SCP-4340
Puntuación: +3+x
scp-4340.jpg

Una fotografía de uno de los últimos especímenes supervivientes de Moho braccatus.

Ítem #: SCP-4340

Clasificación del Objeto: Euclid

Procedimientos Especiales de Contención: Debido a la naturaleza remota y benigna de SCP-4340, se requieren procedimientos de contención mínima. El equipo de investigadores que está actualmente destinado en Kauai deberá turnarse semanalmente con nuevo personal. Los investigadores también recibirán exámenes psicológicos mensuales.

Dado que el contacto con la población civil se considera generalmente inevitable, se ha programado un rastreador web (E/S-SAURON) para señalar y eliminar cualquier mención de fenómenos relacionados con SCP-4340 en los foros públicos de Internet, así como para evitar que se publiquen historias de los medios de comunicación relacionadas con la posible supervivencia de Moho braccatus.

Descripción: SCP-4340 es un fenómeno auditivo descrito como la llamada de apareamiento de un Kauaʻi ʻōʻō macho (Moho braccatus), una especie de ave que se cree que se extinguió en 1987. Solo ocurre en la isla de Kauai, en la cadena de islas de Hawai, y solo se ha registrado en zonas remotas y boscosas de la isla, no se ha observado que ocurra en ninguna región con una población civil permanente.

Numerosas investigaciones de la Fundación han determinado de manera concluyente que SCP-4340 no se origina en especímenes vivos de Moho braccatus; las llamadas no parecen originarse en absoluto de una única fuente física. Esto ha sido corroborado por las imágenes térmicas que continuamente no identifican ningún organismo productor de calor en las zonas donde SCP-4340 se origina.

La exposición a largo plazo a SCP-4340 se ha correlacionado con sentimientos de depresión, ansiedad y estados de ánimo generalmente más bajos. Aunque inicialmente se creyó que era una consecuencia memética de la anomalía, las pruebas han demostrado que este efecto no es anómalo.

Anexo: Una de las documentaciones más extensas de SCP-4340 proviene de Edward Cassin, un ornitólogo aficionado que vivió solo en una remota zona boscosa de Kauai desde 1993 hasta su muerte en 1996. Su cuerpo fue descubierto por operativos de la Fundación en la base de un árbol a unos pocos cientos de metros de su cabaña autoconstruida, habiendo sufrido un severo traumatismo contundente por una gran caída. Sin embargo, la causa original de la muerte fue identificada como inanición. En el árbol de arriba se encontró una pequeña red y un bloc de notas sin usar.

Después de escuchar SCP-4340 a los pocos meses de su estancia, Cassin pasó mucho tiempo tratando de encontrar un espécimen vivo de Moho braccatus. Llevaba un diario semanal dentro de su cabaña. La última entrada dice lo siguiente:

La canción no se detiene. Cada día me despierto para escuchar los dulces sonidos enfermizos que golpean en mis oídos como un tambor. Con cada melodía que pasa, deseo más y más girar la cabeza hacia la ventana y ver algo real. Algo tangible. Y al mismo tiempo, me acerco cada vez más a la realización de que el momento que deseo nunca llegará.

Es solo un pequeño pájaro verde. ¿Cuántos pequeños pájaros verdes hay en el mundo? Probablemente hay varios más que aún no hemos descubierto, más que suficientes para compensar numéricamente a los Kauaʻi ʻōʻō. Pero no podrán ser reemplazados. Ya no sé si tengo esperanza. ¿Qué estoy buscando, si no algo vivo?

Me he dado cuenta de algo sobre la gente. Uno de nuestros aspectos más ingenuos es que vemos a la Tierra como algo que cambia constantemente.

O más bien, lo vemos como algo que será receptivo a todas las formas en que queramos cambiarlo. Pero la realidad de este planeta es que a veces, simplemente no quiere cambiar. Podemos hacer lo que queramos, pero quiere aferrarse a la forma en que estaba antes. La forma en que sabe.

Pero, por supuesto, el mundo no puede impedir que imprimamos nuestros cambios en él. Y realmente hay tantos sellos con forma humana en todo el mundo. Especies y tipos de vida enteros, hemos chasqueado los dedos y se fueron al vacío, sin que se dieran cuenta de que estaba sucediendo.

¿Y qué puede hacer el mundo en respuesta? Los desastres naturales no nos han detenido. Cada vez que ocurren, volvemos a construir sobre las ruinas. Continuar haciendo cambios. Continuar estampando nuestros sellos.

Así que si la violencia no funciona, ¿qué puede hacer el mundo? Puede tratar de aferrarse a cualquier cosa que tenga la capacidad de perdurar. Huellas superficiales de cosas que la Tierra aún no está preparada para dejar ir. Los fantasmas de nuestra miopía.

Y estos fantasmas cantarán. No saben otra cosa que cantar como lo harían en cualquier otro momento, sin saber por qué nunca recibirán una canción a cambio. Una llamada sin respuesta, que durará hasta que la Tierra esté lista para chasquear sus propios dedos, y dejarlos ir también al vacío.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License