El Consejo de Pesca

Traducción sin revisar. Es posible que encuentres errores en este documento. Puedes corregir los problemas que veas, pero la revisión no será aprobada hasta que el Equipo de Traducciones se haga cargo.


El Consejo de Pesca
Byㅤ Phantom8Phantom8
Published on 28 Feb 2022 23:23
Puntuación: +1+x

What this is

A bunch of miscellaneous CSS 'improvements' that I, CroquemboucheCroquembouche, use on a bunch of pages because I think it makes them easier to deal with.

The changes this component makes are bunch of really trivial modifications to ease the writing experience and to make documenting components/themes a bit easier (which I do a lot). It doesn't change anything about the page visually for the reader — the changes are for the writer.

I wouldn't expect translations of articles that use this component to also use this component, unless the translator likes it and would want to use it anyway.

This component probably won't conflict with other components or themes, and even if it does, it probably won't matter too much.

Usage

On any wiki:

[[include :scp-wiki:component:croqstyle]]

This component is designed to be used on other components. When using on another component, be sure to add this inside the component's [[iftags]] block, so that users of your component are not forced into also using Croqstyle.

Related components

Other personal styling components (which change just a couple things):

Personal styling themes (which are visual overhauls):

CSS changes

Reasonably-sized footnotes

Stops footnotes from being a million miles wide, so that you can actually read them.

.hovertip { max-width: 400px; }

Monospace edit/code

Makes the edit textbox monospace, and also changes all monospace text to Fira Code, the obviously superior monospace font.

@import url('https://fonts.googleapis.com/css2?family=Fira+Code:wght@400;700&display=swap');
 
:root { --mono-font: "Fira Code", Cousine, monospace; }
#edit-page-textarea, .code pre, .code p, .code, tt, .page-source { font-family: var(--mono-font); }
.code pre * { white-space: pre; }
.code *, .pre * { font-feature-settings: unset; }

Teletype backgrounds

Adds a light grey background to <tt> elements ({{text}}), so code snippets stand out more.

tt {
  background-color: var(--swatch-something-bhl-idk-will-fix-later, #f4f4f4);
  font-size: 85%;
  padding: 0.2em 0.4em;
  margin: 0;
  border-radius: 6px;
}

No more bigfaces

Stops big pictures from appearing when you hover over someone's avatar image, because they're stupid and really annoying and you can just click on them if you want to see the big version.

.avatar-hover { display: none !important; }

Breaky breaky

Any text inside a div with class nobreak has line-wrapping happen between every letter.

.nobreak { word-break: break-all; }

Code colours

Add my terminal's code colours as variables. Maybe I'll change this to a more common terminal theme like Monokai or something at some point, but for now it's just my personal theme, which is derived from Tomorrow Night Eighties.

Also, adding the .terminal class to a fake code block as [[div class="code terminal"]] gives it a sort of pseudo-terminal look with a dark background. Doesn't work with [[code]], because Wikidot inserts a bunch of syntax highlighting that you can't change yourself without a bunch of CSS. Use it for non-[[code]] code snippets only.

Quick tool to colourise a 'standard' Wikidot component usage example with the above vars: link

:root {
  --c-bg: #393939;
  --c-syntax: #e0e0e0;
  --c-comment: #999999;
  --c-error: #f2777a;
  --c-value: #f99157;
  --c-symbol: #ffcc66;
  --c-string: #99cc99;
  --c-operator: #66cccc;
  --c-builtin: #70a7df;
  --c-keyword: #cc99cc;
}
 
.terminal, .terminal > .code {
  color: var(--c-syntax);
  background: var(--c-bg);
  border: 0.4rem solid var(--c-comment);
  border-radius: 1rem;
}

Debug mode

Draw lines around anything inside .debug-mode. The colour of the lines is red but defers to CSS variable --debug-colour.

You can also add div.debug-info.over and div.debug-info.under inside an element to annotate the debug boxes — though you'll need to make sure to leave enough vertical space that the annotation doesn't overlap the thing above or below it.

…like this!

.debug-mode, .debug-mode *, .debug-mode *::before, .debug-mode *::after {
  outline: 1px solid var(--debug-colour, red);
  position: relative;
}
.debug-info {
  position: absolute;
  left: 50%;
  transform: translateX(-50%);
  font-family: 'Fira Code', monospace;
  font-size: 1rem;
  white-space: nowrap;
}
.debug-info.over { top: -2.5rem; }
.debug-info.under { bottom: -2.5rem; }
.debug-info p { margin: 0; }
/* source: http://ah-sandbox.wikidot.com/component:collapsible-sidebar-x1 */
 
#top-bar .open-menu a {
        position: fixed;
        top: 0.5em;
        left: 0.5em;
        z-index: 5;
        font-family: 'Nanum Gothic', san-serif;
        font-size: 30px;
        font-weight: 700;
        width: 30px;
        height: 30px;
        line-height: 0.9em;
        text-align: center;
        border: 0.2em solid #888;
        background-color: #fff;
        border-radius: 3em;
        color: #888;
}
 
@media (min-width: 768px) {
 
    #top-bar .mobile-top-bar {
        display: block;
    }
 
    #top-bar .mobile-top-bar li {
        display: none;
    }
 
    #main-content {
        max-width: 708px;
        margin: 0 auto;
        padding: 0;
        transition: max-width 0.2s ease-in-out;
    }
 
    #side-bar {
        display: block;
        position: fixed;
        top: 0;
        left: -20em;
        width: 17.75em;
        height: 100%;
        margin: 0;
        overflow-y: auto;
        z-index: 10;
        padding: 1em 1em 0 1em;
        background-color: rgba(0,0,0,0.1);
        transition: left 0.4s ease-in-out;
 
        scrollbar-width: thin;
    }
 
    #side-bar:target {
        left: 0;
    }
    #side-bar:focus-within:not(:target) {
        left: 0;
    }
 
    #side-bar:target .close-menu {
        display: block;
        position: fixed;
        width: 100%;
        height: 100%;
        top: 0;
        left: 0;
        margin-left: 19.75em;
        opacity: 0;
        z-index: -1;
        visibility: visible;
    }
    #side-bar:not(:target) .close-menu { display: none; }
 
    #top-bar .open-menu a:hover {
        text-decoration: none;
    }
 
    /* FIREFOX-SPECIFIC COMPATIBILITY METHOD */
    @supports (-moz-appearance:none) {
    #top-bar .open-menu a {
        pointer-events: none;
    }
    #side-bar:not(:target) .close-menu {
        display: block;
        pointer-events: none;
        user-select: none;
    }
 
    /* This pseudo-element is meant to overlay the regular sidebar button
    so the fixed positioning (top, left, right and/or bottom) has to match */
 
    #side-bar .close-menu::before {
        content: "";
        position: fixed;
        z-index: 5;
        display: block;
 
        top: 0.5em;
        left: 0.5em;
 
        border: 0.2em solid transparent;
        width: 30px;
        height: 30px;
        font-size: 30px;
        line-height: 0.9em;
 
        pointer-events: all;
        cursor: pointer;
    }
    #side-bar:focus-within {
        left: 0;
    }
    #side-bar:focus-within .close-menu::before {
        pointer-events: none;
    }
    }
}

Puntuación: +1+x

Fish.jpg


Emma estaba aburrida.

Dejó escapar un suspiro, con los ojos fijos en el corcho de pesca que se balanceaba suavemente: subía y bajaba con el paso de las pequeñas olas, que golpeaban suavemente el barco de pesca algo envejecido en el que ella y los demás llevaban horas sentados.

Recordando a sus supuestos compatriotas, Emma miró a su alrededor. Ellos también estaban sentados encorvados, inclinados sobre sus cañas de pescar. Algo más de una docena de corchos similares al de Emma cabeceaban alrededor del barco, con sólo un ocasional movimiento o tos que rompía el inquietante silencio.

Mientras se ajustaba el sombrero más abajo en la cabeza, Emma pensó en la serie de malas decisiones que la habían traído hasta aquí.



Cuando aceptó el traslado al Departamento de Arte y Artefactos Anómalos del Sitio-184, se animó a Emma a que participara en actividades interpersonales con el resto del personal de la Fundación — "una forma de que te conozcan y de que te acostumbres a la cultura de una instalación diferente," le había dicho la siempre alegre mujer del Centro de Asesoramiento Profesional de la Fundación.

Había un puñado de actividades de este tipo que ella esperaba con impaciencia, la primera de ellas el evento anual de "Realidad de la Ficción" del departamento, en el que se exponían fotografías, réplicas, y artefactos a veces auténticos, y personal seleccionado contaba historias o explicaciones — de las cuales sólo una era cierta — sobre el origen, las propiedades anómalas, o el uso del objeto. Los participantes seleccionaban las que consideraban correctas y, tras una cena de celebración, se anunciaba quiénes eran los mejores adivinadores.

Pero aún faltaban meses para que eso pasara, así que se resignó a lo que — en ese momento — le había parecido la mejor opción: una excursión con el Consejo de Pesca.



Emma había ido a pescar antes, varias veces de hecho. No tenía una caña de pescar, pero eso no había importado — a decir verdad, rara vez utilizaba las que le habían prestado. Para ella, la pesca era algo que se hacía con los amigos como excusa para beber, relajarse, y disfrutar del sol y de una conversación informal en un barco. En sus mejores recuerdos de la pesca, el pescado ocupaba un lugar muy secundario, pero el hecho de poder hablar de su reciente ruptura y de la muerte de su abuela con personas que se habían preocupado, y seguían haciéndolo, por ella de verdad, había importado mucho.

El Consejo de Pesca no había sido nada de eso. Esto le quedó claro a Emma cuando recibió el recordatorio en su calendario; las 6:30 de la mañana le parecía demasiado temprano para desayunar, y mucho menos para arrastrarse hasta el muelle.

La segunda cosa que quedó clara fue que estaba lamentablemente mal preparada. La vista de las cañas de fibra de carbono y las cajas de señuelos con monogramas transmitían el compromiso de la gente reunida. Miró a su alrededor en busca de alguien de aspecto accesible y se fijó en un hombre de mediana edad que parecía estar al mando. El hecho de compartir su reciente traslado como excusa para no tener el equipo adecuado le ganó una mirada de reojo de los que estaban cerca. Buscando en un armario de la caseta de mando de la embarcación que la esperaba, el hombre regresó con un surtido de viejos y destartalados utensilios de pesca que empujó hacia ella. Emma le dio las gracias entre dientes mientras él se dirigía al grupo: "Bien, entonces. Si no hay más problemas, todos a bordo. No queremos perder la luz."

Emma no estaba segura de la luz que podían estar perdiendo: el sol seguía asomando por el horizonte.


Boats.jpg


Lo que siguió fue un largo y silencioso viaje, hasta que la embarcación se arrastró hasta detenerse. Se oyó un tintineo cuando el ancla bajó al fondo del mar, seguido de un coro de cremalleras cuando se lanzaron los sedales al azul reflectante del océano.

Esperaba tener la oportunidad de charlar con los demás pescadores y conocerlos, pero el silencio era agobiante. Las pocas veces que se armó de valor para hablar con los que estaban cerca, se encontró con respuestas monosilábicas y miradas desde el otro lado del barco. No tardó en darse cuenta de que hablar no era lo que nadie había venido a hacer.

Los minutos se prolongaron hasta convertirse en horas sin incidentes.

Perdida en el recuerdo de un día inmutable, Emma estuvo a punto de perderse el sutil tirón de su caña. Se incorporó, alarmada, con toda la adrenalina de la mañana corriendo por sus venas y casi haciéndola saltar del barco. Su mano agarró el mango mientras empezaba a enrollarla, sintiendo que algo tiraba de ella, desafiándola.

Detrás de Emma, los otros pescadores se volvieron para mirar.

She hadn't noticed, her attention was entirely, wholly, on the fish. She was alive, caught in a battle of wills and wits, desperate to win, feeling it weakening as it struggled, futile against her — and then the line went slack.

Ella no se había dado cuenta, su atención estaba enteramente, totalmente, en el pez. Estaba viva, atrapada en una batalla de voluntades e ingenio, desesperada por ganar, sintiendo que se debilitaba mientras luchaba, inútilmente, contra ella — y entonces el sedal se aflojó.

El pez volvió a quedar libre, ella misma agotada y con el corazón palpitante, Emma se dejó caer en su asiento y miró al sol.



El resto del día no pareció tan largo. El motor de la embarcación se puso en marcha, mientras la gente recogía sus líneas por última vez. Las escasas capturas nadaban en un receptáculo de agua salada incorporado a la embarcación. Los pescadores se tomaron su tiempo para pesar y fotografiar cada uno de los cuerpos escamosos y aleteantes antes de devolverlos al mar.

El viaje de vuelta fue tranquilo y Emma se relajó con el suave balanceo del barco. Al llegar al muelle, una persona, una mujer joven, le tendió la mano y le sonrió.

"Buen trabajo, casi lo logras." Siguió charlando con Emma mientras recuperaban las piernas en tierra.

"Lo siento si no era lo que esperabas. Algunos de los más viejos de aquí son bastante exigentes con la pesca, son buena gente una vez que los conoces."

"Algunos de nosotros estamos planeando ir por algo de comer si quieres unirte. Soy Sarah, por cierto, Sarah Collaert."

Emma se sorprendió por lo tentador que parecía la oferta y por lo genuino de su aceptación.

Caminaron juntas hacia los imponentes edificios, charlando. Mientras lo hacían, Emma se dio cuenta de que quizá despertarse a las seis y media no sería tan malo, al menos de vez en cuando.


FishBeach.jpg

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License