El Creador y la Bestia
Puntuación: +1+x

Era un lugar horrible, donde no existían leyes y los dioses se congregaban como insectos atraídos por un gran fuego. El Gran Abismo, fue llamado: una grieta en la realidad más allá de los ojos de los mortales.

Grandes bestias fueron criadas allí, donde lucharon y sangraron y se consumieron unos a otros; grandes dioses fueron atraídos allí, lamiendo esta herida del universo como parásitos. Pero una bestia aún más grande había estado allí, el Dios Devorador, un titán entre ellos, que había acechado allí durante eones. Una bestia piadosa de enorme tamaño, había consumido incontables, y todo lo que estaba en su camino no encontraría escapatoria.

El Creador de Máquinas también había estado allí, tejiendo una red de leyes y orden por encima del abismo cósmico donde los dioses menores se quedarían enredados y atrapados. Era una criatura diferente, que no deseaba la carne y la sangre de otros dioses, sino la perfección y el orden. Su existencia fue tolerada por el Dios Devorador, ya que no era de carne, y por lo tanto no era delicioso para ella. También le pareció agradable que con las telarañas que tejió para atrapar a la presa, su comida llegara más fácil.

El Creador de Máquinas había arreglado innumerables perturbaciones en el orden de los mecanismos del universo, y había construido muchas máquinas grandes, cada una perfecta en cada detalle. Pero incluso con sus grandes habilidades y poder, su tarea de reparar el Gran Abismo fue imposible de lograr. Había concluido que sus acciones eran inútiles, pero no estaba dispuesto a rendirse. Fue su único objetivo.

Una criatura de orden y razón, el Creador de Máquinas una vez miró a las bestias y al Dios Devorador con disgusto, pensando en ellos como una enfermedad y la brecha como una plaga. Pero eones más tarde, se quedaría atónito mientras sus redes de leyes se rompían una y otra vez. Entonces se preguntaría si el caos es el verdadero orden natural y si él es la verdadera enfermedad, mientras remendaba las redes una vez más como una araña incansable.

Cuando sus esperanzas se convirtieron en desesperación y luego en indiferencia, y su creación apasionada se convirtió en repetición mecánica, el Creador de Máquinas se preguntó si su propia percepción lo perjudicaría. Por una vez miró hacia los dioses, pero los vio no como seres inmundos, miro hacia el abismo, pero no como una herida, sino como algo simplemente diferente de sí mismo. Se dio cuenta de que su visión de un universo perfectamente ordenado nunca debía ser.

El Creador de Maquinas se preguntó si debería hacer algo más que máquinas. Sería algo nuevo: a diferencia de las máquinas que planificó con cada detalle antes de construirlas, y a diferencia de los dioses que fueron creados caóticos y sin sentido, sería un híbrido de ambas clases.

Pero incluso con su nuevo objetivo en mente, todo lo que el Creador de Maquinas logró construir fue otro tipo de máquinas. No podía romper su propia limitación de ideas, por lo que puso sus ojos en el Dios Devorador. Esta gran bestia, consumiendo a millones de dioses, luego exhalaría la satisfacción de exhalar sus restos. Y en estas cenizas de los dioses del pasado, el Creador vio nuevas esperanzas.

Recogiendo las cenizas, el Creador llegó a una esfera y las extendió entre grandes aguas. Y en un atrevido intento de imitar la acción de la Bestia, exhalo su propia esencia e ideas en ellos.

La vida entonces fue creada. Las cenizas de los dioses expulsadas por la Bestia crecieron y prosperaron en el agua, y sus mentes también brotaron de las ideas que el Creador les había otorgado. El Creador observó y supo que no era perfecto, a diferencia de todo lo demás que había creado. Pero las máquinas que él construyó no tenían ningún potencial, ya que se planearon con mucho cuidado de antemano y todo su potencial se había materializado. La vida, sin embargo, estaba llena de potencial. Máquinas, él podría predecir; pero la vida, él no podía anticipar.

El Creador vio crecer la vida y sintió la gran alegría que no había sentido por eones. Una nueva visión del universo se desplegó ante él. Pero estos seres recién nacidos eran de carne, delicada y deliciosa, que los dioses anhelan más. Entonces el Creador tejió redes una vez más, para que las bestias hambrientas no pudieran alcanzarlas con sus garras.

Pero la protección del Creador fue de corta duración, ya que el Dios Devorador, la bestia más grande, se encontró con la pequeña esfera. Ella vino a traer la perdición a la vida que había exhalado. La Bestia no tenía la intención de aprovecharse de ellos, ya que eran demasiado pequeños para su gusto, pero tampoco le importaba que su mera existencia destrozara este frágil mundo. Y el Creador no podía permitir que esto sucediera.

El Creador no deseaba luchar contra la Bestia, ya que ahora estaba claro para él que ninguna de sus existencias era errónea o defectuosa. Y fue solo por ella que la vida llegó a ser. El Creador trató de razonar con el Dios Devorador, e incluso fue tan lejos para suplicarle que eligiera otra ruta y perdonara este mundo. Pero el Dios Devorador era una bestia después de todo. Ella no entendía ni le importaba, y se acercaba cada vez más.

El Creador tuvo que defender su creación. La vida era nueva y tenía posibilidades infinitas, y se había convertido en su propósito y significado. El Creador le dijo a la Bestia que lo sentía, y el Creador de Máquinas hizo una última gran máquina. Una jaula, forjada en su propia existencia, para albergar al Dios Devorador y desterrarlo de la vida.

Cuando se hizo la última gran máquina, la Bestia gritó y maldijo, pero el Creador no podía sentir eso. Sintió que solo se hacía añicos, descendiendo a la esfera y manifestándose en formas físicas. Una máquina rota por sí mismo, ya no podía proteger la vida, su creación más orgullosa, un híbrido de él y la Bestia.

Pero el Creador estaba cansado, y cerró los ojos.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License