SCP-ES-115
Puntuación: +14+x
Metro

Muestra de personal de Clase D una vez han salido de SCP-ES-115 en la Estación de Pruebas (reformada) del Sitio-181. Todo el personal fue recuperado sin incidentes ni recuerdos del evento.

Ítem #: SCP-ES-115

Clasificación de Objeto: Seguro

Procedimientos Especiales de Contención: El Metro de Zaragoza, sus instalaciones y la compañía pública que lo gestionaba (Metropolitano de Zaragoza, S.L.) han sido adquiridos por la Fundación. Todo fondo documental relacionado ha sido confiscado o manipulado para ocultar su existencia, que también está siendo eliminada de la memoria viva mediante un programa avanzado de control de información como parte de la Operación Espíritus de la Transición.

Todas las estaciones del Metro de Zaragoza han sido cerradas al público. Dichas estaciones y los túneles que las conectan quedarán incorporadas a las instalaciones de la Fundación en Zaragoza, recibiendo la designación conjunta de Sitio-181 de Contención y Relicario. Esto incluye a la antigua Sede Aragonesa de la Comisaría Especial de Seguridad (formalmente, el Sector Relicario del Sitio-181).

Puesto que todas las zonas del Sitio-181 incluyendo los túneles del Metro requieren de personal activo, las estaciones del Metro quedarán supervisadas mediante videovigilancia. Deberá apostarse en cada estación al menos a un Agente de Clase C con puntuaciones de Resistencia Cognitiva (Medición TPNL) por encima del percentil 95; el Agente será equipado con Autocensores auditivos calibrados para SCP-ES-115. Este Agente actuará y vestirá como un Jefe de Estación empleado por el Metropolitano de Zaragoza, S.L.

De verse afectada cualquier persona presente en la dársena en la que aparezca SCP-ES-115, el Agente pitará con su silbato dos veces y hará gestos en dirección a SCP-ES-115 para que deje la estación de inmediato. De fracasar este intento, el Agente no tratará de rescatar a la víctima.

Cualquier sujeto que salga de SCP-ES-115 deberá ser sometido a interrogatorio y valoración psicológica para valorar su reintegración a la sociedad general. De ser posible, se le administrarán amnésticos de Clase K y se le dejará en libertad, supervisado o tutelado por el personal de los servicios sociales; de no serlo, el Equipo de Análisis decidirá cómo manejarlo.

SCP-ES-115-1, una entidad humanoide vestida de uniforme, ha sido observada saliendo de los casos de SCP-ES-115. El Agente de Clase C deberá dar la alarma y hacer lo posible para aprehender a SCP-ES-115-1 para su contención e interrogatorio.

Descripción: SCP-ES-115 es una anomalía que actúa como un medio de transporte subterráneo urbano en la capital de Aragón, Zaragoza (España). Se sospecha por informes poco claros que se detectó su presencia durante los meses que siguieron al final de la Guerra Civil española1, recorriendo los túneles en obras del Metro de Zaragoza. Este proyecto fue iniciado en los años de la República,2 abandonado durante la Guerra y retomado por el régimen franquista a posteriori; fue completado por una corporación pública independiente gestionada por el Ayuntamiento de Zaragoza en 19██ (█), y es un ejemplo típico de arquitectura de posguerra, funcional y de estilo vagamente brutalista3 con motivos decorativos austeros y de simbología afín al régimen franquista. El Metro en sí no es anómalo.

SCP-ES-115 se manifiesta como uno o más objetos que circulan de forma similar y se asemejan a un tren de cercanías metropolitano en lo referente a número de puertas y ventanas, aceleración, velocidad máxima, frenado y horarios de llegada4 a las estaciones por las que estaba planificado el paso de los trenes de la Línea C (que nunca llegó a contar con trenes en su trazado previsto). Sin embargo, SCP-ES-115 está compuesto íntegramente por cuerpos humanos vivos.

Cada uno de los vagones de cada objeto SCP-ES-115 comprenden entre ███ y ███ cuerpos de anatomía, etnia, edad y condiciones físicas diferentes, entrelazados o aferrados entre sí. Estos cuerpos pueden ser heridos, sangran y emiten calor residual. Generalmente, sólo sus extremidades y sus torsos son visibles; algunas nucas pueden verse en raras ocasiones. El vehículo se apoya y se propulsa mediante cientos de brazos y piernas humanos que emergen del conjunto.

Los cuerpos se contorsionan de tal modo que no puede apreciarse por completo la anatomía a la que pertenecen o el modo por el que se "acoplan" dichos cuerpos. Entre 13 y 78 rostros con los ojos abiertos aparecen siempre en el frente delantero del vehículo. Es habitual que el vehículo emita vocalizaciones que se asemejan a las de un tren de metro de motor diésel en movimiento, si bien carece de ruedas, motor, partes mecánicas o contacto con las vías.

Al iniciar su movimiento y cerrar las puertas (formadas generalmente por los torsos y piernas de seis cuerpos humanos), SCP-ES-115 emitirán vocalizaciones que se asemejan al sonido de campanas, bocinas y/o timbres. Supuestamente emplea todas sus bocas para emitirlas, siendo el sonido de cada boca diferente y descoordinado del resto; sólo se ha confirmado visualmente la vocalización en sí de los rostros del frente de cada vagón. La cacofonía resultante parece servir a SCP-ES-115 como aviso de llegada y salida de estación, pero también es un cognito-peligro que impide la detección de su carácter atípico por parte de seres humanos no anómalos. Al subir al vehículo, los sujetos se incorporan a éste como los cuerpos ya presentes.

Los cuerpos incluidos en el vehículo no son conscientes de sus alrededores. Un estudio anatómico de sus componentes mientras están integrados en SCP-ES-115 confirma que son seres humanos no anómalos, pero carecen de sensibilidad o movilidad independientes. No producen residuos biológicos ni respiran, no requieren alimento ni combustible y nunca se han observado en una situación de reposo muscular o neurológico.

Al retirar forzosamente un cuerpo de SCP-ES-115, fallecerá de inmediato. Este proceso suele exigir la mutilación del cuerpo y de varios otros, dada la enorme resistencia pasiva que ofrecen sus miembros a la extracción.

Sin embargo, cada vez que SCP-ES-115 para en una estación, la mayoría de los sujetos que embarcaron recientemente descienden sin secuelas y con amnesia total del evento. Al interrogárseles, refieren haber estado "distraídos", pero recuerdan vagamente un viaje en un tren metropolitano subterráneo normal. Una porción variable de los implicados no desciende, sino que se mantiene incorporada a perpetuidad.

Todo intento de rastrear a SCP-ES-115 ha terminado en fracaso. Varios de los recorridos marcados como vías muertas en los mapas de las instalaciones que se conservaron tras su cierre se abren a cavidades naturales que hacen imposible un rastreo fiable por su trazado irregular. Las más grandes se abren también a las cocheras del Metropolitano de Zaragoza, anexas a la antigua Sede de la Comisaría Especial de Seguridad. SCP-ES-115 parece ser capaz de navegarlas sin dificultad pese a constituir un peligro considerable para espeleólogos entrenados de la Fundación.

Se están estudiando alternativas de rastreo y seguimiento.

Apéndice SCP-ES-115-A: Manejo Pre-Fundación.

Apéndice SCP-ES-115-B: comportamiento anómalo de SCP-ES-115.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License