otro extremo de la línea. Pasaron diez segundos, luego quince, y entonces, "Bien. Hablaré con Page, nos encargaremos de esto. Lo juro por Dios, Alexi, si no pasa nada en ese concierto y me juego el cuello por ti por nada, estarás en algún cubículo revisando las intervenciones de la UIU al final del mes.”

Alexi exhaló. "Por supuesto, jefe." El teléfono dio un pitido y Alexi rápidamente lo metió en su bolsillo. Se despeinó un poco, se encogió de hombros, y volvió de la tienda. La mayoría de la gente se había dispersado, con sólo unos cuantos acoplados merodeando fumar hierba con Clyde y Brooke. Morgan había desaparecido, y Rosa estaba sentada cerca del camión, relajándose. Al acercarse Alexi, Clyde levantó la cabeza y le sonrió. "¿Quién era, grandullón?"

Umiko sonrió. "Sólo madre. No te preocupes."

Unless otherwise stated, the content of this page is licensed under Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License