Periápside
Puntuación: +5+x

Ítem #: Periápside

Clasificación del Objeto: Rayos de sol, Silenciados

Procedimientos Especiales de Contención: Los Eventos de Intersección ocurren dentro de la Zona de Profundidad 10 de la Fosa de las Marianas, epicentro posicionado en la visión periférica de todo el personal estacionado en la Avanzada ESTIGIA. Cualquier forma de contención física de los eventos o del propio Periápside es existencialmente imposible. No se necesita ningún tiempo para monitorear las Intersecciones — las fechas son simplemente Conocidas.

A la llegada del Periápside, el personal puede hacer lo que desee. No nos afecta.

Descripción: El Periápside es un hiperobjeto semánticamente surrealista. La descripción en profundidad a través de lo cuantificable es imposible - demasiadas luces para que cualquier mente pueda seguirlas. Los detalles significativos solo se transmiten a través de las imágenes sensoriales y la confusión sináptica de los individuos cuando presencian el Periápside.

Los Eventos de Intersección son las horas en que llega el Periápside. El objeto es perpetuamente desplazado a través de las aguas que delimitan la fisicalidad, arrojado por una mano que se retiró antes de que existieran los conceptos para describir sus acciones. Como un mecanismo de relojería, el impulso del objeto disminuye, desplazándose a pasos cada vez más lentos hasta que la tensión superficial cede y cae en nuestra turbia realidad. Allí florece. Imágenes vastas y caleidoscópicas que se extienden hacia afuera en pétalos cósmicos que rozan nuestras neuronas y los sentidos adicionales que nunca nos enseñaron al nacer. Pinta arco iris sobre nuestros recuerdos.1

Tan pronto como comienza a desenvolverse se va. Su caída hacia abajo se reanuda sin impedimentos, saliendo y alejándose de nuestra percepción hacia capas de existencia muy por debajo de la nuestra. Se ha perdido.

No intentamos adivinar lo que viene después. Existen capas del universo que están más allá de las herramientas que usamos para darle sentido, tan lejos que intentar analizar sus eventos es como intentar predecir el clima en un planeta que está a galaxias de distancia. Solo hay una certeza: al empuje de alguna fuerza etérea, de alguna corriente de aceleración, el objeto es propulsado de nuevo sobre el agua. El impulso se imparte. Se arquea en el aire, mira hacia la superficie, se aleja y reanuda su movimiento de salto. Como un reloj, el ciclo se repite. Como un reloj, lo presenciamos de nuevo.

A diferencia de los objetos nativos de nuestra realidad, el Periápside carece de una identidad coherente. En lugar de estar anclado a un solo ser, son cientos a la vez, lo cual es contradictorio con nuestros estándares de existencia, pero todos vislumbran el mismo conjunto. Estas identidades incluyen:

  • Una estrella que cayó de la constelación de otra persona.
  • Una cadena de causalidad se puso en marcha durante el nacimiento del universo, que solo concluirá a su fin.
  • Una maraña de extremidades que fluyen, que se agitan en las aguas profundas del mar, que se agrietan en las articulaciones para hacer brotar nuevas ramas de brazos y nuevos tallos de manos, todo ello en busca de una rara experiencia de contacto físico.
  • Un niño perdido, buscando a su madre.
  • Vibrantes trozos de pintura descascarada.
  • Catedrales entrelazadas de vidrio rayado y pinturas chamuscadas.
  • Diapositivas de recuerdos borrosos e indistintos de la infancia, que arden con las brasas de un calor apagado.
  • Una formación de tormenta de dimensiones superiores que sopla sin rumbo a través de nuestra existencia. El rayo golpea las aguas de las Marianas a su paso.
  • 100 fotos polaroid de un oscuro pasillo. La borrosidad sugiere un rápido movimiento hacia delante, pero la posición de la puerta en su extremo permanece a una distancia constante y fija del fotógrafo.
  • El plasma ardiente más brillante del universo, apagándose.
  • 1.000 cartas sin respuesta.
  • Galaxias y campos estelares que se precipitan en cascada unos con otros y colapsan en una violenta singularidad.
  • Incontables gritos sin respuesta.
  • Piel desprendida por algo más grande.2
  • Nostalgia.
  • Anhelo.
  • Dios.3

Todos los intentos de elevar nuestra voz al objeto, sea ritual o no, han fracasado; es probable que ninguno pueda hacerlo. El Periápside no pide atención. El Periápside no pide adoración. No pide nada; nada más que un deseo implícito de que lo dejen en paz. Ser ignorado.

Sin poder para interactuar, aceptamos con reticencia.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License