Así fue
Puntuación: +5+x

Rose Labelle sintió un extraño escalofrío esa mañana.

No era como ninguna otra sensación que hubiera tenido antes. Algo parecía… fuera de lugar. Sobre el mundo. No podía confundirse con una resaca, ya que solo había tomado una cerveza la noche anterior, y era mucho más tolerante que eso. No podía estar somnolienta; su medicación no causaría eso. De todos modos, probablemente se le pasaría cuando llegara al trabajo. La vida continuó entonces con normalidad, excepto por la sensación que recorría su cuerpo. A pesar de todos los esfuerzos por actuar como de costumbre para distraerse de la sensación que tenía, no pudo evitarlo. Sentía como si su cuerpo se rompiera en pedazos, poco a poco.

El viaje tampoco ayudó. La radio del coche de Rose estaba estropeada (cuando acababa de comprar el coche hacía menos de un mes), el tráfico era mínimo, si es que existía, y dejaba un ruido de fondo mínimo, y las carreteras parecían más irregulares de lo habitual. Treinta minutos después, cuando llegó al aparcamiento de la parte trasera de la instalación, era evidente que tampoco había llegado nadie a trabajar. Quizá se había adelantado, así que consultó su reloj. Marcaba las 8:45 AM. El coche marcaba las 6:15.

Pero el Sitio-19 también estaba tranquilo. Ni un solo investigador deambulando por los pasillos, corriendo a su puesto. Algo estaba claramente mal. ¿Tal vez un efecto memético provocado por haber trabajado con un SCP la semana pasada? En ese caso, su jefe tendría que saberlo. Los pasillos y corredores eran bastante complejos de atravesar. Era parte del diseño, después de todo. En el caso de una brecha de contención, el objetivo principal era minimizar la posibilidad de que un skip se escapara. Sin embargo, teniendo en cuenta lo mucho que Rose había caminado por esos pasillos, localizar su despacho (y la sección de su jefe, a un par de cientos de metros) no fue difícil. Sin embargo, en su camino hacia allí, el sitio estaba tranquilo y sereno, con solo el zumbido de las luces del techo dando alguna indicación de que el tiempo no se había detenido por completo. Si había algo que preocupaba a Rose, era la calma y la serenidad del lugar. Mientras se dirigía al despacho, echó un vistazo a varios relojes por los que pasó. Uno marcaba las 9:00. Otro, las 12:50.

Se sentó frente a la puerta de la oficina, esperando que la secretaria pasara y la dejara entrar. Pero después de aproximadamente dos horas de espera, nadie vino. Entonces, lo único que le quedaba por hacer era entrar formalmente, presentarse y declarar lo sucedido. Para su falta de sorpresa, el escritorio estaba vacío y la silla desocupada. Parecía que no se había tocado nada desde hacía años. Pero, ¿y si su jefe estaba allí, y ella no podía percibirlo debido a un efecto?

"Hola, señor. He venido a informar de algo que me temo que puede haber sucedido mientras trabajaba con mi skip la semana pasada". Silencio. Rose esperó unos instantes, mirando nerviosamente a su alrededor antes de establecer contacto visual con el lugar donde suponía que estaba su jefe.

"Sentí una especie de sensación extraña en mi espalda cuando me desperté, y mi cuerpo se siente extraño. Probablemente estoy sintiendo una falta de… apego a mi cuerpo. Como si me estuviera rompiendo. Creo". No hubo respuesta, salvo el carraspeo que salió de ella.

"Y parece que soy incapaz de percibir a cualquier individuo humano, salvo uno o dos coches por los que he pasado esta mañana de camino al trabajo. Todos los relojes que he mirado marcan horas contradictorias y, bueno, no creo haber oído ninguna actividad de nadie en el lugar. Ni investigadores, ni skips, nada". En este punto, podía sentir que su corazón latía con fuerza. Lo atribuyó al nerviosismo.

"Así que, en este momento, me dirigiré al centro de enfermería para que me traten. Con suerte. Si no me arrastran ya hasta allí. Gracias". Y con una última mirada alrededor de la oficina, se dirigió a la instalación de enfermería.

Solo que salió a un pasillo completamente diferente. Era blanco, como el resto de las instalaciones, pero no se parecía en nada a lo que había visto antes en el edificio. El techo estaba pintado de un color extraño, al que no podía dar un nombre. El miedo se acumuló en su estómago, mientras se apresuraba a ir hacia el norte, lo que supuso que era la dirección correcta. Esto solo le llevó a más pasillos, celdas mal colocadas, cuadros desordenados y borrosos o incluso desaparecidos, y ventanas que no mostraban más que una pared al otro lado.

Puede que sea la última etapa del efecto. Por favor, que sea un efecto.

Rose siguió corriendo por los pasillos, buscando frenéticamente una salida. Incluso intentó retroceder, aunque pronto se encontró con más caminos y laberintos. Si alguna vez se recuperaba, esto ayudaría a la Fundación a entender de qué era realmente capaz el skip que le habían asignado. Como mínimo, detendría las pruebas con esa abominación. Esta sería una buena razón para dejar de trabajar con esa cosa, ¿no? Tal vez entonces, estaría más relajada.

Habían pasado minutos desde que empezó a deambular, y el lugar se desmoronaba ante sus ojos. Habían pasado horas, y cada vez que giraba por un pasillo y retrocedía para observar algo justo después, era reemplazado por otra cosa totalmente nueva. Si se quedaba quieta y se concentraba en una imagen el tiempo suficiente, ésta acababa rompiéndose o desapareciendo por completo. Tras días de navegar por el laberinto de lo que antes era el Sitio-19, la sensación llegó a los pies de Rose. No simplemente porque hubiera seguido caminando sin apenas pausa. Sencillamente, se extendió. Podía sentir que todo su cuerpo temblaba, queriendo abandonarse a sí mismo.

Finalmente, apareció una puerta. Estaba al final de un pasillo. Sin duda era la salida. De ninguna manera volvería ahora, a menos que estuviera dispuesta a vagar durante semanas buscando una salida. No importaba que la puerta estuviera completamente fuera de lugar para lo que había en el Sitio-19, o que por su forma geométrica fuera imposible de acceder. Tenía que llevar a algún sitio, y algún sitio era mejor que este. Atravesó la puerta y pasó al otro lado.

Era el aparcamiento. Todo estaba casi igual, salvo el cielo. Estaba negro como el carbón, con un extraño y repentino resplandor de color que aparecía en un punto. Rose se quedó mirando un rato, asimilando la vista. Nunca había visto nada de este nivel, y no podía empezar a comprender lo que estaba sucediendo. Algo le estaba pasando al mundo. A la Fundación. A ella. Toda su vida, sus elecciones, sus arrepentimientos, sus acciones, todo lo que había hecho para trabajar en la Fundación… y amenazaba con desaparecer en la nada.

Cuando se dio la vuelta, la puerta había desaparecido, al igual que la instalación. Sólo había hormigón y pavimento. La negrura caía del cielo y se acercaba a ella sin cesar. Fuera lo que fuera, lo que estaba ocurriendo, no había nada más que hacer. La sensación en su cuerpo seguía aumentando, sintiéndose cada vez más extraña, más dolorosa a cada segundo, pero no importaba. Si su entorno era un indicio, ella también se iría. Fuera lo que fuera lo que estaba ocurriendo, era definitivo.

Así que Rose se sentó en el suelo y se quedó mirando la oscuridad interminable, sonriendo y aceptando su destino.


¡Gracias a todos por el viaje!

¿Por qué cerrar ahora?

Durante el último medio año, el apoyo de los usuarios y financiero ha disminuido constantemente. Aunque hemos hecho todo lo posible por arreglar estos fallos, nos han faltado recursos para hacerlo. Lamentablemente, no queda nada más que hacer. Sin embargo, nos gustaría agradecer a los usuarios que aún nos acompañan por apoyar nuestros esfuerzos a pesar de todo. Al final del post, hemos proporcionado enlaces a otros lugares donde pueden crear su propia página wiki de forma gratuita, con relativa facilidad y para cualquier idea que quieran. Además, a medida que nos acercamos al final de las próximas dos semanas, no duden en consultar las siguientes filiales de Wikidot para obtener más información sobre...

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License