SCP-999
Puntuación: +56+x

Ítem #: SCP-999

Clasificación del Objeto: Seguro

Procedimientos Especiales de Contención: SCP-999 tiene permitido vagar libremente por la instalación en caso que lo desee, pero de otra manera debe permanecer en su corral entre las 8 y 9 PM para dormir, o durante los encierros e emergencia, por su propia seguridad. Al sujeto no se le permitirá salir de su corral durante la noche o estar fuera de las instalaciones en cualquier momento. El corral debe mantenerse limpio y la comida debe ser remplazada dos veces al día. Todo el personal tiene permitido entrar en el área de SCP-999, pero sólo si no tienen otra tarea asignada en ese momento, o si están en su descanso. Se debe jugar con el sujeto cuando este se aburra y se le debe hablar en un tono tranquilo, no amenazador.

Descripción: SCP-999 parece ser una gran masa amorfa y gelatinosa de fango naranjo traslúcido, pesando alrededor de 54 kg (120 lbs), con una consistencia similar a la de la mantequilla de cacahuate. El tamaño y la forma del sujeto es fácilmente maleable y puede cambiar de forma a voluntad, aunque cuando está descansando, SCP-999 se vuelve un domo redondeado y oblongo de aproximadamente 2 metros de ancho y 1 metro de altura. La superficie de SCP-999 consiste de una membrana transparente y delgada similar a la de una célula animal de aproximadamente .5 cm de grosor, y es muy elástica, permitiéndole a SCP-999 el aplanar partes de su cuerpo hasta 2 cm de grosor. Esta superficie también es hidrofóbica, aunque SCP-999 puede absorber líquidos a voluntad (véase el Anexo SCP-999-A). El resto del cuerpo de SCP-999 está lleno de una sustancia naranja viscosa de composición química desconocida, aunque es capaz de digerir materiales orgánicos con facilidad.

El temperamento del sujeto puede describirse como juguetón y parecido a un perro: Cuando se le acercan, SCP-999 reaccionará con una euforia abrumadora, deslizándose hacia la persona más cercana y saltando sobre ella, "abrazándola" con un par de seudópodos mientras acaricia la cara de la persona con un tercer seudópodo, emitiendo gorjeos agudos y arrullos todo el tiempo. La superficie de SCP-999 emite una fragancia placentera que difiere según con quién interactúe. Los olores registrados incluyen chocolate, ropa recién lavada, tocino, rosas, y Play-Doh™.

Simplemente tocar la superficie de SCP-999 causa una euforia inmediata, la que se intensifica mientras más tiempo se mantenga expuesto a SCP-999, y dura un tiempo después de separarse de la criatura. La actividad favorita del sujeto es la "lucha de cosquillas", a menudo envolviendo completamente a la persona desde el cuello hacia abajo y haciéndole cosquillas hasta que se le pide detenerse (aunque no siempre cumple esta petición inmediatamente). Aunque se pueden dar heridas, nunca se ha encontrado que SCP-999 intente herir a otros a propósito, y retrocederá de forma inmediata, contrayendo su cuerpo en un montículo tembloroso mientras gorjea de forma similar a un perro que gime, aparentemente "disculpándose" por herir a alguien de forma accidental.

Si bien la criatura interactuará con cualquiera, parece tener un interés especial en aquellos que son infelices o están heridos de alguna forma. Personas que sufrían de depresión paralizante o TEPT, por ejemplo, han declarado tener una visión mucho más positiva de la vida después de múltiples interacciones con SCP-999. Actualmente se discute la posibilidad de manufacturar antidepresivos a partir del fango de SCP-999.

Además de su comportamiento juguetón, SCP-999 parece amar a todos los animales (especialmente a los humanos), negándose a comer cualquier tipo de carne e incluso arriesgando su propia vida para salvar a otros, llegando a saltar en frente de las personas para recibir una bala que haya sido disparada hacia ellos (el intelecto del sujeto sigue siendo tema de debate: Aunque su comportamiento es infantil, parece entender el habla humana y la mayor parte de la tecnología moderna, incluyendo las armas de fuego). La dieta de la criatura consiste íntegramente de dulces y caramelos, siendo sus favoritos los M&M’s™ y las obleas Necco™. Su método de alimentación es similar al de una ameba.

Anexo SCP-999-A: "Recordatorio para todo el personal: SCP-999 no debe consumir bebidas con cafeína de ningún tipo. La semana pasada, alguien le dio a SCP-999 una lata de refresco de cola junto con su desayuno habitual- No sólo rebotó literalmente contra las paredes durante media hora, sino que la carbonatación hizo que SCP-999 después se marease visiblemente, y se negó a moverse o a comer durante el resto del día. Afortunadamente, SCP-999 se ha recuperado desde entonces, pero el funcionario en cuestión ha sido amonestado."

-Dr. ████████

Anexo SCP-999-B: Lo que sigue es el reporte del experimento en el cual SCP-682 es expuesto a SCP-999 con la esperanza de que este encuentro calme la ira omnicida de la criatura.

SCP-999 es liberado en el área de contención de SCP-682. SCP-999 se desliza inmediatamente hacia SCP-682.

999: (gorjeos exaltados)

682: (ruidos ininteligibles, gruñendo) ¿Qué es eso?

SCP-999 se mueve frente a SCP-682, pegando saltos como si fuera un perro, mientras chilla en un tono muy agudo.

682: (gruñidos) Asqueroso…

SCP-682 pisa a SCP-999, aplastándolo completamente. Los observadores estaban a punto de abortar el experimento cuando SCP-682 comienza a hablar otra vez.

682: (gruñidos) ¿Hmmm? (ininteligible) Qué es esto… (sonido bajo, similar a una risita) Se siente… bien…

Se puede ver a SCP-999 arrastrándose por entre los dedos de SCP-682, subiendo hasta alcanzar su cuello, a donde se aferra y comienza a acariciarlo suavemente con un seudópodo. Una amplia sonrisa comienza a dibujarse en el rostro de SCP-682.

682: (risa profunda) Me siento… tan… feliz. Feliz… (ríe) Feliz… feliz…

SCP-682 repite la palabra "feliz" durante varios minutos, riendo ocasionalmente hasta escalar hacia una risa imparable. Mientras las risas continúan, SCP-682 rueda sobre su espalda, golpeando su cola contra el suelo con una fuerza peligrosa.

682: (bramando entre risas) ¡Alto! ¡No más cosquillas! (continúa riendo)

SCP-682 y SCP-999 continúan la "lucha de cosquillas" hasta que finalmente SCP-682 se cansa y parece dormirse con lo que aparenta ser una sonrisa en su rostro. Luego de 15 minutos sin actividad, dos miembros del personal clase-D entran en la sala para recuperar a SCP-999. Cuando SCP-999 es retirado, SCP-682 despierta inmediatamente y libera una onda inidentificable de energía desde su cuerpo, mientras ríe como un maniaco.

Todas las personas en el rango de la onda colapsan en ataques paralizantes de risa, permitiendo que SCP-682 escape y masacre todo a su paso. Mientras tanto, SCP-999 rápidamente rescata a todas las personas que puede, llevándolas a un lugar seguro para que se recuperen de la "onda de risas" de SCP-682, mientras agentes suprimen y re-contienen a SCP-682.

A pesar de la tragedia que SCP-682 provocó en la instalación, SCP-999 no ha mostrado ningún tipo de miedo hacia la criatura, y de hecho ha realizado gestos sugiriendo que quiere volver a "jugar" con SCP-682. Sin embargo SCP-682 ha declarado, "Esa pequeña [ininteligible] de moco feculento puede [DATOS BORRADOS] y morirse."

Nota del Dr. ████: "Aunque la prueba fue infructuosa y terminó en tragedia, esto debe haber sido lo más divertido que jamás haya visto. Nunca pensé que llegaría el día en que consideraría a SCP-682 como "lindo". Por favor envíenme una copia de las grabaciones de seguridad tan pronto como sea posible."

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License