SCP-5580
Puntuación: +2+x

Ser heresiógrafo es, por su propia naturaleza, adoptar una posición específica y mirar desde esa posición. Para que algo sea una herejía, debe definirse contra una ortodoxia. Y, por supuesto, para llamar a algo una ortodoxia, o una verdad, o una certeza, debe definirse contra lo que es heterodoxo, o una mentira, o la certeza de que algo no es así. Definir algo como "verdad" implica la mentira conformada en torno a ella.

Los primeros heresiógrafos, aquellos musulmanes y cristianos de la Edad Media, tenían las certezas de un dogma respaldado por el Estado para guiarse. Ellos eran los ortodoxos, sosteniendo una verdad divina respaldada por el poder del gobernante y toda la constelación de la civilización. Pero para el heresiógrafo moderno, nunca podemos saber con absoluta certeza qué tradición, qué verdad, es la correcta.

¿Qué debemos hacer? ¿Cómo definir la verdad divina y, por tanto, qué es herético para empezar? No es una tarea fácil; algunos dirían que es imposible. De hecho, nunca la conoceremos en su totalidad. Todo lo que podemos hacer es obtener atisbos, aquí y allá, destellos de iluminación que permiten unos breves momentos de verdadera definición. La tarea del heresiógrafo es, pues, determinar lo que es una falsedad y que, sin embargo, existe.

~ Lyle Burnley, Heresiografía Moderna: Una Guía Introductoria (Yellowknife: Editorial Eutopos, 1974).


SCP-5580

SCP-5580.jpg

Miembros de la escolta de SCP-5580-1B durante la Operación F

Ítem #: SCP-5580

Clasificación del Objeto: Neutralizado

Procedimientos Especiales de Contención: Los registros históricos que mencionen a SCP-5580, a SCP-5580-1, a la Confederación de Autodefensa Hmong o a las operaciones de AIJECA en el norte de Vietnam deben ser eliminados de todas las fuentes en las que se encuentren. Se está intentando recuperar más registros de las expediciones de Lyle Burnley a Vietnam en 1936 y 1939; se cree que están en posesión de la hija de Burnley, Matilda, cuyo paradero se desconoce.

Un área de 5km2 que rodea a SCP-5580 ha sido acordonada para impedir el acceso del público. Aunque se cree que está neutralizado, las medidas de precaución obligan a prohibir estrictamente la experimentación o el acceso a SCP-5580.

Se cree que SCP-5580-1 ha sido destruido, pero los rastreadores web de la Fundación están preparados para señalar información sobre su posible paradero.

Descripción: SCP-5580 es una base militar japonesa en ruinas situada en la actual provincia de Lào Cai, Vietnam.

SCP-5580 fue construida por la Agencia del Imperio Japonés para la Examinación de Cuestiones Anormales (AIJECA) en 1944, durante la ocupación japonesa de la Indochina francesa. Su objetivo era albergar y servir de base de operaciones para SCP-5580-1B como parte de la Operación F, un proyecto de investigación militar que pretendía utilizar SCP-5580-1B para ayudar a las fuerzas japonesas durante la Segunda Guerra Mundial.

Antes de su destrucción, SCP-5580 pareció sufrir una serie de modificaciones anómalas, creciendo considerablemente y afectando al estado mental y físico de sus ocupantes. Se cree que, antes de su destrucción, medía al menos 100 metros de altura.

SCP-5580 fue destruido por el GdI#991 "Confederación de Autodefensa Hmong" durante el Incidente 5580-2, utilizando SCP-5580-1A.

Anexo1: SCP-5580-1

SCP-5580-1 era un artefacto quintista descubierto por Henrietta Jackson1 en 1923, tras una expedición arqueológica en el sur de Arizona. Aunque en aquel momento se desconocía el origen del artefacto, el líder quintista sureño Johan Headley-Smythe, implicado en el movimiento quintista de Arizona a finales de la década de 1910, afirmó durante una entrevista en 1984 que se trataba de "un cadáver" o "un huevo muerto"; no se sabe exactamente qué significa esto.

La función y las capacidades de SCP-5580-1 no pueden determinarse por completo. Sin embargo, basándose en los informes recuperados de la antigua AIJECA y en el testimonio de antiguos miembros del GdI#991, se le han asignado las siguientes capacidades:

  • Capaz de crear "fragmentos" o "haces" de luz, que se utilizaban para "cambiar" o acabar con los individuos.
  • Capaz de crear "ilusiones" o "luces extrañas", que permitían la construcción de complejos entornos no reales.
  • Capaz de alterar y hacer crecer estructuras hechas por el hombre.
  • Capaz de potenciar el crecimiento de plantas o cultivos.
  • Capaz de proporcionar cantidades anómalas de energía, como la utilizada por AIJECA durante la Operación F.
  • Capaz de crear "una puerta"; véase más abajo para más información.
  • Posee un grado de pensamiento semi-consciente, posiblemente un "reflejo" de los pensamientos de aquellos que lo utilizan o rodean.

SCP-5580-1 pasó a manos de Lyle Burnley en 1934, tras un acuerdo de naturaleza desconocida con Henrietta Jackson. En algún momento de finales de 1934, Burnley dividió el artefacto en dos mitades como parte de un experimento, a partir de ahora designadas SCP-5580-1A y SCP-5580-1B.

La roca era, en muchos sentidos, totalmente ordinaria; un buen trozo de basalto de Arizona que había sido cortado y alisado por sus antiguos propietarios. Estaba ligeramente caliente al tacto, pero eso no es en sí mismo un signo de anomalía. Por un momento me pregunté si Henry se había dejado engañar por uno de los malditos mercaderes de anomalías de ese estado, llevándola a nada más que una gran piedra enterrada en una mesa y llamándola mágica.

Debería haber sabido que no debía dudar de su juicio. Por capricho, utilicé el cuchillo de berilio que Ackerly me procuró para cortarla en dos, por si sus entrañas revelaban algo más. Para mi sorpresa, todo el espécimen, tanto el interior como el exterior, empezó a brillar con una luz rosada, iluminando toda la habitación y empequeñeciendo mi pálida lámpara.

Me asomé a ella. Deben entender que era ingenuo y bastante joven en ese momento. No contaba con la experiencia que otorga el tiempo. El quintismo era todavía un culto joven, y pocos conocíamos las fuerzas exactas a las que nos enfrentábamos, o el grado de su insondable herejía. Los escalofríos que inspira ahora la frase "luz rosa" eran desconocidos para la mayoría de nosotros, especialmente para los que no habían vivido o recordado las antiguas Guerras Ocultas.

Pero yo tuve suerte. La luz aquí no formaba parte de esa temible estrella de mar. No intentaba atacar o esclavizar. Esto era el poder en bruto, sin mancha ni molde. La toqué y fue como moverse en un océano suave y placentero. No había ninguna de las deformaciones mentales que hoy se asocian a las reliquias quintistas. Sospecho que tal vez se trataba de algo relacionado con el dios quintista, pero no de él: una sustancia similar, con un origen parecido, pero en última instancia sin conexión. Al carecer de una forma a la que amoldarse, compuesta por suficientes mentes, no tenía ningún poder psíquico.

Pero yo era - soy - un heresiógrafo. Entendía las formas en que la fe y lo oculto podían ser manipulados, o podían revelarse. Y más que nada, quería entender. Todavía no veía en qué lugares oscuros me atraparía ese impulso.

~ Lyle Burnley, Recuerdos Tabúes y Prohibidos, 1933-1937.

En 1936, Burnley, un heresiógrafo independiente en aquella época, fue contratado por el gobierno colonial francés en Indochina para consultar sobre diversas prácticas anómalas entre la comunidad hmong en lo que hoy es el noroeste de Vietnam. Burnley dejó en sus diarios una gran cantidad de material sobre sus actividades.

Tardamos una semana en encontrar el pueblo. Las autoridades francesas se mostraron vagas y poco comprometidas. Me pareció inusual; ¿por qué contratar a un hombre y no estar dispuesto a explicar los requisitos básicos del trabajo? Hablaron de "prácticas amenazantes", pero poco más. Empezaba a pensar que me habían tendido una trampa.

Sin embargo, ahora sospecho que no sabían lo que querían. Eran conscientes de que esta zona, que forma parte de ese amplio e indómito altiplano del norte de la región, siempre había permanecido fuera de los límites de la civilización convencional. Los estados arroceros de las tierras bajas nunca habían conseguido subyugarla del todo; seguía siendo, por así decirlo, una frontera en la que podía ocurrir cualquier cosa. Los franceses probablemente solo querían asegurarse de que cualquier amenaza potencial había sido neutralizada.

Los lugareños, naturalmente, no ayudaron. Hasta este momento, mi investigación me había mantenido en los barrios ocultistas de Europa y Estados Unidos; simplemente reproduje las actitudes hacia ellos que cualquier estadounidense mostraría. Me avergüenza decir que los consideraba, en su mayoría, una raza hosca y estúpida.

~ Lyle Burnley, Recuerdos Tabúes y Prohibidos, 1933-1937.

Burnley llevaba siempre consigo las dos mitades de SCP-5580-1, alegando que eran "una ayuda inestimable para la investigación". En la noche del 26 de septiembre de 1936, un grupo de aldeanos robó SCP-5580-1A a Burnley, dejando poco rastro de sus actividades.

La locura que todos llevábamos encima era creer, conscientemente o no, en un determinado ordenamiento del mundo. Incluso un hombre de mentalidad relativamente liberal como yo habría martirizado cien justificaciones diferentes de por qué las cosas eran como eran, sin sospechar nunca que sea imposible e infructuoso colocar y categorizar la amplia naturaleza de la experiencia humana en cajas tan pequeñas. Apoyé, cuando no era económicamente conveniente, la autonomía de los pueblos colonizados, pero mi análisis no habría ido más allá.

No basta con creer, en sentido abstracto, que el colonialismo es malo. ¿La liberación de estos Estados en nombre de los intereses nacionales, vietnamitas, laosianos o tailandeses, habría sido suficiente para tranquilizar mi conciencia? Habría producido tres estados productores para que Occidente los estafara de nuevo, cada uno de ellos girando sobre sí mismo para justificar nuevas subyugaciones en los viejos modelos de todo estado coercitivo. Siempre hay más pantanos que desecar, más selvas que talar, más personas a las que asignar su posición en un sistema global de las estaciones.

Yo no veo nada de esto. Como ya he dicho muchas veces en este volumen, era joven y tonto. Mi ortodoxia era el mundo con el que había crecido. Me había puesto al servicio de un interés liberal occidental de amplio espectro. Cualquier simpatía abstracta que tuviera palidecía ante el robo de la piedra. Quería venganza, y la quería de vuelta.

Después de perder la piedra, pasé una semana recorriendo la selva, buscando mi premio en cada pueblo. No hice daño a nadie, pero permití que dos equipos de mis guardias contratados realizaran sus propias expediciones. Nunca ordené ningún tipo de atrocidad y, sin embargo, me he preguntado muchas veces a lo largo de los años qué hicieron ellos mientras yo dirigía un tercer equipo por el campo. Todavía me pesa.

Al final, sin embargo, mi búsqueda fue infructuosa, y una llegada tan ruidosa echó por tierra cualquier esperanza de atrapar a los ocultistas en el acto. Lo único que había hecho esta furiosa expedición era alertar a las autoridades aduaneras francesas sobre el objeto de mi posición.

~ Lyle Burnley, Recuerdos Tabúes y Prohibidos, 1933-1937.

Como Burnley insinúa más arriba, las autoridades coloniales francesas confiscaron SCP-5580-1B a su salida del país. Este permaneció en su poder hasta 1940, cuando lo entregaron a AIJECA como parte del acuerdo de rendición con el Imperio japonés.

Anexo 2: G2I#991, la Confederación de Autodefensa Hmong

El grupo denominado Confederación de Autodefensa Hmong se formó a principios de 19372. La Confederación era una red de defensa de varios pueblos hmong cerca de la frontera china. No tenía una estructura de gobierno formal, y las decisiones las tomaban los miembros de estas aldeas.

La Confederación se formó después de que SCP-5580-1A llegara a manos de Lauj Gao-Jer, una viuda hmong reciente de un pueblo de la actual provincia de Lào Cai. Lauj, junto con varios hombres y mujeres de la zona, empezó a celebrar reuniones a finales de 1937 para discutir formas de autodefensa contra las imposiciones del estado colonialista francés. A mediados de 1938, muchos de los hmong estaban en una forma de resistencia abierta pero relativamente pasiva contra la Unión de Indochina:

La idea era simple. No habría ningún levantamiento, ninguna rebelión; simplemente dejarían de obedecer las órdenes y de pagar los impuestos. Se sentarían, con sus pedazos de piedra, y esperarían a que vinieran los franceses. Yo los admiraba, y quería unirme, pero decían que era demasiado joven.

Aun así, recuerdo la facilidad con la que todos nos aclimatamos a esta nueva realidad. Durante generaciones habíamos estado en conflicto, abierto o no, con quienes querían controlar e imponer sus estructuras estatales sobre nosotros. Mis antepasados habían huido de China décadas antes, donde los Qing hicieron todo lo posible por obligarnos a instalarnos. Habíamos vivido en las montañas y nos habíamos adaptado a ellas porque nos proporcionaban una vía de escape de las tierras bajas de abajo, sus arrozales y ciudades.

Y por fin, en este lugar, teníamos la sartén por el mango. Los primeros intentos franceses de reimponer el control fracasaron estrepitosamente. Gao-Jer estaba de pie en un campo abierto, sonriendo a los soldados, con sus camaradas dispuestos detrás de ella. Los soldados se acercaron, pensando que sería fácil disparar a estos locos de las colinas hasta el suelo. Ella juntó los trozos de piedra, cerró los ojos y, en un destello rosado, todos se fundieron en una sola roca. Eso asustó a los franceses lo suficiente como para que fueran más cautelosos. Luego la sostuvo en alto y dejó que la luz rosa fluyera.

Lo curioso era que Gao-Jer no era una revolucionaria. No quería alterar el orden de las cosas. El hermano de su antiguo marido, Rwg, se casó con ella poco después de que empezaran las reuniones, como era habitual entre nosotros. Siguió llevando una vida de mujer, trabajando en el campo y cosiendo por la noche. Vivíamos nuestras vidas como siempre lo habíamos hecho durante generaciones.

~ Phab Tooj, Testimonio para el Dr. Henry Maxwell

A mediados de 1939, los franceses habían perdido el control de una amplia zona a lo largo de la frontera china. También habían empezado a llegar informes de que la Confederación operaba en partes del Yunnan. Tras cuatro intentos fallidos de restablecer el control, el gobierno francés llamó a Lyle Burnley para negociar con el GdI#991, prometiendo devolverle el control de SCP-5580-1B si tenía éxito.

Era una idea tonta, y realmente había muy poco que pudiera hacer, pero los franceses se estaban desesperando. Me había negado a ayudarles a descubrir los secretos de su mitad de la roca, pero acepté hablar con la mujer hmong. Estaban aterrorizados de que ella fuera a utilizar la piedra para desencadenar una guerra de liberación. Yo simplemente quería una oportunidad para reclamar mi premio.

Aceptó reunirse en un claro cerca de Sa Pa. Estaba oscuro cuando llegamos. Había llegado la lluvia, pero no el monzón completo; solo una llovizna constante y desagradable. Se rió de mí, y supongo que parecía un tonto; un americano arrogante con el bigote erizado, sosteniendo un abrigo de mal color sobre mi cabeza. Su marido estaba a su lado, blandiendo un trozo de piedra; creo que se llamaba Roug. Miré la piedra con avidez. Creo que ella vio mi cara.

Me hizo señas para que entrara en una tienda improvisada. Su cara era simpática todo el tiempo; o tal vez yo lo estaba proyectando, no lo sé. Su francés era sorprendentemente fluido. Más tarde me enteré de que había pasado un tiempo en Hanoi cuando era joven, como trabajadora en una fábrica.

Pasé la mayor parte de las negociaciones tratando de averiguar dónde estaba la roca. Intenté ser sutil, pero claramente no lo fui. Después de un rato, ella sonrió y levantó una lona en la parte trasera de la tienda. Ahí estaba. ¡Junto a ella! Podía haberla cogido, y lo intenté. Salté hacia delante y me quedé helado.

Los zarcillos de la luz me habían agarrado por debajo de los hombros. Luché, pero no pude moverme. Su cabeza estaba entonces sobre su hombro, mirándome con tristeza. "¿Qué es la roca para ti?", preguntó.

Lamento decir que utilicé un lenguaje bastante soez. Entonces respondí: "El conocimiento". Después de todo, era cierto.

Ella negó con la cabeza. "El conocimiento es solo un aspecto del poder", dijo, "y la roca es el poder". Se inclinó y la acarició, diciendo algunas palabras en hmong que no entendí.

Una luz brilló hacia el fondo de la tienda. Al principio, era como un proyector; pero luego, se volvió más sólida. Una puerta. Estaba compuesta de ladrillos rosas, formando un arco majestuoso. Más allá, nada más que luz rosa.

Los dos nos quedamos mirando un rato, y entonces jadeé. Un chico, un joven hmong, salía de ella. Salió, sonrió a la mujer y salió de la tienda. La mujer asintió a su paso y volvió a acariciar la roca. La puerta desapareció.

Pregunté qué había visto. La mujer respondió: "Es otra colina. Es la colina más alta, y allí nunca podrán seguirnos".

Y lo entendí. La luz rosa, la roca, no la usaban para conquistar o imponer el control. Solo eran los habitantes de la colina, y en este tiempo y lugar, estos varios pueblos habían comprendido lo que innumerables conquistadores y rebeldes no pudieron; que la única manera de romper estos ciclos interminables era escapar de ellos por completo. Cuando llegara el momento, iban a conducir a su pueblo fuera de este mundo y a un lugar donde nadie pudiera seguirlo.

Dejé de luchar. Me liberé. Al final de la semana, había abandonado Vietnam, y había resuelto no volver a interferir donde no me querían. Pero, ¡ah, qué débil es el cuerpo! Han pasado treinta años desde entonces hasta ahora, y me siento cada vez más enredado en el centro de la red, atrapado como una mosca en mis interminables intentos de discernir el bien del mal, la ortodoxia de la herejía. Si hubiera podido tomar el camino de la mujer hmong. Si hubiera habido algo, cualquier cosa, que hubiera podido hacer para ayudar.

~ Lyle Burnley, Testamentos de los Ojos de la Araña, 1937-1945

Tras este encuentro, el gobierno francés cambió su estrategia, centrándose en la forma de aprovechar SCP-5580-1B para su uso ofensivo contra la Confederación. Sin embargo, estos planes se abandonaron tras la invasión japonesa de Indochina.

Anexo 3: AIJECA y SCP-5580-1B

AIJECA tuvo conocimiento de SCP-5580-1 en 1938 y, tras la rendición de la Indochina francesa en 1940, se hizo con el control de SCP-5580-1B. En 1941, empezaron a trabajar en una forma de utilizar SCP-5580-1B con fines militares, lo que dio lugar a la Operación F.

El objetivo de la Operación F era convertir SCP-5580-1B en un arma ofensiva masiva, con la intención de utilizarlo en la guerra en curso como alternativa al programa de armas nucleares, cada vez más tenso. Para ello, se estableció una base de investigación - SCP-5580 - en la actual provincia de Lào Cai, que albergaba SCP-5580-1B y realizaba experimentos para determinar sus posibles usos militares.

Éramos un destacamento pequeño y dedicado: unas treinta o cuarenta personas en toda la base, creo. Éramos patriotas, como la mayoría de los hombres de AIJECA. También estábamos inmersos en una feroz rivalidad con la AIJ: en ese momento, sus propios programas de armas anómalas eran un secreto a voces, y cada vez era más importante para AIJECA establecer su supremacía anómala.

No era agradable trabajar en esas condiciones. El clima no nos gustaba; muchos de mis compatriotas no se llevaban bien entre sí. No sé cómo conseguimos un éxito tan rápido, y una parte de mí se pregunta si la propia roca no nos ayudó. La luz rosa altera, creo, dependiendo de quién la use y con qué propósito. Las paredes metálicas y de hormigón de la base empezaron a adquirir esos extraños colores, incluso cuando no se estaban realizando pruebas.

No era el número cinco el que estaba grabado en nuestras cabezas, como los otros cultos quintistas. Esto era otra cosa. Tenía el mismo origen que la estrella de mar, pero no formaba parte de ella. Así que no teníamos mantras de cinco por cinco, sino un ritmo de tambor diferente que se instalaba en nuestras cabezas a lo que pudiera agarrarse. Y en ese lugar, ese ambiente - bueno, eran las cabezas de hombres desesperados que querían hacer un buen trabajo. Hombres que deseaban tanto tener éxito en convertirlo en un arma. Hombres atrapados dentro de un solo bloque de metal toda su vida.

~ Dr. Nakamura Kenji, Testimonio para el Dr. Henry Maxwell.

En 1942, con escasos progresos aparentes, el gobierno japonés decidió cortar por lo sano y cerrar la Operación F. Sin embargo, el personal estacionado en SCP-5580 no respondió a las órdenes de marcharse, ni tampoco regresó ninguno de los hombres enviados para recuperarlo. Tras perder una importante fuerza armada en enero de 1943, AIJECA decidió abandonar los intentos de recuperar SCP-5580 o SCP-5580-1B.

A pesar de ello, las operaciones de SCP-5580 continuaron durante un año más, hasta el Incidente 5580-1. Los informes dispersos que llegaron a la naciente operación de la Fundación en Saigón indicaban un gran grado de actividad anómala en sus alrededores, con informes de un edificio "autoconstruido" que se "expandía constantemente" hacia las colinas circundantes.

Si te soy sincero, no puedo recordar mucho de esos últimos meses. No puedo decir cómo era el edificio o qué hacíamos allí. Estaba casi encadenado a mi escritorio, tratando de hacer todo lo posible para armar la luz rosa. No me gustaba mirar hacia arriba. Deambulaba, con la cabeza gacha, entre mi habitación y mi laboratorio, sin cuestionar lo que hacían los demás o por qué siempre teníamos los suministros que necesitábamos.

Me pregunto si la experiencia de los rebeldes con la luz fue tan diferente porque carecían de un propósito tan claro. O tal vez eso no sea correcto: tenían un propósito, pero era menos obsesivo, menos singular. Ya no había espacio dentro de nosotros para los patrones ordinarios de la vida. Teníamos que completar la misión. Los soldados que enviaron para eliminarnos también lo sintieron, y cada vez más patrullaban los terrenos, desesperados por salvar el complejo y, por tanto, el Imperio.

El trabajo avanzó bien.

> Dr. Nakamura Kenji, Testimonio para el Dr. Henry Maxwell.

Los efectos de SCP-5580 en la región se hicieron evidentes. Múltiples aldeas fueron asaltadas por el personal de AIJECA en busca de suministros, entrando a menudo en contacto menor con miembros del GdI#991. Aunque su uso activo de SCP-5580-1A les daba constantemente la ventaja en estos conflictos, el GdI#991 era reacio a participar en un asalto directo a SCP-5580 o en un conflicto más abierto con AIJECA.

Fue Rwg quien más presionó para un asalto. En ese momento sabíamos que los japoneses tenían la otra mitad de la piedra, y lo que eso significaba para nuestras perspectivas. Pero Rwg estaba convencido de que un asalto corto y contundente ganaría el día. Creo que se enfadó cuando Gao-Jer no estuvo de acuerdo con él; le hizo parecer débil cuando su mujer tenía más poder.

Pero fue Gao-Jer quien había liberado al pueblo, Gao-Jer quien había enviado a los franceses de vuelta a Hanoi y liberado el país de las colinas. Cada vez más aldeas y nómadas acudían a nuestros estandartes. Y Gao-Jer pedía precaución, una y otra vez, y la gente estaba de acuerdo.

Pero entonces las cosas se volvieron más extrañas. Los japoneses detuvieron sus incursiones y no recibieron más convoyes, y aun así el gran edificio creció. Se había convertido en una torre, que llegaba cada vez más alto al cielo, llena de extraños ángulos y agujas que no llevaban a ninguna parte.

Podíamos ver que había actividad allí dentro: científicos moviéndose, soldados patrullando. Había algo en su interior que les proporcionaba alimento, haciendo crecer la construcción. Los árboles de alrededor ardían día y noche. Fue cuando los relámpagos comenzaron a caer sobre las agujas que Gao-Jer hizo su movimiento.

~ Phab Tooj, Testimonio para el Dr. Henry Maxwell

Anexo 4: Incidente 5580-1

El 16/05/1943, los experimentos en SCP-5580 estaban llegando a su etapa final. Varios crecimientos en el exterior del recinto habían comenzado a actuar como sumideros de rayos, aparentemente para ser utilizados como fuente de energía. Los habitantes de los alrededores y los miembros de la Confederación informaron de que habían visto salir una "luz rosa" de la aguja central de la torre.

El 18/05/1943, una reunión de la Confederación dio lugar a la decisión unánime de asaltar SCP-5580. Un pequeño grupo de insurgentes, liderado por Lauj Gao-Jer, entró en la base el 20/05/1943 con el fin de recuperar o aniquilar a SCP-5580-1B; el grueso del grupo asaltó la base 30 minutos después para distraer.

Me acompañé porque querían a alguien pequeño, alguien que pudiera moverse en espacios reducidos. La luz había cambiado y alterado el edificio, y no teníamos ni idea de lo navegable que era. Gao-Her estaba nerviosa, pero Rwg, sintiéndose por fin reivindicada, era audaz y excitable.

No fue muy difícil entrar. Los guardias actuaban de forma errática, como un facsímil de una patrulla. Había una puerta trasera, una cosa extraña y curvada. Desde allí, entramos en un sistema de respiraderos, con pequeñas rejillas cada pocos metros.

No sé si esos respiraderos tenían algún propósito. Recuerdo haber visto cosas a través de las rejillas; cosas pequeñas, escenas humanas. Siete científicos de pie en un círculo, escribiendo palabras sin sentido en un papel y cantando. Una bandera japonesa en rosa y blanco, extendida por el suelo y distorsionándola, soldados intentando hacer equilibrio mientras saltaban y rezaban. Un investigador absorbido por la pared, con la electricidad recorriendo su cuerpo, gritando.

Era una pesadilla, una copia de la realidad, el sueño febril de alguien. Creo que ya no eran humanos, solo lo que la luz creía que debían ser los humanos; y eso se filtraba a través de cualquier idea loca que los científicos habían soñado.

~ Phab Tooj, Testimonio para el Dr. Henry Maxwell

Me había ido dos meses antes, cuando por fin pude despertar y ver lo que estaba haciendo. Huí en la noche. Las cosas que vi al final eran inhumanas. En lugar de una estrella de mar había una bandera, un estado, un ejemplo de poder.

Piensa en cómo concebimos la nación. Nosotros, como personas, sabemos que pertenecemos a ella. Tiene una especie de existencia real y tangible. Vemos al Estado como su brazo físico, su Espíritu Santo, y todo fluye a través de él en un orden perfecto que, sobre el papel, refleja nuestros valores. Este mundo no es un campo de batalla de la negociación, la diplomacia y el compromiso - no hay gente real en absoluto. Solo avatares de la nación, todos cumpliendo sus funciones asignadas, cultivando los campos a sabiendas de que su pequeña contribución forma parte de un todo mayor.

Imagina que el mundo fuera realmente así.

Y así, el crecimiento de la torre era el único punto final lógico. Todo se hacía sin cuestionar, cada decisión extraña y cada distorsión de la realidad simplemente se veía como otra parte de la gran empresa. ¡Por Japón! ¡Por la Agencia! ¡Por el Imperio! Todas las espirales que conducían a ese vasto y único punto, que se elevaba, se elevaba y se alejaba, más específico y singular con cada momento que pasaba.

Nuestro trabajo estaba a punto de terminar. Un poco más y esa torre sería capaz de hacer lo que quisiera.

> Dr. Nakamura Kenji, Testimonio para el Dr. Henry Maxwell.

La infiltración comenzó a las 22.30 hora local. A las 23.00, comenzó el asalto principal, desviando una gran parte del personal de SCP-5580 fuera de la base.

SCP-5580-1A había sido dividido entre los miembros del destacamento más pequeño, con la esperanza de que fuera útil contra SCP-5580-1B. En consecuencia, los miembros de la Confederación se vieron obligados a utilizar armas convencionales, lo que provocó varias bajas. A pesar de ello, su operación tuvo éxito, y las tropas japonesas estaban prácticamente ausentes de la base a medianoche.

Aproximadamente a las 00.30, el destacamento se había abierto paso hasta el laboratorio principal, en el centro del recinto.

No había techo allí; solo la aguja, que se extendía muy por encima. No tengo ni idea de la altura que tenía en ese momento. El techo cavernoso crepitaba con luz rosa.

Parte de ella golpeó a Rwg; cayó al instante. Vi que Gao-Jer se estremeció físicamente ante eso, pero se limitó a tomar su parte de la piedra y continuó hacia el centro del laboratorio. Esperábamos una pelea, pero los científicos estaban esparcidos por todas partes, claramente muertos. No había muchos de ellos allí. Uno de ellos aún tenía las gafas puestas, ligeramente torcidas; sostenía un fajo de papel y sangraba por las orejas. Era casi cómico.

En el centro estaba su mitad de la piedra. Parecía enferma. La luz rosa se enroscaba hacia arriba, justo en el centro de la aguja, hasta donde podíamos ver. Era como una extraña catedral. Un investigador estaba allí, todavía vivo, susurrándola. No pareció darse cuenta de nuestra presencia. No miró hacia arriba.

Pasamos años tratando de sacarlo. Tiramos, levantamos, cortamos el marco de metal y la luz rosa… nada. Los relámpagos sobre nosotros eran cada vez peores. Finalmente, Gao-Jer nos ordenó que usáramos las piedras. Eso funcionó -la luz retrocedió- pero no fue lo suficientemente fuerte. Eran demasiado pequeñas. Un grito inhumano comenzó sobre nosotros, y dos de nuestro grupo fueron derribados por el rayo.

Entonces Gao-Jer nos dijo que nos diera sus piedras, y que nos fuéramos. Recuerdo su cara. Tenía los ojos muy abiertos, las cejas en alto. No sé lo que sentía. Creo que nunca lo sabré. Creo que al principio no quería llevarse la piedra con nosotros, parecía reacia. Y ahora, aquí, estaba el final de todos sus grandes diseños para su pueblo.

Reunimos las rocas y ella las fusionó, como la había visto hacer tantas veces. Luego, los que quedaron salieron por el respiradero. Yo fui el último en salir. Volví a mirarla, justo antes de salir; estaba mirando fijamente a la luz rosada, con el pelo revoloteando alrededor de su cabeza. Tenía la cara perdida.

~ Phab Tooj, Testimonio para el Dr. Henry Maxwell

Aproximadamente a las 02.00, SCP-5580 fue destruido por una enorme explosión, que arrasó un área de aproximadamente 1 milla de diámetro. Ningún miembro de la Confederación resultó herido, ya que el último de ellos se había retirado a la 01.45. Muchos soldados japoneses, al darles caza, también sobrevivieron; sin embargo, varios más que habían regresado a la base, así como todos los investigadores, expiraron.

El cuerpo de Gauj Gao-Jer nunca se encontró. El complejo estaba en gran parte arruinado, y solo quedaban algunas estructuras de los cimientos. Ninguna de ellas había sido aumentada seriamente por SCP-5580-1B. Se cree que SCP-5580-1 también fue destruido en la explosión.

Tras esto, el GdI#991 se disipó rápidamente, con sus principales figuras de liderazgo fallecidas y sus principales medios de poder destruidos. Tras la guerra, las autoridades coloniales francesas restablecieron el control sobre la región. No lograron encontrar ni procesar a los miembros del GdI#991, aunque sí cometieron varios crímenes retributivos contra la población hmong.

Los residentes locales han informado de que han visto figuras "fantasmales" en las ruinas de SCP-5580 durante décadas; esto no ha sido confirmado por fuentes de la Fundación.

Anexo 5: Entrevista con el Sr. Phab Tooj

A continuación se presenta una entrevista realizada por el Dr. Henry Maxwell al antiguo miembro de la Confederación Phab Tooj el 17/09/1991. Phab, que solo tenía 14 años en 1943, se trasladó al norte de Laos en la década de 1950, antes de verse obligado a huir a Estados Unidos con su familia en 1975 tras los actos de represalia contra los hmong por su supuesta implicación en las operaciones de la CIA en Laos. En 1991, era estudiante de posgrado en historia en la Universidad de Chicago.

Esta entrevista tuvo lugar después de que Phab leyera el documento anterior, ya que el Dr. Maxwell tenía curiosidad por saber hasta qué punto coincidía con su versión de los hechos.

<Comienzo del Registro>

La entrevista tiene lugar dentro de una sala de interrogatorio estándar. Phab está sentado a un lado de la mesa, leyendo una copia del documento SCP-5580. Maxwell está sentado al otro lado de la mesa, observando a Phab atentamente.

Maxwell: Entonces, ¿qué piensas?

Phab: Hmm.

Phab coloca el documento de nuevo en la mesa.

Phab: Fue… interesante.

Maxwell: ¿No estás de acuerdo?

Phab: No, no, es que… Me parece que es un relato totalmente preciso en cuanto a los eventos, sí. Describe todo casi por completo como sucedió.

Hay una breve pausa.

Maxwell: No pareces convencido.

Phab: "Este fue el fin de todos sus planes para la luz". No dije luz. Dije colinas.

Maxwell: Bueno, cualquier traducción está destinada a…

Phab: El caso es que, tal y como lo has "traducido", en el contexto de todo lo demás, da la impresión de que el plan de Gao-Jer era llevarnos a todos más allá de la puerta. A la tierra de la luz rosa.

Maxwell: Eso es lo que informó Burnley. Es la única fuente que tengo para sus intenciones - dijiste que no lo sabías.

Phab: ¿No entrevistaste a ningún otro sobreviviente además de mí? Sé que hay algunos por ahí.

Maxwell: Es… difícil rastrear a la gente por allí. Especialmente entre los hmong.

Phab: Mm. Pero estoy en Estados Unidos, así que es más accesible.

Maxwell: Exactamente.

Phab: Mm.

Phab recoge el papel y lo hojea de nuevo.

Phab: He dicho colinas. Los hmong son un pueblo de colinas. Yo era un niño. Vi sus ojos brillar tantas veces, brillar con la promesa del futuro, pero… No creo que eso fuera lo que ella iba a hacer, Dr. Maxwell. No creo que ella quisiera Shangri-La, y no creo que la luz estuviera destinada a ser una morada permanente. ¿Por qué Burnley sabría lo que ella estaba pensando?

Maxwell: Era un hombre perceptivo…

Phab: Era un occidental que ni siquiera recordaba el nombre de la mujer que estaba entrevistando. Sabía que era… o, bueno, que se volvía comprensivo, pero seguía sin ver las cosas que nosotros veíamos. No pasó años con ella, a su lado.

Phab vuelve a colocar el papel sobre la mesa.

Phab: Solo un superviviente. E incluso con tus otras fuentes, confías mucho en Burnley. Lo que ha construido aquí, doctor, es una… una especie de ortodoxia. Es una posición. Es una variante de la verdad. Tal vez tú y Burnley tengáis razón sobre Gao-Jer, y yo esté equivocado. No lo sé.

Phab enciende un cigarrillo.

Phab: Hay muchas verdades. Mi verdad es el sonido de los insectos en la oscuridad de la noche, y una comunidad reunida en torno a una roca abierta, viendo cómo chispas rosas iluminan las esperanzas futuras. Es la lluvia cayendo sobre los rostros, y una mujer, hace tanto tiempo, Dios, hace tanto tiempo, dando discursos que no entendía.

Maxwell: Solo hay una verdad.

Phab: ¿Pero puedes acceder a ella alguna vez? ¿Incluso un vistazo? Veo muchos hechos escritos, pero ninguno sobre la decisión que tuvo que tomar Gao-Jer.

Maxwell: ¿Cuál?

Phab: Aquella en la que tuvo que sacrificar el único poder que tenía, el único poder que cualquiera de nosotros tenía. Aquella en la que tuvimos que aceptar el dominio de los japoneses, los franceses, el Viet Minh… en la que nos sumergimos de nuevo en interminables ciclos de vida precaria. Ella lo hizo por ti, doctor, por todos, cuando no había nadie más que pudiera hacerlo. Y no debería haber tenido que hacerlo. Esa es mi verdad, doctor.

Phab acomete el documento con su cigarrillo encendido; se incendia. El Dr. Maxwell salta hacia atrás, pero Phab sigue sentado, mirando el fuego.

Phab: Demasiado para la tuya.

<Fin del Registro>

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License