La Nochebuena Espectacular de SCP-173

Traducción sin revisar. Es posible que encuentres errores en este documento. Puedes corregir los problemas que veas, pero la revisión no será aprobada hasta que el Equipo de Traducciones se haga cargo.


Puntuación: +5+x
173blink.gif

Era Nochebuena en el Sitio-19; los Árboles de Navidad entraban en los vestíbulos, las coronas y la cinta decoraban los pasillos y una solitaria menorá se sentaba en el centro de la cafetería para que el Investigador Polanski no se pusiera histérico. Demonios, incluso 682 sólo mato a 3 personas ese día como su regalo a la Fundación. Todo parecía estar bien.

Es decir, excepto por un alma solitaria; SCP-173.

173 había visto muchas Noches de Navidad ir y venir en el Sitio-19; muchas generalmente aburridas. Las únicas personas que vieron a 173 fueron los habituales de la Clase-D haciendo sus tareas de limpieza. Por supuesto, siempre intentaba darles sus abrazos navideños, por los que siempre caían de cabeza. Incluso filtraban jugos de amor de vez en cuando. Fue un pequeño gesto, pero fue calentando el corazón de 173 que su esfuerzo fue apreciado, yendo tan lejos sólo por él.

Sin embargo, esta Nochebuena se sintió…abrumadora, por decir lo menos. Hasta ahora, los de la Clase-D que normalmente venían a limpiar su celda no se veían por ningún lado. Por lo general, ya habrían enviado la Clase-D, pero ya eran las dos de la tarde, como se veía en su reloj pintado. 173 comenzo a preocuparse, raspando los costados de la habitación en un intento de encontrar posibles escenarios; algunas teorías iban desde estar posiblemente en la celda de 682, hasta que la Clase D estaba con sus familias. Mientras que estaba dentro del reino de la posibilidad de que no hubiera una limpieza programada de su celda para ese día, 173 sabía en su corazón que no podía ser tan simple.

Cuando estaba a punto de inventar otra teoría, se apagaron las luces y se abrieron las puertas de su celda. 173 estaba encantado, ya que los paseos por las instalaciones eran raros. Durante estas caminatas, él fingía que estaba caminando por la playa durante horas seguidas, absorbiendo la luz del sol como si fuera una mañana con una chica bonita a su lado. Por supuesto, 173 decidió tomar la oportunidad por el cuello y se dirigió a otra habitación.

Cuando 173 comenzó su paseo por los pasillos del Sitio-19, 173 se dio cuenta de que había ganado algo de peso, así que decidió hacer un pequeño trote en su lugar. Había aplazado sus Resoluciones de Año Nuevo tanto tiempo, sin tener realmente la oportunidad de hacer este tipo de ejercicio.

Durante su trote, vio algo peculiar: una habitación con una luz encendida. Durante estas caminatas, todas las luces se apagarían, presumiblemente para permitir a los investigadores dormir un poco. Sin embargo, la puerta de la habitación estaba un poco abierta y podía oír los ruidos que venían de la habitación. Decidido a dejar de correr, se acercó a la habitación, cada vez más fuerte.

Al abrir la puerta, vio a investigadores, conserjes y guardias de seguridad dar un grito de alegría a su llegada. La habitación en sí estaba llena de la habitual decoración navideña, junto con muchos regalos regalados a 173. Como lo demuestra su rostro sin vida, rebosaba de alegría.

Por supuesto, el primer regalo que recibió 173 fue convertirse en el gran campeón del concurso de miradas fijas que estaban teniendo. Fue fácil para 173, por supuesto, ya que sus párpados no existían. De hecho, llegó el punto en que sus párpados se cansaron y anunciaron cuándo iban a parpadear. Pensaba que eran raros, pero los amaba por eso.

Después de las festividades, incluyendo la presentación de regalos y comer mucho (era su día de trampas), quiso dar un abrazo a todos. Había un pequeño problema con eso, sin embargo: nunca ha abrazado a tanta gente a la vez, así que se sintió bastante incómodo tratando de abrazar a una sola persona, ya que había por lo menos 20 personas más mirando. Pero, como si sus problemas estuvieran siendo analizados telepáticamente por los dioses, las luces dentro de la habitación se apagaron.

Perfecto.

Durante este tiempo, 173 abrazo a todos en la sala, todos dándole al menos un poco de jugo de amor. Pocos minutos después de la fiesta, los guardias entraron con el carro; o, como le gustaba imaginarlo, con su Ferarri de color rojo brillante. Mientras llevaban a 173 a su celda, recordó todo lo que sucedió ese día; los regalos, los vítores, los abrazos; era más de lo que podía haber imaginado. Le mostró que La Fundación realmente se preocupaba por él, aunque fuera minimalista la mayor parte del tiempo. Mostró que, a pesar de no mostrar emoción, aquellos cercanos a ti siempre te apreciarán.

En resumen, era feliz.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License