La Parte Humana de la Ecuacion
Puntuación: 0+x

El Sargento Mansell miró por última vez a la habitación, con los ojos ya rojos por el polvo y las lágrimas que ahora surcaban sus mejillas. El olor a vómito se mezclo en su ropa con la sangre y la podredumbre. Sintió el chasquido y el zumbido, el murmullo y el pitido del dispositivo cuando sus manivelas y engranajes comenzaron a fundirse y moverse, y se entrelazaron con pesar. Sabía que él solo había completado un monstruo.

Caminaba afuera, su cuerpo se sentía de alguna manera extraño. Lo atribuyó a los alrededores. Tratando de ignorar el click que hacia eco constantemente mientras caminaba, salió al exterior para reunirse con su unidad y ayudar a sepultar a los muertos.


Las pruebas habían ido notablemente bien.

El Dr. Sankt estaba contento. Muy, muy contento. Desde que le trajeron el primer espécimen, todos gritando y pataleando, su trabajo lo había consumido. El pelotón que descubrió por primera vez las ruinas había estado buscando infructuosamente otro artefacto perdido del Führer. A pesar de la Lanza Sangrienta y las Vestimentas de Cristo, el pequeño loco estaba insatisfecho y enviaba escuadrón tras escuadrón profundo en los desiertos del norte de África, buscando. En un momento, Sankt había visto estas como búsquedas inútiles por un hombre arrogante.

Pero eso fue antes. Antes de que el hombre del mecanismo de relojería, que una vez había sido simplemente una criatura de carne defectuosa, fuera traído a él. Él era uno de los dos que habia regresado; el otro, lamentablemente, había sido dañado irreparablemente por la dura arena del desierto. Pero el otro…

Sankt no tenía el tipo de autorización necesaria para conocer las circunstancias que llevaron al joven a su estado actual, solo que había estado en una de las misiones del Führer. El joven le había sido dado cuando el metal comenzó a empujar a través de su cuerpo y los engranajes comenzaron a rasgar su carne, retorciéndose y desollando. Sankt pensó que era casi hermoso de ver.

Sankt se despojó de los restos de su piel con más delicadeza de la requerida, colocando cada pieza en su propio recipiente estéril. Mucho después de que los gritos se convirtieran en un chasquido incruento, Sankt trabajó hasta que, finalmente, liberados de su prisión, los huesos de cobre moldeado y los músculos de los contrapesos se mantuvieron solos.

Solo hizo las tareas más simples. Sankt supo después de poco tiempo que sería en gran parte inútil, incapaz de algo más complejo que el hombre que alguna vez fue. Así que lo puso a andar de un lado a otro, llevando un rifle, adelante y atrás frente a su puerta, dejándolo fingir que todavía era un soldado. Lo hizo sentir más seguro, al menos.

Entonces, Sankt reexaminó la carne que sacó de los engranajes y se dio cuenta de su error.

Los montículos de cartílago y piel eran metálicos, algunos de ellos interconectados desesperadamente en un intento febril de girar y moverse. "¡Por supuesto!", Pensó Sankt. "Que tonto de mi parte" Esto debe ser enmendado".

Contactó a sus superiores y les dijo lo que necesitaba. Se necesitaría mucho espacio, así como sujetos para las pruebas y soldados dispuestos a servir a su país. Su viejo amigo, el Dr. Rascher, había estado llevando a cabo sus propios experimentos, y al escuchar lo que Sankt había descubierto, gritó de alegría. "¡Por fin!", Dijo Rascher. "Tendremos nuestra respuesta". Era una respuesta que Sankt estaba más que dispuesta a brindar.


Los primeros fueron fracasos. Sankt sabía que lo serían, así que usó sus sujetos menos importantes: los mentalmente deficientes. Fueron vivisectados, estudiados y eliminados en los hornos. Sankt sabía que sus destinos habrían sido muy parecidos sin importar las circunstancias. Era el destino de aquellos imperfectos. Era el destino de aquellos que no eran miembros de la raza maestra. Por lo que el cortar, atornillar y desinfectar no le preocupaba.

Después de que sintió que entendía lo suficiente, trajo el siguiente lote: el Romani. De uno de ellos, él eliminaría un hígado de relojería. Del otro, uno viviente. Colocándolos uno al lado del otro, estudió durante horas, escuchando mientras sus anteriores dueños morían lentamente: uno goteaba sangre, el otro aceite. Cuando finalmente comprendió su relación, intentó trasplantar los órganos de un cuerpo a otro. Estos experimentos a menudo fallaron, pero el éxito ocasional mantuvo su ánimo. Sabía que pronto, estaría listo.

Fue a mediados de 1944 cuando se sintió lo suficientemente seguro para enviar a los pianistas y violinistas. Él, por supuesto, necesitaría sus manos. Tan delicados y delgados eran los engranajes que su corazón casi se rompió cuando se los quitó. Entonces, los artistas. Sus ojos serían invaluables. Los cantantes casi los olvida, solo los recuerdo mientras cuidadosamente atornilla los labios de un poeta. No habría necesidad de una voz, por supuesto, pero siempre había una necesidad de belleza. Después de todo, Sankt estaba haciendo una obra maestra; dejar una parte sería como cortar la sonrisa de la Mona Lisa, insondable.

Pero sabía que sus piezas delicadas eran solo eso: delicadas. Se preocupó por esto por un tiempo, pensando que su trabajo se había perdido, hasta que repentinamente se le ocurrió. Al ver a su guardia de relojería marchando de un lado a otro frente a su puerta, apareció la epifanía: los excavadores de zanjas, los mineros, los barrenderos de la calle. ¡También podrían ser parte! Casi se sintió tonto, pensando en lo perturbado que había estado cuando casi olvidó a los cantantes. ¿Cómo podría hacer una verdadera obra maestra sin todo?

Sus brazos y piernas transfirieron la potencia a los engranajes más pequeños, transportaron elementos a lo largo de las trayectorias internas, ¡y permitieron que un solo hombre, una sola manivela, operara todo! Pero las manos poderosas y expertas no significaban nada sin la mente para conducirlas.

Entonces Sankt envió a científicos y doctores, profesores e investigadores. Sus mentes eran un componente necesario y no podían ser excluidos. Luchó con el primer sujeto, sin ver completamente cómo las diferentes partes estaban realmente interconectadas, pero perseveró. El siguiente fue mucho más fácil. Eventualmente, las diferentes partes se unieron en el todo, guiando las manos y los músculos en una precisión perfecta e indomable.

Cerca de su finalización, tan cerca de su objetivo final y hermoso, Sankt finalmente tuvo la confianza suficiente para invitar a la totalidad del liderazgo alemán a su laboratorio y mostrarles lo que sus labores habían producido.


Era un nervioso grupo el que se apiñaba en los pasillos del búnker húmedo, casi claustrofóbico, bajo Chelmno. Solo uno de los altos mandos alemanes había aparecido, los otros estaban mucho más preocupados por la guerra llamando a la puerta principal. Sin embargo, Sankt tenía la respuesta a todos sus problemas. Con su dispositivo, Alemania sería completamente capaz de defenderse en un futuro imprevisible.

Mientras los espectadores observaban, colocó una pistola en la entrada, girando el dial y moviendo su mano hacia la manivela. Lo giró lentamente, escuchando el ritmo perfecto por primera vez. Sabía que funcionaría, sabia de manera innata que el dispositivo funcionaría perfectamente. Cada clic era el turno de una bailarina, el toque de un acorde, el balanceo de un azadón, la hipótesis de un sueño. Sankt se sentía tan cerca del amor como nunca lo había hecho.

Cuando se detuvo, se volvió y recogió el arma, girándola en sus manos, examinando cómo su níquel y acero se habían convertido en oro y cobre. Se lo ofreció a uno de los altos oficiales presentes, que lo examinó con desagrado y lo dejó a un lado.

"¿Eso es todo lo que hace?", Preguntó el hombre.

"¿Qué quieres decir?", Respondió Sankt.

"¿Eso es todo lo que hace? ¿Convertir el acero en bronce?

"Por supuesto que no", respondió Sankt, desconcertado. "Hacen mucho más, mucho más. Este es solo el primer paso en un largo viaje. Ahora, solo pueden gestionar un único tipo de transformación, convirtiendo lo que es una cosa en otra de lo mismo. Pero pronto, muy pronto, harán las cosas mejor. ¡Mejorarlos de formas que ni siquiera podemos imaginar! ¡Reescribiendo literatura, corrigiendo errores en ecuaciones complicadas, haciendo nuevas bombas y nuevas religiones con la misma habilidad!"

Los hombres lo miraron, y luego a la masa de mecanismos detrás de él. El oficial lo miró intensamente, dolorosamente.

"Entonces terminalo. Necesitamos un nuevo dios en este momento."


Sankt trabajó sin cesar. Solo quedaban unas pocas personas para él, ahora. Su personal de investigación fue el primero que utilizó, y luego el último de los prisioneros demacrados y defectuosos. Finalmente, comenzó a tomar a los soldados más inteligentes, entretejiéndolos lo mejor que pudo. Ya no podía darse el lujo de ser exigente. Finalmente, se volvió hacia su leal guardián. Cogió el arma de sus manos, la guió con cuidado hacia la mesa y le agradeció el leal servicio que le había prestado antes de desactivar su aun latiente corazón de relojería.

Cuando finalmente llegaron los estadounidenses, él sabía que casi había terminado. Podía sentirlos acercándose a través del humo, los fuegos ardiendo brillantemente en los hornos, a pesar de que la mayoría de los guardias habían huido o habían sido utilizados. Aunque Alemania pudiera caer, sus trabajos aún podrían ser apreciados.

Se acercó al guardia frontal, sonriendo y agitando sus manos. Les dio la bienvenida con un inglés vacilante y les pidió historias de la guerra aparentemente lejana. Les advirtió sobre las condiciones en el campamento, trató de explicar qué estaban haciendo los comandantes, cómo tenían que contener las infecciones que había estado transfiriendo. Lo mataron lentamente, primero cortándole las manos, luego los ojos, luego los labios.


El Sargento Mansell miró el enorme dispositivo. Había visto al Big Ben en Londres antes de que lo enviaran, y le gustaba pensar que sus entrañas eran similares. Los otros soldados estaban afuera, enterrando a los muertos entre vómitos roncos y tormentosos. Miró hacia abajo al dial en el frente, el latón cubriendo alrededor de él deletreando instrucciones rudimentarias en inglés. Acostado en el suelo, directamente debajo de él, había una sola rueda dentada.

Mansell miró la pieza y luego al dispositivo, lamiéndose los labios. El lugar era obvio, al parecer, casi deslumbrante en su inconsistencia. Cogió el accesorio de latón, bajó el último diente a su lugar y vio que la máquina se estremecía ligeramente, casi en éxtasis. Finalmente se completo terriblemente.

Mientras dormía esa noche, soñó con una mujer joven, bella y brillante. En algún momento de la madrugada, se levantó, sacó su pistola y caminó mecánicamente hacia el bosque. El disparo resonó entre los árboles, resonando con sangre y hierro.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License