SCP-364
Puntuación: +2+x
scp-364.jpg
Surt (rodeado con un círculo), en el lado de Ío que se orienta permanentemente a Júpiter. Como referencia, Ío mide 3642 km de diámetro, algo mayor que la Luna de la Tierra.

Ítem #: SCP-364

Clase de Objeto: Seguro

Procedimientos Especiales de Contención: Dado que SCP-364 no puede ser visitado por seres humanos, las medidas de contención consisten principalmente en la supresión de toda información relacionada con SCP-364 antes de que dicha información sea diseminada públicamente. La Fundación ha introducido agentes en todas las grandes agencias y casi todas las compañías privadas de exploración espacial, que tienen órdenes permanentes de informar sobre cualquier actividad planificada o llevada a cabo que pudiera exponer a SCP-364. Se ha desplegado un Destacamento Móvil para controlar las acciones por parte de astrónomos aficionados, si bien el descubrimiento independiente de SCP-364 por parte de instalaciones de superficie es bastante improbable.

Descripción: SCP-364 es un punto situado varios cientos de metros por encima del volcán Surt de Ío, el satélite galileano más próximo a Júpiter. A intervalos regulares, cantidades variables de material (hasta 4000 metros cúbicos de golpe) aparecen espontáneamente en esta ubicación y caen a Surt, donde el material es incinerado por la lava que fluye desde el volcán. El mecanismo que permite este proceso es desconocido, y todavía no se han detectado estructuras físicas cerca de SCP-364 u otros puntos de Ío, o en cualquier otra parte del sistema joviano. Además, no se han detectado emisiones energéticas inusuales procedentes de SCP-364 o del área circundante.

El material que aparece suele ser una mezcla de sustancias heterogéneas (particularmente aleaciones de hierro y titanio), componentes orgánicos, componentes silíceos y varios materiales desconocidos (si bien el análisis espectrográfico sugiere que podrían incluir elementos superpesados estables). En al menos cuatro ocasiones se han detectado mediante sondas marcas en el material que parece ser un lenguaje escrito de procedencia desconocida. Además, se ha descubierto una fuerte correlación entre la emisión térmica de Surt y la aparición de materiales en SCP-364. Si bien toda relación causal entre estos dos fenómenos resulta completamente especulativa, las pruebas recabadas hasta el momento sugieren sin lugar a dudas que el material que aparece en SCP-364 es de origen artificial.

Historia: La existencia de SCP-364 fue sugerida en primer lugar en 1979, seguida por la pasada de la sonda Voyager 1. Las actividades inusuales en Ío habían sido detectadas por [DATOS BORRADOS], parte de un sistema instrumental clandestino añadido tanto a Voyager 1 como a Voyager 2 por personas asociadas a la Fundación. Sin embargo, la existencia de SCP-364 no pudo confirmarse hasta que la sonda Galileo alcanzó Júpiter en diciembre de 1995, gracias a las imágenes y datos recogidos por Galileo durante su pasada inicial sobre Ío. Ninguna de estas imágenes o datos se hicieron públicas, bajo la pretensión de que nunca se tomó imagen alguna.

Si bien Galileo quedó libre para continuar su misión sobre Júpiter, el personal de la Fundación trabajó con oficiales de alto rango de la NASA para desarrollar y lanzar otras dos sondas a Ío, específicamente para estudiar y vigilar SCP-374. Sin embargo, y con el objeto de evitar sospechas, estas misiones fueron anunciadas y evaluadas como misiones de exploración a Marte. Al final de 1999, se informó de que tanto la Mars Climate Orbiter como la Mars Polar Lander se estrellaron en Marte debido a un "error humano", si bien en realidad ambas naves siguieron su camino a Ío, alcanzando Júpiter en 2007. Galileo ya había caído a la atmósfera de Júpiter en este momento, pero las dos sondas "enviadas a Marte" continuaron la recolección de datos desde Ío y SCP-364. Con respecto a los reemplazos de estas sondas [DATOS BORRADOS].

Nota: Puesto que Ío está sometido a una intensa radiación y a la poderosa magnetosfera de Júpiter, cualquier vehículo espacial enviado a la órbita de Ío será efímero, y las dos sondas enviadas allí se encuentran ahora en órbita en torno a Europa y Júpiter. Por tanto, la observación constante de SCP-364 no es posible, pero esto no es un gran problema mientras SCP-364 se mantenga inmóvil. Tenemos preocupaciones más urgentes con respecto a la tecnología: ¿cuándo habrá una nueva generación de telescopios con los que se pueda obtener resolución suficiente como para observar objetos de 10 metros en Ío desde la superficie de la Tierra al alcance del consumidor? Es más, ¿quién dice que lo que sea que envía todo eso a Ío no pueda mandarlo a cualquier otra parte? —Dr. Blanchard

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License