La Herejía del Desensamblamiento

Traducción sin revisar. Es posible que encuentres errores en este documento. Puedes corregir los problemas que veas, pero la revisión no será aprobada hasta que el Equipo de Traducciones se haga cargo.


Puntuación: +6+x

A veces, cuando estaba solo, Robert Bumaro deseaba poder llorar.

Se sentó en su habitación privada, meditando sobre las palabras del Dios Roto, sintiendo un gran dolor. La Iglesia era su vida, su directiva, su función, como sea que quisieran llamarlo. Y estaba muriendo, debido a la herejía.

Algunas personas consideraron conveniente, hace años, desensamblar la Iglesia en tres partes. Y no hay herejía mayor que el desensamblaje. Desensamblar cualquier cosa, especialmente la Iglesia, era romper a Dios mismo.

Y así, con su meditación completa, salió de sus aposentos privados, donde un ascensor lo llevó directamente al púlpito. Allí, encaró a su congregación que, a diferencia de los herejes, no estaban modificados; eran indignos de ser parte de Dios, en su mayor parte, pero eran bienvenidos a adorarlo. Bumaro, por supuesto, era una excepción; había bebido del Icor de Dios hace mucho tiempo.

"Treinta años", rugió Bumaro con voz zumbante y mecánica. "Treinta años. Han pasado treinta años desde el cisma, desde…el desensamble". La iglesia abucheó con esta declaración. "Han sido unos difíciles treinta años, pero lentamente, nos estamos reconstruyendo, al igual que reconstruimos a nuestro Dios".

"Al igual que reconstruimos a nuestro Dios". Bumaro agitó su cabeza. “He oido hablar de la destrucción de estas otras Iglesias. Bombardeos y ácido e interrupción de señales y agentes corrosivos. Marquen mis palabras, Oh Hijos del Dios Roto: Si alguno llevera acabo estos actos, se separaran a si mismos del Dios. El Desensamblaje es la mayor herejía que uno puedo cometer, incluso si hacía miembros de nuestros secesionistas”

"No buscamos la guerra con ellos, hermanos, ni buscamos la paz. Tratamos de olvidarnos de ellos". Bumaro se aclaró la garganta. "Ahora bien, cantemos el Himno, 'Dios Nos Aleja de la Carne'".


Robert Bumaro recibía varias cartas de miembros de su congregación, e incluso de fuera de ella. Amenazas de muerte de los Maxwellistas, amenazas peores que la muerte de la Iglesia de la Obra Dentada, una invitación a una conferencia de algún tipo, y varias cartas de admiradores o personas que deseaban ver las piezas de Dios. Ignoró todo esto, hasta que encontró una carta, escrita en papel de cuaderno y a toda prisa metida en un sobre.

Querida Santidad,
Mi nombre es Jake, y tengo 9 años.
Estoy escribiendo para preguntar
¿Por qué los tickeadores, hummers y la iglesia se odian?
¿y puedes hacer algo al respecto?
Mi hermano es un hummer, y mi mamá y mi papá son tickeadores.
Pelean todo el tiempo, y Marcus sigue hablando de una señal, y está haciendo
que peleen más.
No me gusta que peleen.
Sr. Bumaro, por favor haga algo.
Jake Sparks.

Primeramente, Bumaro encontró remarcable que los miembros de la iglesia de la Obra Dentada eligieran reproducirse en absoluto, y mucho más tener dos hijos. En segundo lugar, la idea de ambos grupos escindidos, juntos bajo el mismo techo, literalmente detuvo sus engranajes. Dejó la carta en su escritorio con el propósito de meditar y suspiró, levantándose y dirigiéndose a la ventana.

Allí, miró la luna, en lo alto del cielo. La luna alguna vez fue un pedazo de tierra, o eso dicen los científicos. La Tierra había sufrido una catástrofe en el pasado, y la luna había nacido, donde se había mantenido por milenios desde entonces, una cara con cicatrices en el cielo nocturno. Y, sin embargo, funcionó en perfecta armonía con el planeta. Piezas rotas que trabajan juntas como una máquina.

Bumaro negó con la cabeza. Era inútil. La animosidad entre las tres iglesias era demasiado grande. El Dios Roto, al parecer, tendría para siempre una Iglesia Rota.

Volvió a revisar la carta, sus pensamientos se desviaron hacia sus hijos vagabundos. Por un breve momento, se preguntó si podrían ser reensamblados.

Robert Bumaro levantó su teléfono.


Robert Bumaro hizo varias llamadas telefónicas la semana siguiente. La mayoría de ellas fueron colgadas.

Dos de ellas tuvieron éxito. Se organizó una reunión.

Tuvo lugar en un valle, donde había un lago, donde había una isla, donde una vez estuvo una máquina. Ya no estaba, y en su lugar, había una sensación de tragedia…

Robert Bumaro estaba en la isla, junto a las dos santas. Santa Hedwig de los Ángeles, de los Maxwellistas, estaba de pie a un lado. En el otro estaba la Legada Trunnion. Parecía que las dos mujeres iban a arrancarse la garganta. Ambas mujeres estaban flanqueadas por miembros de sus propias iglesias, todos leales, todos convertidos. Luces parpadeantes y zumbidos de ventilador de los Administradores-Sacerdotes Maxwellistas de Hedwig- el sonido de metal y tic-tac de engranajes de los Legados de lado de Trunnion.

"Latón, bronce y silicio. Juntos por fin". Bumaro asintió con la cabeza a los dos."…Saben por qué estoy aquí, hermanas".

"Simplemente quieres que nos conformemos a tu evangelio del tic-tac", dijo Hedwig, sonando mucho menos elocuente que en la escriturajava lllena de errores de su iglesia. "La individualidad está en el sistema de archivos-"

"Conozco las Escrituras, Santa Hedwig", dijo Bumaro. "Pero la individualidad no importa ahora. Lo que importa ahora es la salud de nuestra iglesia".

"Feh", dijo Trunnion simplemente. "Todos tenemos la misma misión. Todos queremos reconstruir a MEKHANE". Sus seguidores comenzaron a cantar el nombre de su Dios en voz baja.

"Te refieres a WAN", corrigió Hedwig. "WAN, la Red Eterna". Sus seguidores comenzaron un contra-canto de 'WAN, WAN, WAN'.

Trunnion dejó escapar un poco de vapor, mostrando sus dientes con punta de diamante. "Seamos civilizadas, Hedwig. El constructor está hablando".

"Todos queremos reconstruir a Dios", dijo Bumaro simplemente. "Eso es cierto. Sin embargo, los métodos que usan son… controversiales".

"¿Los métodos que utilizamos?" Hedwig sonaba tan ofendida como podía sonar una voz computarizada. "Ni siquiera les permites a tus conversos…bueno, ¡convertirse! Para estar en el escalón superior de tu iglesia es necesario para beber tu Icor de Dios. Y ni siquiera es Icor, es un virus". La zumbante Santa sonrió. "Nosotros ya no tenemos que preocuparnos por los virus".

Bumaro negó con la cabeza. "El método de conversión es irrelevante. Aunque… veo tu punto de limitar la conversión. Pero la mayoría de nosotros no somos dignos de…"

"La única forma en que uno puede ser digno es si se mejora a sí mismo", dijo Trunnion simplemente. "Al decirles que no son dignos de ser parte de Dios, al no permitirles convertirse… impides cualquier superación entre tu rebaño".

Hedwig estaba absolutamente furiosa. "No puedo creer que esté diciendo esto, pero… estoy de acuerdo con la Legada".

Trunnion parpadeó, y hubo un sonido de confusión entre sus seguidores. "¿Tú.. lo estás?"

"Sí. De hecho, estoy… algo furiosa por no haber llegado a ese punto primero".

Bumaro dio un paso atrás y levantó una mano tranquilizadora, que zumbó cuando los engranajes de su cabeza funcionaron. "¿Ven? Podemos hacer las paces".

"Tal vez", dijo Trunnion, mirando a Bumaro. "Sin embargo… tu Icor. No veo partes digitales en ti. No hay silicon en absoluto. ¿No te parece extraño?"

Bumaro permaneció en silencio, mirándose las muñecas. Legado Trunnion tenía razón. Ninguno de los Bebedores de Icor de la Iglesia Rota contenía ninguna forma de silicio en absoluto. Él se quedó sin habla, al igual que Hedwig, por mucho tiempo. "Estás en lo correcto."

"¿Tu punto es?" Hedwig preguntó, sonando nerviosa. "Tal vez simplemente… varía de una secta a otra".

Hubo un silencio largo e incómodo después de eso. Finalmente, uno de los compañeros de Trunnion, un joven por el sonido, habló. "Es la prueba".

Trunnion, y todo su grupo, se volvieron para mirar al orador, un joven al que Trunnion reconoció como Hermano Condensador. Trunnion habló. "¿Qué quieres decir?"

"La sangre de MEKHANE no contiene silicio. Es una prueba de que todos son herejes". Hubo un sonido de acumulación de vapor, y un tubo en el cuerpo del Legado de la Santa comenzó a brillar. "Esto es lo que necesitábamos. Ahora sabemos que son herejes, que MEKHANE es leal a nosotros, y que su WAN es un ídolo falso". Con un clic-clic-clic-clac, la mano del Hermano Ojo de Acero se retiró a su brazo, para ser reemplazada por una espada larga. Él sonrió a los Maxwellistas. "Esta es toda la prueba que necesitamos de que la herejía digital es solo eso: una herejía".

Un grito surgió de la multitud de ortodoxos. "He-re-jia. He-re-jia. He-re-jia. He-re-jia".

En respuesta, Santa Hedwig dio un paso adelante, extendiendo los brazos para proteger a sus seguidores. Sus ojos comenzaron a brillar en tonos de rojo, azul, verde y amarillo cuando comenzaron sus procesos de combate. "¿Nos quieren? Vengan a buscarnos".

"¡HEREJE!" Gritaron los Ortodoxos a Hedwig. "¡Impostora de Santa! ¡Fraude!"

Robert Bumaro estaba a punto de hablar, cuando los ojos de Hedwig comenzaron a brillar con un rojo brillante y furioso. Desde su espalda, emergieron alas mecánicas y la levantaron en el aire. Era una vista imponente, y la Santa los miró a todos abajo.

Robert inclinó la cabeza hacia la santa alada, levantando las manos en un gesto pacífico. "Santa Hedwig, por favor. No hagas nada precipitado".

"No soy la Santa Hedwig, eso es verdad. Ella murió hace mucho tiempo. Soy una reproducción. Y eso es lo que estamos haciendo, reproduciéndonos a todos a la imagen del Dios. Tendremos que…" El discurso de Hedwig fue cortado corto por un estallido de mosquete de los Ortodoxos, cortando su ala y dejándola en una caída en espiral al suelo. Ella gritó de dolor, y Su Santidad corrió a su lado.

Después de todo esto, la Hermana Trunnion se giró hacia sus seguidores, mirando al hombre que había disparado. Sus ojos ardieron con furiosa ira, y los engranajes detrás de sus ojos hicieron clic en una secuencia específica. Mientras miraba al tirador, este se desplomó en el suelo, sus sistemas se detuvieron, aunque temporalmente.

Luego se volvió hacia sus seguidores, quienes todos la miraron con miedo. Su voz estaba llena de la furia de MEKHANE. "No somos asesinos. Recuerden eso. No matamos a los hijos de Dios, no importa cuán díscolo sea". Un zumbido mecánico emitido por sus dientes. "Somos legados. Enjuiciamos. Examinamos. Formamos conclusiones, y de esas conclusiones derivamos planes". Hizo un gesto para señalar al grupo Maxwellista, con la Hermana Hedwig con aspecto de que estaba a punto de desmayarse y apagarse. "Estos… estos niños son herejes, sí. Han adoptado la Disolución, sí. Pero todavía son humanos. Con un poco de esfuerzo y buena fe de nuestra parte y de ellos, pueden ser estandarizados".

"Así que alguien les dé un poco de agua y desconecten esas turbinas de vapor. No hay ninguna razón por la cual no podamos hablar civilizadamente".

Los Legados Ortodoxos obedecieron, yendo al lago y recogiendo agua para los Maxwellistas. Algunos de los Legados fueron directamente a ver a la Santa Hedwig, atendiendo a su ala destrozada con ayuda de los Maxwellistas.

Durante la siguiente hora, la palabra 'hereje' no fue dicha. Solo las palabras 'hermano' 'hermana', y varias disculpas entre el grupo. Y luego, Bumaro decidió dirigirse al grupo.

"Se han dicho muchas buenas palabras esta noche, y se han hecho algunas buenas obras, aquí en este lugar de tragedia. Ahora, seguramente todos deben ver que todos tenemos el mismo propósito. Esta disputa…en gran medida no tiene sentido. Debemos reensamblarnos a nosotros mismos. Pues, ahora me doy cuenta, Dios es la máquina más simple de todas: un yunque". Bumaro levantó su puño en el aire. "No importa lo que seamos, no importa lo que busquemos construir, nuestro propósito es construir el Yunque… ¡sobre el cual DEBEMOS ROMPER LA CARNE!"

Las tres iglesias vitorearon, y mientras lo hacían, Bumaro sintió que los engranajes en su cabeza se ponían a trabajar en un nuevo sermón.


Esa noche, Robert Bumaro escribió una carta.

Querido joven señor Sparks,
Es raro que yo le escriba a un miembro de mi iglesia en persona, así lo confesaré. Sin embargo, la carta que me enviaste, por simple que fuera, era profunda en su alcance.

Esta noche, me he reunido con miembros de las dos ramas, y ahora veo que no están rotas. Son piezas aparte, hechas de una máquina más grande. Son auxiliares, sí, pero el Corazón de Dios no es nada sino modular.

Creo que es la tolerancia y la sabiduría de personas como usted lo que conducirá a la reconstrucción de la Iglesia, y luego de Dios, y luego dell Universo mismo. Es posible. Es todo lo que sabía antes, pero ahora, estoy seguro de que sucederá.

Gracias, Jake.

Que seas para siempre entero,

Robert Bumaro

Mientras firmaba la carta, su cuerpo hizo un ruido que nunca antes había escuchado: un pitido débil y digital. El Constructor del Dios escuchó ese sonido y comenzó a reír.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License