SCP-4923
Puntuación: +1+x

Ítem #: SCP-4923

Clasificación del Objeto: Keter… o Taumiel, según la perspectiva.

Procedimientos Especiales de Contención: SCP-4923 debe mantenerse en un bucle de mantenimiento conceptual autorreferencial de diseño propio. («El alabastro no pudo sostenerlo - sangre de yeso, amigos, sangre de yeso.») La colección de SCP-4923 de la Fundación se guarda en varios miles de cubos, que están disponibles a pedido o para propósitos de tributación. Moralmente, SCP-4923 debe ser guardado en el corazón y en la mente del personal de Surrealismo en todo momento.

Como tal, la reprensión del personal que interactúa con SCP-4923 es primordial. La naturaleza autorreferencial de su naturaleza autorreferencial, al ser autorreferencial, debe ser desnaturalizada con la mayor frecuencia posible. Siendo el alabastro, es por supuesto difícil aislar sus proteínas - aunque nuestros surrealistas han encontrado un suero lácteo.

El personal que investigue a SCP-4923 debe someterse a exámenes radiológicos diarios del cráneo. Si se descubre una instancia adicional de SCP-4923 en el mismo, debe ser inmediatamente extraída de la cabeza y añadida a los cubos.

Perdónanos esta frivolidad, chico o chicana - lo entenderás más tarde. Probablemente. Si estás prestando atención. Si es demasiado tarde, pensarás que estamos locos de remate.

Descripción: SCP-4923 es una colección francamente fantástica de aproximadamente ciento veinte mil millones de corpora arenacea de fabricación humana. Las instancias individuales de SCP-4923 son semánticamente variantes y contradictorias, haciendo que los estilos referenciales directos y/o formales sean totalmente inútiles. De hecho, los intentos de describir directamente SCP-4923 de una manera adecuada, o uno que coincide demasiado bien con la sensicalidad, se mete con las neuronas y te fastidia un poco. Es por eso que la mayoría de esta documentación es contradictoria - aunque hablamos de locura, hay en ella un método.

Pongámoslo así, sin las cursivas: dentro de tu cráneo, hay una pequeña bolita llamada epífisis cerebral, y con el tiempo, lentamente se convierte en piedra. Este es un proceso que te mata, o una parte de ti. Es una maldición de hace mucho tiempo, cuando hicimos enojar a uno de los dioses más malvados, probablemente. Puede que haya algunos libros a su alrededor, pero tienen aún menos sentido que esto - y si puedes entenderlos remotamente, entonces no serás capaz de hacer que las palabras nos lo cuenten al resto de nosotros.

4923 actúa como una especie de ancla semántica, y te hace aterrizar en el avión a medida que envejeces. Sin embargo, esto hace que ciertas áreas de investigación sean funcionalmente imposibles. Para bailar con ideas, no está permitido usar zapatos. Algunas drogas pueden combatir las cosas, si eso te gusta - se llaman Agnósticos. Los Amnésticos te hacen olvidar, los Mnésticos te hacen recordar, los Agnósticos te hacen dudar. (De manera similar, los Gnósticos te hacen indiscutible, pero no necesariamente correcto.)

Déjame intentarlo de nuevo. El consumo de los Agnósticos resulta en la disociación semántica. Los Agnósticos te permiten investigar cosas que son incorrectas. En particular, facilitan el empleo de paradigmas lógicos alternativos - generalmente los que, externamente, parecen absurdos, porque lo son.

Somos guerreros de la falsedad.

Lo bueno de vivir en la falsedad, sin embargo, es que tienes un poder más fuerte sobre los bordes de las realidades gnósticas veraces. Si hacemos las cosas correctas mal, entonces la razón y la verdad lógica ocupan el vacío que queda en el espacio, y mueve a la «realidad» a ocupar el espacio.

Se llama Surrealismo, y joder, todo el mundo parece odiarnos por ello. Resistimos a las anclas. Demonios, incluso para hablar de verdad de las anclas, ¡tenemos que hablar así! Lo que algunos odian - pero volviendo a las piedras mentales. Son cosas tóxicas, horribles cánceres rocosos que sólo crecen y crecen hasta que estás firmemente atascado en este estado de percepción en particular.

Si lo estás investigando, querrás que te injerten más pineales. Por supuesto, si quieres ser un científico y no un surrealista, y mirar la «verdad» en su lugar, podemos poner unas cuantas más en tu cráneo. Si no estás usando tu pineal, la tomaremos: estás más cerca del suelo, y cada vez nos elevamos más.

Como la brevedad es el alma del ingenio, te digo: estamos locos.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License