SCP-5055
Puntuación: +5+x
SCP-5000-1.jpg

Ella abrió la caja, y adentro había…


SCP-5000-2-C-FINAL.jpg

“¿Otto?”

“¿Sí Gil?”

“¿Qué crees que hay en la caja?”

Gilbert y Otto estaban boca abajo en las trincheras del frente de Sajonia. Aunque la lluvia solo comenzó hace seis días, habían pasado seis meses desde la última vez que vieron el sol. Los dos soldados yacían sobre un lecho de lodo húmedo, con sus músculos adoloridos, y la gangrena que pronto sufrirían. Era difícil preocuparse, ya que de todos modos no era probable que sobrevivieran a esto mucho más.

Sin embargo, Otto periódicamente se limpiaba la suciedad de su manga. Era un símbolo de orgullo. Si bien es cierto que estos no ganarían más rayas. Nadie daría un collar o charreteras a la carne de cañón. Aun así, ese pequeño sello decía “COG”, y maldita sea, eso significaba algo.

“Eso es insubordinación.” respondió Otto, su barbilla besaba el labio mientras hablaba. “Eso se preguntar ‘por qué’ y por lo de preguntar ‘por qué’ es motivo de una maldita bala, Gil.”

“Sí pero-” comenzó Gilbert, pero Otto lo interrumpió con una mirada. Mostro una expresión inconfundible. Otto eligió sus palabras con mucho cuidado.

“Yo se por qué, señor.” dijo de nuevo. “Y se que no podemos dejar que se lo queden-”

“¿Y por qué hacemos esto, soldado?” dijo Otto, mirando hacia el horizonte.

“Por qué si no lo hacemos, moriremos todos. Porque todos lo quieren, eso significa que debe ser importante. Es demasiado valioso para que lo tengan. Es legítimamente nuestro, y nos lo robaron.” dijo Gilbert.

“Todo es cierto” dijo Otto. “Pero has olvidado la razón más importante.”

Gilbert quería preguntar “qué”, pero recordó lo que aprendió en la Base que ciertas palabras se consideran una respuesta.

“Hacemos esto por que estamos bajo ordenes.” dijo Otto. “Si dicen que saltemos, nosotros decimos qué tan alto. Si dicen qué corramos, debemos decir en que bala. ¿Y si dicen que el destino del mundo depende de conseguir esta caja, y que mi mamá y mi dulce hermanita se harán cenizas si no lo hacemos? Entonces tú y yo vamos a recoger nuestras armas y terminar nuestra maldita parte. ¿Entendido?”

“Entendido.” dijo Gilbert, hablando sin dudar. Él había aprendido cuando hacer eso.


“Escuche” dijo Otto, rompiendo las dos horas de silencio. “Escuche que la Fundación tiene clones.”

Gilbert estaba a punto de quedarse dormido, recostado sobre sus propios brazos. Él se animó. “¿Clones?”

“Si.” asintió Otto. “Golems de carne. Los están usando contra los Rusos. Escuche que tienen una instalación en algún lugar al otro lado del estanque que pueden hacer diez mil a la vez.”

“De ningún modo.” dijo Gilbert con una pequeña sonrisa. Otto finalmente estaba lo suficientemente aburrido como para hablar. Gil lo miró con calma, tratando de atraerlo a una discusión más informal. “¿Diez mil?”

“Sí, y yo también lo creo.” Otto miró por la mira de su arma, apuntando a un horizonte oscuro y vacío. “Estos bastardos han estado jugando a ser Dios desde el primer día; ¿entonces por qué no? Toda su mierda de ‘contención’ siempre había sido una cortina de humo, y ahora finalmente estamos viendo los frutos de sus perversiones. Tienen mariposas navajas cortándonos el cuello en Bruselas. Tienen monstruos con aspecto de bastardos que se han comido la mitad de las Islas Británicas. Diablos, incluso escuche que hay Tipos Verdes con lavado de cerebro que están destruyendo la Costa Este, destrozándola como un niño jugando con papel de construcción!”

“Escuché” dijo Gilbert, siguiéndolo felizmente. “Que tienen una estatua que-”

“No me estas escuchando.” dijo Otto, interrumpiéndolo nuevamente. Ya no había nada amistoso con su voz. “Tú y yo vamos a cruzar esa colina pronto, Gil. Puedo sentirlo. Lo que quiero decirte es que, hipotéticamente, podría haber escuchado algunos informes que se suponía no debía escuchar, cuando trabajaba en la radio en Bourbon; antes de que perdiéramos Coms.”

Gilbert no dijo ni una maldita palabra. Levanto la cabeza ligeramente, y vio pasar extrañas nubes cubiertas de estática. Habían pasado seis meses desde que vieron la luz del sol. Seis meses desde que ese repugnante smog purpura cubriera el mundo, bloqueando la electricidad y silenciando cada señal. Nadie podía hacer funcionar ni un maldito telégrafo. Nadie excepto la Fundación.

“No es solo la mierda misteriosa, Gil.” continuó Otto, su tonó se suavizaba gradualmente. Era algo que Gil nunca había escuchado de su teniente, pero le resultaba tan familiar. Él tenía miedo.

“Rompieron el Protocolo de Ginebra en el día uno. No veo razón por qué no. Todas estas cosas raras no se compara con la mierda que los humanos hemos soñado. Solo tuvieron que encender un interruptor y…"

“¿Y… qué?” preguntó Gilbert. Ya no le importaba la respuesta. Su estomago era un nudo solido.

“No sabemos si usaron armas nucleares, biológicas, químicas o lo que sea… la última transmisión que recibimos fue de ellos. Y lo llamaron una 'respuesta'. Dijeron que era un acto de defensa, una 'victoria'."

Otto se frotó el puente de su nariz. "Tres mil millones de personas, al menos en: Estados Unidos, Canadá, México, y la mayoría de Suramérica."

Gilbert lo miró, fijamente. Sintió un bloque de hielo debajo de sus costillas. Sus dedos temblaban contra la empuñadura de su arma.

Otto dejo pasar el momento, mirando hacía la nada con la mira del rifle. “Tenemos que obtener esa caja, Gil. No importa lo que haya adentro; todo lo que importa es que han matado 3 mil millones de personas por eso. Es obvio que nadie debe tenerlo excepto nosotros. Si alguien más se lo arrebata a esos bastados SCP antes que nosotros, algún gobierno o otro grupo de defensa oculto, bueno, también serán nuestros enemigos.”

Gil asintió. Se estabilizo. Muy en el fondo, él también lo sabía. Mirando a través del horizonte, se enfocó en el contorno del edificio. Un bunker, lleno de incalculables y horribles inventos. Sabía que una bala sería lo más amigable en comparación con lo que protegía este sitio. No le importó. Se sentía decidido de nuevo. El sentimiento se apodero de él, al igual que hace ocho meses. Era el sentimiento que todos en la Tierra habían experimentado; una verdad compartida y simultanea.

Allí había una caja. Y alguien la abrió. No importa a dónde fuera, todos lo sabían. Lo que sea que hubiera dentro… Nada era más importante.


“¡Hey!” dijo una voz detrás de ellos, susurrando fuerte.

Gil y Otto se dieron la vuelta. Detrás de ellos, una mujer joven llegó gateando sobre su abdomen, vestida con la misma armadura oscura y plateada. “Ustedes dos, tengo-”

“Códigos.” dijo Otto. También había girado su rifle, y apuntaba directamente a la cabeza de la mujer.

“Victor Zulu Uno-Uno-Cinco-Siete-Nueve.” dijo ella, recitando rápidamente, sin que pareciera importarle el cañón entre sus ojos. “Tengo órdenes. Creemos que hemos visto una abertura en el flanco occidental. Solo había un montón de arena y una especie de mujer con una mancha negra en su cara. El comando está enviando un pelotón, y tú estas en el.”

sin dudar, los dos hombres salieron arrastrándose de las trincheras. Dos horas después, no quedaba nada para enterrar.


a-rectangular-siculo-arabic-ivory-casket-sicily-1314th-c-1.jpg

SCP-5055.


Procedimientos Especiales de Contención: La contención SCP-5055 es ahora la misión principal de la Fundación SCP.

Salvaguardar y mantener la posesión de SCP-5055 sobrescribirá todas las ordenes, prioridades, asignaciones anteriores. Las propuestas de todos los miembros del personal sobre como armamentizar los activos existentes, sean anómalos o no, serán fomentadas por el Consejo O5.

Todos sabemos lo que se debe hacer.

Descripción: SCP-5055 es un cofre pequeño compuesto de marfil, bronce y madera teñida. Este cofre fue recuperado de un sitio arqueológico bajo las ruinas de la Antigua Constantinopla, sellado en un cubo de 6m2 se cemento solido, o concreto romano. Cuando se toca, SCP-5055 infunde una intensa sensación de terror.

El 1 de Enero de 2020, D-6106 fue instruida para abrir SCP-5055, y determinar su contenido


Dentro de SCP-5055 había algo que nos merecíamos.


Una nota manuscrita también estaba dentro de SCP-5055, que decía

> "¡DISCULPE! ¡POR FAVOR INTENTELO OTRA VEZ!" <


Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License