El Último Intento de Eliminación
Puntuación: +6+x

Lee Citron se acercó a la cámara de contención de SCP-682 armado con nada más que una vieja pistola del 22, el mejor kevlar que la Fundación podía permitirse y el miedo de mil hombres hirviendo en su estómago. Era un hombre de mediana edad, algo extraño para un Clase-D en el Sitio-19 (antes de llegar allí, la mayoría eran viejos o jóvenes. Los hombres de mediana edad eran raros, y lo más probable es que fueran veteranos de cualquier cosa que la Fundación enviara contra ellos). Lee había conseguido más que unas cuantas cicatrices a lo largo de sus veintitantos años como Clase-D, y no todas eran de lo anómalo. Había visto, y escuchado, todas las cosas terribles que le ocurren al personal en el día a día, desde implosiones anómalas hasta gente que explota por gusanos psicodélicos, pasando por asesinatos de presentadoras de programas de entrevistas fracasadas. Pero nada era más siniestro, más espantoso, más aterrador que 682.

Un doctor tras otro se encargó de destruir la anomalía, y todos fracasaron. Las mentes más brillantes de la Fundación fueron destrozadas, civilizaciones enteras cayeron, incluso los intentos de borrarlo conceptualmente fracasaron. Algunos de los investigadores de menor nivel, los que hablarían con Lee, especularon que 682 podría incluso ser el propio diablo encarnado.

Por eso a Lee le pareció extraño que le enviaran a enfrentarse a la bestia con una pistola de mierda y vistiendo el equivalente a una toga de papel higiénico en una tormenta.

Al acercarse a las grandes puertas que mantenían a raya a 682 en su baño de ácido, Lee fue cacheado y escaneado por un montón de investigadores. Le hicieron preguntas todas a la vez, sin esperar realmente una respuesta. Pronto, el miasma blanco se desvaneció con la misma rapidez con la que se había formado, y Lee volvió a estar solo frente a la puerta.

Tragó saliva y golpeó el auricular cuidadosamente colocado en el hueco donde antes estaba su oreja.

"¿Tengo que hacer esto?", preguntó.

"Entre en la cámara de contención cuando quiera, D-6833". Contestó una voz metálica.

Lee suspiró y comprobó el arma. 6 balas. 6 disparos. 6 oportunidades de cabrear a un antiguo dinosaurio indestructible.

Intentó limpiarse el sudor de los ojos, pero el visor le bloqueó la mano. En su lugar, Lee sacudió la cabeza y roció el sudor por todo el interior de su casco. Si no estuviera a punto de morir, le habría dado asco. Una mano temblorosa buscó el botón rojo brillante que decía "Abrir: Solo Emergencias".

Lee trató de ignorar las huellas rojas de las manos en las paredes mientras entraba en la cámara. El ácido en el que descansaba 682 había sido drenado, revelando capas y capas de óxido y descomposición que se habían acumulado durante sus muchos años de cautiverio.

"Acérquese a la entidad".

Así lo hizo, recorriendo con cuidado el cementerio de esqueletos y cadáveres a medio comer que aún conservaban un poco de músculo y vísceras. Lee casi vomitó al aplastar un globo ocular bajo su talón y tropezar con el jugo.

El dinosaurio estaba de espaldas a él, al otro lado de la cámara, descansando. Unas largas rastas colgaban de un cuello gargantuesco. Su piel escamosa se expandía y se contraía con cada respiración asquerosa y repugnante. Los dedos de las manos y de los pies de la anomalía tenían uñas de doce pulgadas, pintadas de rojo oscuro y marrón. Dejó escapar un largo y torpe suspiro cuando Lee se acercó a ella. Levantó ligeramente la cabeza antes de volver a bajarla.

"Has venido". 682 bramó, su voz resonó en el cuerpo de Lee y reverberó en sus huesos.

Lee tragó saliva. "Lo he hecho".

"Hrmph", gruñó la bestia.

El monstruo giró su gigantesca cabeza para mirarlo. Filas y filas de ojos amarillos brillantes le miraban con descontento. Una sonrisa dentada lo saludó, pero pronto fue reemplazada por algo que Lee no pudo discernir. ¿Desinterés? ¿Desesperación?

Mientras Lee se encontraba en la cámara de contención del viejo monstruo, tan cerca de él, podía ver más rasgos en su rostro. Probablemente más de lo que nadie antes de él había visto, y probablemente más de lo que nadie después de él vería. Su pelo estaba encanecido en algunas partes, las escamas no estaban tan tensas como deberían; se estaban descascarando. La cara de la anomalía presentaba mil heridas. Disparos, residuos nucleares, huesos del cuello rotos que nunca sanaban del todo bien, marcas de garras más profundas que cualquier cuchillo que Lee pudiera imaginar. Y debajo de todo ello estaba 682.

"Sé quién eres". 682 refunfuñó.

"¿Lo sabes?" Lee gimoteó.

"Tú eres yo".

"¿Qué… qué quieres decir?"

"Un superviviente, torturado y puesto a prueba por aquellos que creen tener poder sobre ti. Llevas mucho tiempo por aquí, ¿no?"

"Yo… sí, supongo que sí".

"Debes estar cansado".

Lee se quedó mirando la pistola y el marchito mono naranja que había llevado durante tanto tiempo. Las letras que lo definían todos estos años, D-6833, se habían desvanecido. No se había dado cuenta de que había ocurrido.

"Lo estoy".

"Yo también".

Así de cerca, la bestia parecía demacrada. Así de cerca, el monstruo parecía derrotado. Así de cerca, SCP-682 parecía… derrotado.

"Continúa con ello".

Lee levantó el arma y disparó.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License