Soñando Despierto por Ultima Vez
Puntuación: +14+x

Doctor Andrés Gascoigne:

Estamos al tanto de su disputa con el representante del Comité de Ética que fue mandado para evaluar su caso. Hemos decidido llevar a cabo la audiencia de su caso en un lugar neutral, fuera de las influencias que tanto el Doctor Borja Dowell como las suyas puedan intervenir en el resultado del mismo. El juicio se llevará a cabo en la siguiente semana, espere nuestra señal.

Atentamente, el actual Director del Sitio-34.

Aquél mensaje seguía rondando su cabeza desde hace varios días, y hoy, un día en la que la primera sensación de Gascoigne fue el andar rítmico de sus piernas, supo con certeza que no había sido una broma. Había sido extraído de su hogar la noche anterior. Los avances de la Fundación en el campo de los amnésticos y drogas en general, si bien es útil, es aún más espeluznante.

"Me presento, para esta ocasión soy el representante del actual Director del Sitio-89, soy el Investigador Altair Cervantes" dijo aquél hombre mientras extendía una mano, señalando una puerta blindada a su izquierda. "Ahí se llevará a cabo la sesión. El material del acusante ha presentado 'dificultades' a nuestro departamento de informática. ¿Alguna objeción?" Gascoigne examinó sus alrededores, la altura de su escolta no le permitió hacer eso en su camino hasta aquí. Con un breve escaneo, se dio cuenta de que se encontraba en un ala de contención de anomalías, una con la que no era familiar.

"¿Así que esas tenemos? ¿Piensan arrojarme a una celda y olvidarse de mi?" "Doctor, cálmese por favor. Esta celda ha sido adecuada para llevar a cabo el juicio al que usted ha acordado participar. Como había dicho antes, se presentaron ciertas complicaciones. Pero no hay nada que temer, por algo hay seguridad" y así como Altair terminó de hablar, los soldados se estrujaron junto con Gascoigne en la celda, la cual contaba con un sistema de iluminación, un proyector, un sistema de cámaras de vigilancia, asientos y un esquema que describía la forma en la que los involucrados se sentarían. Altair no figuraba en la lista, y así como Gascoigne dejó de prestarle atención, desapareció del lugar. ¿Será que no quiere que lo relacionen con lo que está a punto de pasar?

Ahí fue cuando lo vio "Fila 3, Asiento 2, Borja Dowell" Gascoigne refunfuñó, y no empezó a vociferar por esta emboscada si no fuera porque todavía guardaba cierto grado de respeto, y afecto, a Dowell. Un día te salvan la vida y te confieren una nueva, al siguiente salvan a tu hija, al siguiente tu salvador es el que está sosteniendo el gatillo del arma que tienes apuntada en la frente.

Las dos filas anteriores se llenaron poco a poco. 12 soldados tomaron su lugar en las espaldas de Gascoigne, el cual estaba prestando atención a un ahora descubierto reloj de estilo suizo frente a él. "16:58 Heh" murmuró para sí mismo mientras bajaba la cabeza y cerraba los ojos, en un intento de asimilar la situación en la que se encontraba. Por primera vez en mucho tiempo, no recordaba nada de la noche anterior, y no supo si reír o enojarse más. "Estoy muy lejos de casa, al menos permítanme probar un poco de vino antes".

17:00 horas en el reloj, y la gran puerta de metal chirrió de nuevo, dando paso a dos figuras humanoides. La primera perteneciente a Borja Dowell, quien apartando su mirada a Gascoigne, ajustó sus lentes y se sentó rápidamente, rompiendo cualquier intento de diálogo con este último.

La segunda figura, un hombre en sus veintes tardíos, de ojos y pelo castaño, corto, un poco desordenado, en cambio, caminó hasta el punto medio de la celda, y alzando la voz, pidió la atención de los presentes. "Buenas tardes, soy el agente Lewis Curry, agente de campo asignado al Sitio-89, me especializo en operaciones que requieren detección de anomalías meméticas o cognitopeligrosas, y gracias a mi historial he sido seleccionado para esta tarea. Yo seré el que lleve el flujo de este juicio, para determinar si el pueblo afectado por SCP-ES-260 debe ser neutralizado o no" y ante la mirada de incredulidad de Gascoigne, Curry tomó su asiento, el cual se encontraba entre el acusador y el acusante.

Así pues, Curry dio inicio a la sesión:

Registro 1: Proyección de la grabación número 329 SCP-ES-260, parte 1.

<INICIO DEL REGISTRO>

(Voz en off) Agente Curry: Para dar una breve introducción, el Departamento de Investigación General del Sitio-89, después de analizar las señales provenientes de los cristales de la mina relacionada con el objeto en cuestión, propuso la teoría de que estos códigos aparentemente basura funcionaban uniéndolos entre si y analizándolos desde diferentes ángulos, como si se tratase de un sistema de almacenamiento de cuarzo. Esto dio como resultado archivos de audio y vídeo relacionados con la población problemática.
Sin embargo, estas grabaciones son en su mayoría inconexas, por lo que además del proceso de decodificación se tuvo que realizar un filtro de los acontecimientos inverosímiles. Disculpen la brevedad de la proyección. Además tienen cierto grado de efecto sobre nuestra realidad local, por eso se eligió este lugar, que cuenta con un sistema de anclas de realidad Scranton. De todos modos, no se pongan cómodos. Procederé a reproducir la grabación más relevante.

El Agente Curry utiliza un control remoto para iniciar la grabación. La proyección muestra lo que parece ser el salón de escuela, hay varios niños hablando entre si. A juzgar por la iluminación y la ausencia de un profesor o figura de autoridad, se asume que es un receso.

Un grupo de 3 niñas se acercan a la cámara. Se descubre que esta grabación es desde la perspectiva de una alumna.

Chica 1: Oye Carmila, ¿por qué traes todo eso? ¿Vas a escapar de casa?

El grupo comienza a reírse.

Carmila: Emmm, ¿tal vez? bueno, no voy a irme para siempre. Escuché el otro día sobre la mina, y quiero hacer algo divertido, ya sabes, cuando estás todo el día sola con tu madre te puedes aburrir de vez en cuando.

Chica 2: jeje, entiendo eso, los míos no me dejan tener novio. ¿Puedes creerlo?

Chica 3: Pero ¿no crees que lo estás llevando demasiado lejos? ¿Las minas son peligrosas no?

Carmila: Lo sé, pero dicen que no muy lejos de la entrada hay varios cristales de colores. Me gustaría explorar un poco y llevarle algunos a mi mamá. Pueden ser todo lo pesada que quiera, pero al final del día la quiero, me gustaría darle algo.

Chica 2: Vaya Carmi, quién diría que tienes un lado sensible.

Chica 3: Aún así avísale a alguien. ¿Qué tal si te pasa algo?

Carmila: No te preocupes, no iré sola, me ayudará una amiga. Su papá es minero, así que va a llevar equipo para que no se nos haga tan difícil.

Chica 1: Está bien chica. Si no te veo mañana haré un alboroto y le diré a tu madre ¿Entendido?

Carmila: No tienes de qué preocuparte, estaré bien. Mi vecina irá conmigo.

El Doctor Gascoigne se levanta de su asiento, visiblemente enojado. El Agente Curry detiene la proyección y la grabación.

<FIN DEL REGISTRO>

"¡Maldición Borja, ¿Hasta ese punto ha llegado?! ¿Qué tanto necesitas humillarme para demostrar que tienes la razón? ¡Eras mi amigo, pensé que eras algo más que un hipócrita! ¿Cuál es el afán de seguir afectando a mi familia?"

"Por favor Doctor, cálmese. Esto no es lo que parece, por favor preste atención".

"¡Y una mierda! ¡Tú eres el que me va a escuchar! Esto no demuestra nada, yo mismo la entrevisté para sacarle eso, solo me haces perder mi tiempo".

Ante tal muestra de ira, el Agente Curry ordenó a los guardias someter a Gascoigne, el cual después de forcejear, y recibir un golpe por parte de uno de los guardias, retomó su asiento, esperando que todos dejaran de enfocarse en él.

En cambio, la expresión del Agente Curry había cambiado para mal, su rostro se veía pálido, como si durante toda esta trifulca su alma hubiera abandonado su cuerpo y de repente regresara de golpe. Con una voz algo temerosa, se dirigió al Doctor Gascoigne: "Doctor, ¿Puede decir, para el registro, a quién reconoció en la grabación hasta el momento de la pausa?".

"A Carmen López, que posteriormente fue clasificada como SCP-ES-260-5".

El Agente Curry tragó su saliva, y prosiguió con el vídeo, no sin antes advertir al Doctor Gascoigne sobre su comportamiento, y que otra falta como esa no será tolerada:

Registro 2: Proyección de la grabación número 329 SCP-ES-260, parte 2.

<INICIO DEL REGISTRO>

La proyección muestra que Carmila ha salido de la escuela, y se dirige a una zona rural del pueblo que habita. Se detiene en una casa, y toca la puerta.

Una mujer abre la puerta.

Sujeto 1: ¡Hola Carmila! ¿Qué tal te fue en la escuela?

Carmila: ¡Hola señora! Hoy fue un día ligero, no vimos la gran cosa. ¿Está Vanesa en casa?

Sujeto 1: Claro, permíteme ir por ella.

La puerta se cierra, pasan dos minutos. La puerta se vuelve a abrir, y sale tanto el Sujeto 1 como Vanesa. Esta última lleva cargando una gran mochila. La apariencia física de Vanesa concuerda con la de SCP-ES-260-4

Sujeto 1: (riéndose) Ya tenían todo preparado, hasta parecen hermanas.

Vanesa: Vamos mamá, no me avergüences enfrente de mi amiga.

Carmila: (riéndose) No hay problema, ya hay que irnos, sino se nos hará tarde. ¡Hasta luego señora, prometo que nos portaremos bien!

Ambas chicas se alejan de la casa, y empiezan a hablar de cosas triviales en el camino. El Doctor Gascoigne pide hacer una pausa, la cual es concedida.

<FIN DEL REGISTRO>

El Doctor Gascoigne había perdido la fuerza y determinación de hace unos minutos, ahora asemejándose a un cadáver, similar al rostro que el Agente Curry mostró. La celda cayó en un silencio sepulcral por unos 10 segundos que se sintieron como horas. Gascoigne fue el primero en romperlo.

"¿Qué demonios es eso?" exclamó con voz temblorosa mientras miraba hacia los guardias en busca de apoyo moral, como si todos ellos compartieran sus recuerdos.

"Doctor, hay una manera en la que usted puede arreglar esa mala impresión. A estas alturas, puede que usted se salve. Solo tiene que responder lo siguiente con toda sinceridad: ¿La versión de los hechos de SCP-ES-260-5 sobre su accidente nunca fue alterada? ¿Usted sabe algo al respecto además de sus testimonios?"

Gascoigne mantuvo su expresión de desconcierto, y después de un fútil intento de mirar en sus recuerdos, no tuvo respuesta. El Agente Curry interpretó su silencio como un no, y habiendo recuperado su compostura, procedió con el registro:

Registro 3: Proyección de la grabación número 329 SCP-ES-260, parte 3.

<INICIO DEL REGISTRO>

La proyección muestra la entrada de una cueva. Vanesa se encuentra al lado derecho, equipada con un casco y algunas herramientas de minería. Está tomando la mano de Carmila.

Vanesa: Carmi, ya es muy tarde para acobardarse, estamos aquí, sería un desperdicio regresar sin nada.

Carmila titubea, pero entra junto a Vanesa a la mina. Empiezan a tararear una canción. Se calcula que descienden unos 30 metros en la mina. Las chicas se detienen al encontrarse en un espacio amplio, con varios cristales azulados a su alrededor, hay una especie de lago en el medio.

Carmila: Esto… Esto es simplemente hermoso.

Vanesa: Wow. ¿Cómo es que mi padre nunca me habló de esto? Algo como esto podría ser un buen lugar para vacacionar ¡El pueblo se podría hacer rico!

Carmila avanza lentamente, dejando a Vanesa atrás. Mira los cristales a los lados, los cuales titilan como si una luz se proyectara en ellos. Se puede apreciar a Vanesa, la cual ha subido a una roca para apreciar mejor el lago.

Vanesa: ¡Mira esto Carmila, apuesto a que puedo salpicarte hasta donde estas!

Vanesa salta desde la roca hasta el lago. Carmila corre hasta la orilla, se asume que el lago tiene, al menos, 5 metros de profundidad. Se puede apreciar a Vanesa nadando, mientras saluda a Carmila. 5 segundos después de la inmersión, Vanesa intenta salir, sin embargo, un grupo de destellos similares a los vistos en los cristales se mueven hacia Vanesa. Vanesa se percata de esto, mostrando una aparente expresión de terror, mientras nada más rápido hacia la superficie. Carmila se da cuenta de esto, y rápidamente tiende su mano hacia Vanesa, la cual alcanza e intenta sacarla del lago mientras grita.

Los destellos brillantes se movieron, como si se tratasen de masa sólida y aparentan estar sujetando a Vanesa. Ella hace gestos de dolor. Carmila sigue intentando sacar a Vanesa del agua.

Después de unos segundos, Vanesa empieza a perder la consciencia, y es arrastrada hasta las profundidades del lago. La masa de destellos toma forma de una mandíbula similar a la de los animales pertenecientes a la familia de los Selachimorpha, y con un rápido movimiento, envuelve casi por completo a Vanesa. Carmila solo es capaz de extraer el brazo que sostenía de su amiga.

Carmila grita, y sin soltar el brazo de Vanesa, corre a la salida de la mina. Se tropieza a los 20 metros de la salida, y se mantiene ahí, adoptando una posición fetal mientras grita y llora, abrazando la extremidad cercenada.

El vídeo es adelantado aproximadamente 18 horas, y aparece en cámara el Doctor Andrés Gascoigne.

Dr. Gascoigne: ¿Carmila, eres tu? Gracias a Dios estás bien, ven, no estás en problemas, no pasa nada malo.

Carmila aparentemente se encontraba desmayada. Las vociferaciones de Gascoigne la hacen recobrar la conciencia. Al percatarse de Gascoigne, esta empieza a gritar y alejarse del mismo.

Dr. Gascoigne: Espera, ¡No te vayas, no te-

Gascoigne se detiene. Se deduce que se ha dado cuenta del brazo de Vanesa. Gascoigne se ve en estado de shock, no dice nada, y se sienta en el piso mientras cubre su cabeza con sus manos. Carmila ha soltado el brazo de Vanesa.

Carmila: (entre sollozos) N-no es lo que parece, algo se la llevó. Intenté ayudarla pero tenía dientes y cuando me di cuenta ella había desaparecido y…

Carmila es incapaz de seguir hablando. Ella se sienta en el suelo. Gascoigne se vuelve a levantar con una expresión perdida, mientras se acerca a la chica.

Dr. Gascoigne: Regresemos a casa Carmila, esta clase de sustos no le hacen bien a tu madre.

Gascoigne toma la mano de Carmila, y la levanta a la fuerza.

Carmila: Qu-qué haces ¡Suéltame, me estás haciendo daño!

Gascoigne intenta avanzar arrastrando a Carmila. Se puede observar que está cojeando.

Dr. Gascoigne: Vamos hija, la cena espera.

Carmila: ¡Suéltame yo no soy tu hija, tu hija es Vanesa y ella ya no está aquí!

Dr. Gascoigne: ¿De qué hablas Carmila? Tú siempre has sido mi única hija. Ya sé, viste algo en la cueva que te hizo olvidar a tu familia. ¿Cierto? No te preocupes, yo te protegeré de esa tal Vanesa. ¿Está allá abajo? Te voy a demostrar que tu padre no le teme a nada.

Gascoigne vuelve a arrastrar a Carmila al interior de la cueva. Carmila intenta zafarse con todas sus fuerzas. La cámara apunta hacia la oscuridad de la mina, y unos destellos como los descritos anteriormente pueden observarse, con cada segundo que pasa aumentan y aparentan acercarse. Carmila empieza a gritar.

(voz en off) Agente Curry: Un momento, eso no estaba en la grabación. ¡Desconecten el proyector, rápido dispárenle a los destellos!

El Agente Curry corre hacia el enchufe del proyector. El Doctor Dowell rápidamente toma cobertura detrás de su asiento, mientras que los guardias alistan sus armas, apuntando a la masa de brillos. El proyector es desconectado, pero la masa de brillos perdura, y rápidamente se abalanza hacia adelante, en dirección al Agente Curry. Los guardias abren fuego, disminuyendo su tamaño hasta reducir al objeto a un 50% de su tamaño original. Sin embargo, son lo suficientemente grandes para formar la mandíbula de un Selachimorpha, y se lanza hacia adelante, a una velocidad mayor. El Doctor Gascoigne empuja al Agente Curry del camino, recibiendo la mordida de lleno.

Los guardias terminan los restos de masa luminosa, pero es demasiado tarde, el Dr. Gascoigne ha muerto. Su cabeza ha sido aplastada, y las partes reconocibles cuentan con múltiples heridas correspondientes a dientes serrados.

<FIN DEL REGISTRO>

Los guardias no tardaron en asegurar la celda, y cuando terminaron, pidieron un equipo de limpieza. El Agente Curry aseguró la computadora que controlaba el proyector, y auxilió al Doctor Dowell a levantarse. 5 minutos de apatía a la muerte pasaron, sacando en una bolsa negra los restos del último sobreviviente de San Lorenzo del Añil.

El Agente Curry se reclinó en una pared, y miró tristemente a Borja "¿Es esto lo que querías? ¿Este teatro tuvo algún sentido?"

"No quería que las cosas terminaran así. Si escuchaste la historia completa, entonces debiste deducir que Gascoigne era especial. No era mi intención matarlo, solo quería que su historia personal tuviera un desenlace, ya sea satisfactorio o no"

"Gascoigne creó un mundo ilusorio donde el accidente nunca ocurrió, y esto fue afectado por la colmena ¿En qué medida crees que afectó la investigación en general?" replicó Curry, mientras, con nerviosismo, jugueteaba con un llavero que sacó de su bolsillo.

"Sinceramente, en nada. Hubiera armado un escándalo si hubiera sabido desde un inicio que su gente ya estaba muerta. Tal vez la colmena lo aisló, al tratarse de un elemento que la afectaba." dijo Borja mientras alzaba la mirada. Ambos reflexionaron por unos segundos, hasta que el ruido del llavero cayendo al suelo reanimó la conversación.

"Con todo respeto, no termino de entenderte. No titubeaste en erradicar a un pueblo, pero estuviste dispuesto a arriesgar al personal del sitio, incluyéndote, para que una persona aceptara que su vida era una mentira"

"Son dos cosas diferentes agente. Gasciogne pudo haber representado una gran herramienta para la contención de SCP-ES-260, si hubiéramos descubierto el propósito de la cueva, y tuviéramos un infiltrado dispuesto a ayudar…"

Borja se detuvo de forma repentina. Ninguno de los dos se veía cara a cara, pero la intuición de Curry era una de las mejores dentro de las filas del Sitio-89.

"Entonces qué significan esas lágrimas."

Borja no se había dado cuenta, pero sus ojos estaban mojados. Se talló ambos, se dio un par de palmadas, y recuperando su seriedad característica respondió: "Bueno, esas 4500 personas no iban conmigo en la ESO"

"Entiendo. Funciona para mí"

Y con estas palabras ambos partieron, abandonando la ahora sala de ejecución. Borja Dowell entregó los registros de vídeo a Altair, mientras que el Agente Curry se retiró de la instalación. Nadie recordó el llavero que yacía en el suelo. Ese día el Agente Curry tuvo que vandalizar su propio auto para regresar a su casa.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License