La Sombra de la Duda
Puntuación: 0+x

El Técnico Palmer bostezó.

Eran las 05:20, solo 40 minutos hasta el final de su turno de 6 horas. Un turno pasado en la Estación de Monitoreo Delta del Area-12 de la Fundacion, un cambio que consistía en vigilar el CCTV y las transmisiones de audio, verificar los monitores para garantizar el funcionamiento de los sistemas vitales y, en ocasiones, servir de soporte técnico para los desventurados investigadores. Hasta ahora, las últimas horas habían sido relativamente sin incidentes. Las transmisiones de CCTV mostraban que los objetos de SCP se comportaban nominalmente, las alimentaciones de audio traían los sonidos de los investigadores que trabajaban tarde en la noche y los datos de los monitores mostraban que todos los sistemas funcionaban normalmente. Desde luego, había sido aburrido, pero el Fausto de Goethe ayudó a aliviar el aburrimiento de todo. Es decir, cuando Palmer podría leer una página o dos. Sabía que leer en el trabajo era muy impropio, especialmente cuando esos objetos peligrosos estaban bajo vigilancia. Pero diablos, ayudaba a mantener los ojos abiertos mejor que las píldoras de cafeína estándar. Y estar despierto y hacer un poco de lectura ligera era mejor que estar dormido y no totalmente observando.

Acababa de terminar el primer diálogo entre El Señor y Mefistófeles cuando una luz roja comenzó a parpadear en uno de los monitores. Palmer levantó la vista del libro y entrecerró los ojos para mirar la pantalla. Según los datos, una unidad de iluminación había fallado en una celda de contención. Cuando se le solicitó, aparecieron datos adicionales en la pantalla:

ADVERTENCIA: MALFUNCIONAMIENTO DEL SISTEMA
LOCALIZACIÓN: CONTENCIÓN ALA BETA, CELULA 017
CLASE DE OBJETOS: K
GRADO DE AMENAZA: ALFA
CONTACTACTE AL SUPERVISOR INMEDIATAMENTE.

El corazón de Palmer saltó un latido. Clase de objetos K. Clase Keter. Esos eran los objetos peligrosos, las entidades de prioridad alfa. Área-12 tenía múltiples entidades de este tipo contenidas dentro de ella, pero esta era la primera vez que había visto un mal funcionamiento desencadenar un grado de amenaza Alfa. Antes de estar estacionado en el Área-12, Palmer había trabajado como Técnico Superior en el Sector-28, una instalación de contención de baja amenaza en la Isla de Vancouver. Su reasignación al Área 12 había sido una necesidad, después de un incidente en el Área 12 dejó a varios miembros del personal…incapaces de continuar con sus funciones. Palmer no estaba acostumbrado a un grado tan alto de peligro. Un Grado de Amenaza Alfa era aterrador. Lo que significaba un Grado de Amenaza Alfa era que un mal funcionamiento del sistema representaba una amenaza real y actual para la contención de un objeto SCP, y que el incumplimiento de dicha contención en sí mismo representaba una amenaza significativa para la instalación o su personal. Personal en el que se incluyó a sí mismo.

Palmer no perdió tiempo en contactar a su supervisor. Cuando la línea se conectó, fue recibido con una voz cansada.

"Sanders aquí, adelante".

La voz de Palmer tembló mientras hablaba por el intercomunicador. "Uh, señor, tenemos un mal funcionamiento del sistema en la Ala de Contencion Beta, celda cero-uno-siete. Parece ser una falla de la unidad de iluminación".

La voz de Sanders sonaba un poco temblorosa también. "¿Cero-uno-siete? ¿Objeto de Clase Keter?"

Palmer tragó saliva. "Afirmativo."

Hubo un segundo de silencio.

"Mierda. De acuerdo, configura el THREATCON de la Ala Beta a Omega y espera para iniciar ambos, el bloqueo y el Protocolo 305-Utah si es necesario. Me estoy poniendo en contacto con el Equipo de Respuesta ahora. Buen trabajo, Palmer".

Palmer solo esperaba que su trabajo valiera la pena. Apretó el botón para poner de la Ala Beta en THREATCON Omega e ingresó su código de acceso para armar el Protocolo 305-Utah. Sobre los altavoces de la instalación, sonó un klaxon y una voz automática emitió un mensaje.

"Advertencia. AMENAZA en el Ala de Contención Beta se ha configurado en Omega. Todo el personal no esencial evacúe el área. Esto no es un simulacro. Repito, AMENAZA en el Ala de Contención Beta se ha establecido en Omega. Todo el personal no esencial… "

Palmer oró para que el Equipo de Respuesta fuera rápido.


En una sala del Ala de Contencion Beta, el Equipo de Respuesta Echo comenzó a prepararse para lidiar con la crisis en la Celda-017. Una luz de advertencia roja giraba sobre sus cabezas, informando a todo el personal que esta área estaba en alerta máxima. Los guardias armados vigilaban las entradas y salidas de la sala, así como las puertas de otras celdas de contención. Varios investigadores y personal pasaron, uno deslizando su tarjeta en el lector de una puerta y entrando en una celda con un carrito lleno de carne. Aunque era esencial asegurar el área en el caso de una brecha de contención, de igual importancia era la contención apropiada de otros objetos en la vecindad. ¡Qué completa ironía sería que una violación de contención ocurriera porque los esfuerzos de prevenir una brecha interferían con la contención de otro objeto! Fue por esta razón que el Equipo de Respuesta Echo operó con una eficiencia óptima, manteniendo la menor presencia necesaria para completar sus tareas.

En la actualidad, el Técnico de Mantenimiento Swinburne estaba en proceso de adecuación y se ponía un traje reflectante en el torso. Se requeria un técnico vivo y real para esta tarea; por lo general, los accesorios de iluminación podían reemplazarse desde la parte posterior o los laterales, pero la celda de contención de SCP-017 estaba bordeada en múltiples lados por otros objetos de SCP cuyos procedimientos de contención no dejaban espacio disponible incluso para un área de rastreo. Los técnicos de respaldo estaban preparados para el caso de que Swinburne no pudiera completar la tarea que le habían asignado. En el suelo había una bombilla de arco de alta intensidad muy grande, con otras tres en su embalaje cercano. También en el sitio había un generador portátil, al que se conectaron varias lámparas de pie de casi la misma intensidad que sus primos en el suelo. Estos se colocaron de manera que, en complemento con la iluminación del techo (ajustada al brillo máximo), el área estaba completamente iluminada, cada persona apenas proyectaba sombras.

Al lado de Swinburne estaba el Dr. Martell, investigador principal asignado a SCP-017. Mientras Swinburne luchaba con el traje, Martell dio una sesión de información de última hora.

"No ahueque sus manos, no camine con las piernas demasiado juntas, recuerde mantener los dedos sueltos y separados".

"UH Huh." Swinburne se metió el brazo derecho en la manga del traje.

"Camine arrastrando los pies. En ningún momento debe levantar los pies, incluso con la habitación tan brillante como está, un pie de un centímetro sobre el suelo es probable que proyecte una sombra diminuta.

"Entendido". El brazo izquierdo fue el siguiente.

"Lleve el paquete lejos de su cuerpo, al nivel del cofre. Las lámparas están diseñadas para ser increíblemente fáciles de reemplazar. Extraiga el borde empotrado en el foco, desenrosque el foco viejo y atornille el nuevo. Después de la instalación, el nuevo La unidad volverá a tener el brillo completo en menos de un segundo. Las bombillas están calientes, pero no debería preocuparse: su traje está lo suficientemente aislado y mantenemos la habitación helada para evitar que otras bombillas se sobrecalienten.

"Lo tengo."

"Y lo más importante, tenga en cuenta los movimientos de su cuerpo. Hay lámparas empotradas en el piso de la sala de contención, con el espacio suficiente para pasar sin bloquearlas. Los movimientos lentos y deliberados son clave aquí. suficientemente reflexivo como para que una pequeña interferencia con los haces de las lámparas sea relativamente segura, pero obviamente no estamos en el negocio para tomar esas oportunidades ".

"No necesitas decirme eso". Swinburne cerró la cremallera de la máscara a la parte del cuello, notando que incluso la cremallera y el control deslizante estaban recubiertos con cromo ultra-reflejante. Ajustó la máscara para que los ojos se alinearan perfectamente. Los oculares estaban hechos de lentes muy tintados, muy oscuros que parecían contiguos al resto del traje. Se metió el auricular más profundamente en la oreja, una pieza conectada a una radio con un interruptor activado por voz, que eliminó por completo la necesidad de tocar cualquier cosa. Con eso, él había terminado. Completamente preparado. Listo para entrar

Martell lo miró por última vez y asintió. "Está bien. No hay nada más que decir excepto entrar, salir, y…buena suerte".

Los dos se dieron la mano, y Swinburne recogió cuidadosamente la bombilla de repuesto. Martell se dirigió hacia la puerta 017 y comenzó el proceso de apertura; una tarjeta de acceso directo, seguida de un escáner de palma biométrico, un escáner de retina y un sistema de reconocimiento de voz. Si alguno de ellos fallaba, se denegará el acceso a menos que sea reemplazado por uno de los Directores Adjuntos de la instalación o superior.

Después de un momento, la luz sobre la puerta parpadeó en verde. Acceso permitido.

El Dr. Martell abrió la puerta y asintió por última vez. Swinburne entró en la celda, que en realidad era un ascensor; el área de contención real estaba debajo. Martell cerró la puerta, el sello hermético emitía un silbido al cerrarse. Y de repente Swinburne se estaba moviendo hacia abajo.

Swinburne, como la mayoría de los Técnicos de Nivel 2, sabía que era reemplazable. Vino con el empleo. Aunque obviamente no estaba tan bien informado sobre los objetos SCP contenidos en el Área-12 como otro personal, sabía dos cosas: cómo realizar el mantenimiento necesario en una variedad de zonas de contención en el Área-12, y cómo mantener la boca cerrada. Antes de trabajar para la Fundación, se había desempeñado como ingeniero de combate en el Ejército. Estaba acostumbrado a la cadena de mando, obedeciendo órdenes, y especialmente la inminente sensación de peligro. Había servido en dos giras en Afganistán, ganando una Medalla de Mención del Ejército y un Corazón Púrpura; la pierna todavía le dolia como una perra a veces. Esto fue, por supuesto, antes de haber sido seleccionado como un "candidato especial" para algo llamado la "Fundación"; en aquel entonces, no tenía idea de lo que esa palabra llegaría a significar. Pero él había aprobado los exámenes y las calificaciones, terminando en uno entre solo otros tres individuos. Por supuesto, la Fundación tuvo que revelar algo de su naturaleza antes de contratar personal valioso; una Tecnología de Nivel 2 era un activo mucho más valioso para la Fundación que un puñado de personal de servicio de Nivel-0, y especialmente más valioso que una Clase-D (aunque eran útiles por derecho propio). Así que cuando Swinburne había oído hablar de anomalías materiales, procedimientos especiales de contención y la necesidad de asegurar, contener y proteger; él había estado intrigado. No particularmente religioso, todavía poseía un poco de asombro por las cosas; el mundo era interesante, y la oportunidad de ser parte de una organización que revelaba cómo de interesante es no era una oportunidad que estuviera dispuesto a dejar pasar. Eso y el rechazo de la oferta de la Fundación bajo pena de usar amnesicos y la reubicación total. Entonces él había aceptado.

Como sucedió, nada realmente podría haberlo preparado para la realidad de la Fundación. Había visto cosas que él no habría creído posible, cosas que ninguna persona podría haber soñado. Por supuesto, él sabía que era mejor así. Interrumpir el status quo del mundo exterior con conocimiento para el que no estaba preparado sería desastroso. Aunque algunas de las cosas que la Fundación mantuvo contenidas fueron desastrosas para empezar.

Por ejemplo, este objeto, SCP-017. Swinburne había leído el archivo de él—un ser aparentemente hecho de humo o sombra que podía erradicar por completo cualquier cosa que arrojara una sombra sobre él. Cosas así eran horripilantes en la ficción, ¿pero saber que realmente existían y que alguna agencia paragubernamental las mantenía bajo llave? Era casi demasiado para comprender. No es de extrañar que la Fundación programara tantos chequeos psicológicos regulares.

El ascensor llegó al fondo del pozo. Frente a Swinburne se extendía un pequeño pasillo, con lámparas de alta potencia instaladas en el suelo, el techo y las paredes. Incluso con el traje grueso y aislado, Swinburne estaba frío. Martell no había mentido cuando dijo que lo mantenían helado: debía haber sido -6 grados centígrados. Aunque eso fue probablemente algo bueno; tantas luces que funcionan las 24 horas probablemente tendrían recalentamiento y fallas potenciales. La Fundación siempre hizo todo lo posible para evitar que algo así ocurriera.

Al final del pasillo había una puerta de vidrio con una manija tambien de vidrio, el tipo de puertas que ves en los supermercados. Swinburne respiró hondo, tragó saliva, luego usó su rodilla para abrir la puerta de la cámara de contención principal de SCP-017.

Toda la habitación estaba bañada en luz blanca brillante, que emanaba de todas las superficies posibles. Debe haber habido cientos de bombillas incandescentes de alta potencia en el área de seis metros cúbicos. Swinburne pensó que era un regalo del cielo que la Fundación tuviera los recursos para mantener este tipo de instalaciones en funcionamiento. Miró hacia arriba y vio la cámara de suspensión de plástico transparente en el centro de la habitación que contenía 017; una pequeña caja de Perspex, tal vez del tamaño de una caja fuerte. Acurrucada contra una de las paredes transparentes había una figura infantil, una mancha oscura perfecta contra la luz cegadora en el resto de la cámara. Estaba completamente inmóvil y parecía, para todos los efectos, inofensivo. Aunque cualquiera que tuviera autorización para realizar tareas de mantenimiento en la Celda 017 sabía mejor. Dentro del traje, y a pesar del frío, una gota de sudor rodó por la frente de Swinburne. Se obligó a sí mismo a mantener la compostura. El más mínimo error o mal paso le costaría la vida. Había visto combate antes, en el Ejército, pero eso era en términos diferentes; un hombre disparándole una bala a tu cuerpo es natural, aceptable. Esto…esto era anómalo.

Swinburne entrecerró los ojos, escaneando la habitación brillante para localizar la bombilla fundida. Estaba en el lado opuesto de la habitación a la altura de la cintura. Gracias a Dios que no había sido uno de los bulbos en el techo. Lentamente, teniendo cuidado de no pisar las luces innecesariamente, cruzó la habitación. A pesar de su entrenamiento, su experiencia en el ejército, cada terror que había experimentado, este realmente se llevó la palma. Swinburne podía sentir su corazón martilleando en su pecho, su cuerpo salir a sudar, y su boca se marchita como una sequía africana. Cada paso que daba más cerca de su destino era un paso más cerca del olvido potencial en manos de la cosa suspendida sobre él. Quería mirar hacia arriba, asegurarse de que no se movía ni reaccionara, pero se obligó a seguir avanzando, con la bombilla entre sus manos frente a él, cada movimiento calculado para no crear ninguna sombra.

"¿Cuál es tu estado, Swinburne?"

La voz de Martell en su oído le dio un insentivo. Mantuvo las manos firmes sobre la bombilla y dio los últimos pasos hacia la bombilla fundida.

"Estoy en la averia ahora", dijo, hablando en voz alta en el receptor. "Todo es óptimo hasta el momento. Sin actividad de cero-uno-siete".

"Bien. Tú sabes qué hacer si hay algún cambio en la situación".

"Entendido".

La línea se calló. Swinburne sabía que para cambiar el foco, tendría que estar bloqueando varias de las lámparas de contención. Eso no fue un problema, sin embargo; había suficientes lámparas en la habitación, junto con la alta reflectividad del traje, para garantizar que no se proyectaran sombras.

Swinburne se inclinó y usó sus manos para abrir el borde empotrado alrededor de la bombilla, un borde circular cubierto con cromo. Cuidadosamente, lo dejó en el suelo y comenzó a desenroscar la bombilla fundida. Inicialmente, la bombilla se negó a moverse, pero después de algunos giros en el sentido de las agujas del reloj, comenzó a salir. Un escalofrío recorrió la espina dorsal de Swinburne, pensando en la cosa a la que le daba la espalda. Después de algunos giros más, saco la bombilla vieja. Lo colocó junto al borde de cromo y comenzó a atornillar la nueva bombilla.

Durante esos preciosos momentos de atornillar en sentido contrario a las agujas del reloj, solo un pensamiento pasó por la cabeza de Swinburne:

"porfavosdiosporfavosdiosporfavosdiosfuncionanofallesporfavosdios"

Y entonces la nueva bombilla brillo intensamente, haciendo que Swinburne entrecerrara los ojos. Volvió a colocar el borde en su lugar, tomó el foco viejo y se dirigió hacia el ascensor. Solo una vez miró hacia atrás al 017, colgado en su cámara de suspensión. Como siempre, estaba inmóvil, pero de todos modos, otro escalofrío recorrió el cuerpo de Swinburne.

Cuando regresó al ascensor y moviendose hacia arriba, lejos de la loca cámara que contenía a un monstruo, Swinburne se derrumbó, se deslizó contra la pared del ascensor y luchó contra grandes sollozos. Logró ponerse de pie y calmarse antes de que el ascensor se abriera al vestíbulo de la Ala de Contencion Beta. Swinburne se bajó la cremallera de su traje y se quitó la mascarilla, aspirando grandes bocanadas de aire. Dio al Dr. Martell y a los otros miembros de Equipo de Respuesta Echo un voto afirmativo.

El Dr. Martell asintió y habló por un walkie-talkie. "Mal funcionamiento del sistema rectificado, desactive el THREATCON Omega. Repita, error de funcionamiento del sistema rectificado".

Después de un momento, las luces de peligro parpadeantes se apagaron. Sobre el sistema de PA, una voz declaró:

"Atención a todo el personal: El THREATCON en la Ala de Contencion Beta se ha establecido en Neutral. Todo el personal debe volver a sus funciones de forma normal. Repito, THREATCON en el Ala de Contencion Beta…

Martell se acercó a Swinburne y le dio una palmada en el hombro.

"Buen trabajo, Lloyd. Venga, vamos a tomar un café en la cantina".

Lloyd Swinburne asintió, sintiéndose más agotado que nunca. Mientras los dos hombres caminaban por el pasillo, el mensaje en el altoparlante siguió sonando; el Equipo de Respuesta Echo se dispersó y volvió al modo de espera, y los investigadores y el personal realizaron sus tareas en el Ala de Contencion Beta como si nada hubiera sucedido.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License