Y el Cuervo es el que se ríe al Final

Traducción sin revisar. Es posible que encuentres errores en este documento. Puedes corregir los problemas que veas, pero la revisión no será aprobada hasta que el Equipo de Traducciones se haga cargo.


Puntuación: +2+x


Beep… Beep… Beep…


La vida era aburrida para el Teniente Qiang, un ingeniero de sonar a bordo del Sitio-72 del Mar Profundo, el ataúd abisal de la Fundación sobresalía al azar de las paredes de la Fosa de las Marianas, a una milla por encima del punto más profundo que la Tierra tiene para ofrecer (o de la hidrosfera, si quieres ser más exacto). Pasar de un submarino nuclear a la respuesta Art Deco para luego estar en una jaula de tiburones con cosas mucho más grandes y peligrosas que los tiburones no era exactamente lo que esperaba hacer hace cinco años, pero la paga era decente, ¿Y honestamente? Era una posición bastante segura. Tan claustrofóbico como se sentía la instalación submecánica, con sus estrechos pasillos y el zumbido constante de los generadores y el constante tintineo del metal contra la nada despiadada, no había nada peligroso que temer, los leviatanes rara vez se acercaban poco a poco al sitio. ¿Por qué lo harían? El acero, el tungsteno y el latón no formaban parte de su dieta, e incluso entonces, las personitas del interior apenas eran un bocadillo.

Aún así, la seguridad no le impidió preguntarse si no sería mejor estar en otro lugar. Pasar 12 horas frente a pitidos y pitidos parpadeantes que indicaban cada vez que pasaba el Bloop o el Meganomalocaris estaba carcomiendo lentamente su psique. ¿Qué diferencia había entre esto y el confinamiento solitario?

Beep… Beep… Beep…

Beeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeep



Qiang suspiró, accionó un interruptor que silenció el sonar, accionó un segundo interruptor que registró automáticamente un avistamiento anómalo y un tercer interruptor que encendió el visualizador batimétrico. Veamos el tipo de pescado que el consejo está tratando con esto-

Cuando el árbol de caqui se seca
Cuando el monje recolecta sus limosnas
Cuando el cuervo se ríe, ignorante

Un enorme humanoide de acero descendió suavemente hacia el vacío, sus talones se deslizaron a través de rocas y sedimentos, manteniendo al gigante erguido a pesar del ángulo agudo de las paredes del acantilado. Un hidrófono estaba atrapando algo, Qiang presionó rápidamente el botón ‘grabar’ para que pudiera analizarse después.. Se sentía como un murmullo, pero había una cierta canción que me resultaba familiar. ¿Mantras, quizás? Definitivamente estaba en algún otro idioma, algo que reconocería si no fuera por la distorsión profunda. ¿Vietnamita? ¿Japonés? Al menos sonaba no anómalo.

La vida de uno parpadea
A pesar de la razón, yo
¿Me fui sin resentimientos?

El autómata giró hacia el sonar, y Qiang sintió que lo que sea que fuera lo estaba mirando directamente, sus ojos mecánicos atravesando vigas de acero y barreras cinéticas, directo a su alma. Por un segundo o dos tuvo miedo, la primera vez en años; a pesar de haber visto criaturas mil veces más grandes que la máquina, había algo que no se sentía bien. Una tristeza, o quizás un tinte de lástima que no pertenecía a nada que estuviera destinado a estar en las profundidades.

Extendió su brazo hacia el Sitio, y Qiang salió de él, activando tres interruptores que le permitieron presionar el botón de emergencia, activando una alarma que sonó a través de las cámaras del sitio. El autómata se soltó, sus talones se alejaron de la roca, un acto de fe que envió lentamente el cebo del leviatán hacia abajo, lejos del sitio.

Tan pronto la alarma se activó, el Director había llegado. “¿Cuál es el problema?” Pregunta, colocándose en posición, seguido por varios otros miembros clave.

“Anomalía desconocida, de naturaleza mecánica. Tenemos que contactar con los cuarteles.” Qiang anunció, enviando toda la información al PDA de la tripulación. El director lo abre, y sus ojos crecen tan grandes como platos. Rápidamente se dirige a la línea directa al complejo que flota en un Monte Everest y medio sobre ellos, listos para hacer la llamada.

El equipo de telecomunicaciones del complejo tardó siete minutos en responder. Un tiempo inaceptable, pensó el director. No podía saber que no era el único que estaba haciendo una llamada de emergencia.


Sternenhimmel_an_der_%C3%84g%C3%A4is.jpg

A tres mil kilómetros de la fosa, un equipo de ingenieros y especialistas miraba en silencio una gran pantalla que mostraba nada más que oscuridad, con el parpadeo ocasional de la vida, un punto que representaba un pez, un punto más grande que representaba un pez más grande, todo mientras el camarógrafo avanzó, hacia un lugar conocido.

Era el Umibōzu, una maravilla biomecánica masiva construida en los años 40 para luchar contra el Imperio de Japón. Más tarde se conoció como el Proyecto Corregidor, un rompecabezas imposiblemente complicado listo para ser descifrado. Ahora mismo era conocido como el mayor fracaso al que se había enfrentado el Departamento de Desarrollo de Armas Anómalas.

Cuatro líneas telefónicas sonaban constantemente, esperando ser contestadas, pero el personal listo para hacerlo estaba haciendo sus propias llamadas en las cuatro restantes, hacia el Sitio más cercano, hacia la Fosa de las Marianas, hacia el equipo de radio que se suponía que debía detener esto. ocurriendo al mismo tiempo, hacia el equipo en lo alto de la flota persiguiendo al Corregidor.

James continuó ignorándolos en lugar de hacer una llamada por su cuenta.

“… Vamos, recógelo tu, recógelo tu-”

“¡James, qué mierda está pasando!”

Al otro lado de la llamada, al otro lado del mundo, el director Ezra Everest gritó al teléfono. Le acababan de informar del éxito de la misión, seguido del fracaso de la misión, seguido de aún más fracasos. Una botella de champán sin abrir descansaba a su lado, burlándose de él.

“¿Ya escuchaste?” preguntó James, sorprendido por la respuesta.

“Por supuesto que lo hice. Ahora responde, ¿Qué está pasando?”

“Lo perdimos. La máquina vuelve a caminar y no podemos controlarla. Hay un- Hay un fuego en las estaciones y- Realmente no sabemos qué está pasando, excepto que perdimos el control de la operación.”

Un silencio incómodo se hizo presente mientras James esperaba una reacción que, honestamente, tardó demasiado en llegar.

“… Mierda.”

Sí.

“Déjenme- ¿Qué pasa con los otros equipos? No he escuchado nada de ellos.”

“Nadie tiene idea de lo que está pasando con los demás, y no podemos contactar a Ricci. Hokkyōbō también podría haber perecido durante la operación.”

“Oh, mierda…” Siguió un quejido de desesperación. Ezra no estaba tomando esto bien. “¿Cómo vamos a reducir el daño?” Ahí estaba, la pregunta de los cien millones de dólares. O, bueno para ser precisos, la pregunta de los treinta y cinco mil millones de dólares.

“Everest, preocúpate por el tema en cuestión. Podemos preocuparnos por la minimización de daños después de que recuperemos el Corregidor.” James levantó la voz, rápidamente para ser molestado por los gritos del hombre. Esta no era la primera vez que había sobrestimado lo anómalo. Se preguntó si iba a ser la última.

“Esta bien, esta bien, solo… Dios, esto es un desastre. ¿Cómo es que esto sucedió?”

“Las estaciones se incendiaron, acabo de decirlo-” “¡Señor! ¡Establecimos contacto con Ricci! Necesita las coordenadas de la flota para el ataque orbital.” “Ok, Everest, Te- Te llamaré más tarde. Contacten con Control de Daños, porque no podemos, y díganles la situación. ¿Crees que pueden hacerlo?”

“¿Qué clase de maldita pregunta es esa? Por supuesto que puedo.”

Ezra se dio cuenta de que James lo había colgado tan pronto como contestó. Ugh, el bastardo. Dejó el teléfono y pensó en la situación y en lo que significaba para el departamento. Después de la mierda de Cegua, lo habían puesto en libertad condicional. Supuestamente, ahora estaba limpio, pero la advertencia aún estaba allí. ¿Será esto la gota que colmó el vaso?

Pasaron dos minutos. Luego tres, luego cinco. Ezra agarró la botella de champán y la abrió, el corcho voló fuera de la vista, fuera de su alcance..

“Estamos perdidos.” Y tomó un trago largo. “Totalmente perdidos.” Un segundo trago.

Control de Daños no sería contactado por otros veintitrés minutos.


“¿Entonces fue un trabajo interno?”

“Por uno de los nuestros, sí. Hokkyōbō era su nombre, ¿no?”

“… Sí.” Ezra respondió tímidamente, confrontado por dos de las personas más aterradoras que había enfrentado hasta ahora..

“Ya veo… ¿Qué más podrías extraer del detenido?” Preguntó el O5, mirando a la mujer mayor, la Dra. Adler.

“Hasta donde entendimos, Hokkyōbō usó la tecnología descubierta por la organización OTPAGAJ para usar el sistema de control que estaba instalado en 6946, que pudo… Bien pudo haber eliminado su mente e insertarse dentro del cerebro de la maquina para controlarlo de forma autónoma. Las personas persuadidas no saben cómo se hace esto, ni si funciona como se especifica, por lo que Hokkyōbō podría haber sabido de Persuasión Atípica de antemano. Eso, o estaba familiarizado con los mecanismos de interrogación. Dados sus antecedentes, lo último es más probable.” Adler dejó los papeles que no había estado leyendo, antes de ceder la palabra al O5. Algo en su forma de actuar le puso la piel de gallina a Ezra.

“¿Entonces no sabemos como revertir este problema?” Preguntó el O5, esta vez mirando a Ezra. Con más piel de gallina.

“Yo, bueno, es-” Respirando. “Es difícil de decir. Podemos reconstruir el sistema de retransmisión de radio, pero no podemos actuar con eficacia cuando la máquina está en el punto más profundo del mar. Tampoco podemos controlar la máquina, debido a que Hokkyōbō destruyó toda la información de la tecnología de la AIJECA que usamos, por lo que nuestra única opción sería la total destrucción del autómata.”

“Hm. Bueno, hasta donde tengo entendido, no queremos que el autómata sea destruido.” Los O5 cerraron sus ojos, profundizando sus pensamientos. “¿Tiene algún plan de contingencia para eliminar a 6946 del área del Abismo del Challenger?”

“… No, no tenemos.”

“Ya veo. En cuyo caso, todas las operaciones relacionadas con 6946 serán redirigidas al Departamento de Logística.”

“Esperen-”

“Hemos terminado aquí. Ustedes dos son libres de irse. El O5 había terminado. Tenían muchas cosas mejores que hacer, supuso Ezra. Se levantó y una parte de él quería llamar la atención del O5, pero cuando decidió hacerlo, ya se habían ido.

“Las cosas no pintan bien para tu departamento. Quizás ni sobrevivan para el siguiente año fiscal.” dijo Adler. Para cuando Ezra se dio la vuelta, no se la veía por ninguna parte. Ugh, ¿Era su mente jugándole trucos justo ahora? Conociéndose a sí mismo, y sabiendo que el DPA existe, lo más probable es que ese no fuera el caso. Aún así, ella tenía razón. La voz del O5 sonaba decepcionada, como cuando el cachorro de tu mascota orina en la alfombra que acabas de enviar a limpiar. Todavía tenía que ver cómo se sentiría castigado, pero ya estaba sintiendo el collar isabelino alrededor de su cuello, quitándole lentamente el aliento

Ezra miró su reloj. Dos horas hasta su próxima reunión. Ahora, este no le tenía miedo, pero lo lastimaría de todos modos.

Es tiempo de encarar a la Coalición.


“Ya sabes como será esto.”

“Lo se, y no estoy feliz sobre esto.”

“Por supuesto que no lo estas. Yo tampoco lo estoy, pero es demasiado tarde para arrepentirse. Lo hecho, hecho está y… Bueno, hay que lidiar con las consecuencias. Sabes que tú también tienes que hacerlo.”

Ezra suspiró, deseando poder descartar a Ricci, las palabras del enlace de la COG y terminar con eso. No podía, por supuesto. No podía decir nada que no fuera la siguiente pregunta: “¿Cuánto?”

“Diez mil millones, al menos.”

Mierda. “Estas bromeando.”

“No lo estoy. Eso es lo que tuvimos que pagar por tu pequeño error. No estamos hechos de dinero, y tuvimos que gastar mucho dinero el año pasado en otro proyecto.”

“¿El cohete espacial?”

“El segundo cohete espacial. Ahora, ¿cederá o tendremos que resolver esto con el O5?”

Ricci era despiadado, tenía que admitirlo, pero tenía razón. El O5 ya había desmantelado una quinta parte del departamento para cubrir costos. Este sería su tercer golpe. Tuvo que ceder aquí. Perder un tercio del presupuesto era mejor que la mitad o peor. Se recuperarían. Su padre lo había logrado antes; él también podría.

“Seguro, un trato. ¿Aceptas concesiones de posesión? preguntó Ezra, pensando en el control de daños

“Depende. ¿De qué posesiones estamos hablando aquí?”

“Prepararé una lista.”

“Tenla para fin del mes.” Ricci le dijo a Ezra, y la reunión termino.


Por un momento, Ezra entendió la lógica detrás de Prometheus, el deseo de MC&D: Vender proyectos anómalos era sorprendentemente lucrativo. Todo lo que tenían escondido en los almacenes, esperando la muerte del calor del Sol o la muerte a manos de un mal manejo de Archivos era, por tecnicismo, producto del departamento de DDAA; no de la Fundación en general. Lo que significaba que, siempre que estuviera registrado y controlado, podía cambiar de manos.

Confiaron en la Coalición, confiaron en OTPAGAJ, confiaron en otros departamentos de la Fundación y, a su vez, se ganaron su confianza. En este momento, esto importaba mucho, ya que por sí solo, el departamento de Armas se estaba desmoronando.

“¿Qué es esto?” Ezra preguntó a James mientras ponía una carta frente a su escritorio, para luego sentarse en la silla opuesta.

“Mi carta de renuncia. Me voy.” James le dijo a su jefe. Ezra permaneció en silencio, sin saber cómo reaccionar. James había sido esencialmente una especie de mano derecha, uno de los miembros más antiguos del departamento. Juntó las manos, buscando una excusa, cualquier cosa que lo convenciera de lo contrario.

“No puedes irte. Así no es como funciona la Fundación.” respondió Ezra, tratando de hacer su mejor esfuerzo para mantener la calma. Inhala, Exhala.

Taumatología Aplicada sufrió complicaciones el año pasado y necesitan personal. Me estoy mudando de departamento. James respondió a su vez, callando al director

“… ¿Por qué?”

“Tu sabes por qué.”

Ugh. Esta mierda otra vez. “Sabes que tuve que hacerlo para mantenernos a flote. No habría un departamento si no fuera por mí.”

“Tienes un empleado menos que pagar. No veo cómo esto es un problema para ti.”

“Ese no es el punto, el punto es-”

“El punto es que estás arruinando todo lo que tu padre trabajó incansablemente para construir. El punto es que, a pesar de todo, estás ignorando las palabras pasajeras del tengu y continúas en tu camino de autodestrucción, porque nada importa más que tú mismo, ¿verdad?”

“¿Qué tipo de respuesta es esa para-”

“Abre la carta.” James interrumpió a Ezra, señalando el papel sobre el escritorio. Ezra lo miró por un segundo.

“¿Qué hay-”

“Ábrela.”

“… Maldición, ¿Qué hiciste tú-” Ezra agarró la carta, preguntándose qué toro encontraría dentro. Sacó los papeles y… Ah mierda.

SH674/PQ292/QN743
Estado En venta
Demanda Media
Valor 380,000 GBP/ 500,000 USD por ítem
Disponibilidad 100 (Inventario original)
Identificador Las Municiones del Francotirador
Descripción Adquirido de la Fundación, el artículo consiste en un juego de 100 bolas de plomo, destinadas a ser utilizadas como munición. Cuando se dispara con el arma adecuada, un mosquete modelo 1777, el proyectil siempre atravesará el corazón del objetivo deseado por el tirador. Después del acto, el tirador tendrá su propio corazón perforado por la misma ronda..
Marshall, Carter and Dark, LLP
Reporte Inicial
Autor Jordan Marriott Fecha 11 de Noviembre de 2023
Interés Medio Identificador Las Municiones del Francotirador
Obtuvimos estas del Departamento de Desarrollo de Armas de la Fundación como parte de una gran cantidad de equipos sin usar y proyectos cancelados. Eran muy baratos, lo que suele significar la perdición, pero tratar con la Fundación siempre termina así. Son los mayores estafadores. Dicho esto, las rondas son de muy buena calidad para su edad y funcionan tal como se esperaba. Pierden su magia después de un uso, lo que es aún mejor. El único problema con ellos es esa parte de ‘matar al usuario’. La mayoría de los sicarios y asesinos a sueldo ya matan sin necesidad de rondas de seguimiento, lo que deja a los mercenarios menos buenos, y tienden a valorar mucho más sus vidas y tienen menos dinero para gastar. También está la parte del mosquete. No será fácil encontrar un público objetivo.

Propongo un precio de medio millón; No vamos a llegar a vender nada por eso, pero tampoco tenemos prisa. El precio se puede cambiar si surge la necesidad. No ocupan mucho espacio, por lo que si terminan pudriéndose almacenados en algún lugar, no nos seria mucho inconveniente.
Archivo Abierto Bajo: SH674/PQ292/QN743
Marshall, Carter and Dark, LLP


“… Mira-”

“Estas activamente poniendo en peligro a la Fundación. Lo has traicionado, tanto como lo hizo Hokkyōbō, tal vez incluso más. No quiero formar parte de tus planes.” exclamó James.

“¡Todo lo que he hecho es por el bien de la Fundación!” Finalmente, espetó Ezra, arrugando los papeles en sus manos antes de tirarlos a un lado. “Qué has hecho además de quejarte a cada momento de mis acciones? ¿Hiciste algo cuando la plaga arrasó las selvas de San José? ¿O cuándo el Umibōzu se hundió más allá de nuestro alcance? ¿O cuando nuestra propia administración se volvió en contra nuestra? No, la respuesta es no. Te sentaste allí, y cuando más te necesitaba, me diste la espalda. ¿Y ahora te vas para siempre? Dame un maldito descanso.”

“Me voy porque te niegas a escucharme a mí, o a alguien, en realidad, a menos que te beneficie de alguna manera. Si deseas conducir este pequeño bote que llevó generaciones construir, adelante, pero no me hundiré junto a ti.” suspiró James. Una vez más, Ezra le demostró que hablar de esto era como hablarle a una pared de ladrillos. “Ahora, tienes dos opciones, Everest: me dejas ir o si no, todas las pruebas de tus transacciones se enviaran directamente al Comité de Ética. Es tu elección.”

Ezra se mordió el labio. Quería gritarle a James, abofetearlo para que entrara en razón, sacarlo a golpes. Incluso se imaginó tirando del pequeño revólver debajo de su escritorio, disparándole directamente al pecho. Ocultar un cuerpo, si eso significara salvar el trabajo de su padre, no sería más que un juego de niños. Y sin embargo, no pudo hacerlo, porque Felipe Everest era muchas cosas, pero no un asesino. Y Ezra había trabajado toda su vida para convertirse en todo lo que era su padre y más. ¿Dispararle a James, a uno de sus aliados más cercanos, sería algo que su padre haría, incluso en un momento tan crítico?

Una imagen de su padre apareció en su mente: Estaban pescando en algún lugar, ¿Quizás en Playa Hermosa? A su padre le encantaba ese lugar y no sabía por qué: no le gustaban las multitudes y Playa Hermosa estaría llena de bañistas la mayor parte de la temporada. Felipe estaba hablando de algo… Algo sobre disparar. Él sabría cuándo disparar. Y cuando no hacerlo, y lo más difícil fue… ¿No disparar, quizás?
No podía recordar la charla completa, para ser honesto. Apenas podía recordar el rostro de su padre. ¿Alguna vez se detuvo a mirarlo? Sabía la respuesta, por supuesto. No lo satisfizo.
Dios, cuando fue la última vez que pensó en su padre, y no en lo que había logrado; sobre lo que había hecho que Ezra aún no había hecho.
Mierda, ¿Qué es lo que estaba tratando de lograr aquí?


“… Vete. Vete antes de que me arrepienta.” Fueron las palabras de Ezra. Sin saberlo, había puesto su mano sobre el arma de fuego. Pero James viviría para contarlo; O más bien como para no contarlo, en realidad.

“Gracias.” James hizo una reverencia antes de levantarse, listo para irse. “Y por favor, haz lo correcto.”

Hacer lo correcto… Ezra meditó esas últimas palabras. Había estado haciendo lo correcto todo este tiempo. Lo había hecho, y lo había arruinado una y otra vez. Claro, sus acciones podrían haber sido precipitadas a veces, pero era necesario un control de hierro: tenía control sobre la mayoría del paraarmamento en la Fundación; controlaba sin ayuda una gran parte de los activos de la Fundación. Por supuesto que hizo lo correcto, de lo contrario no se le permitiría continuar con esto

Sonó una llamada una hora después de que James se retirara, la secretaria de Ezra la redirigió directamente a la oficina del director. Se volvió hacia el teléfono y con cautela levantó el teléfono. Estaba mentalmente exhausto; realmente no quería tratar con nadie más en este momento.

“¿Hola?”


“¿Qué sucedió después?” Preguntó el Agente Lowe.

“¡Everest murió!” Respondió el Agente Kroemer, moviendo sus manos a cada lado, en un intento de asombro, terminando la gran historia que había estado contando mientras los dos viajaban a través de los muchos pasillos de la mansión más vacía en el fin de todos los universos, cosas típicas de Asuntos Extraversales.

“… Ok, pero enserio, ¿Qué sucedió?.”

“Tendrías que preguntarle a Thereven, de Comunicaciones Anómalas. Es ahí donde obtuve la mayor parte de la información. No es el tipo más confiable que haya existido, pero trabajé con ellos.

“Genial, un cliffhanger. ¿Por qué haces esto todo el maldito tiempo?”

“je.” Fue la respuesta del Agente Kroemer, disfrutando molestar a su compañero. “Mi real real pensamiento es que, fue probablemente el O5 o el Comité de Ética. Quiero decir, ¿Quién más haría que el director ‘desapareciera’ después de descubrir que estaba metido en una mierda turbia?”

“Tienes un punto.” Dijo el Agente Lowe. “¿Y que sucedió con el DDAA?”

“Oh, todos están muertos.”

“Kroemer.”

“La mayoría de las personas perdieron su trabajo tras la desaparición del Everest. Ya ni siquiera sé quién es el director, pero el departamento es una fracción de lo que solía ser. No tengo idea de lo que están haciendo en estos días. Con el presupuesto que deben tener, probablemente hagan limpieza de armas pequeñas para los DMs. ”

“Suena duro, no te voy a mentir.”

“Duro, sí, pero se lo merecían. Quiero decir, ¿Con cuántas mesas de café tienes que tropezar antes de que alguien se dé cuenta de lo malo que eres en el trabajo?”

“Como veinte, si tu historia es tan cierta como dices.” Sonrió el Agente Lowe.

“Una vez que estemos fuera de aquí, le preguntaré a Thereven, a ver qué tiene que decir.”

“Esta bien.”

Terminada esa historia, los dos aceleraron el paso, dejando atrás polvo y los recuerdos del departamento que alguna una vez fue, retuvieron fragmentos dentro de sus cabezas con tanto cuidado como las cien historias anteriores; como las mil anteriores.

‘Porque al final del día, no importaba mucho. Un departamento se hunde. ¿Entonces qué? Otro más tomará su lugar. La Fundación se adaptará, como siempre lo hace.

« SCP-6946 - Corregidor || Y el Cuervo es el que se Ríe al Final ||

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License