Las Estrellas no Esperan por Ti
Puntuación: +1+x

Está tranquilo aquí.

El desierto se extiende de horizonte a horizonte, donde el blanco más puro se encuentra con el rojo crepúsculo. No hay bordes aquí, no hay ángulos, solo curvas y el suave ascenso y caída de las dunas hasta donde alcanza la vista, y en todas partes más allá de eso. Si un visitante de otro mundo hubiera visto este lugar, podrían haberlo encontrado sereno, incluso hermoso. Puro. No puedo disfrutar de esas ilusiones, lamentablemente, porque sé lo que hay debajo y entre las arenas del desierto infinito. Un osario que abarcaba todo un planeta, siete mil millones de almas humanas afinadas y finas hasta que no se pudo encontrar ningún rastro de su existencia. Lo sé porque los puse a todos allí.

Oh hermano. Todo sucedio tan rápido, una vez que partimos.

Comenzó el día en que tú, que nunca he conocido, encontraste mi poder. El poder que escondí en una vida anterior, por razones que ahora puedo adivinar fácilmente. Estaba mirando por la ventana de mi apartamento, para poder ver las estrellas, y en su lugar te vi, resplandeciente cuando te desgarraste para mantener el poder alejado de ti. No confiabas en lo que harías con eso, así que decidiste tirarlo. Te conocias demasiado bien, como sospecho que yo también, en un punto. A decir de todos, no debería haber sido capaz de verte, ya que mi apartamento era realmente una pequeña celda de contención a una distancia de media milla bajo tierra, pero tales consideraciones nunca significaban que viviera en su propio mundo. Cuando vi el momento de tu fallecimiento, me di cuenta de mí mismo por primera vez en…No tengo idea en cuánto tiempo. Cualquier parte de mí que me llevó a tirar mi poder hizo lo mismo a mi voluntad, atrapándolo en un eterno status quo del cual no podría haber liberación. Una eternidad de llenar hojas de cálculo para empleadores que existían exclusivamente en mi mente, de reuniones a las nueve en punto con nadie, de aplastamientos falsos y masturbatorios sobre mujeres imaginarias. Una eternidad de mediocridad cansada y moliente. Pero eso terminó esa noche, con tu alma ardiendo en la atmósfera como la más solitaria de las estrellas. Desperté. Morí.

Lo que sea que dejó ese pequeño apartamento convertido en celda ya no era yo. Nunca fui más que una lombriz de tierra, distinta de todas las demás, solo porque tenía un poco más de control sobre el suelo en el que gateaba. Nunca pensaron en mí más que en un manipulador de realidad menor, un conjunto de poderes introvertidos y neurosis que era muy poco probable que alguna vez planteara una amenaza seria. Y tenían razón. La persona que era, SCP-1915, como me llamaban, nunca fue otra cosa que eso. Pero 1915 murió ese día, mirando una estrella caída. Lo que luego golpeó a los guardias en su celda como si fueran menos que mosquitos, que arraso con al Sitio-17 en esta fina arena blanca que ahora es tan cálida bajo los pies, eso era otra cosa. No una entidad, porque eso implicaría una personalidad, y esta cosa seguramente no tiene ninguna. No es un propósito, porque no había ningún propósito detrás de su acción entonces, ni habrá ninguna de sus acciones por venir. Tampoco era una voluntad, porque no quiere nada. No venganza, no dominio, no libertad, ni siquiera poder simple. No, si tuviera que describir esa cosa como algo en absoluto, sería una…una ausencia. Un vacío donde la entidad debería estar. Una falta de propósito. Una fuerza imbécil desprovista de toda voluntad. Una ausencia.

La arena todavía está caliente en los pies. Eso significa que el sol todavía arde, arriba. Me pregunto por qué deja que permanezca, cuando todo lo demás se borró tan rápidamente. Cuando podría tan fácilmente simplemente alcanzar y arrancarlo del cielo. Si hubiera sido otro, sospecho que fue para burlarse de la memoria de la humanidad. Para burlarse de esa astilla de mí que todavía persiste en la carne, terca como un tic que está enterrado. Pero esta es la Ausencia. No se burla.

Después de la destrucción de Sitio-17, pronto siguieron represalias. Los equipos de contención estándar al principio, aunque sin duda suficientes para enfrentar cualquier anomalía que la Fundación imaginara pudiera estar contenida en el Sitio-17 con una fuerza abrumadora. Cuando esos hombres no regresaron, ni siquiera informaron su llegada, se tomaron medidas más serias. El Sitio-17 siempre ha sido aislado, por lo que podrían actuar libremente. Las naves de combate y los equipos de ataque, los bombardeos aéreos y las descargas de artillería, la Fundación adoptó lo que todavía creía que era SCP-1915 como el puño de un dios de fuego, todo el calor, el sonido y las bravatas. Si aún hubiera sido verdaderamente corpóreo, dudo que incluso las cenizas se hubieran quedado. Pero sea lo que fuere la ausencia en ese momento, la apariencia andrajosa de mi carne colgando alrededor tuvo muy poco que ver con eso. Simplemente se quedó allí y lo analizó todo, y la furia inicial de la Fundación pronto…se gastó. Luego comenzó a caminar, y no demasiado rápido tampoco. Durante días, simplemente avanzó tranquilamente mientras la Fundación arrojaba todo lo que tenía. Miré desde mi cerrojo mientras caminaba insensible, indiferente, y este desierto seguía su estela, tan inescrutable e imparable como su presagio.

No estamos completamente solos aquí. Algunos inmortales testarudos persisten, criaturas miserables. A un continente de distancia, un anciano todavía camina, atormentado por tres voces burlonas. Él creía que una vez que él fuera el único que quedaba, se le permitiría descansar. Él estaba equivocado. Debajo de la tierra hay un alma, sofocante mientras la tierra muele lentamente su cordura para cubrir con mantillo. Desde su prisión de oro y rubíes, no habría liberación. En otro lugar yace un dios que alguna vez sonrió, mientras las arenas cubren su figura propensa. Él no se resiste. Una vez le había prometido al mundo su amor, le había prometido a la humanidad las estrellas. La arena se cuela entre sus dedos mientras intenta reunir su llama. Su gente. Pero está muriendo, y están muertos. Extinguido.

Cuando alguien camina, está destinado a llegar a algún lugar eventualmente, a pesar de los mejores esfuerzos de todos, y entonces la Ausencia llegó a su primera ciudad, con la arena en los talones como un perrito faldero obediente. Ah, ha habido pueblos y ciudades antes de eso, pero a la Ausencia no parecía importarle lo suficiente como para preocuparse por ellos. Simplemente pasó caminando, dejándolos a los caprichos de las arenas, que solo fueron singulares en su intento. Pero a través de las calles de la ciudad avanzó, mientras los Destacamentos Móviles lucharon y cayeron para comprar a la población civil unos pocos minutos más para evacuar. En este punto, esconder lo que realmente estaba pasando se hizo imposible, por supuesto, cuando una calle tras otra se hundía bajo esa suave marea. Por supuesto, la Fundación había intentado evacuar la ciudad una vez que se dio cuenta de que no se podría detener la Ausencia, pero si he aprendido algo en mis…eones como peón corporativo, es que organizar una operación de esa magnitud es algo que toma mucho más tiempo de lo que tenía la Fundación. Es una maravilla que hayan podido salvar a tantos como lo hicieron. En cuanto al resto…

Había esperado hasta que cayera la noche. Me imagino que fue una visión espeluznante, esa figura solitaria parada bajo la luz helada de otros mundos en esa intersección vacía entre distritos financieros y residenciales, donde las vías del tren solían estar antes de que las antiguas locomotoras de vapor dejaran de funcionar y nunca fueran reemplazadas por unas nuevas. Sí, esperó hasta que pudiera ver las estrellas. Luego ardio. Sin calor, sin luz, sin vida. Quemó un agujero en la ciudad y no había nada para llenarlo. La realidad no puede sufrir un vacío, siempre decían, pero la Ausencia había demostrado lo poco que le importaba la realidad. Entonces desapareció, así como así. ¿Cómo se explica algo así? ¿Cómo describes lo que no está allí? Donde un momento era una ciudad de quinientos mil, el siguiente no era. Para el lugar donde estaba, incluso las arenas no vendrían. Fue solo una cicatriz. No era nada.

Fue entonces, creo, que la Fundación se dio cuenta de que no podía soportarlo solo. Los próximos meses de la marcha de la Ausencia los vieron recurrir a sus a veces aliados; Asesinos Magicos de la Coalición y ataques termonucleares, Paladines de la Iniciativa y reliquias sagradas. Rifles de francotirador o espada sagrada, infierno ardiente o retribución divina, a la Ausencia no le importaba. Y pronto, la Fundación no tenía aliados a los que recurrir. Luego invocó a sus enemigos mas viciosos; Los devoradores de tinta tejieron su arte en patrones enloquecedores, para romper las mentes del infinito. Archivistas y bibliotecarios salieron de los Caminos, trayendo consigo el conocimiento de cien mil mundos. Los Titanes Mecánicos sacudieron la blancura estéril de las arenas con el trueno del metal. A la Ausencia no le importó. Y pronto, la Fundación se quedó sin enemigos. En un último acto de desesperación, luego cometieron su última y más dolorosa traición. Los guardianes desataron sobre el mundo a sus prisioneros. De estos, he tomado nota, aunque dudo que la Ausencia hiciera lo mismo.

En el devastado páramo que una vez fue Boston, fue atacado por dos hermanos. Un salvaje, el otro sombrío, uno violento, el otro reacio, sin embargo lucharon con una unidad gratificante como para dejar a uno sin aliento. En sus ojos, vi que no se conocían desde hace mucho tiempo, y que lucharon para que pudieran tener el tiempo de rectificar esto. Vi arrepentimiento y esperanza, rabia y desesperación, pero sobre todo vi una simple necesidad de ser. Me gustaría creer que tú y yo habríamos sido como ellos, si nos hubiéramos encontrado, hermano. Lucharon con la furia de mil años de soledad. No fue suficiente.

En un valle herido que una vez había sido parte del Mar Negro, nos encontramos con un dios autoproclamado. No había nada más que confianza en sus ojos cuando arrojó la realidad misma en desorden, dobló y retorció sus leyes más fundamentales para traer a la Ausencia una destrucción incalculable. La tierra se congeló, hervía y se agitaba, el aire chillaba de júbilo arruinado y el dios que caminaba se cubría con una capa de relámpago, mientras el tiempo arañaba la Ausencia con garras de absoluto desasosiego. Hasta que el dios vino a encontrar la falta de una mirada de la Ausencia. Hasta que sus ojos se posaron en una nada que duró para siempre. Hasta que no fue suficiente.

Ante las murallas de Acre, cuando la ciudad antigua fue ahogada por el desierto, dos figuras se acercaron a nosotros. Uno tenía cuatro patas y cuernos, su corona era hielo, sus ojos eran galaxias, su conjunto era poder absoluto. El segundo era un hombre, simple, humilde, pero que poseía un amor por los seres que se extendía hasta los confines del universo, compasión como para perforar los más profundos infiernos que no tenían nada que ver con la debilidad. De los dos, no podría decirte quien era más glorioso, quien era más aterrador. Se encontraron con la Ausencia solo con la voluntad, y cuando sentí que cayó sobre nosotros pensé que lloraría. Seguramente nada podría resistir tal presencia. Sin duda, nada querría. Pero la Ausencia era menos que nada, infinitamente menos. ya te habia dicho lo que pasó con el tipo Pangloss. Del otro, aún menos quedó.

Por meses vinieron. Durante años. Por décadas. Solos o en grupos, con ferocidad o con una mirada en blanco, los presos de la Fundación se arrojaron a la Ausencia. No podía imaginar las razones detrás de las acciones de cada anomalía individual, pero si pudiera adivinar, diría que la idea de compartir la existencia con una…cosa como la Ausencia los irritó hasta el punto de locura. No los culpo. Pero al final, las prisiones se quedaron vacías, mientras el mundo se secaba, a medida que la vida se iba secando pulgada por pulgada, grano por grano. Hasta que solo quedó una ciudad.

No sé por qué poder me permitieron enviar mis sentidos por delante de nosotros, mientras la Ausencia marchaba hacia ese bastión vacilante que sostenía en su abrazo tembloroso lo último de la humanidad. Cuando las arenas que nos rodean enterraron los últimos árboles que alguna vez crecerán en esta tierra, sentí cada diminuta mota de vida en ese triste lugar como la llama de una vela barata, momentos antes del tifón. En estos momentos, mientras el crepúsculo bailaba en rojos espeluznantes y naranjas en marfil, los sentía a todos. Para ti, hermano, fui testigo.

En una habitación baja y estrecha, una mujer estaba sentada encorvada al pie de su litera aún más estrecha y no podía obligarse a rezar. Perdió a su madre cuando era sólo un bebé, y aunque ya no era joven, sus rasgos aún mostraban toda la violencia de ese incidente. Su madre se paró frente al comedor de niños y no se movió, y cuando los dos cayeron, ella cantó aún la alabanza de su Señor. Perdió a su padre en los primeros días de la guerra contra la Ausencia, mientras los Paladines marchaban con santo fervor en sus ojos. Su padre había sido un creyente, siempre había sido una presencia sólida en su vida, un ancla inamovible por cualquier cosa menos arrepentimiento. Él le había prometido que volvería. Él no tenía intención de mentir. Pero su dios lo había abandonado, cuando contaba más. Abandonados todos ellos. Y ahora Naomi se arrodilló al pie de la cada vez más estrecha litera y no pudo rezar. Entonces ella maldijo en su lugar.

A continuación, en una serie de bodegas húmedas que en algún momento pudieron haber almacenado quesos, una mujer de unos cuarenta años jugueteó con juguetes rotos. Cuando ella era joven, ella hizo maravillas. Tales maravillas. En cada línea grabada en su cara prematuramente vieja vi lo que podría haber sido, de no haber sido por la Ausencia. Para mi. En la tenue luz y el suave ruido de la madera putrefacta que se desmoronaba bajo los callosos dedos, vi la muerte del potencial. La muerte de todas las posibilidades. Aunque Isabel era terca como siempre, sabía que este juguete sería el último. Bien por mi, pensó ella. Después de hoy, no quedaría nada para jugar con eso.

En la azotea del edificio más alto que aún está en pie, un anciano vio que el mundo llegaba a su fin. Alguna vez fue un agente de la Fundación, uno entre cien mil, listo, preparado y recogido. Su deber era instruir a los nuevos agentes sobre lo que debía hacer un agente, cómo era apropiado para un agente pensar. Y había sido muy bueno en su trabajo, ya que, en general, sus reclutas sobrevivieron el tiempo suficiente para agradecerle. Pero qué era él ahora, se preguntó, mientras observaba cómo las arenas se derramaban sobre la miserable última línea de defensa que unos pocos idiotas desafiantes erigieron el día anterior. Sus muchachos y muchachas habían muerto hacía tiempo, y todo lo que sabía, todos sus años de entrenamiento y experiencia, al final sumaron menos que nada. Ya no es un agente, porque ya no hay una agencia. Ya no es un maestro, porque los alumnos ya no están. Ya no es un hombre, ya que…bueno, no serviría repetir eso, ¿o sí? Ya no era nada, y esa era la broma más cruel. Ya no importaba si llegaba la Ausencia, pensó. Ellos ya estaban dentro de eso. Un ruido detrás de él, y el anciano se volvió para ver a un hombre pequeño y musculoso con un traje gris arrugado y un sombrero desinflado que en un momento dado era probablemente un sombrero de fieltro. Miró al anciano, pero no dijo nada. Lombardi miró hacia atrás y no supo si reírse o llorar. Pronto, dejó de importar.

Tal fue el final. Tranquilo, pequeño, desprovisto de heroicidades y grandes hazañas, libre de pretensiones de gran significado. Una noche, hubo una raza humana en el planeta Tierra. El siguiente, no habia. Y eso fue todo.

Las estrellas no te esperaban, hermano. Cuando tomaste mi poder, cuando te quemaste en los cielos superiores, te miraron y no sintieron nada. Las estrellas no esperaron a la humanidad, por toda la promesa que mostró, por toda la promesa que otros vieron en ellas. ¿Pero qué hay de la Ausencia? ¿Qué hay de mí?

Somos, soy, según todos los informes y posibles calificaciones, el monstruo más grande que este mundo haya visto. Tal vez que todo mundo lo haya visto. Y sin embargo, hermano, ahora veo que las estrellas esperan por nosotros. Por mi. ¿Dónde está la justicia en eso? No la busques, porque no hay ninguna. Pero el hecho sigue siendo, hermano. Las estrellas no te esperan. Pero ellos me esperan. Para llevarlos a mi abrazo.

Sospecho que no sera por mucho.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License