SCP-4231
Puntuación: +8+x

Carne

El 29/08/1989, se solicitó al Comandante Richard ABLE (IO) que entrevistara al Comandante Allen HALL, quien dirigió el primer equipo de personal de la Fundación que respondió en el pueblo de North Access, Cornualles, después de recibir una llamada telefónica directa a la oficina de respuesta y despacho del puesto del Sitio-34 en las afueras de Londres, aproximadamente a 1,3 horas al sur del pueblo. La entrevista tuvo lugar en el laboratorio de investigación y entrevistas de Site-34 el 9/02/1989.

IO comenzó una línea inicial de preguntas con HALL en relación con la naturaleza general de la señal de radio que aparecía en el puesto de avanzada. HALL indicó que el puesto de avanzada había recibido la señal en el barrido de radar principal aproximadamente a las 2000 horas, tres días antes de la misión inicial. HALL aclaró que no tenía equipos enviados en el momento de la baliza, y que la señal de barrido de radio atendida por el puesto de avanzada era solo para respondedores y no era atendida por agentes que no fueran de la Fundación, lo que le llevó a creer que el contacto era "de origen anómalo". La llamada consistía en el sonido de agua corriente. HALL no pudo recordar si se detectaron otros ruidos de fondo en el audio de la señal de radio. Sospechando que se trataba de un error informático, HALL dio por terminada la señal antes de tiempo y regresó a su trabajo.

Aproximadamente a las 0800 horas del día siguiente, la línea principal del puesto de avanzada del Sitio-34 recibió una segunda señal, que fue recibida por el despachador David SHMITT, quien indicó a HALL una peculiaridad similar con el sonido de agua corriendo. SHMITT indicó en entrevistas posteriores que, aunque no era consciente de ninguna voz distinta o ruido de fondo. HALL dio instrucciones a SHMITT para que triangulara la señal, que se redujo a la zona general de North Access, Cornualles. Una vez que se determinó la ubicación, se dio por terminada la señal. HALL declaró que no creía que hubiera ningún cambio en el contenido de la señal en el momento de la terminación. IO preguntó por qué no se investigó inmediatamente después de la segunda baliza. HALL declaró que, según el procedimiento normal, una baliza sin fundamento no es suficiente para justificar una investigación, pero que el audio transmitido por la señal mostraba una radiación de fondo anormal consistente con campos humos débiles inestables.

HALL declaró que, tras los dos eventos de señalización, sugirió llevar un equipo para investigar la dirección del seguimiento de la señal, preocupado por la posible actividad anómala que afectaba a la zona. HALL reunió un equipo formado por SHMITT (despachador), Amy WEATSTONE (investigadora de contención), Ron SHULTZ (DM) y Rodrik GRIMSKY (analista técnico). Los cinco condujeron un vehículo de respuesta estándar de la Fundación y abandonaron las instalaciones a las 2000 horas. HALL informó de que, debido al tamaño de North Access, la localidad no figuraba en los mapas estándar y tuvo que ser localizada mediante una estimación de la Fundación antes de la salida.

Allen había trabajado en una planta empacadora de carne en la universidad. No le había importado mucho, en realidad; la mayor parte de lo que hacía era un montón de rodajas y carnicería, y cuando uno se ponía a ello, no era una forma terrible de ganar un poco más del salario mínimo por hora. Lo que le molestaba era el olor.

La carne se mataba y desollaba al lado, y él la cortaba fresca en la nevera y colgaba las carcasas en ganchos para que gotearan. Al principio era un olor fresco y sangriento, y la carne que envasaban era relativamente fresca, salvo un poco de eso, y en general podía soportar el olor a sangre. El olor que le molestaba procedía de las partes desechadas que sacaba con una mano enguantada y echaba en cubos a su izquierda o a su derecha: vísceras, órganos, un estómago por aquí, un corazón por allá, la parte biológica del trabajo no era algo que les enseñaran en la formación. Lo que sacaba era relativamente anodino, sin definición - una sustancia abarcadora de vísceras sangrientas y homogéneas. Raja y corta, hijo de puta. Abre el estómago y saca las tripas. Como tallar una calabaza.

Todas las vísceras anodinas iban al anodino cubo de basura de plástico. Temía cuando se llenaba una o dos veces por turno, y entonces llegaba el momento y lo empujaba sobre sus chirriantes ruedas hasta la trituradora. Lo echaba dentro, dejaba que la máquina rugiera y tosiera los trozos de hueso y carne, y entonces salía la pasta rosa como un dedo hinchado e infectado, un tubo de mierda rosa entrelazado con pelo y hueso entre la carne aplastada. Dios sabe lo que hicieron con ella, pero eso… eso olería. Mierda de las entrañas, orina de la vejiga, sangre de todo lo demás. Otra raza de vísceras anodinas y homogéneas.

Así que en aquella cálida tarde de agosto, mientras Allen conducía el equipo hacia North Access, negó haberlo olido al principio porque había pensado, de verdad, que no lo volvería a oler.

Pero estaba allí.

Y cuando se acercaron, se hizo más fuerte.

HALL declaró que aproximadamente a media milla de las afueras del pueblo, WEATSTONE le preguntó sobre el creciente olor que impregnaba las cercanías, a lo que HALL respondió, cito, "Oh, Dios mío, son cuerpos".

"¿Deberíamos… bueno, no sé, pedir refuerzos o algo así?", preguntó David desde los dos asientos de atrás. La furgoneta rebotó en un bache y Allen pudo oír a Amy, en el asiento del copiloto, aspirar una rápida bocanada de miedo.

"Todavía no", dijo Allen. "Puede que me equivoque. Ron, has visto cosas, ¿qué te parece?"

"Es algo que se está pudriendo, sí", respondió el agente del Destacamento sentado justo detrás de él. Sonaba afligido, pero seguro. "Tiene que serlo".

Allen asintió en silencio, con la ansiedad royéndole el estómago. Los cinco se sentaron en silencio. De repente, deseó más que nada haber esperado hasta la mañana para esto: las luces de la furgoneta iluminaban la carretera justo delante de ellos, flanqueada por escasos árboles y tierras de cultivo a ambos lados. La carretera estaba desierta.

"¿Cuántos putos cadáveres hacen falta para oler así?", susurró Rodrik desde el fondo de la furgoneta, y él lo oyó y casi deseó no haberlo hecho, porque ése era exactamente el pensamiento que le revolvía las entrañas. ¿Cuántas vacas tenía que descuartizar antes de que se produjera la carne de la trituradora? ¿Dos? ¿Tres? Y eso que era relativamente fragante para empezar. ¿Cuántos putos cadáveres tuvieron que oler antes de entrar en el pueblo?

"No lo sé", respondió. Porque no lo sabía. Y estaba asustado-

"Dios mío", exhaló Amy, "¡Dios mío, Allen!"

Pisó el freno justo a tiempo para que la furgoneta se detuviera en seco frente a una forma grande y baja, apoyada en la carretera. Iluminado por los faros, Allen se aterrorizó inicialmente por la visión del pelaje - él recuerda, brevemente, el desfile de pieles de vaca, la visión enmarañada de pelo y sangre.
Era un caballo muerto, y se estaba pudriendo.


Extracto del capítulo del libro de texto "Seres Alteradores de la Realidad: Socioeconomía, Enfermedad Mental y Criterios de Diagnóstico" publicado en 2014

El Incidente de Cornualles: ¿Qué Ocurrió?

En la madrugada del 1 de agosto de 1989, un pequeño equipo de investigadores de contención de Londres entra en el pequeño pueblo de North Access, Cornualles - un pueblo de unos 1.000 habitantes con una historia oculta - tras recibir varias llamadas sospechosas desde el lugar. Al entrar en las afueras del pueblo, el equipo se encuentra rápidamente con un hedor a podrido tan fuerte que les hace dudar de su propia capacidad para manejar lo que podrían encontrar, y antes de que puedan entrar en el propia pueblo, su camino está bloqueado por un caballo muerto en la carretera, gravemente podrido y desecado. Es entonces cuando el equipo pide refuerzos.

A las 2 de la mañana, tres furgonetas de contención adicionales llegan a la entrada del pueblo. Juntos, consiguen retirar el cuerpo del animal de la carretera.

A las 3 de la mañana, los cuatro equipos consiguen avanzar unos 400 metros por la carretera antes de encontrar el cuerpo de un hombre de unos 40 años gravemente desecado. Deben mover su cuerpo para poder continuar. El Comandante Hall y su equipo arrastran el cuerpo en descomposición a un lado de la carretera para permitir el paso de los vehículos.

A las 4 de la mañana, el Sitio-34 en Londres recibe la noticia de que hay más cuerpos.

A las 5 de la mañana, se contacta con el Sitio-56 en Irlanda para que envíe más vehículos. De hecho, se contacta con ellos para que envíen una lista de escuadrones. North Access es ahora una escena del crimen cerrada. Permanecerá así durante los próximos seis meses. Se convertirá en la masacre por un Tipo Verde más mortífera de la historia, con una estimación de 1.200 personas halladas muertas: 1.000 residentes y 200 respondedores de la COG de la campaña Ichabod, famosa por matar a hordas de alteradores de la realidad a lo largo de la década de los 80 utilizando el ya obsoleto método de diagnóstico basado en Kant de cuatro clases. No quedaba ningún animal vivo en la zona, aparte de ocho individuos - seis mujeres embarazadas y un hombre con un bebé - recuperados en mal estado. Había signos de fuertes inundaciones repentinas, pero el lago estaba completamente seco. No podía haber ocurrido más de tres días antes. ¿Qué ocurrió?

La verdad, como pronto se hizo evidente, radicaba en una fuerte interacción romántica entre dos alteradores de la realidad, apodados "A" y "B" por los investigadores…


Rana en una Olla Hirviendo

El 99% de los Tipos Verdes se someten a la siguiente secuencia de cambios psicológicos mientras sus poderes progresan.

FASE 1: Negación: El sujeto se rehúsa a reconocer su habilidad para distorsionar la realidad. El Tipo Verde intentará racionalizar sus habilidades por varios medios. En algunos casos, el Tipo Verde terminará aquí: su habilidad se auto-suprimirá, y no progresarán más. Sin embargo, la mayoría procede a la:

FASE 2: Experimentación: El sujeto reconoce sus habilidades y comienza a probar los límites de sus poderes. En general, los Tipos Verdes tienden a experimentar en uno de dos patrones: lenta, metódica y cuidadosamente, avanzando una pequeña cantidad a la vez, o en un pequeño número de saltos repentinos. En cualquier caso, el sujeto permanecerá en este estado, antes de proceder a la:

FASE 3: Estabilidad: El sujeto alcanza el límite de sus poderes, y determina las fronteras de sus habilidades. En esta fase los Tipos Verdes alcanzan el control sobre sus alteraciones en la realidad, y pueden manipularlas como sea necesario. Más importante aún, pueden escoger no utilizar sus habilidades, si es necesario.

La Fase 3 se caracteriza generalmente por los intentos de vivir una vida "normal": El sujeto continuará con sus rutinas normales, y además de tomar las precauciones necesarias para prevenir perder el control, utilizará sus habilidades solo en privado, y de una forma en la que no haga daño a los demás. Estos Tipos Verdes deben ser clasificados como Amenazas de Nivel 1 (monitorizar, no irrumpir), pero deben ser vigilados de cerca, debido al riesgo de proceder a la Fase 4.

FASE 4: Deidad-Vástago: Tristemente, la mayoría de los Tipos Verdes progresará eventualmente a la Fase 4. Durante esta fase, el manipulador de la realidad se obsesionará con el poder que posee e intentará utilizarlo para beneficio personal a costa de otros. Esta fase está marcada por una reducción en la empatía hacia otros humanos, incapacidad de aceptar culpas personales, y un aumento de la megalomanía.

Aunque las señales de advertencia son numerosas, el aspecto clave de un Fase 4 es el uso de sus habilidades para manipular a otros humanos. Los Tipo Verde adolescentes y jóvenes adultos suelen utilizar sus habilidades con fines sexuales…

- Extractos del Manual de Campo de la División PHYSICS 13: Circunstancias Especiales, Entidades Amenaza Humanoides, Publicado el 1984.

Cuando eran adolescentes, ella lo tocó por primera vez.

Estaban tumbados en la cama de su casa y estaba oscuro, y Lilly sabía que él no estaba dormido porque miraba al techo, pero lo hizo de todos modos y quizá fingió que estaba dormido, y él se lo debía. Se lo debía a ella, porque debe apestar, debe apestar pedir siempre y que él diga siempre que no, desearlo y obtener siempre un no como respuesta. A veces hay que hacer concesiones, se dice a sí mismo, en una relación. A veces hay que dejar que pase por el bien de la otra persona.

Así que estaba lloviendo fuera y ella le tocó el pecho. Había lluvia en el techo y lluvia en las ventanas y ella le tocó las caderas. Había lluvia en la calle y nubes en el cielo y ella le tocó justo debajo de la banda elástica de sus bóxers, las uñas cuidadas y las puntas de los dedos. El poste de luz de fuera arroja luz a través de la lluvia y ella le toca el pelo entre las piernas y su corazón se acelera y en ese momento pensó que era excitación pero aprendería más tarde en su vida que era miedo y también aprendería que hay una fina,

fina,

línea

entre ambos,

Y ella baja un poco más,

Y siente todo,

Y ella toca la suave piel del espacio entre su muslo y su entrepierna,

Y su corazón late rápido y le duele el pecho,

Y entonces ella desliza dos de sus dedos y lo toca y él la deja porque le debe esto a ella,

Se lo debe a ella,

Se lo debe a ella,

Tienes que ser capaz de hacer algunas cosas por amor.

Los dedos de ella están en su pene ahora y él piensa, excitarse. Excitarse. Tienes suerte de tenerla. Ella se acurruca junto a él, con el pelo rubio y el cuerpo delgado y la lluvia de fuera, durmiendo en vaqueros, arqueando su cuerpo contra las franjas de luz naranja de las lámparas que se filtran a través de las persianas.

Tienes que hacer algo.

Su mano entera está ahora bajo sus pantalones, y hay un miedo blanco y caliente de mil líneas cruzadas que lo mantiene inmovilizado en su lugar como un ciervo bajo los focos. Se siente inmóvil. Su corazón late ante la silueta de ella; por un momento le parece una depredadora, como algo esquelético y poderoso, algo con la boca llena de dientes caninos, y justo cuando toca su glande se precipita tan rápido que le zumban los oídos y la agarra del brazo con demasiada dureza, con demasiado descuido, con demasiada rapidez.

"Francis". Musita Lilly. Mirando hacia atrás, él ve esto como su primer encuentro, la primera vez que ella entra en lo que él conocería en otra vida como la fase dos; la fase del poder, del control.

Es una diosa, y eso no es bueno.

Por un segundo, Francis cree que está a punto de arrojarle por atreverse a tocarla. Los ojos de ella están oscurecidos por la luz y las crestas de su columna vertebral asoman una a una, por toda la espalda, justo debajo de la piel; ella toma su otra mano y la presiona contra su propia cadera, bajo la camisa, y él puede sentir la parte superior de sus bragas entumecidamente a través del zumbido del aturdimiento, pero no se siente como él quiere que se sienta y lo odia, lo odia, lo odia—

"Francis". Ella dice cuando él forcejea, tratando de hacer retroceder su mano de debajo de la suya contra su costado, y esta vez es una advertencia. Su otra mano sigue en la polla de él, congelada, y el mundo entero se intensifica, demasiado brillante, saturado de luz nebulosa de miedo adormecido como gusanos bajo su piel, retorciéndose, sacudiéndose. Su otra mano desliza la suya justo bajo el borde de sus bragas, hay una silueta de cuernos como cuando eran niños pero es solo el contorno desnudo como una sombra contra la pared del fondo como un contorno rojo de la luz naranja de la ventana que empieza a parpadear. Su pecho se siente pesado y su alma se siente comprimida y el mundo se siente aturdido y todo lo que piensa es lo rápido que pasó esto y lo rápido que crecieron recreando escenas de Poltergeist y cambiando los canales de la radio con sus mentes y doblando centavos sin tocarlos y tú, tú, tú con tus cuernos y pezuñas cuando los querías y con tu boca llena de dientes y con tu hambre más fuerte de lo que jamás sería la suya y eso debería haber sido el primer indicio, mirando hacia atrás, de que Francis debería haber huido de ella, ella con su silueta enfadada con sombras de gotas de agua y ella con su lengua que se volvía más afilada y perforaba cada vez más profundamente a medida que crecían y ella con sus mil ojos cuando él solo tenía tres y ella con su mano alrededor de su polla aquella noche con la lluvia, pero Francis era joven y no conocía nada mejor y Francis confiaba en ella más que en nadie y Francis podría incluso haberla amado de una manera extraña y temerosa, porque Francis no huyó entonces y Francis nunca lo haría hasta que terminó cinco años después.

Le arrancó la mano de los calzoncillos. Ella no le habla durante otra semana, pero él siente sus uñas y las puntas de sus dedos cuidados durante un año después.

Duerme con las piernas cruzadas durante más tiempo.


Ítem #: SCP-4231

Clasificación del Objeto: Euclid

Procedimientos Especiales de Contención: SCP-4231 existe dentro del área de contención 4231. El área de contención 4231 está rodeada por una valla de 4 millas de largo, bajo la apariencia de ocupación gubernamental. Las puertas delanteras y traseras de SCP-4231 se sustituirán por puertas metálicas de acceso a la contención de clase 6, y todas las ventanas del primer piso permanecerán tapiadas para impedir la entrada. La entrada a SCP-4231-2 se contendrá con una losa de madera contrachapada de 34 pies por 34 pies colocada sobre la abertura del lecho del lago, disimulada como mecanismo de reparación de sumideros. Solo se podrá acceder a SCP-4231-2 a través del sótano de SCP-4231. SCP-2317 se retirará y se colocará en una contención de la Fundación aparte.

Descripción: SCP-4231 es una casa de tres pisos y un edificio comercial residencial en el antiguo pueblo de North Access, Cornualles, anteriormente habitada por dos entidades de Tipo Verde, SCP-4231-A y SCP-4231-B.

SCP-4231-A es una mujer de 1,70 m., 28 años de edad, 68 kg. Piel clara. Ojos marrones. Cabello rubio. Recientemente embarazada en el momento de su muerte. Murió de una sola herida de bala en la cabeza; el cuerpo se encontró en el dormitorio del piso superior de SCP-4231. Se la considera la agresora de SCP-4231-B en todos los eventos de impronta traumática residentes.

SCP-4231-B es un varón de 1,60 m, 27 años de edad, 65,77 kg. Piel clara. Un ojo azul, un ojo verde. Pelo rubio. En el momento de la recuperación, muestra una angustia mental extrema; no es capaz de hablar con los intervinientes de forma coherente. Tiene la nariz rota varias veces. Cicatrices por objeto contundente en la parte posterior de la cabeza, espalda, hombros y nalgas. Vomita repetidamente agua y sangre. Las lecturas del contador Kant indican un nivel 4 en el momento del rescate; las lecturas se reconcilian con el nivel 3 tras la posterior hospitalización. Muestra signos de fuerte trauma psicológico tras la recuperación. Autorizado para la Libertad Condicional de Contención (LCC) dentro de los confines de la Fundación el 06/01/1990 (ver documento de personal adjunto).

Los efectos de SCP-4231 se refieren a un resultado directo de la ocupación violenta y prolongada de Tipo Verde del edificio, agravada por los efectos de la activación de SCP-2317, inicialmente ubicado en SCP-4231-3 directamente bajo el lecho del lago de North Access. El pueblo circundante muestra signos de inundación repentina extrema y decadencia, y no ha sido ocupada desde el incidente 4231-CORNUALLES está bajo desarrollo reciente (véase el documento 4231-SCRANTON). El lago en sí está completamente drenado de agua, y el pueblo de North Access ha permanecido como un área aislada y afectada por la sequía desde 1989.

SCP-4231 se encuentra en la parte superior del lago del área de contención 4231, y consta de un apartamento en el último piso, una zona de tienda a nivel del suelo que parece ser la de una floristería local, y un sótano, que se extiende en la tierra bajo el lago adyacente para unirse a la cámara de SCP-2317 (SCP-4231-3) a través de un estrecho pasillo. El piso superior de SCP-4231 - designado SCP-4231-2 - muestra una extensa impronta traumática de Tipo Verde, a la que debe sus propiedades anómalas. Esta dimensión de bolsillo está considerada como el caso de estudio más completo sobre la impronta hasta la fecha, y es ampliamente estudiada y referenciada en relación con cuestiones relativas a la psicología de los Tipos Verdes, la violencia y las enfermedades mentales. SCP-4231-2 consta de una cocina, un baño, un dormitorio, una habitación infantil, una sala de estar y un pasillo interconectado. La actividad dentro de SCP-4231-2 varía en intensidad con el tiempo, con aparentemente poco patrón. Para ver la lista de eventos, consulte el documento SCP-4231-2-A.

El sótano de SCP-4231 es un sótano inacabado que alberga varios almacenes, detrás del cual se esconde una entrada a SCP-4231-3.

SCP-4231.png

Plano de SCP-4231-3. Consulte la documentación adjunta para ver la clave. Haga clic para ampliar la imagen.

SCP-4231-3 es una estructura de tumba que data de la Europa medieval y que se encuentra bajo el lecho del lago de North Access, en Cornualles, y que está unida por una escalera de piedra que desciende desde el sótano de SCP-4231. Consta de 11 secciones:

SCP-4231-3-1-7: celdas de piedra uniformes de 5 por 5 metros con puertas de hierro; originalmente contenía de SCP-231-2 a SCP-231-7. Las cerraduras eran inicialmente impenetrables por medios no anómalos. Seis días después de la recuperación inicial, los especialistas taumatológicos consiguieron dañar las cerraduras hasta un grado manejable, permitiendo que todas las instancias de SCP-231 para ser evacuado. Las puertas se han dejado deliberadamente sin cerrar durante el resto de la contención de la estructura.

SCP-4231-3-8: Marco de la puerta de SCP-2317. SCP-2317 fue retirado y transportado a un lugar de contención adecuado poco después de su recuperación, dejando una pared de piedra que no se ve (parece que SCP-2317 siempre se consideró un portal interdimensional en lugar de una habitación contigua, y se fijó sin más estructuras al otro lado).

SCP-4231-3-9: Sala de artefactos. Sala sellada con 2 puertas de hierro idénticas. Se ha llevado a cabo una amplia investigación y catalogación arqueológica en la 9ª cámara, con unos 1.943 artefactos distintos registrados (véase el documento SCP-4231-3-A para la lista completa). Entre los artefactos más destacados se encuentran exactamente 500 huesos humanos decorados con diversas cuerdas y telas (el tipo de hueso y los tipos de envoltura varían mucho en toda la colección), siete altares rituales muy decorados y elaboradas tallas de una bestia con cuernos de un solo ojo, que se cree que se parece a SCP-2317.

"Oración vinculante" (traducido de la página 274 del Códice de Erikesh):
"En una vida anterior a ésta, fui una poderosa bestia esclavizada a un pueblo, para el que tiraba de carros de grano. Me alimentaban, me alojaban y caminaba entre ellos, pero no era más que una criatura que hablaba su lengua, por lo que me sentía insatisfecho. Una noche me liberé de mis ataduras y me encontré corriendo salvajemente por el bosque, y el bosque se dobló a mi alrededor; mis pies eran granizo y mi cuerpo trueno. Traje la desolación por la que no sentía nada, y la tierra me habilitó con la sumisión. Corrí durante siete días y siete noches durante los cuales traje la plaga sobre lo que percibía. Me llamaron ꙮ, thuem, tejedor de telarañas, el desgarrador. En la séptima noche fui imprudente con la fatiga y el mundo no se dobló por mí. Caí por un valle escarpado al Río Verde; habiéndome golpeado el cuello con un peñasco, el río sagrado me ahogó en la luz de las estrellas e hirvió la carne de mis huesos. Ninguna criatura vino a por mí, pues no había criaturas de mi especie. El río me liberó; ¡oh, cuánta agonía sufrí! Mi cuello roto se posó en la orilla de un arroyo que atravesaba el campo de un granjero, que apacentaba su ganado. Me dijo: "Yo no soy Kether, pero te salvaré, como tú me salvarás a mí". Leyó un pasaje sagrado del Verde y grabó en mi cuello roto palabras de perdón, luego lo envolvió en tela y cordel. Protegí a su familia durante cuatro generaciones; ningún espíritu ni criatura se atrevió a desafiarme. La cuarta generación me bendijo, me dio las gracias y me entregó a la llama sagrada. Las flores silvestres florecieron en mis cenizas. Mi poder volvió a la tierra y descansé profundamente. Misericordia, misericordia, misericordia; grande es el Dios Rojo que ata a sus ángeles a las aguas. Que el cielo se apiade de mis huesos hasta que el Señor vuelva a tirar de mi yugo".

SCP-4231-3-10: Pasillo de piedra de 30 metros de largo, iluminado intermitentemente con antorchas. Varias tallas que representan escenas del Códice de Erikesh adornan las paredes (véase el documento SCP-4231-3-B para las traducciones completas)

SCP-4231-3-11: Escalera de piedra que se extiende desde el sótano de SCP-4231.

Se desconoce cómo SCP-4231-3 llegó a estar adosada directamente a la casa de SCP-4231, que según los registros fue construida a principios de 1974. Esto hace sospechar que SCP-4231-3 puede ser una réplica o creación intrincada de SCP-4231-A basada en el texto del Códice de Erikesh. Esta teoría no ha sido desmentida ni confirmada. Tampoco se sabe muy bien cómo SCP-4231-3 permaneció totalmente intacto y sin daños en el transcurso del Incidente de Cornualles, protegiendo así a todas las instancias de SCP-231 de cualquier daño. También este efecto es poco comprendido.

La planta baja de SCP-4231 es una floristería inerte.


2 de diciembre de 1988

Se levanta de la cama a primera hora de la mañana, cuando Lilly está a su lado pero el bebé aún no ha dado sus primeras patadas. Todavía siente lo que ella le ha hecho - lo que le hizo en el crepúsculo junto al agua - moretones por la espalda, luego en la pelvis, después… no quiso mirarse tan de cerca. Es la primera vez que se levanta de la cama en dos días. Se siente desconectado, como si sus brazos no fueran sus brazos y existiera ligeramente a la izquierda de su cuerpo. Es la primera vez que experimenta esa sensación desde la noche en la orilla del lago. No es la última vez que la experimenta.

Francis se queda un momento cerca de la puerta de la habitación, tratando de decidir si el zumbido de sus oídos es real o no, y luego si su cuerpo es real o no. No está seguro de adónde va, pero cuando abre la puerta del dormitorio y sale al pasillo se da cuenta de que no hay ningún sitio al que ir. La puerta del baño del otro lado del pasillo ha desaparecido. La cocina a la izquierda ha desaparecido.

Si es que alguna vez existió en primer lugar, se pregunta. Pero Francis no es de los que deambulan para comprobarlo. Ahora no.

"¿Hola?" llama distraídamente, suave y confuso. La palabra no suena como la suya. Resuena: ¿hola? ¿o la? ¿la? ¿la? ¿la?

Y si su voz toca un límite - en algún lugar lejano del pasillo que se extiende más allá de la casa, más allá de la tumba, más allá del lago y más allá de North Access en un lugar que ha construido sin saberlo, donde el agua se expande en una marea interminable y hacia donde terminan ahora todos los caminos de su vida - no la oye. Y si Lilly oye, no se inmuta. Y si algo más lo oyera…

Bueno.


Documento SCP-4231-2-A

Tipo de Evento Ubicación de SCP-4231-2 Descripción del Evento
Auditivo Cocina Argumento de 2 minutos y 34 segundos. Breve disputa sobre las finanzas.
Auditivo Baño Insulto pasajero que dura 3 segundos en tono de risa.
Físico Salón (Chimenea) Papeles que parecen ser algún tipo de trabajo universitario se materializan junto con el fuego en el hogar. Arden durante 3 horas aproximadamente antes de apagarse.
Auditivo Dormitorio Comentario pasajero que dura 10 segundos. Considera el peso de B en conjunto con la relación entre A y B.
Auditivo, Físico Cocina La discusión dura aproximadamente 10 minutos y 24 segundos. Culmina con varios comentarios de A sobre la aparente indeseabilidad de B tanto para los intereses románticos externos como para los platónicos. La impronta termina con un portazo en el dormitorio.
Auditivo, Físico Cocina Aparición de 5 segundos de un plato que se materializa y luego se rompe en el mueble del norte.
Auditivo Baño 1 hora y 14 minutos de discusión de A insistiendo en que B le diga la verdad.
Físico Dormitorio Manchas de sangre aparecen en el lado izquierdo de la cama. Se manifiesta durante una media de 19 minutos cada vez.
Físico Baño El cadáver de una gata maine coon adulta gravemente mutilada se materializa colgado de la barra de la cortina de la ducha. La gata se retuerce durante aproximadamente 3 minutos y 23 segundos antes de que cesen los signos vitales. La gata permanece colgada de la barra durante aproximadamente 43 horas y 21 minutos antes de desmaterializarse.
Físico Pasillo El pasillo se extiende indefinidamente en ambos extremos. Se manifiesta solo en horas nocturnas durante una media de 10 horas y 34 minutos.
Físico Toda la estructura de SCP-4231-2 Toda la estructura de SCP-4231-2 comienza a replicarse continuamente hacia arriba en un patrón repetitivo; el final del pasillo se unirá con la entrada que conduce desde la planta baja de SCP-4231 hacia arriba, etc. Se replica continuamente durante aproximadamente 80 horas antes de que el efecto termine.
Físico Ventana del dormitorio, seguida de toda la estructura de SCP-4231 Evento inicial visto desde la ventana de la habitación: dos figuras -A y B son vistas en la playa debajo de SCP-4231. Las figuras caminan a lo largo de la costa durante 12 minutos, 17 segundos antes de sentarse en una parte rocosa de la orilla, con A sentada a la izquierda de B. Las figuras hablan durante 5 minutos, 20 segundos, antes de que A comience a besar a B. B parece receptivo. A se coloca de lado, de cara a B. A coloca una mano en la cadera derecha de B. A alcanza la cintura de B. B se tira hacia atrás y le habla a A. A responde y desabrocha el cinturón de B. B parece reírse y le habla a A, a lo que éste responde con seriedad. A desabrocha el cinturón de B. B intenta desabrochar el cinturón, a lo que A responde. A coloca la pierna izquierda sobre las piernas de B, en posición a horcajadas; B es empujado a la fuerza sobre la roca. B se encontraba en un aeropuerto de Tucson, Arizona, en 1995, en una escala, y estaba a punto de salir del bar cuando vio un episodio de Ley y Orden que se emitía en el televisor superior de mierda. El hombre que aparecía en el episodio afirmaba haber sufrido abusos sexuales. B estaba seguro de que ciertos sucesos que le ocurrían a B estaban relacionados con el sexo, y que el sexo simplemente dolía de la manera en que le dolía a él. A B no se le había ocurrido, hasta el episodio de Ley y Orden que se emitía en la mierda de televisor del aeropuerto, que ciertos factores que afectaban a su salud mental después de haber sido abusado durante siete años por su novia del instituto estaban relacionados con dichos sucesos, porque no estaba del todo seguro de que odiara a A por lo que había hecho. A veces, B seguía queriendo a A, porque A había insistido en que le hacía ciertas cosas a B por su propio bien, y que ahora B no tenía a nadie, y cuando había estado con A, había tenido a alguien, y no siempre había sido malo. Así que la televisión de Tucson le hizo ponerse a pensar en lo que podría haber sido posible. Se le ocurrió a B que tal vez había sido realmente maltratado, y sobre todo que tal vez había sido violado. También se le ocurrió brevemente que el equipo de contención que examinaba la casa en la que había vivido durante siete años en estrecho contacto con ella había visto cómo se desarrollaba con extremo detalle este suceso que él quería olvidar tan desesperadamente cientos, quizá miles de veces, y que se sentía terriblemente avergonzado y abochornado de que los demás lo supieran, porque aunque le llamaban "B" en los procedimientos de contención, le llamaban una vez al año sin falta para que le hicieran pruebas y le acosaran sobre sus experiencias en la casa en nombre de la ciencia, y que en realidad prefería no hablar de las cosas que le había hecho A, y deseaba poder dejar la Fundación y conseguir un trabajo en un Walmart en algún sitio. Pero dicho esto, B no estaba del todo seguro de que A le hubiera maltratado en absoluto, porque B no era de los que se sinceran con mucha gente y, por lo tanto, no ha experimentado un número tremendo de cosas, buenas o malas. La siguiente vez que B se despertó con las marcas que A le había hecho en su cuerpo en 1989 renovadas en sangre fresca en su cuerpo en 1995, consideró que tal vez había una razón para que sus poderes actuaran de la manera en que lo hacían. Y se sintió un poco aliviado. También se sintió aterrorizado. Pero dejando eso de lado, cuando A sale de B, SCP-4231-2 se llena completamente de agua en el transcurso de 79 horas antes de desmaterializarse.

Extracto del documento confiscado "El Curioso Caso de SCP-4231-B"

Y luego, por supuesto, está B.

La Fundación nunca parece saber exactamente qué hacer con B, el plácido Tipo Verde que se encerró en lo alto de la casa de Montauk con su bebé recién nacido para escapar de las inundaciones rituales. Se encuentra en una zona gris entre algo contenible y un espectador inocente atrapado en algo que no podía controlar. B - al ser entrevistado - no es consciente de la existencia de SCP-231, ni de SCP-2317, ni, francamente, de SCP-4231, el constructo de realidad que ha creado accidentalmente para escapar de los abusos infligidos por su mejor amiga de la infancia. Cuando los equipos iniciales alcanzan SCP-4231, se produce una persecución; hacen correr a B a través de kilómetros y kilómetros de pasillos repetidos y sinuosos que se extienden desde el techo de SCP-4231, y él simplemente lo amplía más. Cuando los equipos comprueban que ya no pueden contactar con la base en Access North, lo ahogan con gas somnífero y lo arrastran de vuelta al mundo de los vivos. Los equipos debaten sobre el terreno si debe ser esposado o no en la camilla en la que lo mantienen. Este es el primer debate de muchos.

El problema con B es que es algo que - según las normas que rodean a los Tipos Verdes en esa época - no debería estar: traumatizado. Es evidente tan pronto como lo ponen en el suelo. Aquí tenemos a un Tipo Verde de Clase 3 con TEPT y síntomas disociativos extremos tan graves que se manifiestan recreando su propio trauma en síntomas dolorosamente evidentes: B vomita agua sucia procedente de la inundación de la que intentó escapar. Se despierta de las pesadillas con moratones y cortes en lugares muy concretos de su cuerpo. Sus episodios disociativos provocan leves anomalías espaciales en su entorno. Ciertos rasgos de B se van consolidando con el paso del tiempo, cuando va adaptando una personalidad totalmente diferente para combatir el trauma; el nuevo B es excéntrico, extravagante, incluso rozando la provocación hacia los demás. La profunda angustia mental y la enfermedad física que le acompaña y que le mantiene postrado en la cama durante las dos semanas inmediatamente posteriores a su extracción de SCP-4231 desaparecen. El nuevo B no sabe nada o, al menos, parece saber muy poco sobre lo que ha ocurrido para ponerle en esta situación. Ya no indaga sobre el niño, ni sobre A, ni sobre el pueblo de North Access donde ha vivido toda su vida. Los signos de disforia corporal derivados del Procedimiento Montauk han desaparecido o están profundamente ocultos.

Pero las pesadillas, los flashbacks y los episodios disociativos, junto con los deslices freudianos que lo acompañan, persisten.

De hecho, el nuevo B parece abrazar ciertos aspectos de su incapacidad para controlarse tan bien como lo hacía antes del Incidente de Cornualles. El síntoma más evidente que notan los médicos mientras B sigue en contención médica es su nueva reacción a las cámaras. No quiere que le graben. Aunque lo afirmaba verbalmente antes de su transición, los médicos que trataban a B achacaban este comportamiento a su inestabilidad mental y se negaban a acceder a sus angustiosas súplicas de permanecer en el anonimato no solo ante las cámaras, sino en todos los aspectos de la investigación, una reacción que parecía intensificar sus síntomas mentales de forma espectacular. Tras su transformación, se limitó a ocultar su rostro en cualquier medio de comunicación grabado.

Esto plantea a la Fundación otra situación interesante. Aquí han colocado a un individuo que sufre un trauma severo en una jaula, y comienzan a construir un altar para arreglarlo. El individuo solicita el anonimato, incluyendo la eliminación de su nombre de nacimiento de todos los documentos. La Fundación se niega a acceder, alegando la exactitud y el rastreo continuo de su paradero durante el resto de su vida. Solicita que no se le filme. La Fundación se niega a acceder alegando que sus sesiones de entrevista son vitales para el estudio, e incluyen su lenguaje facial y corporal y su comportamiento. Solicita que la Fundación deje de indagar en más información sobre la violencia y los abusos que condujeron al incidente de Cornualles, incluida la información relativa a A, SCP-231, SCP-2317 o SCP-4231, ya que gran parte de su experiencia le resulta muy angustiosa y/o ha sido olvidada o bloqueada a la fuerza durante su maltrato, y en parte nunca tuvo conocimiento de ella. La Fundación no accede, insistiendo en que su cumplimiento continuado en la investigación del Incidente de Cornualles y todos los elementos y seres relacionados en la contención es vital para el éxito de la interferencia de la Fundación. Pide que no analicen su vómito. Pide que no lo toquen. Pide que le quiten los electrodos de lectura de Humes y el equipo de su cuello y columna vertebral, y que quiten el ancla de realidad de su habitación del hospital. B acepta el tratamiento de su trastorno traumático y se muestra receptivo a la medicación y a las fases iniciales de la terapia de duelo y cognitiva conductual, siempre que todo lo que diga sea confidencial para él y no quede registrado en el expediente de la Fundación. La Fundación deniega todas estas peticiones, y el estado de B en las dos primeras semanas de su contención empeora significativamente. Pide - de forma asombrosa y reiterada - que se le deje en paz y fuera de la documentación de la Fundación. No solo por ahora, sino por el resto de su vida. Y la Fundación lo trata más como un animal o como un sujeto de pruebas que como una persona, y se niega a acceder.

Así que simplemente deja de permitirlo.

Esto no es técnicamente una brecha para los estándares de la Fundación. B sigue permaneciendo en su cámara y no utiliza sus habilidades para herir o intentar salir de ella. El "incumplimiento", en términos de la Fundación, solo se aplica si la entidad abandona la cámara sin el permiso explícito del personal de la Fundación, lo que significa que muchas formas de desobediencia civil por parte de las entidades, incluidas las huelgas de hambre y la negativa a hablar con el personal o a moverse de las cámaras cuando se les pide, son utilizadas habitualmente. Su transformación radical en una nueva personalidad parece ser menos un empeoramiento de su condición disociativa y más una transición a un ser tan descaradamente irrespetuoso y exasperante que la interacción con el personal solo produce frustración. Ahora rechaza toda la medicación y la terapia para controlar su estado, intenta desviar bruscamente cualquier conversación relacionada con su estado, utiliza sus poderes para ocultar su rostro de cualquier imagen grabada y simplemente se dedica a romper cualquier equipo colocado en su celda para controlar su estado. Arranca vías intravenosas y parches de electrocardiograma, rompe los contadores Kant e insulta y menosprecia deliberadamente al personal. Los síntomas de su TEPT continúan con consecuencias que van desde los terrores nocturnos y los ataques de pánico hasta los episodios disociativos y los eventos que afectan a la realidad, pero aprende a enmascarar los efectos en cuanto el personal interviene para responder, lo que lleva a una especie de revés cómico: en una cinta vemos cómo una enfermera se apresura a despertarle de una pesadilla cuando sus lesiones traumáticas reaparecen y empiezan a sangrar. La enfermera le despierta y le ayuda a vomitar el agua de la inundación, como de costumbre, y luego le pregunta por su estado, a lo que él responde - y cito - "Bonitas piernas, daisy dukes1". Cuando ella se va, B aprovecha el aislamiento resultante para llorar.
-Lady Agora, Maestra de Sigilos, Traductora, Adoradora de muchos. 23/04/1995


Cerdos (Trece Diferentes)

De: [CENSURADO]

A: O5 [grupo]

Asunto: SCP-4231-B

Así que es desobediencia civil. Supongo que mi reacción a esto es que realmente no parece un gran problema, ya que -17 ha tratado con huelgas de hambre completas en los últimos años. Un individuo no debería ser un gran problema.

De: [CENSURADO]

A: O5 [grupo]

Asunto: re: SCP-4231-B

Tenía más bien la impresión de que la cuestión aquí era contener o no contener. Viendo la relevancia de esta cuestión, creo que lo mejor sería exponer lo que tenemos hasta ahora aquí:

-Tipo Verde varón de Clase 3 de veintitantos años. Alto control, temperamento plácido, código de abstinencia sobre sus poderes. Parece verlos más como una discapacidad médica que otra cosa.

-Trabajó en la ahora diezmada campaña Ichabod de la COG bajo el nombre en clave 'Ukulele'. Aparentemente no es tan malo. Tiene un sólido historial en su haber, tan sólido que roza la obsesión, y algunas de sus últimas muertes son bastante horripilantes.

-Ha mantenido una relación abusiva con otro Tipo Verde (SCP-4231-A, o SCP-231-1, según a quién se le pregunte en ese momento) durante los últimos siete años. No está claro quién era el maltratador en la actualidad, debido a la naturaleza abusiva inherente a muchos Tipos Verdes en general. Se necesita más información al respecto.

-Asesinó a SCP-231-1 poco después de que diera a luz a su bebé, que fue sustraído de la custodia de SCP-4231-B en el lugar de los hechos. Al parecer, el nacimiento coincidió con el Incidente de Cornualles.

-Fue perseguido por los destacamentos durante aproximadamente veinticuatro horas, pero había estado huyendo del lugar durante más tiempo.

-Muy perturbado. Dicen que es un trastorno de estrés postraumático, con algunos síntomas fuertemente disociativos. Los poderes para alterar la realidad coinciden con los flashbacks y los síntomas psicológicos cuando ocurren. Problemas para dormir, problemas para hablar, problemas para recordar cosas y permanecer con los pies en la tierra. Cosas bastante desagradables.

De: [CENSURADO]

A: O5 [grupo]

Asunto: re: re: SCP-4231-B

"No está claro quién era el maltratador en la actualidad, debido a la naturaleza abusiva inherente a muchos Tipos Verdes en general."

Esto es descaradamente erróneo. Sabemos que A era la maltratadora y la orquestadora de todo este maldito tinglado, y tenemos las improntas traumáticas de B en el apartamento de arriba para demostrarlo, así como sus testimonios.

De: [CENSURADO]

A: O5 [grupo]

Asunto: re: re: re: SCP-4231-B

No confío en sus testimonios. Él mató a la otra, ¿no es así? Pudo haber orquestado todo esto como un encubrimiento, incluyendo la impronta traumática. Mira las pruebas. Si trabajó con Ichabod durante tantos años, probablemente ha visto todos los tipos de improntas posibles, y probablemente sabe cómo hacer una muy convincente. Este repentino cambio de personalidad tampoco es un buen augurio para que se haga la víctima. ¿Y por qué si no iba a huir? Y 8 ya sacó a relucir los horripilantes asesinatos hacia el final de su duración en la Insurgencia. No creo que sea plácido. Creo que está jugando con nosotros como un violín.

De: [CENSURADO]

A: O5 [grupo]

Asunto: re: re: re: re: SCP-4231-B

Si estuviera jugando con nosotros, ya lo sabríamos. Su huella digital de Kant estaría por las nubes. Y estaríamos muertos.

De: [CENSURADO]

A: O5 [grupo]

Asunto: re: re: re: re: re: SCP-4231-B

Ciertamente hay mucho que hacer aquí, pero mi pregunta más apremiante es con respecto a Montauk en sí.

Si A fue la maltratadora, también tendría que ser la responsable del Procedimiento Montauk, no solo en B sino en SCP-231-2 hasta SCP-231-7. Está el punto muy importante de cómo se las arregló para fecundar a esas mujeres sin la ayuda de SCP-4231-B, y si él estuvo involucrado, eso destruye su historia de no tener conocimiento de que el procedimiento se estaba llevando a cabo y en conjunto su historia de abuso.

De: [CENSURADO]

A: O5 [grupo]

Asunto: re: re: re: re: re: re: SCP-4231-B

Las modificaciones genitales y corporales no son raras en los Tipos Verdes, especialmente en aquellos que sufren de dismorfia corporal o disforia. En cuanto al abuso sexual de B, tampoco me sorprende, especialmente si B fue coaccionado o forzado injustamente a dar su consentimiento bajo amenaza de violencia. ¿Tenemos ya una autopsia del cuerpo de A?

De: [CENSURADO]

A: O5 [grupo]

Asunto: re: re: re: re: re: re: re: SCP-4231-B

Scranton lo está haciendo. Cuando termine, también tenemos que discutir si liberamos el cuerpo a B o dejamos que el equipo de anclaje de Robert se lo lleve.

De: [CENSURADO]

A: O5 [grupo]

Asunto: re: re: re: re: re: re: re: re: SCP-4231-B

¿Así que B no tiene control sobre su pareja, así como tampoco sobre su bebé? ¿No le vamos a dar ningún tipo de cierre?

De: [CENSURADO]

A: O5 [grupo]

Asunto: re: re: re: re: re: re: re: re: SCP-4231-B

Esto vuelve a la preocupación de "contener o no contener". Si hay que contenerlo, entonces tenemos todo el derecho a poner a su hija en mejores manos permanentemente, y en conjunto podemos hacer con el cuerpo lo que queramos. Tampoco podemos ignorar que B es un asesino que ha matado a A. ¿Daríamos a un asesino derechos sobre su hijo, o sobre el cuerpo de su mujer, o sobre el cierre?

En cuanto a sus cambios mentales, me parece que está muy enfermo mentalmente, lo que refuerza la necesidad de contención tanto para su seguridad como para la de los demás, independientemente de su papel en Cornualles.

De: [CENSURADO]

A: O5 [grupo]

Asunto: re: re: re: re: re: re: re: re: re: SCP-4231-B

Desde mi punto de vista, debería tener derecho a un desenlace.

De: [CENSURADO]

A: O5 [grupo]

Asunto: re: re: re: re: re: re: re: re: re: SCP-4231-B

Hola a todos,

Veo que habéis estado ocupados con este tema. Hay mucho que desglosar aquí, y con la limpieza solo dos semanas en curso estoy seguro de que habrá más información por venir. Las cuestiones relativas al derecho de B al desenlace, así como sus derechos a testificar por sí mismo y rechazar o consentir varios procedimientos de prueba, son cuestiones para el comité de Ética; propongo que el consejo se reúna para discutir únicamente el manejo de la situación de contención con SCP-4231 y todos sus diversos activos.

Por ahora, SCP-231-2 a SCP-231-7 están retenidas en las celdas de alta seguridad del Sitio-17 junto a SCP-4231-B. La niña parece ser relativamente normal, y está retenida en una situación de retención de menor seguridad con diversas acomodaciones para su edad extremadamente joven. Mientras tanto, se están estudiando soluciones alternativas sobre la adopción en la zona de Cornualles.

Recordad que debéis proceder con el mayor cuidado posible con las cuestiones relativas al procedimiento Montauk, cuyos detalles se están extrayendo actualmente del Códice de Erikesh y se están alineando con las nuevas pruebas que se están extrayendo de la excavación arqueológica de SCP-4231-3.

La contención de SCP-4231-B sigue siendo por el momento un control médico básico. Las pruebas se reanudarán cuando se tomen decisiones sobre su salud mental, implicación, nivel de amenaza y derechos. Sospecho que una preocupación más apremiante es el ritual de Montauk, y las aparentes consecuencias que tendrá. B es la menor de nuestras preocupaciones en este momento. Nos estamos quedando sin tiempo.

Enviaré los horarios de las reuniones de la conferencia en breve.

Saludos,

O5-1


En relación con la Cámara de Montauk: Extracto del documento confiscado de 1994 "Notas sobre Montauk"

La Fundación no descuida sus cámaras.

Es fácil para nosotros, como espectadores, ver las cámaras como una relativa nota a pie de página de una obra más complicada. En gran medida, esto es lo que vemos; en el resumen del informe vemos los Procedimientos de Contención, un breve párrafo que los redactores del informe y los que se informan sobre lo que contiene la cámara pasan por alto por igual. El objeto seguro está contenido por una taquilla. Un humanoide, contenido en una cámara. Las cámaras son entidades de segunda mano; no nos interesa la caja, sino las joyas que contiene, y es así como los procedimientos son descuidados por aquellos a quienes no parece afectar.

Es un hecho que la Fundación es estricta en su seguimiento del documento de tapadera, ese artículo de resumen imponente con fajos y fajos de datos de pruebas en bruto, papeleo, meses o años de observación detrás. No, es una tontería pensar que la Fundación invierta tanto tiempo y esfuerzo en algo que no importa, y en realidad nosotros, como gente de portada, nos perdemos la cantidad extrema de magia del mundo de Disney que entra en las cámaras, la mayor parte guardada en los informes de resumen que vemos como detalles sin importancia. La Fundación tiene gente para este trabajo. Si usted está leyendo el informe resumido, no es una de esas personas. Si usted es una de esas personas, su trabajo no reside en el informe principal, sino en la interpretación del mismo. Los ingenieros de contención de la Fundación revisan los fajos y fajos de archivos del equipo de contención y diseñan algo que raya en una prisión, una hazaña arquitectónica - algunos podrían llamarlo arte - y lo hacen todos los días, con cada SCP del que vemos un informe. ¿No es grandioso? Una celda de 5x5 para una anomalía electroquímica se convierte en un recipiente de contención puramente mecánico, sin componentes eléctricos. La habitación de un pequeño alterador de la realidad utiliza papel pintado rosa para cubrir los refuerzos de acero y la ocasional placa de presión estratégica y el botón de pánico. Los ingenieros leen los interminables papeles y discuten entre ellos; encuentran la esencia de lo que se necesita. Están construyendo una celda y un hogar y una herramienta para la ciencia y altares, sí, también construyen altares, y los altares están oh tan cuidadosamente cuidados, tan metódicamente pacificados.

No hay un pelo fuera de lugar en un altar de la Fundación. Es el puente entre la ciencia y la religión. La sangre de los cerdos se mide en litros con cilindros graduados en una sala de preparación y los gatos negros son de pura raza para la matanza. La ironía está en lo implacable que es la Fundación con su culto a cien, doscientas, tres, cuatro, quinientas deidades furiosas diferentes. Ni siquiera los seguidores más devotos de un dios contenido en el exterior son tan despiadados como esto; no hay asesinatos en el altar de una iglesia de pueblo en decadencia ni derrames de sangre en el suelo. Esto es parte de la cámara, parte del gran diseño, esa dulce magia de Disney que hace que todo suceda. Las cámaras de la Fundación están hechas para maximizar el efecto; la lupa aprovechando el sol para freír una hormiga en el pavimento.

No sé de los hombres que construyeron la cámara de Montauk. No sé si se olvidaron, si se les permitió olvidar. Montauk - y lo diré muchas veces de diferentes maneras - es una enfermedad en la medida en que contagia a todos los que la tocan, y esto es una demostración perfecta de este principio. ¿Quiénes eran? ¿Dónde vivían y a dónde iban? Las manos que curan el metal del altar son las manos que alaban al dios; los hombres que dibujan una hilera de cajitas y las etiquetan SCP-231-2, SCP-231-3, hasta el 7º con sus finos bolígrafos de dibujo de fieltro y sus crueles bordes rectos son los hombres que encerraron a esas chicas en el infierno que ellas mismas crearon.

Pero divago en mis divagaciones. La cámara, sí.

La cámara de la que se habla en el documento 231 hace lo que le corresponde revelar. Se nos dice lo siguiente:

-La Fundación necesita dos grupos de personal operativo: personal para completar el procedimiento-110-Montauk, y personal para vigilarlo. Esto es aparte de todo el personal del que no se suele hablar en la Fundación: personal amotinado (al menos una plantilla por SCP), personal médico de contención para trabajar en las anomalías (especialmente importante aquí), un alcaide y guardias (esta instalación en concreto es uno de los sitios de mayor seguridad del mundo), y personal de conserjería y cafetería. Se preguntará por qué esto es importante. Le prometo que es importante.

-Todos los que entran en SCP-231 tienen que ser transportados a través de varias rutas y medios de transporte diferentes. Esto nos lleva a preguntarnos: si usted tiene los ojos vendados y yo también, ¿quién pilota el avión? Hay gente en el mundo que conoce la ubicación exacta de las instalaciones de SCP-231, y debo admitir que ni siquiera yo la he visto con mis propios ojos. Sé dónde está en teoría, aunque no tengo la libertad de decirlo aquí. En cuanto a la ruta en sí, bueno. Eso no importa aquí. Algunos dicen que no importa en absoluto.

-El personal que está en la cabina de observación lleva una protección de cuerpo entero que les oculta no solo la cara, sino también la voz. Se da a entender que incluso el personal menor del lugar debe llevar esta ropa.

-El personal que está en la cabina de observación debe permanecer en sus propias dependencias proporcionadas cuando no está atendiendo la cabina. Así que durante dos meses, estos individuos solo ven su propia cara en el espejo de su baño y la cara de la chica en la cámara. Solo oyen su propia voz en sus habitaciones y la voz de la chica a través del micrófono de la cabina de observación.

Esas son las dos cosas principales que se discuten. Observará que aquí no se nos habla de la cámara en sí. Es típico en los documentos de tapadera que los autores de los equipos de contención involucrados con entidades inteligentes revelen tanto los medios de contención externa - procedimientos especiales que permiten al SCP permanecer contenido- como los medios de contención interna, la protección mental, los libros, el entretenimiento, las normas de interacción. Se nos dan los vagos métodos de contención externa, y nada más. Así que nos quedamos con las especulaciones, a no ser que haya oído las historias o haya hecho alguna excavación ligeramente ilegal en el archivo del sitio de Quebec. Le sorprendería lo que la Fundación guarda en esos archivos de baja seguridad.

La cámara de SCP-231 es una monstruosidad de hormigón en un desierto no revelado. Es totalmente subterránea, pero cuenta con un laberinto de pasillos y callejones sin salida para llegar al verdadero lugar de contención; no es sorprendente en términos modernos de la Fundación, lo sé, pero es muy innovador para cuando se construyó el lugar a finales de 1989. Puede que se pregunte cómo se las arreglaron para construirlo tan rápidamente, y la respuesta está en el hecho de que el sitio que se estaba erigiendo en esa parcela en ese momento era un pequeño sitio de clasificación segura, que se readaptó rápidamente a las disposiciones keter después del famoso Incidente de Cornualles. Así que la disposición de la contención de SCP-231 es inusual incluso fuera de la norma de lo inusual; hay taquillas abandonadas en pasillos sin salida, habitaciones vacías con designaciones eternamente pendientes, luces que nunca se encienden. Piense en una cueva. Una cueva larga, sinuosa y claustrofóbica.

En el corazón del edificio están las cámaras y los dormitorios.

Las cámaras son un conjunto de siete - sí, siete, pero solo seis están llenas - celdas de contención humanoides. Están hechas de hormigón. No hay mucho más que pueda discernir de lo que pude robar, y de lo que he oído a través de la vid, excepto que cada cámara es vecina de una sala de investigación a los efectos del procedimiento Montauk. El cristal unidireccional se encuentra a la derecha de cada cámara, con la siguiente cámara a la derecha de ésta, y la sala contigua, etc. Cuando el equipo de investigación asignado a este SCP observa el procedimiento, lo ve desde la planta baja mirando hacia adentro, por lo que el peligro está a solo una hoja de vidrio de distancia. He oído informes contradictorios sobre si hay o no rejas en la ventana. Por un lado, sospecho que sí; por lo general, en los sitios más grandes, todas las cabinas de observación de la planta baja están reforzadas. En el Sitio-17, por ejemplo, todas las ventanas tienen un escudo de carbono sobre el vidrio reforzado; pero en el Sitio-19, muchas cabinas de contención a nivel del suelo están reforzadas con barras de metal. Dicho esto, el Sitio-19 es el más antiguo de los dos, y tiene una historia basada en la época de Stalin, que se completa con enfrentamientos con el gobierno ruso, pero de nuevo, estoy divagando. La historia de esos edificios es un tema para otro ensayo.

Lo que hay que destacar de este montaje es que se centra en la visibilidad. La visibilidad - y lo que provoca - forma parte del núcleo del procedimiento, un sello distintivo de Montauk como rito religioso ancestral. ¿Se podría ver el procedimiento a través de los barrotes? Lo más probable, pero ¿se arriesgarían? De nuevo con la fijación en la precisión, la exactitud del culto. Sospecho que no hay barrotes entre los observadores y el sujeto.

En la cabina de observación, hay cinco personas. No está claro cómo el comité detrás de esta contención se decidió por 5.

Así que me gustaría presentar una escena para usted, querido lector, de lo que es trabajar en SCP-231.

Llega al lugar, y le hacen ponerse su nuevo uniforme antes de salir de él, tras lo cual le recibe un miembro del personal de apoyo, también con traje, que le conduce a través de un puesto de avanzada disfrazado con aspecto de mal gusto bajo el suelo. Hay un ascensor para los tres primeros pisos, y a partir de ahí debe avanzar a pie. ¿Hasta dónde se baja? ¿Cuánto tiempo se tarda? Se ven taquillas vacías, puertas vacías, rumiantes de un sitio que no guarda lo que cree que guarda, o de la humanidad residual. La forma en que se le lleva es absurda. No le informan de cómo comportarse, ni de cuál es su trabajo; le llevan a su alojamiento y le entregan un folleto, y ese folleto resume su trabajo para los próximos dos meses. Los cuarteles no tienen Internet ni radio, porque el acceso a los canales locales podría dar a entender en qué desierto reside actualmente; aunque sí tiene un televisor conectado a un único reproductor de DVD. No puede conectarse a los canales del exterior. Le traen comida. Tiene una lista de DVD y libros que puede solicitar, y esto es lo que puede hacer cuando no está trabajando. No tiene teléfono, pero tiene una cama. Y tiene un baño con un espejo. Y antes de salir cada mañana a vigilar a la niña, tiene su uniforme que se pone. Y eso oscurece tu cara, y tu voz. Y todos los demás también tienen su cara y su voz oscurecidas. Así que la única cara y voz que ve en los dos meses que pasa allí es la de la chica y la suya propia, y es en este estado cuando ve el procedimiento Montauk. Varias veces. Una y otra vez. Y luego vuelve a tu celda - perdón, a su habitación - y ste sienta.

Una vez terminados los dos meses, le envían de vuelta al mundo real. Y lo más probable es que esa experiencia le haya cambiado. Lo más probable es que sea muy diferente. Lo más probable - y esto es lo más importante, esto es lo que ellos jodieron - es que nunca será usted mismo. Y esto es lo que llaman el procedimiento Montauk.

No se trata de lo que sucede en la cámara. Al dios no le importa eso. Lo que le importa es que cuando salga, no sea usted mismo, y esa es la esencia del procedimiento. Es una tortura no solo para la chica, sino también para usted.

Piense en la cantidad de gente que pasa. Dos meses. Cinco personas por chica. Así que al principio, en 1989, serían 30 personas por bimestre. 360 personas por año saliendo con la mano derecha roja de Dios en su hombro. En menos de 3 años, 1.000 personas han cambiado. La voluntad de un dios es el control del adorador, y es algo curioso, Montauk, porque ¿qué hace? ¿Qué significa ser controlado por el miedo? ¿Se cura uno de él? ¿Aprende a vivir con él? ¿Se suicida? ¿Se esfuerza por vivir? ¿Cómo se liberas del procedimiento Montauk; cómo se mata a un dios?

He sido una maestra de sigilos toda mi vida. Soy una bruja de la vieja estirpe: me han enseñado muchas cosas sobre los dioses, y he visto muchos en muchas formas. En 1967, cuando estaba embarazada de mi primer y único hijo, la Fundación me encargó descifrar el Códice de Erikesh. No era mi primer encargo de una consulta de ellos o de un organismo afín, así que acepté el trabajo y traduje lo mejor que pude.

El códice en sí es un tema para otro ensayo. Las runas eran antiguas y extrañas; recuerdo que fue muy difícil. Terminé el trabajo poco después de que naciera mi hijo. Si hubiera sabido a qué conclusión llevaría mi traducción de la obra, no estoy segura de haberla llevado a cabo. Si hubiera sabido que llegaría a manos del amigo de la infancia de mi hijo - si hubiera sabido lo que le pasaría. Si no lo hubiera dejado antes. Si lo hubiera llevado conmigo cuando huí. Si su padre aún estuviera vivo. Si lo hubiera matado en cuanto supe de sus habilidades, en lugar de criarlo para que nunca moviera un dedo ante el peligro que corría. ¿Qué sería diferente?

¿Ve cómo Montauk se ha extendido hasta mí, querido lector? ¿Ve cómo funciona este procedimiento? ¿Cuántas personas lo ven y cambian… y cuántas cambian al ver cambiar a sus seres queridos? ¿Cuántas personas se despiertan en la noche, con su miedo alimentando a un dios hambriento?

Mi mayor temor respecto a los rituales de SCP-231 es este: que no se trate de las niñas, y que nunca lo haya sido. Que las cadenas se rompan cuando el dios rojo lo desee, cuando haya suficiente gente con miedo.
Lady Agora, Maestra de Sigilos, Traductora, Adoradora de muchos. 28/02/2004.

Una Breve Cita sobre la Campaña de Ichabod de Alguien que Mucha Gente Quiere Matar

"Y la gente siempre me pregunta, cuando les cuento esta estadística [que el 99% de los Tipos Verdes progresarán hasta la fase 4 de su condición en el transcurso de su vida], '¿Qué pasa con los demás?' o '¿Qué pasa con el 1% que no lo hace?' y esa es la principal preocupación que intento abordar hoy. La Campaña Ichabod es algo difícil de aceptar para muchas personas que estudian la Teoría de Humes detrás de la cortina.

Es importante señalar al abordar estas cosas que, contrariamente a la creencia popular, los Tipos Verdes no fueron asesinados prematuramente hasta hace poco. Durante mucho tiempo, la norma de la industria era buscar a los Tipos Verdes solo cuando habían causado algo que llamara la atención para que fuera necesario matarlos; la desaparición repentina de alguien importante, por ejemplo, o una cadena de asesinatos con poca causalidad, que se completaba con una misión de caza caótica y desorganizada que se solía describir como "caza de brujas". No fue hasta el desarrollo de la Teoría de Humes y los subsiguientes primitivos contadores de Kant, a finales de los años 50, cuando fue posible determinar y cuantificar la disposición de poder de ciertos individuos, y no fue hasta que la Coalición Oculta Global lanzó la Campaña de Exterminio Ichabod, a principios de los años 70, cuando se convirtió en norma buscar y destruir a estos individuos a medida que iban apareciendo en el mundo.

La Campaña Ichabod fue el siguiente paso lógico con el desarrollo de dispositivos Kant de largo alcance y más precisos. No culpo a la industria por haber dado ese giro, especialmente cuando parecía una solución tan condenadamente perfecta para un problema tan dañino. Si se podía evitar que un Tipo Verde entrara en la fase 4 de potencia, también se podía evitar que el Tipo Verde entrara en la fase 2 de potencia y toda la precaria prueba de límites que conllevaba; ¿por qué no hacerlo? Para los de fuera sonaría como algo parecido a un genocidio, pero era diferente detrás de la cortina, donde se podían ver los efectos dañinos que estos individuos podían causar (palabra clave podían).

Fue este tipo de pensamiento el que impidió que la Fundación arremetiera inmediatamente contra esta campaña. No estábamos de acuerdo con ella, y tampoco la aprobábamos. Sería una mentira decir que nunca iniciamos misiones individuales para matar a ciertos individuos antes de tiempo, pero nunca lanzamos un movimiento a tal escala y con tanta fuerza como el de Ichabod, y tampoco protestamos por ello, porque la cuestión de Ichabod era que era eficaz. ¿Etico? ¿Moral? Ambas cosas están en el ojo del espectador, pero los daños causados por los Tipos Verdes de todos los niveles de poder y habilidades se redujo dramáticamente en la década de 1970 en adelante, e hicimos la vista gorda. Siempre había gente que decía por qué demonios no lo parasteis, porque si no hubieran sido los Tipos Verdes habrías usado todos los recursos en tu poder para parar esa campaña antes de que se pusiera en marcha, y eso es cierto, pero fue porque los ataques de los Tipos Verdes y los cambios de nivel antes de Ichabod eran tan mortales y dañinos para el exterior que se pasó por alto.

Es como esto: ¿Por qué los activistas de los derechos de los animales no hablan en contra de que la gente use ratoneras en sus casas? Porque los ratones han sido plagas durante siglos. Han causado innumerables muertes por enfermedades y causan daños en el edificio. Las mismas personas se manifiestan en contra de su uso en la investigación por su aparente falta de ética, y sin embargo no se manifiestan en contra de que sean sacrificados sin sentido a través de la asfixia. Ni siquiera sabemos si los ratones que están matando merecen ser asesinados, o si son solo bebés, y no nos importa, porque si dejáramos que los ratones vagaran por nuestras casas en grandes cantidades sería catastrófico. Y lo mismo ocurre con los Tipos Verdes; la gente habla en contra de su contención, del uso de ellos en estudios sobre la capacidad psíquica y la teoría de Humes, en las contrapruebas de Kant, pero sobre todo hablan en contra de la mutilación de sus cuerpos para [CENSURADO], una práctica que sigue siendo común hoy en día.

Pero nadie habló en contra de Ichabod. Y así, Ichabod nunca se detuvo. Este año llegará a su 30º aniversario. El agente medio de Ichabod tiene entre 50 y 150 asesinatos a lo largo de su carrera; el equipo de ataque medio de Ichabod puede tener entre 300 y 500. La realidad es que contener a todos los Tipos Verdes sería imposible porque los Tipos Verdes son más comunes de lo que se suele dejar entrever.

La siguiente pregunta que se suele hacer es entonces, ¿qué pasa con SCP-239? ¿Qué la hace tan especial? Y la respuesta es que está aquí para hacer pruebas. Está aquí para hacer un mundo mejor, pero no es especial. El promedio de vida de un tipo verde es de 19 años, ya que la mayoría de las veces comienzan la transición a la etapa 4 alrededor de los 17 años. 239 nació en 2003 y lleva 4 años en la fase 3. Tal vez forme parte del 1%, un caso de estudio perfecto sobre cómo la contención y la crianza de estos niños en un entorno que les proporciona límites y expectativas claras para ellos, al tiempo que les permite un entorno seguro para explorar sus capacidades, tiene un impacto significativo en cómo se desarrollan como adultos. Quizás entre en la fase 4 y nos destruya a todos.
Es difícil de decir, pero por ahora es una adolescente relativamente normal que se desarrolla bajo el plan de cuidado de niños tan cuidadosamente establecido para ella a su llegada. Ha tenido sus días buenos y sus días malos, pero nunca ha causado un daño permanente, y es importante señalar aquí que esta es la esperanza para los niños anómalos en contención; un desarrollo saludable con excepción de las habilidades concurrentes. Tal vez algún día los planes de cuidado que se están desarrollando para ella y otros tipos verdes que entran en contención o en vigilancia de la fundación se conviertan en la norma, y lleven al fin del programa Ichabod.

Pero por ahora, las estadísticas son sorprendentes: En su apogeo en los años 80, la campaña Ichabod de la COG mató a casi el 75% de todos los Tipos Verdes, pero las regulaciones se han endurecido desde entonces. El tiempo de vida de un Tipo Verde "en la naturaleza", refiriéndose a los verdes que no están siendo afectados, rastreados o protegidos por un GdI, es de alrededor de 19 años; más o menos la misma edad en la que estos individuos suelen inducir su propia muerte al entrar en la etapa 4 de desarrollo.

En los años 80, la media de vida era de 8 años, porque era la edad en la que Ichabod solía encontrarlos y matarlos. Y no hicimos nada".

-[CENSURADO], 8 de febrero de 2010


Galgo

Son mediados de los años ochenta, y acaba de lavarse la sangre de los brazos de la última misión, se ha remendado, se ha programado otra para no tener que volver a casa, y llama a Lilly como siempre hace y hay algo en la forma en que ella le llama mentiroso por millonésima vez que lo rompe. Tal vez fue el estrés, tal vez fueron los seis meses de misiones sólidas, tal vez fue la falta de sueño o la forma en que le temblaban las manos, pero es el Agente Ukulele de pie en la cabina telefónica de la estación de autobuses y se pone a llorar mientras sigue hablando por teléfono, mientras ella sigue reprendiéndolo por un pequeño y estúpido error que cometió en un cheque que envió a casa. Es estúpido, es gordo, y nadie le querrá nunca como ella, es tan sumamente afortunado de tenerla, está en deuda permanente con ella por todo lo que hace por él, y más que nada es un mentiroso. Sus recuerdos son erróneos, hay cosas que ella no dijo y cosas que no hizo. En una semana esta llamada no existirá, porque Francis está loco - sí - Francis está en proceso de perder el control de sus poderes, y es solo cuestión de tiempo que lo descubran, y más vale que vuelva a casa lejos de donde puedan encontrarlo, más vale que vuelva a casa donde ella pueda vigilarlo, se estaba muriendo, iba a morir, y solo ella podía salvarlo.

Es uno de esos momentos que vería más en la Fundación, en otra vida lejana, un breve lapsus mental, la rotura de una puntada en una costura. Cuelga el teléfono y tiembla y solloza y piensa en cómo está perdiendo el control y se pregunta cuánto tiempo le quedará antes de que sus propios compañeros agentes lo descubran y lo asesinen. Se pregunta si será rápido, y si matarán también a Lilly, y cuánto de su vida estaba inventando con pequeños deslices involuntarios del mal funcionamiento de Humes. Se pregunta si también está inventando esto. Se pregunta si se está volviendo loco, o si ya está demasiado lejos. No puede evitar llorar.

El colapso es rápido y completo. Se sienta en el suelo de la cabina telefónica de una lúgubre estación de autobuses y solloza con una mezcla de pánico y dolor, y entonces, sin más, el anuncio del próximo autobús llega por el interfono y él vuelve a cambiar de persona.

Las cosas se desmoronan. Su respiración es rápida y sus emociones se desvanecen como la niebla quemada en la luz de la mañana. El tiempo se estaba agotando y las cosas se estaban desmoronando, y no está muy seguro de lo que siente que está cambiando, o de lo que tiene que parar o hacer, o incluso de si puede hacer alguna de esas cosas. Ella solía ser diferente. Solía ser amable.

Algo estaba cambiando en ella, piensa Francis desde un oscuro rincón de su mente que no quiere rememorar. Ella estaba cambiando… y pronto no sería diferente de cualquier cosa por la que le pagaran para matar. ¿No era eso horrible? ¿No era simplemente terrible?

A menos que fuera él quien estuviera cambiando. A menos que fuera él quien se convirtiera en un monstruo.

Francis deja de llorar tan bruscamente que le duele. El Agente Ukelele se levanta. Es un momento en el que su cerebro se borra de su memoria. Sale de la cabina telefónica más aburrido que otra cosa, y sube al autobús hacia una remota guarida del Tipo Verde en Huston, y una parte de él llora eres diferente, estás cambiando, y algo terrible está a punto de suceder.


ad undas

30 de julio de 1989, 1300 horas, Instalación No Revelada en Newcastle, Inglaterra

'Coda' -como se le conocía- se inclina cerca de la pantalla, con la rodilla rebotando atentamente.

Era un Coda excepcionalmente joven para asumir ese rango. Ser jefe de despacho e intendencia no era un trabajo que se tomara a la ligera en la COG; a la diestra de D.C. al Fine, era un papel trascendental incluso para un trabajador experimentado. Pero este Coda era inteligente. Exquisitamente. Lo mejor que pudieron encontrar en poco tiempo - tal vez lo mejor que pudieron encontrar, punto. No era una persona sociable, pero tenía la concentración como un rayo láser, la resistencia como un toro. La concentración y la resistencia no habían sido los puntos fuertes del último Coda. Había sido un final sangriento para él.

Al nuevo Coda no le gustaba pensar en eso. Estaban aquí para hacer un trabajo… y el trabajo no había sido amable con él últimamente. El individuo que estaba sentado sobre el amplio banco de ordenadores que se extendía a lo largo de la sala podía sentir el final de la misión de Cornualles en la tensión de su espalda, la tirantez de sus hombros, las bolsas bajo los ojos. Lleva casi treinta y dos horas levantados. Pero ya casi ha terminado, se dice a sí mismo en el estrecho fluorescente de la sala de mando, con los auriculares emitiendo una áspera mezcla de señales de radio tan brillantes y contundentes que sabe que sentirán el zumbido palpitante en sus oídos durante horas; ya tiene que haber terminado.

Los últimos nueve meses de trabajo de Coda habían sido aproximadamente así:

Era un control rutinario de Humes, y los agentes de la brigada les habían informado de lo que habían encontrado. Coda les había dicho que examinaran la radiación (entonces era leve, una entrada y salida rápida). No volvieron. Enviaron más equipos. Estos no volvieron. Enviaron más equipos a investigar, lo rastrearon hasta una sola casa y el lago de al lado, y de repente no volvieron. Este Coda había puesto toda la carne en el asador al trasladar a casi 200 miembros de la campaña Ichabod - casi la mitad de toda su división - al pueblo de North Access en el transcurso de los últimos nueve meses. La amenaza había ido en aumento. La realidad del pueblo era cada vez más inestable en general, pero en particular el estado de la floristería a la que acudían los agentes y de la que no regresaban era, como mínimo, inquietante.

Los últimos treinta minutos de trabajo de Coda habían transcurrido aproximadamente así:

Envían un escuadrón de 30 cuando los niveles de Humes bajan, de repente y sin previo aviso. Es un punto débil que no esperan y Coda prácticamente grita por los auriculares que cojan las bombas y salgan, porque maldita sea, si consiguen hacerlo todo habrá terminado en medio minuto. Los jefes de escuadrón con los que habla Coda informan directamente de que hay una inundación repentina por la lluvia, y les dice que intenten atravesarla. Los escuadrones dicen que no pueden.

Así que Coda les dice que caminen.

Algunos cuestionarían la ética de Coda con respecto a esta parte. ¿Podrían los equipos huir a través del agua lo suficientemente rápido como para escapar de la inminente explosión, o de cualquier represalia de la guarida del Tipo Verde alojada en el edificio? Era difícil saberlo, pero una de las razones por las que se había elegido a Coda para este trabajo era por su capacidad de asumir riesgos. Así que fue una apuesta que decidieron hacer esa noche.

El agua está bajando más fuerte. Las bombas: 25 libras cada una, 6 de ellas, equipadas con un dispositivo de anclaje de realidad a corto plazo. Experimental. El objetivo era atravesar el campo exterior y volar la casa. Las bombas no son conocidas por su facilidad de acceso, así que los hombres se apresuran a colocar los cables y las baterías, y en media hora el agua pasa de estar hasta las rodillas a estar hasta la cintura y las bombas están listas y Coda apenas puede oír a los comandantes por encima del interminable aguacero.

Y es entonces cuando el nuevo Coda comete su primer error: vacila.

Podría haber sacado al equipo de asalto de allí en diez minutos si lo hubiera necesitado. Podrían haber hecho mil cosas diferentes si hubieran sabido lo que estaba a punto de ocurrir. Los hombres saben nadar en el agua, pensaron. El agua no sería un problema, supusieron. El agua les llegaba al pecho, según oyó. Pero eso no sería un problema. Eso no sería un problema. Eso no sería un problema hasta que se calentó, muy rápidamente - una vez que las bombas se colocaron y fueron salpicadas con las nuevas olas - el agua comenzó a calentarse, y es una lenta progresión en la que Coda descubre que esto está sucediendo. Los comandantes dicen que está inusualmente caliente. Luego dicen que se está calentando, como en una sauna, y luego dejan de ser tan expresivos al respecto porque deja de ser gracioso, y Coda se queda tambaleándose, tratando de encontrar respuestas y no obteniendo ninguna de repente.

Las bombas no detonan. El equipo no fue hecho para ser sumergido. ¿Qué gracia tiene eso? Qué increíblemente coincidente, embriagadoramente cruel que, por supuesto, el equipo no haya sido fabricado para soportar una inundación hirviente.

Así que Coda escucha en sus auriculares cómo a siete horas de distancia, el agua que inunda el pueblo de North Access, Cornualles, entra en ebullición repentinamente. Saltan de teclado en teclado y durante la siguiente media hora todos los agentes a los que tienen acceso los auriculares se desconectan, uno por uno. Y luego los agentes de vuelta en el campamento se desconectan, uno por uno. Y entonces todo lo que pudieron escuchar en cualquiera de los auriculares en línea fue la interminable lluvia.

Las grabaciones están en algún lugar. Coda nunca las ha escuchado, pero saben que en algún lugar de las profundidades de los archivos de la COG existen. Consisten en lo que suponen que son aproximadamente dos horas de sonidos de la muerte, seguidas de 48 horas de Coda pidiendo repetidamente una respuesta. Hubo un par de veces en las que se extendió la búsqueda más allá de sus límites, en los pueblos vecinos, en algunas estaciones de onda larga.

(emitiendo accidentalmente una señal de búsqueda redirigida desde un equipo abandonado que funcionaba a medias en North Access, para ser recogida no en una, sino en dos ocasiones distintas por un puesto de avanzada clasificado en Londres)

pero regresó. Y siempre no había nada.

Y siguió sin haber nada hasta que llegaron los equipos de la Fundación y empezó el verdadero lío.


Chestnut

Chestnut nunca había sentido tanto dolor.

Cuando el establo empezó a inundarse, supo que las cosas no eran como debían ser. EL HOMBRE normalmente mantenía su establo limpio, y cuando no lo estaba, ataba sus riendas al poste de fuera para darle espacio para limpiarlo. Y el establo nunca se había inundado así. Pasó por encima de sus cascos antes de que él irrumpiera, cerrando de golpe las puertas del establo para iluminarla a ella y a los otros cinco caballos, que se habían puesto inquietos en la última hora de persistente inundación, jadeando, empapados, y echando los pestillos de los establos.

Uno a uno fueron corriendo. Stormy salió al frente sin dejar de sentir pánico, con los cascos golpeando los quince centímetros de agua en el suelo de madera como un trueno hacia el mundo negro y grasiento más allá de las luces del establo que se balanceaban. Rio se quedó muda de pánico al abrir su establo, levantándose y desgarrando a EL HOMBRE, con los ojos en blanco, y en su desorientación golpeó la puerta del establo al salir, lo que hizo que casi saliera disparada por la hierba sumergida antes de recuperar el equilibrio y precipitarse en la noche. Gulch consiguió derribar la puerta de su establo antes de que EL HOMBRE pudiera alcanzar el pestillo, asustado por la velocidad del agua que entraba en el establo desde un nudo en la madera detrás de él, y salió corriendo con la precisión de un caballo de carreras del edificio que se balanceaba, y entonces quedaron solos Chestnut y EL HOMBRE, y EL HOMBRE tenía una silla de montar.

Era la mejor y más brillante, y sin duda la más valiente. No hacía más de nueve meses que su esposa - la bibliotecaria del pueblo - había desaparecido en el aire, y había sido Chestnut a quien había acudido en su dolor. Estaba asustada, pero no como los demás. Nunca como los demás. Y el coche no arrancaba y el pueblo se hundía, y maldita sea si no salían vivos de este lío.

El agua era mucho más profunda fuera del granero. Le llegaba a las rodillas cuando salió, fría, dura y sucia. A través de los vientos huracanados pudo ver coches y edificios sumergidos a mayor profundidad de la que jamás había visto nada sumergido, y el agua se precipitaba hacia el exterior sin otra dirección que el lago. Se giró junto con EL HOMBRE. Se estaban yendo. Se iban. Ella nunca imaginó que se irían.

Sus músculos golpearon el agua en un caos descoordinado, resbalando y agitándose, ganando terreno y perdiéndolo, encontrando baches y vallas sumergidas que le desgarraban el flanco y la desequilibraban, pero recordó lo que estaban haciendo: LEJOS, LEJOS, iban LEJOS de los extraños sentimientos que había sentido hacia el lago durante meses, LEJOS de la mujer desaparecida y LEJOS de la extraña criatura con cuernos de ciervo que había presenciado cómo se la llevaba nueve meses antes. Estaba claro que EL HOMBRE se esforzaba por ver a través de la tormenta, y ella solo tenía sus pies para guiarla en cuanto a dónde estaba el agua y dónde no; cuando sus pies tocaron el pavimento de la entrada del pueblo, se lanzó hacia adelante y arrancó de la marea por el camino, todavía luchando en la oscuridad y la lluvia, erizándose y doliéndose. Ella y EL HOMBRE se alejaban, y aunque no sabía dónde estaba, estaba segura de que EL HOMBRE lo haría.

El agua avanzaba rápidamente, pero Chestnut era más rápida. Los árboles que bordeaban el camino hacia el pueblo se extendían como garras mientras pasaban a su lado. A EL HOMBRE no se le ocurrió traer las riendas, pero no había importado entonces y no importaba ahora; le echó los brazos al cuello y se aferró a él, aún luchando por ver a dónde lo llevaba. Parecía la entrada del pueblo desde las sombras. Parecía el mundo exterior, y luego…

…Parecía el otro lado de la ciudad.

Chestnut golpeó sus patas delanteras en el agua y gritó hacia atrás por el calor. Ella no podía ver, pero EL HOMBRE sí, y lo que vio fue un lago interminable, una braza hirviente de agua de la que no podían ver los alcances a través de la negra tinta de la tormenta. Tiró de sus crines y la hizo retroceder, aturdida, tambaleándose: ¿habían llegado? ¿Había desaparecido el mundo exterior? ¿Realmente habían vuelto al interior…

(el mundo se llenó de gritos en el otro lado más poblado de la ciudad)

…el pozo hirviente?

Chestnut siguió su agarre, pero su marcha decayó rápidamente. No retrocedieron tanto como tropezaron hacia atrás por la pista no sumergida que disminuía rápidamente hasta la salida, o la entrada, y luego volvieron a estar junto al granero - podía verlo a través de los árboles mientras relampagueaban.

El agua estaba ganando terreno. No podía ver. Estaban en la entrada del pueblo y el agua caía por el camino desde el otro lado, ahora, hirviendo y ondulando hasta que hacía bailar a Chestnut en unos metros de precario camino oscuro como una torturada criatura de circo, azotada por mareas rojas, con la que juega una marioneta cargada de tormenta. El espacio se hacía cada vez más pequeño y la tormenta arreciaba con más fuerza, la lluvia se disipaba en vapor antes de golpear la superficie como una especie de lava deformada de improbabilidad-¿No debería ser ya todo vapor? ¿Por qué seguía expandiéndose? ¿Cuánto tiempo llevaban en su pequeña isla de tortura y cuánto tiempo habían bailado? ¿Segundos? ¿Minutos? ¿Horas?

(Chestnut nunca había sentido tanto dolor)

Ella se cayó. Él se cayó. Como las ranas en una olla hirviendo, tardó mucho más de lo que era misericordioso.


Las 80 Horas

El médico no viene, y Francis se pregunta vagamente por qué - no oye la inundación del lago que destroza los escaparates de la floristería en un mar de sangre y carne hirviendo en la planta baja - pero al final no importa, porque el bebé llega en menos de una hora y de repente son tres en la habitación: Lilly, Francis y la pequeña.

Francis no sabía que le quedaba amor en el cuerpo para darlo, pero su niña es más pesada de lo que esperaba, más cálida, más viva y más adorable de lo que nunca pudo conocer. La envuelve en las sábanas del vestíbulo y la sostiene mientras Lilly dosifica. Cuando toca la palma de su pequeña mano, sus pequeños dedos envuelven los suyos, y Francis se siente de repente más ferozmente protector de lo que nunca pensó que podría ser. Hacía años que no sentía un amor así. Le dan ganas de llorar.

Meri.

Lilly había elegido el nombre, porque Lilly lo elegía todo. Ella le dijo que lo habían discutido, pero Francis sabía que no habían discutido realmente nada desde que él había vuelto a casa de la COG a tiempo completo. Una mentira más que él no había cuestionado. No valía la pena. Nunca lo valía. Pero pensó que lo haría, y la estaba cogiendo cariño: Meri, como algo escrito en una escritura latina olvidada.

En su confusión de emociones, Francis no puede evitar imaginarse una situación en la que esto funcione. Lilly vuelve a ser la de antes, la que era cuando él la amaba. Ya no usan sus poderes. Viven aquí, en la casa con el pequeño patio trasero y el lago. Llegarían a fin de mes, porque con Lilly trabajando en el piso de abajo no tendrían que pagar la guardería, y él probablemente tendría que irse por un tiempo, de vuelta a la carretera con la COG bajo su antiguo nombre en clave con su antiguo equipo, pero enviaría el dinero a casa y todo valdría la pena para los dos. De repente se le ocurren cifras en las que no ha pensado en meses: 1.000 libras por un Tipo Verde de clase 4 si puede conseguirlo en menos de una semana. 500 libras si puede conseguirlo en menos de un mes. Hasta 5.000 libras por una cacería de alto nivel. Menos si cazaba con el equipo - las ganancias se dividirían entre ellos - pero ahora tenía algo por lo que volver a casa, y algo por lo que vivir. Era bueno como agente, y mejoraría y las apuestas serían más altas y tendría que cazar solo, eventualmente - tendría que ir de incógnito o algo así y realmente poner todo lo que pudiera en la mira - pero esas misiones podrían pagar lo mejor de todo. Y si ganaba lo suficiente, podría volver a casa y ver a su hija, pasar un mes viviendo como una persona normal en una ciudad normal con su arma y su walkie talkie guardados. Y si Meri también era un Tipo Verde, como lo eran sus padres, bueno. Podrían solucionarlo. Ella estaría bien. Habría Navidades y cumpleaños y todo este lío entre él y Lilly se arreglaría y todo podría estar bien después de todo y nunca volverían a hablar de ello. Agua bajo el puente, pequeña unidad familiar. Helados en verano. Nadar en el lago.

Podría funcionar pensó Francis, imaginando un futuro en el que el rifle que había deslizado bajo su cama para este momento estaba en cambio escondido en el armario junto a las escaleras donde lo guardaba cuando no estaba de servicio, apoyado en la esquina trasera con los paraguas como un accesorio en una película muda de humor. Había esperado en la cocina hasta que Lilly tuviera un cliente en la floristería de abajo antes de ir a buscarlo, y de eso hacía ya una semana. ¿Todavía estaba seguro de que eso era lo que tenía que hacer? ¿Matar a la madre de su hijo? ¿Por qué? ¿Por venganza? ¿Porque ella estaba demasiado lejos y lo había estado durante demasiado tiempo? No se sintió enfadado de la forma en que vio a los hombres asesinar a sus esposas en la televisión.

No funcionaría, piensa Francis a continuación. El siguiente paso después de esto era el matrimonio, y alguna parte profunda de él - algún rincón primario de su subconsciente que sabía cómo tendría que terminar esto - sabía que no podía hacer esto mucho más tiempo. Meri no arreglaría a Lilly, porque nada podía arreglar a Lilly. Era la misma cadena de acontecimientos que había visto en todos los Tipos Verdes que había matado en la COG, y nunca había cuestionado esos diagnósticos, hechos por otra persona detrás de una pantalla de ordenador a cientos de kilómetros de distancia.

Sí, era ahora o nunca. Ahora, o no pararía en los próximos dieciocho años, y cuando Meri se mudara lograría finalmente matarlo, si es que él no lograba hacerlo primero. Irse era imposible, ¿quién sabía lo que haría en su estado? ¿Y si se volvía loca?

(Francis no oye ahora el agua hirviendo que roza el escalón más bajo, los zócalos que rodean el mostrador de la caja, que baja por los escalones hasta el sótano, donde no ha pisado durante meses y meses. ha estado gritando hacia arriba y Francis ha estado gritando hacia abajo. una conexión perdida. una pizca de destino)

…o mató a su niña, o mató a otra persona…

(la COG lleva semanas rodeando las afueras de la ciudad y por la noche entran marchando a la casa donde duerme francis que ellos llaman "guarida" y "cubil". desde el apartamento lilly no le permite salir ve la misma repetición de un cielo claro sin fondo con el lago debajo desde la ventana del dormitorio y todo está bien en su mundo, ha sido tan ingenuo, él, con toda su experiencia con los tipos verdes, con ser uno él mismo, cómo ha podido dejar que esto ocurra ella ha matado a cuarenta y ocho personas para cuando el incidente de cornualles comienza propiamente y nadie sabe, ni dentro ni fuera, exactamente cómo lo hizo o exactamente dónde fueron…)

…no, necesitaba hacer esto. Por sí mismo. Por su niña.

Por Lilly, para acabar con su sufrimiento.

Así que aquí está mientras el agua hirviendo sube en el primer día del resto de su vida. Su novia y mejor amiga desde que tiene uso de razón está tumbada en la cama y es hermosa y terrible, una hoja contorsionada para cortar la fina carne de la realidad con la precisión de un bisturí de cirujano. La forma en que ella le llama le pilla desprevenido en su suavidad, es amor, Francis, ¿puedo verla? y él sonríe y se sienta en su lado de la cama y ella está tumbada en su lado de la cama y, por un momento, ve todas las razones por las que la ha amado, expuestas ante él como el mapa de un cartógrafo. Aquí está el punto en el que te convertiste en rana, dice, y aquí está el punto en el que ella hirvió el agua. Aquí está el plexo solar de tu deseo. Aquí está tu nadir en sus ojos, en la forma en que ella te miente tan uniformemente, te hizo pensar que eras tú el que estaba cayendo en las garras de una condición de clase 4. Ella ha construido esta casa como ha construido sus rituales, y ha construido sus rituales como te ha reconstruido a ti - remendado y tambaleándose en un desprecio interminable, un animal que se enreda solo más, tan seguro como el agua sube e hierve para un dios viejo y hambriento.


@
@
@

"Te quiero", dice Francis.

"Tócame", dice Lilly.


@
@
@

El lago es rojo. Llena las calles de North Access e inunda todos los bosques, los pequeños arroyos y riachuelos. Busca a los escondidos. Arrastra a los debilitados. Hierve todo lo que encuentra a su paso con la justicia del señor…

…y Francis la toca, primero pasando el bebé a sus brazos, luego tomando ambos lados de su cara entre sus manos.

"Te quiero", repite. No sabe por qué la quiere todavía, después de todo lo que le ha hecho. ¿No debería odiarla? ¿Por qué no la odia?

Porque prefieres que te traten como una mierda a arriesgarte a estar solo, dice una voz en lo más profundo de su ser, y al mismo tiempo anhela la otra vida, aquella en la que ella está mágicamente reparada. Lo repite como una oración en su mente, me-las-arreglaría-para-llegar-a-fin-de-mes-de-alguna-manera-y-te-protegería-a-ti-y-a-Meri-de-alguna-manera-y-te-amaría-de-alguna-manera-hasta-que-ya-no-pudiera,-cuando-sea-o-donde-sea,-encontraría-una-manera-de-creer-que-me-amas-y-me-tratas-bien-y-seguiría-dejando-pasar-las-cosas-y-estando-cansada-y-sin-saber-por-qué-y-teniendo-que-decirme-y-que-me-digas-lo-inútil-que-soy-y-que-esperes-el-día-en-que-quieras-sexo-de-nuevo-y-otra-vez-no-puedo-impedirlo-porque-me-congelo-de-terror-y-te-seguiría-amando-por-Meri-y-por-esa-vida-y-por-quien-solías-ser-no-importa-si-me-lleva-diez-años-o-veinte-años-o-por-el-resto-de-mi-vida-tiene-que-haber-una-manera-de-que-pueda-seguir-fingiendo-para-siempre…

Ella se aparta, bruscamente, hacia la puerta y, de repente, llega el momento, porque la distrae el agua que empieza a acumularse debajo de la puerta de su dormitorio, el agua que emite vapor.

"¿Francis?", dice ella sin mover la cabeza, y él aparta las manos y recurre sin ruido a alguna reserva de soldado de la COG que lleva dentro para ir a por la pistola, debajo de la cama, y casi se le escapa. "Hay algo que tengo que decirte…".

Pero no termina de decírselo, porque en otros pocos segundos está muerta y Francis coge al bebé y sale corriendo del agua. Irrumpe en el dormitorio para encontrarlo hasta los tobillos en el último piso de su casa, abrasando su carne como un cuchillo caliente. El pueblo entero no descansa en un cráter: ¿cómo diablos subía el agua? Meri está gritando por el sonido del disparo y Francis está tan conmocionado en el silencio, entre el escaldado de su propia carne y la muerte de su mejor amiga en el mundo y el hecho de que el agua ha sumergido todo excepto el pasillo a su izquierda, y no hay manera de ir al principio y luego, de repente, la hay.

Francis no registra mucho de las siguientes 80 horas. No cree que haya corrido tanto tiempo en su vida. Sube las escaleras al final del pasillo y está al lado de la puerta más cercana con los paraguas con la pistola de comedia negra de película muda y está corriendo más allá del baño donde solía despertarse e ir a vomitar en las noches después de concebir a Meri, y está corriendo más allá de la cocina donde ella se sentaba y le decía la mierda que era, y pasa corriendo por el dormitorio donde su cuerpo está tendido muerto en la cama y pasa por el cuarto de los niños vacío y sube otro tramo de escaleras y está en el armario de los paraguas otra vez y sube y sube y el agua sigue subiendo y el bebé pesa en sus brazos pero deja de llorar eventualmente y de vez en cuando la puerta del dormitorio se cierra o algo grande y oscuro se retuerce en la bañera y Francis no se detiene, no mira para ver si viene la inundación, no se detiene ni siquiera por los hombres que lo persiguen en equipo blindado. Huye de un dios antiguo y omnipresente en el lago de abajo al que se ha encadenado en un ritual que no se ha intentado desde hace mil años. Huye de algo que no puede ubicar: ¿su propio miedo, o de la casa? ¿De Lilly? ¿De los hombres con armadura negra? ¿De Access North? ¿Cree que si corre lo suficientemente lejos y lo suficientemente rápido ya no saldrá a la superficie donde empezó? ¿Está huyendo de una especie de concepto antiguo, un espíritu de inundación y de pasajes interminables que ahora lo prenderá por el resto de su vida?

¿Montauk? ¿Era eso lo que temía, aunque no pudiera ubicarlo? ¿Incluso cuando recorre la misma pista sin cesar en sus sueños? Montauk, como está escrito en los textos antiguos. El miedo que presiona. La mano del dios rojo.

Corre hasta que las bombas de gas que lanzan por las escaleras le hacen estar demasiado cansado para continuar, y así se acaba.


Notas de Pruebas de SCP-4231-B

El 01/12/1989, los investigadores iniciaron una intensa serie de interrogatorios a SCP-4231-B sobre los detalles del Procedimiento Montauk - que había sufrido varios meses antes - y sobre la naturaleza de su acoso y abuso sexual a manos de SCP-4231-A. Al comenzar la operación, SCP-4231-B procedió a quitarse los zapatos y los calcetines, así como un pequeño recipiente de esmalte de uñas. A continuación, comenzó a aplicar silenciosamente el esmalte de uñas (coloración "Beach Pink") en las uñas de los dedos de los pies y de las manos. Tras 45 minutos de pintura continua, el Agente Youlen recibió permiso por supervisión para retirar la pintura de las inmediaciones de SCP-4231-B, para poder proceder mejor al interrogatorio. El interrogatorio se reanudó 2 minutos después. SCP-4231-B dejó que las uñas de los dedos de las manos y de los pies se secaran durante aproximadamente 10 minutos, durante los cuales no habló con los investigadores. Después de 10 minutos, SCP-4231-B sacó un segundo frasco de esmalte de uñas de su zapato izquierdo (coloración "Gecko Green") y comenzó una segunda capa de pintura. Este ciclo de confiscación y reaparición de frascos de esmalte alternativos continuó durante 5 horas, momento en el que se abandonó la prueba. SCP-4231-B no respondió a ninguna pregunta en ese tiempo.

El 23/03/1990, los investigadores iniciaron una intensa serie de interrogatorios a SCP-4231-B en relación con los detalles del Procedimiento Montauk y con la naturaleza de su acoso y abuso sexual a manos de SCP-4231-A. SCP-4231-B, al sentarse en la mesa de interrogatorio, comenzó a sacar inmediatamente grandes cantidades de pestañas postizas de los bolsillos de sus pantalones. En contra de las expectativas de los investigadores, SCP-4231-B comenzó a adherir las pestañas a sus muñecas de forma superpuesta y circular, mientras evitaba todo tipo de interrogatorio. La prueba se abandonó al cabo de tres horas, tiempo en el que SCP-4231-B había adherido 548 pares de pestañas postizas en sus brazos. Al final de la prueba, SCP-4231-B pronunció su única respuesta a los investigadores:

Agente Youlen: ¿Qué carajo estás…

SCP-4231-B: Haciendo que mis brazos se vuelvan peludos.

El 14/02/1991, los investigadores empezaron el interrogatorio anual de SCP-4231-B sobre los detalles del Procedimiento Montauk y sobre la naturaleza de su abuso sexual a manos de SCP-4231-A. A mitad del interrogatorio, después de no haber dado ninguna respuesta hasta el momento, SCP-4231-B presentó un único portaobjetos de microscopio. SCP-4231-B no dio más respuestas al interrogatorio durante el resto de la sesión.

El portaobjetos presentado por SCP-4231-B fue objeto de una extensa investigación de 4 meses de duración por parte de los equipos de ingeniería de contención de SCP-4231, SCP-231 y SCP-2317. Después de que fracasaran la microscopía óptica, la evaluación química y física y los intentos de relacionar el objeto con secciones del Códice de Erikesh, se utilizó la microscopía electrónica para buscar otras características en el portaobjetos. El objeto resultó ser un portaobjetos de microscopio completamente en blanco, sin propiedades anómalas.

A fecha de 21/03/2017, ninguno de los exactamente 28 interrogatorios anuales de SCP-4231-B en relación con sus abusos sexuales y el procedimiento Montauk ha resultado en información adicional, aunque el procedimiento de interrogatorio continúa anualmente. Véase el documento SCP-4231-B-1 para la relación completa de todos los interrogatorios.


eso es 'doctor' capullo para ti

En mayo de 1990, los psicólogos de la Fundación determinaron que los síntomas psicológicos de SCP-4231-B empeoraban significativamente en la contención continuada, y presentaron una solicitud para que SCP-4231-B pudiera trabajar y vivir como empleado de la Fundación, utilizando su amplia experiencia de campo como agente de la COG para ayudar al programa de evaluación de Tipos Verdes en ciernes. A pesar de permanecer recluso y desafiante con respecto a su salud y su vida en North Access, SCP-4231-B fue considerado un individuo de bajo riesgo y relativamente estable capaz de realizar trabajo ligero. A finales de 1990 se le concedió permiso y acceso a los cursos de la Universidad.

Los procedimientos de contención modernos de SCP-4231 consisten en la supervisión, el interrogatorio anual y el sometimiento obligatorio a pruebas sobre el estado actual de sus capacidades. El estatus de SCP ha permanecido intacto, aunque en los últimos años se ha considerado su eliminación en lugar de la clasificación de Persona de Interés (PdI) para coincidir con la rutina actual de SCP-4231-B de una vida cotidiana relativamente normal con pocos efectos anómalos, salvo por los continuos síntomas de TEPT durante las horas de sueño y los síntomas disociativos típicos de los traumas, los cuales se reducen en un entorno menos implicado por la Fundación.

SCP-4231-B habrá cumplido 30 años al servicio de la Fundación a partir de 2020.


Tres Escenas de una Nueva Industria Emocionante

Leopold, Cornualles, a doce millas de North Access, 3 de julio de 2016

Cayó el crepúsculo, y como lo habían hecho desde el lunes por la noche, los ancianos observaron atentamente.

The Green era un viejo bar en la calle principal de Leopold. No había cambiado desde los años 70, y a los hombres les gustaban mucho las cosas que no cambiaban. Allí estaba el viejo taburete en el que tal o cual se había dado un golpe, por aquí, las muescas de los cuchillos en el mostrador donde un largo y enrevesado ir y venir había terminado de forma irónicamente anticlimática; había habido un rugido de desaprobación cuando habían intentado añadir un router Wi-Fi para la clientela más joven, un motín parcial cuando quitaron un viejo cuadro con agujeros de dardos.

Los hombres de Leopold - al menos los que no se habían mudado desde la jubilación, se habían trasladado o habían pasado a mejor vida, se habían ido a Londres a vivir en una casa o habían decidido pasar sus últimos años en el extranjero - eran granjeros y ganaderos de las afueras que se negaban a marcharse, y preferían tenerlo todo tal y como estaba. Esta noche había cuatro de ellos en particular, y no se habrían quedado hasta tan tarde si no pareciera que se avecinan cambios en el horizonte para que los vean y se quejen en la cafetería que hay varias puertas más abajo por la mañana. El propietario del bar y su encargado - Dan se llamaba, un hombre gordo de casi setenta años que había dirigido este bar igual que su padre - se inclinaba de vez en cuando sobre el mostrador para ver por la ventana delantera, donde los otros tres estaban sentados en silencio, con cervezas entre ellos, esperando.

"¿Todavía no hay nada?" Llamó mientras la luz gris se filtraba a través de los viejos edificios de ladrillos, y se desvanecía hacia la autopista más allá. Recibió un coro de "no" y "todavía no" como respuesta.

"¡Oh, te lo diremos cuando vengan, Danny!", gritó Christopher. Con 80 años y contando, Christopher siempre era ruidoso. Les habían dicho que un caballo lo había golpeado en la cabeza cuando era joven - que lo había dejado medio sordo a los 8 años - pero nunca habían podido saber si iba en serio.

"Sí, te lo diremos", dijo Arthur, significativamente más suave. Era el más joven de ellos, con 53 años, y todavía trabajaba en la granja donde tenía sus vacas y caballos. No se había molestado en cambiarse el mono para esto. Le parecía demasiado emocionante. Una parte de Arthur se preguntaba si se estaba haciendo viejo, si esto era lo más emocionante que podía ser su vida hoy en día.

Dan desapareció de nuevo en la cocina. Peter bebió larga y lentamente, pensativo, observando la carretera agrietada. Era un hombre alto y delgado, con grandes gafas circulares del grosor de la mina de un lápiz, que llevaba casi treinta y cinco años como profesor de la escuela infantil local. Peter daba la impresión de que estaba aquí no para ver cómo cambiaban las cosas, sino porque había visto algo inquietantemente insólito en lo que estaba ocurriendo al sur de Leopold. Tal vez incluso lo había anticipado.

"Ya vienen", dijo Peter, dejando su cerveza sobre la mesa con un suave golpe.

"No, no vienen. No te hagas ilusiones, Pete", dijo Christopher. "Mira por la carretera. Todavía no viene nadie".

"Son las 10", consideró Arthur. "¿Cuándo vinieron anoche?"

"Deben haber sido alrededor de las once", se burló Christopher, "Debo haber tomado tres cervezas cuando vinieron anoche, no puede haber sido…"

Peter levantó el dedo índice. Los dos dejaron de hablar.

"Miren", dijo, paralizado. "Están aquí".

Los tres miraron hacia la carretera y vieron el primer camión en el horizonte.

El vehículo era tan sorprendente porque parecía nuevo. Brillante y sin marcas, de color azul marino. Se trataba de un semirremolque de plataforma, que apenas cabía en el carril izquierdo de la calle principal con las luces encendidas; la carga estaba cubierta con una lona de color canela y un cordón, pero cuando rebotó en el viejo bache que había frente al bar, Peter entrecerró los ojos detrás de sus gafas y pudo ver las vigas de acero que llevaba debajo. Diez o doce, calculó.

"Vigas", repitió Arthur, bajando la cabeza para mirar por debajo. "¿No trajeron vigas ayer?"

"Se necesitan muchas vigas para construir una fábrica, me imagino", dijo Christopher. "¿Recuerdas cuando hicieron la planta de jarabe de maíz en Lenning? Dios, nunca había visto tanto acero en mi vida… ¡Oye, Danny! Están aquí". Bramó en la cocina.

"¿Qué?" gritó Dan desde la cocina. "¿Qué has dicho? ¿Ya están aquí?"

"¡Sí! ¡Sí! ¡Venid a ver!", gritó Arthur. Peter los ignoró, con las manos haciendo rodar la fría botella entre sus palmas. Efectivamente, ya estaban aquí.

Dan salió a trompicones de la cocina con una botella de whisky y tomó asiento en el extremo de la mesa, mirando hacia la ventana. Arthur y Christopher empezaron a informarles, deleitándose en su horror compartido por la situación, como si el propio camión hubiera mancillado de algún modo su hogar.

"¡Vigas! ¡Más vigas! Tendrías que haberlas visto", gritó Christopher. "Dios, ¿cuántas vigas crees que necesitan?"

Más faros brillaron en la cima de la colina. Esta era una camioneta, de nuevo nueva, de nuevo sin marcar. Esta vez era blanca. Los cuatro entornaron los ojos al unísono para intentar ver por las ventanillas traseras, solo para encontrarlas tintadas por la luz del bar. Murmuraron su descontento. El siguiente fue una furgoneta en las mismas condiciones, y el siguiente, un semirremolque. Para cuando el siguiente camión de plataforma pasó por el bache -esta vez con dos bobinas de cableado eléctrico cargadas en la parte trasera- los cuatro habían empezado a discutir de nuevo sobre lo que se suponía que estaban haciendo.

"Una fábrica de pegamento", dijo Arthur con incredulidad. "En Access North Nadie ha estado en Access North en treinta años, ¿y de repente deciden construir una fábrica de pegamento allí?".

"Te digo que los compraron", dijo Christopher. "Alguna empresa vio la propiedad y se la compró al gobierno".

"¡No puedes comprar la tierra al gobierno, Chrissy! No funciona así", gritó Arthur. "North Access ni siquiera estaba en venta. Lo habríamos sabido si hubiera estado en venta".

"No lo entendéis. Un hombre no compra toda una ciudad fantasma por una fábrica. ¿Y dónde creéis que van a vivir los trabajadores?"

"No en Access North, eso es seguro", dijo Christopher. "¿Supones que saben lo de la inundación?"

"No fue una inundación", interrumpió Dan. "Nos mintieron. No fue una inundación en absoluto".

"Dan tiene razón, Chrissy. Fue un incendio lo que arrasó, ¿no lo recuerdas?", dijo Arthur. Christopher hizo una mueca y negó con la cabeza.

"Pete vio lo que pasó, ¿no es así, Pete?"

Y Peter lo había visto.

La madre de Peter había pensado que siempre había algo en él. Ella era una de las creyentes de los niños del velo nacidos con poderes especiales, creía que él era sensible de una manera que ella no lo era. En realidad, Peter había sido más que sensible, pero no lo había sabido hasta varios años después de la muerte de su madre, cuando el adolescente de la pistola había llegado a la entrada de la guardería de colores brillantes de Leopold y había tirado la puerta.

Pero ésa era otra historia. Y después había ocurrido lo de Cornualles.

Peter había salido del trabajo a finales de julio de 1989 con una sensación no muy diferente a la que había tenido no más de veinte minutos antes de que llegara la figura con la pistola, y cuando llegó a casa había vagado al principio, vagado como un perro perturbado por una tormenta. No había ninguna emoción definitiva detrás: ¿debía esconderse? No tenía miedo, digamos. Estaba inquieto. ¿Esperando un mensaje?

Y entonces, de repente… Peter había sido arrastrado.

Fue emocionante. Peter nunca había sido religioso, pero la sensación era parecida a ver a otro en una tundra vacía en la que uno ha vivido solo toda su vida. Era como ver una ciudad resplandeciente, o intuir que estaba cerca. Recordó a los sabios que su madre había insistido en que aprendiera, las historias que nunca creyó. Recordó la estrella.

Algo está pasando, pensó Peter.

Y así había conducido en dirección a Access North y el calor había aumentado. Y había conducido más cerca de él y el calor se sentía ardiente. Y se había alejado un kilómetro y el calor era abrasador, y se había salido de la carretera y se había tropezado con un terror blanco para encontrar una visión que no podía concebir a los demás. ¿Qué era la realidad en este caso, en el espacio delante de él, al principio de los árboles? Gotas de aceite escupiendo de una sartén caliente en una estufa: ¿era esto lo que estaba presenciando, si no era a media milla de distancia? ¿Cómo podía explicar que un espacio del mundo estaba hirviendo cuando solo su tercer ojo podía ver el daño tumultuoso de una marea desbordada, un sumidero que había estado allí durante milenios hundiéndose hacia un río fundido de roca y hueso ante él mientras el tejido superficial de árboles y hierba permanecía intacto como un espejismo burlón?

"No he visto nada", dice Peter.

Otro camión pasa por el bar, y Peter termina su declaración con un sorbo de su bebida.

Estaban construyendo. No estaba seguro de quiénes eran, ni de lo que hacían, ni de si podían ver o incluso percibir el desolado cráter humeante en la realidad que había quedado donde antes se levantaba North Access, Cornualles. Pero Peter estaba observando. Y tenía miedo.


Si hace cuarenta años le hubieras dicho a Robert Scranton que su padre tenía razón en sus suposiciones sobre cómo estabilizar la realidad, y que había estado en el camino correcto para construir un dispositivo que pudiera hacerlo con éxito a voluntad, probablemente no te habría creído. Su padre - Arnold Scranton - lo había educado para que asumiera su propio papel en la Fundación cuando muriera, y a medida que Arnie había envejecido y estaba más senil, Robert tenía cada vez más dudas sobre qué demonios estaba planeando hacer exactamente. Los textos oscuros y antiguos tienden a ser poco fiables, y los textos oscuros y antiguos en lenguas extrañas comprados en una casa de subastas de MC&D tienden a ser muy poco fiables. La única forma en que su padre había sido capaz de leerlo era porque había conseguido que una vieja bruja con cierto conocimiento de la magia antigua lo tradujera.

Por supuesto, todo eso había sido antes de que Robert naciera. Si hubiera podido opinar sobre las fuentes principales de las que su padre extraía sus consejos de ingeniería, habría apuntado a algo más establecido. Tal vez le hubiera pedido que se retirara de la industria. De hecho, la industria automovilística había sido el plan de respaldo personal de Rob en el caso de que su padre hubiera estado realmente loco; él, por su parte, no había obtenido un título de ingeniero para andar a tientas con la vieja magia ritual. No es que nadie fuera del grupo personal de ingenieros de Rob necesitara saber sobre esa parte del proyecto.

Pero ahora, aquí estaba él. Y era 2016, y el O5 había decidido construir una fábrica.

Una fábrica. Ahora bien, eso había sido una sorpresa para Robert Scranton, pero después de varias décadas en las que la Fundación dependía cada vez más de las Anclas de Realidad Scranton para todo, desde la contención hasta las operaciones de las fuerzas especiales, el mundo tenía de repente una necesidad. No sería una fábrica grande, solo el espacio suficiente para dedicarlo por completo a su construcción, un taller específico para Robert y sus exactamente 24 ingenieros de contención. El lugar que había elegido el O5 necesitaría unos cuantos anclajes propios, pero ya era una zona inerte en un lugar de contención, un poco apartada, situada sobre un viejo establo que habían demolido. Tenían una historia de portada y todo. Era glorioso.

Lo único que les impedía pasar sin problemas de un laboratorio en el Sitio-88 a una operación totalmente dedicada en Cornualles era la cuestión del suministro: lo que necesitarían para los rituales. Y Robert había dejado muy claro al O5 a qué se refería exactamente cuando decía suministro. Le habían asegurado que donde hubiera demanda, habría suministro; le habían dicho que el mundo había seguido el ejemplo de la Fundación en el desarrollo de anclas de realidad, y le habían proporcionado una cuenta considerable para pagar lo que necesitaran. Robert no estaba seguro de lo que esperaban que él y su equipo hicieran con el dinero: ¿esperaban que lo hicieran todo, que se abastecieran ellos mismos? Porque eso no era en absoluto asunto de Robert. Hasta ahora, solo habían utilizado el viejo suministro de los años 80, pero se estaba agotando rápidamente.

Pero todo eso estaba bien. Ya se las arreglarían, estaba seguro. Todo iba muy bien para él… y estaba a punto de llegar hasta el final, al menos hasta que la fábrica estuviera terminada.


4 de abril de 2016. 1000 horas. Instalación No Revelada en Newcastle, Inglaterra.

Aquí está D.C. al Fine ante él mientras se sientan en los archivos, rodeados de viejas estanterías de madera que se extienden hasta el tragaluz de arriba. La claraboya está equipada con rayos láser, según sabía Coda. Si se miraba con atención las sombras que se proyectaban sobre el suelo enmoquetado hasta el cruce de archivos atados con carne humana y registros calcinados de agentes de la COG hace mucho tiempo, uno podía incluso ver sus delgados fantasmas recorriendo la habitación. Realmente rompe la treta, piensa Coda; le hace recordar que justo al otro lado de la puerta había un laberinto de pasillos de acero, salas de control y, bastante más abajo, un hospital de agentes heridos y moribundos. Un agente de la Fundación en esta sala sería capaz de adivinar todo el plan en medio segundo con solo mirar los pernos de hierro semiocultos en los zócalos del norte.

Una persona normal se vería muy distraída por el constante zumbido de las charlas de radio de todo el mundo que le llegan al oído en todo momento, pero Coda lleva tanto tiempo haciendo este trabajo que apenas le molesta. Sentados en la sala, los dos bañados en luz, sus respectivos trabajos se revelan fácilmente; D.C. con un traje marrón a medida removiendo el azúcar en su té, y Coda con un jersey de género ambiguo y vaqueros, pálido y ojeroso, levantando el micrófono de sus auriculares lejos de su boca para beber el suyo. Cerca, pero no demasiado cerca; dos máquinas funcionando milagrosamente en perfecto paralelo. Arcos de violín suspendidos en una sinfonía. Tenues sombras de rayos láser en una sala polvorienta.

D.C. está preocupada, y Coda es incapaz de precisar exactamente qué es lo que le preocupa. Coda observa las pequeñas señales en su rostro que muestran que ha perdido el descanso recientemente con el vago interés de un perro viejo que observa a su amo. Toman su té negro y amargo de una tetera de acero situada a la izquierda de la mesa, y dan un sorbo mientras escuchan cómo un agente en Francia sale despedido de su motocicleta por una bomba de tubo que se materializa milagrosamente. La cacofonía resultante es audible desde los auriculares de Coda hasta donde está sentada D.C. Trata de no prestarle atención, pero no puede evitar una mueca de disgusto ante las angustiosas entonaciones que se suceden: las palabras son confusas y en varios idiomas, pero al haber sido él mismo un agente sobre el terreno durante muchos años, sabe exactamente lo que están diciendo y le aterra el sonido. Coda se detiene a recoger un hilo perdido en la manga de su jersey para bajar el volumen al ver su leve reacción. Fue un gesto un tanto amistoso, pero D.C. no puede evitar imaginarse al agente aturdido y moribundo en medio de una autopista francesa, ajeno a que había dos personas conscientes de su situación tomando tranquilamente el té a varios miles de kilómetros de distancia.

Coda se aclara la garganta. "París lo tiene", dice, como si eso pudiera evitar que el agente fuera atropellado y muerto por un monovolumen en los inminentes minutos. D.C. asiente. Puede oír el tenue y monótono traqueteo del despachador de París cortando el caos que susurra el auricular de Coda. Una parte esperanzada de él imagina que se puede hacer algo, pero sabe que las posibilidades de supervivencia del agente disminuyen con el número de carriles de la autopista.

"En qué mundo vivimos", comenta, "Qué mundo, Coda".

A Coda le toca asentir. Suspira y se mueve ligeramente en la vieja silla de caoba.

"Efectivamente", responde, solo para seguirle la corriente.

Hay pájaros haciendo un nido en el lado de la claraboya. D.C. trata de concentrarse en los dos petirrojos sin plumas para apartar su atención del caos que supone la existencia cotidiana de Coda. Coda también los mira y se pregunta si los rayos de seguridad los atraparán antes de que puedan salir volando. Se estaba aburriendo, pero sabían que no debía apresurar los comentarios de D.C. cuando éste convocaba esas reuniones; a veces, D.C. no llegaba a hablar de nada en absoluto, y se quedaban sentados en silencio escuchando el reloj de la chimenea que marcaba el tiempo de su almuerzo. Coda siempre pensó que ésas eran especialmente aburridas, y tendía a dirigir su atención a los interminables dilemas de su auricular más por entretenimiento que por otra cosa.

D.C. deja su té en el platillo.

"Voy a comentarle una idea", dice, "y necesito que me escuche hasta el final antes de decirme que no".

Coda levanta una ceja. Mientras D.C. había estado observando a los pájaros en los rayos láser, el equipo de París había estado intentando sacar al agente de la carretera en plena hora punta de tráfico, pero la nueva propuesta era lo suficientemente intrigante como para atraer la atención del agente más joven hacia los acontecimientos de la polvorienta biblioteca.

D.C. toma aire.

"Estaba pensando en reanudar la campaña Ichabod", dice.

"Hm. No", dice Coda, yendo a por otro sorbo de té.

"Si es el Incidente de Cornualles lo que le preocupa…"

"Incidente", ensaya la palabra en una media sonrisa académica, indagando, "Sabe, eso siempre me ha irritado, la palabra incidente. 1.200 personas hervidas vivas no es un incidente. 1.200 personas hervidas vivas es una masacre. Dicen que morir quemado es lo más doloroso que puede soportar el cuerpo humano, pero he buscado y no hay estadísticas sobre hervidos en la era moderna. Es como si nadie pensara que se puede hacer eso a una persona, olvídate de más de mil personas. Todos los registros sobre hervir a alguien hasta la muerte vienen de la edad media. El tipo de cosa que le harían a un prisionero, para humillarlo".

"Déjeme terminar, Coda", dice con sorprendente regularidad en su tono, pero Coda vuelve a dejar la taza sobre la mesa de roble y continúa, pensativo…

"Ya sabe, el sonido de la gente hirviendo-" hace una pausa, considerando-, "ya sabe, ahogarse es algo relativamente tranquilo. Las personas que se ahogan no suelen utilizar el precioso tiempo que tienen cuando salen de debajo del agua para gritar, así que los socorristas suelen aprender a detectar el lenguaje corporal en lugar de confiar en las señales auditivas. Ahora bien, el sonido de la gente quemándose es muy diferente. Obviamente, cuando uno se quema en la hoguera, va a ser terriblemente ruidoso al respecto…"

"…Coda…"

"¿Quiere un segundo Cornualles?", dice Coda de manera uniforme, sin una pizca de irritación en su tono. "Porque si quiere un segundo Cornualles, entonces por supuesto. Pondré a los equipos de limpieza de la Fundación en marcación rápida".

Coda no registra que ha cruzado una línea al principio, pero cae en la cuenta cuando la habitación parece tensarse, acercando cada vez más los rayos láser y sus sombras cortantes hasta el punto de sentir que se retuercen bajo la mirada de Fine. Deja su té y por un momento. Hay polvo y partículas en el aire. Se pregunta de dónde viene. Era una fachada, todo esto - la COG no era ni vieja ni sabia, no tenía bibliotecas ni archivos para guardar polvo de ningún tipo en los rayos del sol, ni polvo, ni ceniza, ni vapor -

"Si hace bien su trabajo", dice D.C. al Fine, "no habrá un segundo Cornualles".

El agente en Francia muere en los auriculares de Coda. Qué mundo es, sin duda.


23 de mayo de 1989

"Dime la verdad", dice ella.

Llevan una hora y media así y Francis Wojciechoski se retuerce en el suelo del baño frente a ella, sollozando. No está seguro de cómo ha llegado a este punto y no está seguro de que vaya a vivir más allá. Es una de tantas noches como ésta, pero esta noche ella le pide, por millonésima vez

"¡Dime la verdad!" Ella bloquea la puerta. Tiene miedo de lo que ella pueda hacer pero está tan cansado, tan jodidamente cansado y está sangrando de nuevo, así es como todo esto empezó, se había despertado sangrando de nuevo…

"¡No sé la verdad, Lilly!" Francis grita y su voz se quiebra. Ella es el monstruo con dientes de nuevo. Ella es la depredadora con cuernos, y él tiene miedo. La verdad que había dado había sido la verdad equivocada, y en otra vida, cuando esté sano y salvo en una cama en un campo de entrenamiento siberiano a cientos de miles de kilómetros de Access North, se preguntará si ella fingió no saberlo porque estaba horrorizada de lo que le había hecho. ¿Lo hizo porque sabía lo que le estaba pasando, que era ella, y no él, quien había estado en un lento y doloroso declive hacia la clase 4, para mantener esa negación? ¿Lo había hecho para aterrorizarlo? ¿Quería hacerle daño o se lo hacía a sí misma? ¿Era él un subproducto de su implosión? ¿Por qué lo negó… y por qué ella se lo hizo a él?

Hay terror en sus ojos. Él desea que sea la conciencia de sí misma. Ahora no está seguro de ello.

"Eres un mentiroso", sisea ella.

"¡No sé lo que quieres que diga!" Francis estalla, porque nunca ha estado más frustrado y asustado en su vida y nunca lo estará de nuevo. Grita con su última pizca de dignidad y su última pizca de autoestima, su último sentido de ser la persona que es y ha sido…

¡NO SOY UN MENTIROSO! NUNCA TE HE MENTIDO, ¡NO PUEDES INVENTARTE UNA MIERDA SOBRE LO QUE PASÓ!

Y entonces solloza. Y el baño está en silencio. Y Lilly está en silencio.

Y entonces ella dice en voz baja, como él la oye en sus sueños y en sus pesadillas, susurrada en los rincones oscuros de su casa, fugaz en las sombras, una oscura duda que acecha en su subconsciente y le persigue en su forma más potente, ahora y siempre:

(seguro como el agua sube en la marea; seguro como la turbulencia en un avión que sale de tucson, arizona en 1995)

"Dime la verdad…"


Inhala, exhala. Lo hace con facilidad. Alto Clef, mareado y con la respiración agitada por la pesadilla, apoya la cabeza entre las rodillas para no desmayarse mientras el horror puro empieza a abandonar su cuerpo.

Tarda unos minutos, pero vuelve en sí un poco, aunque todavía le duele el pecho por el pánico. Se estaba haciendo demasiado viejo para esta mierda. Tal vez la próxima lo mataría, piensa con amargura. A estas alturas era una estupidez, ya le quedaban treinta años para eso. Se dijo a sí mismo que lo había superado; tenía un nuevo nombre, un nuevo trabajo y, lo más importante, nadie lo sabía. O al menos, si alguien lo sabía, nadie se había acercado a preguntarle por ello, lo que siempre había sido su peor temor en ese sentido.

Estaba a salvo. Y cuando estaba despierto, sabía que estaba a salvo. Se trataba de un campo de entrenamiento de la Fundación en Siberia, y él vivía en el edificio situado en el centro del mismo; si alguien entraba sin avisar, lo sabrían en un instante. El sitio principal estaba a menos de una milla de distancia. Tenían suficiente artillería entre las dos áreas para derribar todo el maldito lugar si lo necesitaban, y en cuanto a los daños emocionales, el miedo a que volvieran a abusar de él de esa manera… bueno, nunca dejó que nadie se acercara lo suficiente como para intentarlo.

Así que las cosas estaban bien. No, en realidad, estaban muy bien. Alto pensó que no podían estar mejor. Claro, el TEPT era agotador, y la Fundación le daba palos de ciego haciéndole pruebas y entrevistas anuales; podía prescindir de ambas cosas. ¿Pero Cornualles? Eso fue hace mucho tiempo.

Sí, piensa Alto Clef mientras pulsa "play" en Desmadre a la americana, colocado actualmente en su portátil para estas noches exactas en las que las cosas no le llegaban al subconsciente; Cornualles no podía estar más lejos de él. Y él estaba a salvo.

Y las cosas estaban bien.


En el borde norte de una cámara de contención acuática en algún lugar del océano pacífico, 2005

El ancla de realidad registrada #4,345 de la Fundación no estaba segura de cuándo se había despertado. Le resultaba difícil saber la hora. Casi imposible, en realidad.

Podía decir que estaba flotando en una línea junto a otras anclas de realidad - podía sentirlas, revoloteando ligeramente en la distancia, justo fuera de su alcance. #4.345 se preguntó si también estaban despiertos, y si lo estaban, si recordaban algo de cómo habían llegado hasta aquí y qué estaban haciendo, aparte de mantener todo estable. Además, ¿cuánto tiempo había estado allí? ¿Qué había sido antes, en el oscuro y primordial remanso de realidad que sentía pasar a toda velocidad por su tercer ojo?

Con el paso del tiempo, #4.345 empezó a recordar algunas cosas sobre lo que solía ser. No siempre había estado aquí, flotando suavemente entre el agua a unos 5 metros del fondo del océano y el espacio de cuarta dimensión de Humes que lo abarcaba. A veces, #4.345 incluso tenía la sensación de haber formado parte de algo mucho más grande que el espacio que conocía. No tenía la capacidad de pensar mucho, y solo se planteaba estas cuestiones una o dos veces al mes antes de cansarse y volver a la deriva en su cadena, como siempre hacía, pero al cabo de unos años había sido capaz de empujar y liberar un único recuerdo.

Recordaba una casa.



@
@
@


@
@
@

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License