El Consejo de Pesca: El Pez Gordo

Traducción sin revisar. Es posible que encuentres errores en este documento. Puedes corregir los problemas que veas, pero la revisión no será aprobada hasta que el Equipo de Traducciones se haga cargo.


El Consejo de Pesca: El Pez Gordo
Byㅤ Phantom8Phantom8
Published on 06 Mar 2022 18:10
Puntuación: +1+x

What this is

A bunch of miscellaneous CSS 'improvements' that I, CroquemboucheCroquembouche, use on a bunch of pages because I think it makes them easier to deal with.

The changes this component makes are bunch of really trivial modifications to ease the writing experience and to make documenting components/themes a bit easier (which I do a lot). It doesn't change anything about the page visually for the reader — the changes are for the writer.

I wouldn't expect translations of articles that use this component to also use this component, unless the translator likes it and would want to use it anyway.

This component probably won't conflict with other components or themes, and even if it does, it probably won't matter too much.

Usage

On any wiki:

[[include :scp-wiki:component:croqstyle]]

This component is designed to be used on other components. When using on another component, be sure to add this inside the component's [[iftags]] block, so that users of your component are not forced into also using Croqstyle.

Related components

Other personal styling components (which change just a couple things):

Personal styling themes (which are visual overhauls):

CSS changes

Reasonably-sized footnotes

Stops footnotes from being a million miles wide, so that you can actually read them.

.hovertip { max-width: 400px; }

Monospace edit/code

Makes the edit textbox monospace, and also changes all monospace text to Fira Code, the obviously superior monospace font.

@import url('https://fonts.googleapis.com/css2?family=Fira+Code:wght@400;700&display=swap');
 
:root { --mono-font: "Fira Code", Cousine, monospace; }
#edit-page-textarea, .code pre, .code p, .code, tt, .page-source { font-family: var(--mono-font); }
.code pre * { white-space: pre; }
.code *, .pre * { font-feature-settings: unset; }

Teletype backgrounds

Adds a light grey background to <tt> elements ({{text}}), so code snippets stand out more.

tt {
  background-color: var(--swatch-something-bhl-idk-will-fix-later, #f4f4f4);
  font-size: 85%;
  padding: 0.2em 0.4em;
  margin: 0;
  border-radius: 6px;
}

No more bigfaces

Stops big pictures from appearing when you hover over someone's avatar image, because they're stupid and really annoying and you can just click on them if you want to see the big version.

.avatar-hover { display: none !important; }

Breaky breaky

Any text inside a div with class nobreak has line-wrapping happen between every letter.

.nobreak { word-break: break-all; }

Code colours

Add my terminal's code colours as variables. Maybe I'll change this to a more common terminal theme like Monokai or something at some point, but for now it's just my personal theme, which is derived from Tomorrow Night Eighties.

Also, adding the .terminal class to a fake code block as [[div class="code terminal"]] gives it a sort of pseudo-terminal look with a dark background. Doesn't work with [[code]], because Wikidot inserts a bunch of syntax highlighting that you can't change yourself without a bunch of CSS. Use it for non-[[code]] code snippets only.

Quick tool to colourise a 'standard' Wikidot component usage example with the above vars: link

:root {
  --c-bg: #393939;
  --c-syntax: #e0e0e0;
  --c-comment: #999999;
  --c-error: #f2777a;
  --c-value: #f99157;
  --c-symbol: #ffcc66;
  --c-string: #99cc99;
  --c-operator: #66cccc;
  --c-builtin: #70a7df;
  --c-keyword: #cc99cc;
}
 
.terminal, .terminal > .code {
  color: var(--c-syntax);
  background: var(--c-bg);
  border: 0.4rem solid var(--c-comment);
  border-radius: 1rem;
}

Debug mode

Draw lines around anything inside .debug-mode. The colour of the lines is red but defers to CSS variable --debug-colour.

You can also add div.debug-info.over and div.debug-info.under inside an element to annotate the debug boxes — though you'll need to make sure to leave enough vertical space that the annotation doesn't overlap the thing above or below it.

…like this!

.debug-mode, .debug-mode *, .debug-mode *::before, .debug-mode *::after {
  outline: 1px solid var(--debug-colour, red);
  position: relative;
}
.debug-info {
  position: absolute;
  left: 50%;
  transform: translateX(-50%);
  font-family: 'Fira Code', monospace;
  font-size: 1rem;
  white-space: nowrap;
}
.debug-info.over { top: -2.5rem; }
.debug-info.under { bottom: -2.5rem; }
.debug-info p { margin: 0; }
/* source: http://ah-sandbox.wikidot.com/component:collapsible-sidebar-x1 */
 
#top-bar .open-menu a {
        position: fixed;
        top: 0.5em;
        left: 0.5em;
        z-index: 5;
        font-family: 'Nanum Gothic', san-serif;
        font-size: 30px;
        font-weight: 700;
        width: 30px;
        height: 30px;
        line-height: 0.9em;
        text-align: center;
        border: 0.2em solid #888;
        background-color: #fff;
        border-radius: 3em;
        color: #888;
}
 
@media (min-width: 768px) {
 
    #top-bar .mobile-top-bar {
        display: block;
    }
 
    #top-bar .mobile-top-bar li {
        display: none;
    }
 
    #main-content {
        max-width: 708px;
        margin: 0 auto;
        padding: 0;
        transition: max-width 0.2s ease-in-out;
    }
 
    #side-bar {
        display: block;
        position: fixed;
        top: 0;
        left: -20em;
        width: 17.75em;
        height: 100%;
        margin: 0;
        overflow-y: auto;
        z-index: 10;
        padding: 1em 1em 0 1em;
        background-color: rgba(0,0,0,0.1);
        transition: left 0.4s ease-in-out;
 
        scrollbar-width: thin;
    }
 
    #side-bar:target {
        left: 0;
    }
    #side-bar:focus-within:not(:target) {
        left: 0;
    }
 
    #side-bar:target .close-menu {
        display: block;
        position: fixed;
        width: 100%;
        height: 100%;
        top: 0;
        left: 0;
        margin-left: 19.75em;
        opacity: 0;
        z-index: -1;
        visibility: visible;
    }
    #side-bar:not(:target) .close-menu { display: none; }
 
    #top-bar .open-menu a:hover {
        text-decoration: none;
    }
 
    /* FIREFOX-SPECIFIC COMPATIBILITY METHOD */
    @supports (-moz-appearance:none) {
    #top-bar .open-menu a {
        pointer-events: none;
    }
    #side-bar:not(:target) .close-menu {
        display: block;
        pointer-events: none;
        user-select: none;
    }
 
    /* This pseudo-element is meant to overlay the regular sidebar button
    so the fixed positioning (top, left, right and/or bottom) has to match */
 
    #side-bar .close-menu::before {
        content: "";
        position: fixed;
        z-index: 5;
        display: block;
 
        top: 0.5em;
        left: 0.5em;
 
        border: 0.2em solid transparent;
        width: 30px;
        height: 30px;
        font-size: 30px;
        line-height: 0.9em;
 
        pointer-events: all;
        cursor: pointer;
    }
    #side-bar:focus-within {
        left: 0;
    }
    #side-bar:focus-within .close-menu::before {
        pointer-events: none;
    }
    }
}

El Pez Gordo

Puntuación: +1+x

Map.jpg


El Dr. Henry Ivanon odiaba el océano.

Le disgustaba su forma incierta y ondulante; la manera en que domina la visión y se aleja indefinidamente más allá de la curva de la tierra. Lo encontraba cruel e incómodo, prefería la tierra sólida, estable, y fiable que había bajo sus pies.

Podía tolerar los aviones: en un avión, uno podía convencerse de que no estaba surcando el cielo a velocidades que derriten la mente, podía imaginarse en un tren o un autobús agradable y seguro. El movimiento: la experiencia de la aceleración era lo suficientemente similar, según él. Los barcos no eran así: el balanceo y la extensión azul que rodeaba al ridículo navegante se burlaban de tales intentos de ignorar su situación. El océano exigía reconocimiento a través de los sentidos: la salmuera que se quedaba atrapada en la nariz, las olas que chocaban en el oído, la inquietud siempre presente del movimiento a lo largo de unas cubiertas que sólo podían ser imperfectas, extraños doppelgängers de la tierra firme.

La última vez que había subido a un barco: un viaje a las islas del Golfo de la Columbia Británica, se había pasado el tiempo entre el pánico y los vómitos; ninguna de las dos experiencias le apetecía repetirlas, como había dejado claro a esos amantes del mar con los que se cruzaba a menudo en el Sitio-184.

Por ello, se alarmó mucho ante la petición que le hizo el joven que se encontraba frente a él — se presentó como Charles Cohen, del Departamento de Comunicaciones y Relaciones Anómalas.


"¿Me estás diciendo que vas a hablar con una ballena, pero necesitas mi ayuda porque no puedes hablar con ella en ruso?" Preguntó, incrédulo.

Henry miró al hombre, atónito, esperando una respuesta.

"Es decir, eso es técnicamente cierto — pero hay que tener en cuenta el por qué. He estado en contacto con la gente asignada a SCP-5597, y aparentemente el animal no está vocalizando de la manera que ellos esperan. Los sonidos que ha estado haciendo, bueno, nuestra mejor suposición es que es lo más cerca que una ballena puede llegar a hablar en ruso. Es fácil crear el software para ralentizar y elevar el tono — así como invertir el proceso mediante un micrófono y un altavoz — pero aún necesitamos a alguien que pueda entender lo que dice. ¡Y ese eres tú!" respondió Charles, sonriendo y acentuando su punto al poner los dedos de pistola.

Henry estaba a punto de regañar al hombre, hasta que el recuerdo de su promesa a Tasha Lebedev volvió a él. Él, en nombre de la Fundación, había prometido cuidar de ella y de sus hijos. Seguía recibiendo información sobre cómo les iba en Toronto. Según todos los indicios, se habían integrado bastante bien en la cultura canadiense del siglo XXI — especialmente los niños, pero los niños son así de adaptables.

Bueno, se dio cuenta de que no todos los niños lo habían hecho. Y fue ese sentimiento de culpa el que le llevó a aceptar la propuesta de Charles, a pesar de los dolorosos recuerdos del océano.


Mientras bajaba hacia el muelle, la mirada de Henry se posó en el pequeño y algo envejecido barco de pesca y en las dos mujeres que estaban sujetando lo que parecía ser un complejo sistema de altavoces en su costado. Una de ellas levantó la vista y lo saludó al acercarse.

"Hola, estoy buscando a Charles, Charles Cohen", preguntó tentativamente, mirando a su alrededor. "Quería mi ayuda en algún proyecto, pero creo que me equivoqué de barco."

"¡Estás en el lugar correcto!", retumbó una voz cuando la cabina del barco se abrió de golpe. Un hombre imponente se adelantó: una tupida barba de color sal y pimienta parecía flotar sobre el grueso jersey de ochos que llevaba. Casi oculta tras su anchura estaba la figura más delgada de Charles, que dedicó otra sonrisa ensayada al doctor Ivanov.

La mujer más cercana a él terminó de atar una cuerda, "Anomalías Acuáticas está escaso de barcos en este momento, hay muchos proyectos de investigación en marcha. Ha habido un florecimiento atípico de algas, un extraño comportamiento de las estrellas de mar a lo largo de la costa, e informes de que un iceberg con un Mosasaurus vivo nadando en él está a punto de pasar a la deriva por San Juan de Terranova. Sí," aclaró, "nadando en el iceberg. Soy Sarah, por cierto. Esa es Emma", la otra mujer saludó, "y ya conoces a Greg."

La mirada de Henry se desvió involuntariamente mientras se presentaba, y se posó en la flotilla de imponentes buques de casco gris, de aspecto muy marinero, amarrados en el complejo portuario cercano mucho más grande.

Greg se rió al darse cuenta, una risa resonante y estruendosa, "La marina no está muy dispuesta a ayudarnos a los pequeños con algo así. No te preocupes, estarás a salvo. De todos modos, estamos a punto de soltar amarras."

La silenciosa protesta de Henry por este hecho se vio interrumpida cuando, tras pescar lo que fuera de importancia náutica con lo que parecía estar ocupada, Emma se volvió hacia él, preguntando "Entonces, ¿qué pasa con esta ballena?".

"Oh," respondió él, olvidando momentáneamente la inquietante sensación que bullía en su estómago. "Según tenemos entendido, durante la Segunda Guerra Mundial, una familia rusa: una madre y sus hijos huían. Consiguieron hacer un trato con un grupo que los metió de contrabando en los cuerpos de unas ballenas que desembarcaron aquí hace un tiempo, no tenemos claro cómo funcionó el paso del tiempo. Estaban todos en estado de shock y yo era el único que podía hablar con ellos — ¡ahora están bastante bien!", añadió, genuinamente feliz.

"Así que esta ballena es…" Emma se interrumpió.

"Es — él era su guía, su hijo mayor. Otro precio de su escape, yo —" Antes de que el peso de la admisión se asentara sobre él, Henry fue sacado de balance. Estaban fuera, la tierra firme se alejaba cada vez más; reprimió un pequeño grito en su garganta.


Eventualmente, el agarre de nudillos blancos de Henry en los reposabrazos del asiento se relajó lo suficiente como para que pudiera prestar atención a la pequeña charla que se estaba llevando a cabo — Sarah y Emma estaban compartiendo una historia de pesca con Charles — aunque no había captado mucho de ella. "El rastreador dice que estamos encima de ellas", gritó Greg desde la cabina, y Henry se giró justo a tiempo para ver cómo una figura enorme rompía la superficie del agua junto a ellos. Tardó un momento en comprender lo que vio: de lo que parecía ser una explosión de agua, el monolítico cuerpo gris-azulado se lanzó hacia adelante, girando con sorprendente agilidad en el aire — un ojo enorme: expresivo, casi humano, captó su mirada — antes de que la criatura se estrellara contra el oleaje, rociando la embarcación y sus pasajeros con una fina niebla. Luego, el silencio.

Cuando pasó el momento de reverencia, el equipo comenzó a instalar la compleja red de cables, micrófonos, altavoces, y equipos informáticos. Parecía que había sido sólo un momento antes de que Henry se encontrara sentado frente a la pantalla del ordenador, con numerosos diales parpadeantes y luces intermitentes, unos incómodos auriculares colocados en su cabeza, y un micrófono apuntándole.

Al principio, los sonidos eran de otro mundo, profundos y rítmicos, lentos y decididos. Sin embargo, cuando Charles ajustó los diales, surgió una voz que le sorprendió con su resonancia identificable y extrañamente familiar.

¿Hola? ¿Hola?

Se inclinó nerviosamente hacia el micrófono, respondiendo en ruso:

¡Hola! Podemos oírte. ¿Puedes oírnos?


La respuesta fue inmediata, llena de emoción, y cargada de un profundo anhelo por fin obtenido:

¡Pueden oírme! ¡Pueden oírme! ¡Hola, hola! ¡Ha pasado tanto tiempo!

Henry no pudo evitar que la alegría se infiltrara en su voz:

Sí, Peter, ¡nos alegra mucho saber de ti!


Pasó un instante:

Peter, ¿cómo — cómo sabías? ¡Mi madre! ¿La conoces? ¿Está bien? Y mis hermanos: Kostya, Irina, Katja — ¿están a salvo?

Henry tuvo que pausar para evitar que se le quebrara la voz:

Los conozco, Peter. Ella — Tasha, quería que supieras lo orgullosa que está de ti, los mantuviste a salvo, Peter, ahora están todos a salvo.


La respuesta era algo que sospechaba, pero no estaba preparado para ella:

¿Puedo hablar con ellos? ¿Por favor?

Henry tomó otro calmante respiro antes de responder. Sabiendo que probablemente estaba mintiendo:

Lo siento, no están conmigo ahora. Intentaremos encontrar la manera de que puedan hablar contigo. Mientras tanto, Peter, unos amigos míos tienen algunas preguntas que hacerte, ¿está bien?



El tiempo pasa lenta pero rápidamente. El Dr. Ivanon transmitió a Peter las preguntas de Charles sobre su estado, por qué necesitaban que se mantuviera alejado de otros humanos, y la explicación de cómo su organización cuidaría de él — así como las preguntas de Sarah sobre la vida marina local. Se dio cuenta de que la criatura estaba agradecida por la conversación, aunque Peter no entendiera del todo lo que estaba pasando o quiénes eran esas personas. Antes de que se marcharan, le aseguró a la ballena — le prometió a la persona que era — que volvería, que nadie lo abandonaría.

No pensó en el océano mientras hacía la promesa, y no habría cambiado nada si lo hubiera hecho.


Right.jpg

De regreso al Sitio-184, el Dr. Ivanov se dio cuenta de que había algo que aún se le escapaba.

"Sr. Cohen, nunca se me ocurrió preguntar, pero ¿qué te trajo aquí? SCP-5597 está contenido desde hace tiempo, ¿qué ha cambiado?"

El hombre dirigió su atención a Henry, había algo diferente en la intensidad de su mirada cuando respondió: "Supongo que has oído hablar de los rusos y las belugas, ¿verdad?"

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License