SCP-637
Puntuación: +2+x

Item #: SCP-637

Clasificación de Objeto: Seguro

Procedimientos Especiales de Contención: Cuando está inactivo, SCP-637 está contenido completamente dentro de la consciencia de SCP-637-2. SCP-637-2 está retenido en el Sitio 17 en una habitación de baja seguridad. Se le debe dar todo lo que pida, siempre y cuando esto no viole los procedimientos estándar. Sin embargo, cualquier pedido por lápices, bolígrafos, blocs de dibujo, o cualquier elemento para dibujar debe ser denegado e informado al Dr. ████████████. (La cuestión ha sido planteada que si SCP-637-2 quiere dispositivos de dibujo, podría utilizar un fluido tal como la sangre o en la orina, pero el sujeto no ha mostrado un marcado interés por el dibujo. Se acordó, sin embargo, que es lo mejor no tentar a la suerte). El sujeto debe ser alimentado 3 veces al día y cada vez que pida comida.

Descripción: SCP-637-2 es una mujer caucásica anciana de aproximadamente sesenta y cinco (65) años de edad, quién se hace llamar “Margie”. “Margie” ha sido descrita por el personal como “una anciana amable, un poco confundida”. Ella pasa mucho de su tiempo en un estado semi-catatónico, con lapsos ocasionales de lucidez. SCP-637-2 es el huésped de SCP-637, un organismo psíquico que subsiste completamente en la mente de SCP-637-2. SCP-637 es descrito por su huésped como “un pequeño gato negro, delgado, muy dócil”. Aunque la criatura normalmente reside en un “espacio en blanco” en la mente del sujeto, es capaz de residir por varios minutos en un objeto de dibujo como papel, madera u otra sustancia. Si cualquier organismo sapiente que no haya llevado previamente a SCP-637 observa la reproducción, la imagen se desvanecerá, y SCP-637 residirá en la mente del nuevo sujeto.

Basado en información recopilada desde SCP-637-2 y D-67308 (Véase Documento 637-A), el organismo se comporta como un gato normal, y su huésped es capaz de describir qué está haciendo en el momento y dónde está dentro de su mente. SCP-637-2 muestra afecto hacia la teórica criatura.

SCP-637-2 no recuerda dónde vio a SCP-637 originalmente, por lo que se supone que ha estado viviendo en su mente desde hace algún tiempo.

Anexo:

El Dr. ████████████ cree que la criatura podría ser útil, incluyendo la posibilidad de producir en masa al gato y adaptarlo para su uso en la guerra psíquica como un medio para incapacitar personas, y tiene previsto seguir haciendo pruebas sobre otros sujetos. Si no se encuentran usos para SCP-637, entonces se cree que morirá cuando su huésped lo haga.

A menos que se justifique la experimentación, se recomienda que evitemos que SCP-637-2 libere a SCP-637 sobre un papel, con el fin de mantener el buen estado de salud mental de nuestros agentes.


Documento 637-A:

El sujeto de prueba D-67308 fue expuesto a una imagen del organismo, dibujada por SCP-637-2. El sujeto obtuvo un aspecto desaliñado e hizo varios comentarios como “Nada funciona… No está funcionando… Quiero al gato fuera… Lindo gatito…” Cuando el sujeto fue informado que sería puesto en cuarentena por veinticuatro (24) horas adicionales, reaccionó violentamente y maldijo a los guardias durante varios minutos antes de caer en un estado semi-catatónico. El comportamiento del sujeto fue considerado inofensivo, y fue movido a un dormitorio de baja seguridad en el sitio.

Luego de doce horas, el sujeto se suicidó inesperadamente con el borde roto de un plato de cerámica (provisto con su comida). El sujeto fue observado haciendo varios comentarios ruidosos como “¡Quítenme al gato! ¡Quiero al gato fuera! ¡Déjame en paz!” y comentó que el organismo era un “parásito chupador de cerebro" antes de la muerte.
Vale la pena señalar que aproximadamente al mismo tiempo de la eliminación de D-67308, SCP-637-2, quien había estado durmiendo al momento, se levantó y exclamó: “¡El gatito está de vuelta!”.


Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License