Los Muchos Retratos de Jack Bright
Puntuación: +1+x

Carl Glasko no esperaba encontrarse a la puerta de la casa del Director Bright. Pensó que antes solo estaba siendo amigable cuando hizo una broma en el baño acerca de que a Jack le gustaban los espejos. El hombre estaba mirando su propio reflejo con una mirada en blanco en su rostro mientras Carl se lavaba las manos. Pero luego esa broma llevó al tema de los autorretratos, lo que llevó a una invitación. Cuando el Director del Sitio-19 le pregunta si desea ver su colección de autorretratos, fue difícil decir que no.

"¡Ah, Carl! Apareciste", dijo Jack mientras abría la puerta.

"Bueno, me invitaste después de todo. ¿Quién soy yo para decirle que no a una cena?"

Jack se rió un poco: "Te sorprendería la cantidad de personas que me rechazan. Una de las maldiciones de ser famoso por la Fundación es que todos tienen 'miedo de entrometerse'."

Jack llevó a Carl a la casa. Era un edificio de dos pisos, nada lujoso, pero algo se sentía vacío. Los pasos parecían hacer demasiado eco. Las paredes estaban un poco demasiado vacías.

Pero Carl realmente no le prestó mucha atención. Él y Jack comieron en una mesa para seis personas. Ambos se sentaron en un extremo y dejaron la otra mitad completamente vacía. La conversación bailaba de un tema a otro, y finalmente llegó a las áreas filosóficas más pesadas que se abren camino en cualquier buena discusión. Hablaron de los placeres y dolores de la compañía. Hablaron de identidad. Hablaron de caras.

"Tengo un Redbreast de 18 años. Necesito una excusa para abrirlo", dijo Jack finalmente, mientras se levantaba de la mesa. Carl asintió. Podría ir por un buen whisky.

Después de unos tragos, Jack se sintió lo suficientemente relajado como para mostrar a Carl el sótano. Fue detrás de una pequeña puerta que Carl asumió que era un armario, o simplemente un espacio de almacenamiento adicional. La escalera estaba poco iluminada. Algunas bombillas débiles aquí y allá. Jack lo culpó de algo así como la "atmósfera", pero en realidad él no los había cambiado en décadas.

Después de llevar a Carl al piso inferior, Jack accionó un interruptor. Algunas bombillas cobraron vida, iluminando una pared cubierta de autorretratos. Excepto que, todos eran autorretratos de diferentes caras.

"Supongo que tu cara cambia más a menudo que el resto de la nuestra", dijo Carl. Jack se rió un poco, y luego caminó hacia una mesa en el centro de la habitación. En esa mesa había un espejo, un bloc de dibujo y una amplia gama de lápices. En el cuaderno de dibujo había un retrato en progreso que se parecía al Jack con el que Carl acababa de cenar. Jack se sentó y miró con nostalgia las imágenes que lo rodeaban. Después de unos momentos, Carl rompió el silencio.

"¿Alguna vez te hablan?"

Jack se volvió hacia Carl, con la misma sonrisa plasmada en su rostro, con algo pesado detrás de su mirada.

"¿Quieres escuchar algunas historias?"

Carl asintió y se sentó frente a él en la mesa.





Jack terminó sus historias, y luego ambos entraron en un pesado silencio. Jack tomó un sorbo de su whisky, ya que lo trajo consigo. Carl terminó su bebida hace aproximadamente una hora, así que miró al hombre que se perdía en los retratos que colgaban de las paredes.

"¿Todavía extrañas tu viejo cuerpo?" Preguntó Carl. Es una pregunta tonta. Carl sabía la respuesta. Solo quería escuchar a Jack decirlo.

"Sí lo hago."

"¿Recuerdas cómo se ve?"

Jack se rió un poco ante el comentario, antes de responder: "Es realmente divertido. La mayoría de los anfitriones están tan perturbados al ver a alguien más en sus cuerpos, que nunca se dan cuenta de lo extraños que deben verse en el mío."

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License