SCP-4009
Puntuación: +3+x

Han pasado dos días enteros.

Has subido Dios sabe cuántos pisos de este edificio, pasado por alto Dios sabe cuántas puertas con pitidos y rayos láser, y pasado a hurtadillas Dios sabe cuántos miembros del personal de seguridad. Has desafiado las Cuatro Estaciones de Vivaldi, esquivado los cañones de la Obertura 1812 de Tchaikovsky, navegado a través del Danubio Azul de Strauss. Atravesaste el Salón del Rey de la Montaña de Grieg, te encogiste de hombros con la Gota de Lluvia de Chopin, y pasaste el Anillo de Fuego de Wagner. Has desafiado las tormentas de Beethoven y zigzagueado a través de las armonías de Bach. Y ahora estás aquí. En el último piso del Ministerio de Música. Vivo, por alguna razón. Pero un poco empapado.

Examinas tus alrededores. Justo delante de ti hay un único y largo pasillo, mínimamente amueblado. Al final de ese pasillo hay una sola puerta. Esa puerta debería ser esa. Esa puerta está oculta tras gruesas capas de seguridad y peligrosas barreras musicales. No hay manera de que no haya cosas importantes detrás de esa puerta. Documentos confidenciales altamente confidenciales. Las respuestas a todas tus preguntas. Por eso te arrastraste hasta aquí.

Respuestas, maldita sea. Sólo quiero saber por qué las cosas terminaron así.

Te escurres el agua de mar y el agua de lluvia de tu suéter en una maceta y te diriges hacia la puerta.

Le das un giro a la perilla del sensor de huellas dactilares. La puerta no está cerrada. Podría ser porque la última persona que se fue olvidó de cerrar la puerta. También podría ser porque las medidas de seguridad anteriores negaron cualquier necesidad de cerraduras en las puertas. Podría ser también porque eres simplemente demasiado insignificante para merecer cualquier forma de reconocimiento.

La puerta se abre a una pequeña habitación llena de cajas de Mozartkugeln, libros de partituras de Mozart, figuritas de Mozart, carteles de Mozart, recuerdos de Mozart, biografías de Mozart, felpas de Mozart, juguetes sexuales de Mozart (??), muñecas hinchables de Mozart (????), todo de Mozart. Este lugar parece ser la mazmorra de un fanático, la pura concentración de la opresión de Mozart hasta el punto de ser ridícula.

A esto no ayudó en absoluto el gigantesco póster de Mozart en la pared de enfrente.

brozart.jpg

Resoplo. "El Gran Hermanozart te Vigila". Dios, ¿cómo de edgy se va a poner este chico? Es la cosa más tonta y cursi que has visto en toda tu vida. ¿En qué estaría pensando con esto? El eslogan es demasiado tonto para ser intimidante. ¿A Mozart le gusta imaginarse siendo observado por Mozart mientras se pajea pensando en Mozart?

Bueno, tal vez no hay que pensar en eso…

Percibes una forma rectangular que apenas se ve en la parafernalia de Mozart. Al examinarlo más de cerca, es un pequeño portátil sobre una mesa. El portátil está abierto. La capa de polvo en la pantalla sugiere que la última persona que la usó olvidó apagarla hace mucho tiempo.

Te sientas en una pila de cajas de Mozartkügel y miras el portátil. Hay unas quince pestañas de Internet abiertas y parece que todas son sobre Mozart. No te sorprende. Este chico realmente tiene un problema. Piensas en enviarlo a un terapeuta. Aunque sabes que no puedes porque sabes que no te van a tomar en serio de todos modos.

Sin embargo, hay una pestaña que destaca y llama su atención. No es algo de Mozart, pero tiene el acrónimo "SCP".

Recuerdas haber oído hablar de la Fundación SCP en el gramófono. Recientemente han estado transmitiendo algo sobre la firma de un tratado de alianza con la Fundación SCP o algo así. Esta Fundación SCP es aparentemente una especie de organización poderosa del mundo exterior que maneja las relaciones entre el mundo humano y el sobrenatural y lleva a cabo investigaciones sobre fenómenos inusuales. Las transmisiones no dijeron mucho más al respecto, aparte de que la alianza con la organización no debería ser algo de lo que preocuparse.

Te preguntas de qué se trata esta alianza, si la Fundación SCP puede hacer algo para ayudarte. Ayudar a todos aquellos que están siendo oprimidos por Mozart. Ayudar a todos los compositores y músicos del pasado, presente y futuro.




.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.



SCP-4009

mozartstreet.jpg

Fotografía de calle tomada en SCP-4009

ítem #: SCP-4009

Clasificación del Objeto: Seguro

Procedimientos Especiales de Contención: El sistema de castas ejercido por la población de SCP-4009-A debe mantenerse a perpetuidad. El Protocolo de la Alianza Fundación-Mozart debe ser defendido constantemente para asegurar el orden social dentro de los límites de SCP-4009. Los detalles del Protocolo de la Alianza Fundación-Mozart están disponibles para el personal con Nivel de Autorización 3/4009 y superior. SCP-4009 es por lo demás autocontenido y requiere procedimientos de contención mínimos.

Descripción: SCP-4009 es una ciudad-estado totalitaria extradimensional que cubre un área de aproximadamente 900 km², ubicada en la región austro-alemana. SCP-4009 es arquitectónicamente similar a la ciudad de Praga, y consiste en edificios en una variedad de estilos que van desde el Renacimiento hasta el Victoriano. SCP-4009 es normalmente inaccesible para los seres humanos a menos que se cree una apertura interdimensional.

SCP-4009 está poblado por entidades humanoides denominadas SCP-4009-A. Las instancias de SCP-4009-A se parecen físicamente a Homo sapiens, pero están compuestas aproximadamente en un 60% por ondas longitudinales anómalas y no requieren sustento físico ni envejecen por razones biológicas. Una característica distintiva de SCP-4009-A es que cada instancia individual corresponde a un compositor y/o músico clásico bien conocido que ha fallecido (por ejemplo, Wolfgang Amadeus Mozart, Franz Schubert, Richard Wagner). La concepción de las instancias de SCP-4009-A es un proceso poco comprendido en el momento de escribir este artículo, aunque se ha planteado la teoría de que las instancias se manifiestan espontáneamente al fallecer sus contrapartes humanas.

Piensas en todos los compositores famosos que has visto aparecer. Bach, Haydn, Liszt, todos esos tipos. Recuerdas cómo decían que se sentían como si hubieran regresado a la tierra bendita donde nace la música, o algo por el estilo. Recuerdas haberles dado la bienvenida a este paraíso de los músicos. De repente te das cuenta de la edad que tienes.

Haces una pausa en la lectura. Te concentras en ese razonamiento por un momento. Los recuerdos empiezan a inundar tu cabeza.

Recuerdos de un tiempo más feliz cuando el cielo no estaba inundado por Mozart. Un tiempo más feliz cuando el cielo era un lugar mucho mejor.

Tus recuerdos del pasado se han empañado con el tiempo, pero aún permanecen a pesar de toda la propaganda que ha sido bombardeada a tus oídos durante las últimas décadas. Cierras los ojos y piensas en el pasado.

Por un momento, te sientes en paz. Esta tierra era libre y democrática. Los compositores y los músicos tenían los mismos derechos, los mismos derechos, y los chicos que llegaron a estar en el canon musical principal - es decir, a cargo - siempre estaban actualizando sus estilos y aspiraciones para adaptarse mejor al clima artístico actual. Hubo a menudo apasionados debates sobre ciertos estilos musicales, pero ninguno de ellos estuvo a punto de dañar el canon musical tal como estaba. La vida era justa y buena, y al final del día, todo el mundo era un músico clásico, y una pasión mutua por la música y el arte mantenía a todo el mundo unido.

Las cosas son diferentes ahora. No tienes ni idea de cómo sucedió y sigues confundido. Ahora prácticamente todo es Mozart. Ni siquiera sabes cuándo ocurrió. Calculas que empezó después de la Gran Guerra, pero podría haber empezado hace dos años, o incluso cinco, diez, veinte, cincuenta. Por todas partes se oye el nombre "Mozart". Cómo era un prodigio. Este hombre había escrito su primer concierto a los cuatro años; su primera sinfonía a los siete; una ópera a gran escala a los doce. A lo largo de su corta vida de treinta y cinco años, Mozart escribió seiscientas veintiséis piezas conocidas, todas y cada una de ellas objetivamente una obra maestra. Cómo escuchar su música hace que la gente sea más inteligente o algo así. Que tenía una especie de genio dado por Dios que ningún otro compositor ha tenido. Cómo fue el mejor compositor de toda la historia de la música clásica. Y sigue y sigue sin fin. Mozart en todos los programas musicales. Mozart tocando desde cada radio y altavoz. Mozart en películas, obras de teatro, arte, literatura. Mozart y Mozart y más Mozart. No puedes esconderte de Mozart.

El Gran Hermanozart te Vigila.

Supongo que ese eslogan es apropiado.

Curioso por más información, sigues leyendo el documento.

La mayoría de las instancias de SCP-4009-A son capaces de emitir voluntariamente ondas longitudinales que alteran la realidad, cuya intensidad es directamente proporcional a la atracción de masa de cada compositor/músico. Los efectos de la alteración de la realidad pueden variar de acuerdo con las preferencias personales y los esfuerzos creativos de cada individuo.

La población de SCP-4009-A mantiene un sistema de castas en el que los individuos se dividen en diferentes grupos sociales basados en la relativa popularidad en el mundo real de su respectivo compositor/músico. Por ejemplo, las instancias de SCP-4009-A de mayor rango corresponden a los compositores más respetados, y la reorganización de las posiciones relativas de las instancias se lleva a cabo dos veces al año. El estilo de vida de las instancias está determinado por el estatus: las instancias de rango superior tienen acceso gratuito a comidas y alcohol de alta calidad y tienen una alta participación en proyectos relacionados con la infraestructura, la gobernanza y el arte, mientras que las de rango inferior sólo tienen acceso a recursos mediocres y tienden a tener trabajos de poca importancia, como las labores domésticas.

¿Recuerdas cuando eras un compositor muy respetado? Uno muy apreciado, incluso. Fuiste Johann Pachelbel, organista intrépido, compositor brillante, y una figura ejemplar en todos los sentidos. El gran Johann Sebastian Bach incluso le dijo a la gente que no podría haber llegado a ninguna parte si no hubiera conocido y estudiado tu trabajo. Tal vez no eras una estrella, pero eras reconocida y respetada. Tratada con decencia humana básica, como cualquier artista debe ser tratada.

Ahora eres Johann Pachelbel, un don nadie, un detalle trivial perdido en un mar de mentes brillantes y deslumbrantes. Una mediocridad de tercera clase e irrelevante cuya única contribución destacable a la historia de la música occidental en su totalidad es una chapuza exagerada conocida como el Canon en Re Mayor. Actualmente, además de ser el "tio del Canon en Re", tu única característica destacable es que eres un conserje y a veces pareces ser invisible. Ni siquiera la reorganización de las posiciones sociales ha cambiado tu posición social. Siempre estuviste atrapado en el nivel más bajo de la casta. Por lo menos, la idea de que no puedes bajar más de lo que ya estás es un poco tranquilizadora.

Reflexionas sobre este sistema de castas en el que tú y tu gente habéis sido encadenados. Se alinea con la forma en que el canon musical ha cambiado desde hace mucho tiempo. Lo que solía ser un canon musical fluido ha mutado ahora en uno que ha tenido a tres personas específicas consistentemente en la cima: Beethoven, Bach, y ese tipo conocido como Mozart. Se podía ver por qué Beethoven y Bach eran vistos como los más importantes para establecer lo que es la música clásica. La nueva e inusual perspectiva de Beethoven sobre la composición musical revolucionó la música clásica y la convirtió de un arte a un arte. El método de afinación de Bach, sus ejercicios de teclado y sus conocimientos técnicos le han hecho merecedor de gran prestigio, especialmente después de que un compositor llamado Mendelssohn hiciera mucho por promocionar las obras de Bach en todo el mundo.

¿Pero Mozart? ¿Qué hizo que fuera tan significativo como para ganarse un puesto tan alto? ¿Por qué está tan arriba en primer lugar?

Tu primer sospechoso es Mendelssohn. Has oído algunas cosas sobre esta persona. Por lo que escuchaste, él había hecho mucho para establecer la importancia de estudiar y preservar la historia de la música, y sentó las bases para el canon musical. Mozart lo elogió profusamente por eso - incluso dijo que sólo existimos gracias a Mendelssohn.

Pero la cosa es que nunca has visto a Mendelssohn, ni lo has oído hablar en las transmisiones. Ni siquiera sabes si realmente existe. Por lo que sabes, podría ser un compositor de ficción que Mozart fabricó como propaganda. Después de todo, los hechos coinciden. Las emisiones hablan de Mendelssohn como un prodigio legendario de la precocidad Mozartiana, que escribió obras maestras en su adolescencia y murió trágicamente joven como lo hizo Mozart. El Mozart del Siglo XIX. No es en absoluto un self-insert de Mozart, ¿verdad?

Piensa en lo ridícula que es la propaganda de Mozart. Coincidentemente, el siguiente párrafo del documento menciona la tecnología que Mozart utiliza para difundir propaganda a todos los compositores de la ciudad. Sigues leyendo.

Las instancias de alto rango dentro de la población de SCP-4009-A han ideado una tecnología anómala que se utiliza ampliamente dentro de SCP-4009. Ejemplos de esta tecnología producida por SCP-4009-A incluyen estabilizadores de Hume ambientales, bibliotecas de espacio de memoria e instrumentos musicales que pueden colapsarse en pastillas del tamaño de una moneda para facilitar el transporte. Un uso generalizado de la tecnología anómala en SCP-4009 es la instalación de un dispositivo similar a una radio conocido como "gramófono" incrustado en el oído interno. Dicho dispositivo es capaz de captar transmisiones anómalas de ondas longitudinales, así como de transmitir telepáticamente los pensamientos de un individuo a muchos otros con el mismo dispositivo. Este dispositivo suele reproducir emisiones de música clásica y noticias. La radiodifusión se lleva a cabo a través de la transmisión masiva de los pensamientos de una instancia conectada a un Dispositivo Receptor de Sonido Cerebral (DRSC). La investigación sobre la tecnología anómala de SCP-4009 con el fin de promover la tecnología de la Fundación y los dispositivos de contención ha sido aprobada y está actualmente en curso.

El gramófono. No sabes cómo es, o exactamente cuándo llegó a tus oídos por primera vez, pero sabes muy bien lo que hace. El documento tiene razón en que en su mayor parte el gramófono sólo reproduce música clásica y las noticias. Pero también hace que la gente entienda lo que otros dicen y piensan de ellos. Esa fue la peor parte. La mayoría de los compositores recibieron retroalimentación que fue más positiva, pero para tu caso fueron casi todos ataques personales y escasas alabanzas. Sin valor. Odia violonchelos. Flor de un día. Prácticamente puedes recitar todos estos desprecios de memoria, es decir, la frecuencia con la que los escuchas. A estas alturas ya estás más o menos insensibilizado ante los insultos, pero no puedes evitar sentir la más leve punzada de angustia cuando te llegan. Al menos puedes bajar el volumen.

Por lo general es la voz suave del tenor de un compositor llamado Schubert lo que se oye en estas transmisiones. Schubert es un compositor de aspecto amable con gafas redondas que idolatra a Mozart y le gusta cantar. Schubert, crees, también está un poco fuera de lugar. Se presenta como jovial y simpático, pero algo en su forma de hablar lo hace parecer amanerado y robótico. También parece que todo lo que dice está programado.

Te explayas un poco más en el tema de Schubert. Ese hombre era como un ordenador. Parecía que no tenía autonomía y que era una máquina que realizaba automáticamente una función las 24 horas del día, los 7 días de la semana, no se tomaba casi ningún descanso y no mostraba ningún signo de disconformidad. Fue espeluznante cómo Schubert nunca pareció titubear, cansarse o sentirse infeliz. Además, ¿no son esos sus opiniones los que estás escuchando? ¿Por qué sus opiniones son tan rígidas y sin vida? ¿Cuánta información externa está pasando exactamente por su cabeza? ¿Es capaz de pensar por sí mismo?

"¡Schubert está mejorado neurológicamente con una cepa de Treponema pallidum cultivada en laboratorio que lo hace capaz de procesar y transmitir hasta diez mil corrientes de pensamiento a la vez! ¡Schubert es el presentador de noticias, mensajero de retroalimentación y DJ más confiable y siempre está al día! ¡Conectaos con Schubert en su gramófono hoy mismo!"

Hablando del rey de Roma. Una de las líneas de Schubert sonaba sobre el gramófono en ese momento. Lo descartas como una coincidencia, pero aún así te asusta.

Podría haber sido peor, crees. Al menos no es tan perturbador como la Cacofonía de Cinco Minutos. La Cacofonía de Cinco Minutos es algo que te estremece un poco cuando piensas, pero todo el mundo se ve obligado a escucharla a todo volumen cuando ocurre. Son cinco largos minutos de fuertes advertencias contra la "disidencia", y cómo hubo algunas personas en el pasado que cometieron graves delitos que hirieron a Mozart. Por lo general, los delitos eran intentos de sabotaje debido a la envidia y el odio, y las pruebas de ello eran generalmente alguna forma de crítica a Mozart o a la administración. Los culpables siempre fueron avergonzados y denunciados públicamente con un vitriolo ardiente que te atormentaba por dentro como una trompa francesa. Sabías que la cacofonía nunca fue acerca de ti, pero cuando sucedía, el terror y la vergüenza te atrapaban de todos modos.

El criminal más avergonzado durante la Cacofonía es un compositor llamado Salieri. Se dice que es el primero y el más ruin de los conspiradores envidiosos que intentan destronar a Mozart de una vez por todas. Salieri fue descrito como un hombre cruel, manipulador, indiferente, incluso narcisista, que no tenía ninguna pasión genuina por la música y sólo deseaba atención. Te alegraste de que Salieri fuera capturado y enviado a prisión. Parecía un tipo muy desagradable y seguro que no querías tropezarte con alguien que fuera así.

Sin embargo, parte de ti no se creía lo que se decía durante la Cacofonía de Cinco Minutos. Recuerdas vagamente haber conocido a Salieri hace mucho tiempo. Por lo que puedes recordar, era decente y no hizo nada sospechoso. Incluso si la gente puede cambiar con el tiempo, no se puede evitar sentir que estaba siendo injustamente demonizado con fines propagandísticos, y que no hizo nada para merecer su tratamiento actual. Después de todo, nunca se le ha oído confesar nada ni compartir su punto de vista sobre el asunto; lo que se difundió al público fue simplemente lo que las autoridades dijeron de él. Está dispuesto a considerar la posibilidad de que haya sido acusado injustamente. O incluso que estaba siendo explotado.

Tu forma de pensar te lleva a reflexionar más sobre cómo los cambios en la sociedad han cambiado a la gente. Honestamente, parece que todos los compositores se han vuelto como Salieri y Schubert - manipulados, aprovechados y despojados de toda autonomía. Estas personas con talento musical solían ser independientes e individuales - ahora se someten mansamente y atienden a los caprichos de un hombre. Antes eran audaces y confiados, ahora actúan como si no fueran nada en comparación con ese hombre. Te estremeces. Esto es ridículo. Esto es un error. Sin embargo, nadie ha hecho nada al respecto. Es porque han sido forzados a adoptar complejos de inferioridad, de eso estás seguro. Sientes que nadie se atreve a hacer nada importante porque Mozart es demasiado poderoso y demasiado bueno para ellos. Sientes que tu sangre hierve.

Tranquilo, Johann. No debes enfadarte o acabarás diciendo o haciendo algo que no deberías. Y si cometes un error, es tu fin. Debes permanecer de incógnito.

Respiras hondo para ahogar tu ira. Hay un gran espacio en blanco debajo del último párrafo. Vas a tener que bajar un poco.



.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.



AVISO: Este archivo es una versión abreviada de la documentación oficial de SCP-4009, destinada a ser distribuida masivamente. El acceso al documento completo, junto con el Protocolo de la Alianza Fundación-Mozart, está restringido al personal de Nivel 3/4009 y superior. Cualquier otra pregunta con respecto a SCP-4009 debe ser enviada al Jefe del Proyecto, Dr. Frances Seward, por correo electrónico.



¿Eso es todo? ¿Eso es todo lo que hay en este archivo? ¿Una copia abreviada que probablemente recibirás por correo más tarde? Te sientes engañado. Esto es injusto. Pero no puedes esperar que los peces gordos te traten con justicia, ya que vales más o menos lo mismo que una mota de polvo para ellos. Busca en la página web. La dirección de correo electrónico del Dr. Frances Seward, presumiblemente personal de la Fundación con cierto grado de autoridad, está en letra pequeña al final de la página. Necesitas contactar con ellos. Esos tipos no tienen ni idea de en qué se han metido. Piensa en enviarles un mensaje diciéndoles que paren esta locura totalitaria y salven a todos. No tienes otra opción. Diles que el Mozart con el que han firmado un acuerdo es realmente un dictador horrible y despiadado. Diles que Mozart obliga a la gente a vivir en condiciones horribles. Diles que Mozart obliga a todos a creer que nunca serán-

"¡Hoy es un día maravilloso! ¡Cielos despejados, todos los sistemas a punto, música hermosa en todas partes! ¿Cómo os sentís? ¡Aunque os sintáis un poco deprimidos, está bien, porque seguramente las cosas mejorarán y seréis más felices!"

Tu pensamiento es interrumpido convenientemente por Schubert en su habitual voz sonriente. Ha dicho exactamente lo mismo al menos cinco veces hoy. ¿Y cuándo se va a callar? Si mantiene la boca cerrada, al menos no se arriesgará a interrumpir el pensamiento de nadie.

Te obligas a ignorarlo. Cualquier distracción que pueda ralentizar tu ritmo puede llevarte a tu perdición.

"Ah, perdón por interrumpir - la próxima vez tocaré la obertura de Don Giovanni de Mozart. ¿Sabíais que el compositor aplazó la escritura de esta pieza hasta la noche anterior a su estreno? ¡A pesar de esto, sigue siendo una obra maestra para todas las edades, y es una prueba de que podéis apresurar vuestros proyectos de último minuto y hacer que sigan siendo sobresalientes si trabajáis duro y hacéis buen uso de vuestros dones naturales!

"Ooh, no…no puedo tocar eso ahora mismo. ¡Mis señales son interrumpidas! ¡Uhhh…es uh, espera un momento, déjame averiguar dónde está…oh! ¡Estoy oyendo un patrón de ocho notas! Y está en Re Mayor. Suena muy parecido al Canon de Pachelbel, ¿no? ¡Uh, en realidad, no, no lo es! ¡Creo que estoy captando ondas sonoras de una estación de radio humana! Me disculpo por este error. ¡Schubert se ocupará mejor de sí mismo la próxima vez! ¡Mientras tanto, podéis volver a conectaros con Schubert en algún momento después de media hora! ¡Ciao!"

Te quedaste paralizado. Algo no va bien. Luego te das cuenta.

Te ha encontrado.

Corre.

Quieres correr, pero el sonido de las botas golpeando fuera de la habitación te impide moverte.

Estás atrapado ahora. No tienes adónde ir. Han venido a por ti.

La puerta se abre. Pasea Wolfgang Amadeus Mozart con su traje de gala, la capa ondulada, la viva imagen del cartel. Sostiene una espada como si estuviera preparado para despedazar a alguien. Y te está mirando a ti. Directo a tus ojos.

Entonces bien podrías aceptar tu destino. Es mejor morir de pie que vivir de rodillas.

Mozart deja caer su espada al suelo y se echa a reír.

"¡Oh, no puedo creerlo! ¡Mira quién ha caído en mi trampa! Deberías haber visto la expresión de tu cara. Oh Dios, eso fue increíble…todavía no puedo creer que los juguetes sexuales de Mozart te hayan sacado de quicio. Bueno, hombre, tienes que agradecerle a mi amigo Richard Wagner por eso. Esa fue su idea. Richard, genio malvado… ¡oh sí! ¡Él también hizo ese póster! Hizo esa cosa encantadora para mí, así que tienes que darle crédito por eso, ¿vale?"

Más risas. No me tranquiliza en absoluto.

"Hombre… es una verdadera lástima que tenga que arrastrarte a la policía porque fuiste un invitado especial muy gracioso en la transmisión de hoy. Probablemente el mejor de todos, de hecho. ¡En serio! Estuviste muy gracioso…"

"¿Hey Richard? ¿Puedes, como, hacer esto? Me estoy partiendo de risa y no puedo mover el culo".

¿Richard? ¿Wagner también está con él?

Antes de que se te ocurra algo más, escuchas el sonido de todos los instrumentos musicales de la orquesta al mismo tiempo. Y luego no oyes nada.






.

.

.

.

.

.

.

.

.

.

.


¿Han pasado dos, tres, cuatro días?

Ya no tienes la menor idea. Estás de vuelta en tu apartamento, pero aparte de eso, no estás seguro de nada más. Todo parece una pesadilla. Ruidos discordantes de silbidos y chirridos de zumbido y eco en los oídos. Las fisuras en la pared se contorsionan y bailan. Se siente alrededor con las manos, pero apenas se puede sentir el suelo por debajo. Su cuerpo se siente como si no estuviera aquí y en todas partes al mismo tiempo. Cansado, perdido, totalmente confundido.

No tienes idea de cómo te las arreglaste para arrastrarte al sofá. Tratas de acostarte y dormir, pero un dolor punzante te atraviesa la columna vertebral de abajo hacia arriba. Intentas agarrar el sofá como soporte, pero el dolor atraviesa los músculos del brazo. Te duelen las muñecas. Las articulaciones de los dedos duelen. Me duelen los oídos. Cabeza. Todo me duele. Oh Dios, por favor, haz que pare.

El dolor desaparece ligeramente. Te relajas un poco a pesar de que tu columna vertebral está ardiendo y tus ojos y oídos se sienten como si estuvieran llenos de pegamento.

Tienes suerte de que Mozart te haya dejado volver a tu casa y a tu trabajo. Otros disidentes generalmente terminaban en prisión para siempre, llevados de un lugar a otro y apaleados por toda la eternidad. Después de todo, se lo merecen, ¿verdad? Lo merecen por ser conspiradores celosos, envidiosos e intrigantes que pretenden derribar a Mozart. Por no estar dispuesto a mejorar y cambiar. Sabes que eres mejor que ellos porque al menos tienes la decencia humana básica de auto reflexionar. Una vez que tus sentidos dejen de enloquecer y tu cuerpo deje de dolerte, saldrás ahí fuera y demostrarás que ahora eres una mejor persona. Lo juras por eso.

Un débil recuerdo de Salieri aparece en tu mente. Apártalo a un lado. Ese hombre es bueno fingiendo ser lamentable. Sólo busca simpatía porque tiene envidia del talento de Mozart y no puede molestarse en trabajar lo suficiente para lograr algo notable. No puedes creer que pensaras que había una posibilidad de que Salieri fuera inocente.

Los recuerdos empiezan a caer en tu cabeza, pieza por pieza. No puedes creer que tuvieras dudas sobre la administración. No puedes creer que tuvieras dudas sobre Mozart. No puedes creer que tuvieras dudas sobre algo.

Por supuesto que Mozart necesitaba deshacerse de sus enemigos. Ha soportado tanta lucha y dolor en su vida y ha sido maltratado desde que era un joven músico. La vida no ha sido nada buena para él. Así que merece ser amado. Y tiene talento, así que merece ser elogiado por ello. Trabajó muy duro por todos estos logros. Mozart es, por supuesto, merecedor de tanta estima. Y no está oprimiendo a nadie en absoluto, ha logrado más que nadie, y de hecho merece este honor más que nadie.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License