SCP-319
Puntuación: +5+x
controlpanel.jpg
Uno de los seis paneles de control de SCP-319

Ítem #: SCP-319

Clasificación del Objeto: Keter

Procedimientos Especiales de Contención: SCP-319 debe ser contenido en su lugar en el Sitio-319 dentro de una cámara de vacío sellada herméticamente de 20 metros de diámetro. La cámara que alberga a SCP-319 deberá estar aislada y la temperatura de la superficie controlada para presentar un gradiente térmico absolutamente uniforme. SCP-319 debe descansar sobre una plataforma con un sistema de amortiguación de masa activa, y la posición relativa del armazón para cada instancia de SCP-319-1, y el diámetro y la posición de SCP-319-2 serán monitoreados continuamente por telémetros láser de alta precisión. Cualquier desviación en la posición de cualquier instancia de SCP-319-1 en más del 0,01% en cualquier eje, o cualquier cambio en el tamaño o la posición de SCP-319-2 en más del 0.001%, se considera un potencial Escenario Götterdämmerung y un riesgo de un Evento de clase ZK-0. Para tal evento se ordena la iniciación a lo largo de toda la Fundación del protocolo Omega-319 como respuesta hasta el momento en que las posiciones de SCP-319-1 hayan vuelto a ser óptimas y SCP-319-2 haya cesado su crecimiento y movimientos.

Toda clase de investigación científica de SCP-319, SCP-319-1, y SCP-319-2 está autorizada sólo con la aprobación explícita de O5.

Descripción: SCP-319 es un dispositivo mecánico construido alrededor del año 1894, que consiste principalmente de 12 aros entrelazados reunidos en una formación esférica de 8 metros de diámetro, lo que permite un mecanismo de relojería, impulsado por motores eléctricos, para girar cada anillo por separado en cada eje. El propósito del conjunto parece ser la colocación precisa de 12 instancias de SCP-319-1 en relación el uno al otro. El armado ha sido inmovilizado en su configuración actual desde su recuperación, y el movimiento actual de las instancias de SCP-319-1 ha sido casi exclusivamente debido a perturbaciones tectónicas y expansión/contracción térmica del material que compone a SCP-319.1

detail1.jpg
Detalle del armazón para una instancia de SCP-319-1

SCP-319-1 designa a 12 especímenes minerales anómalos montados sobre SCP-319. Cada instancia de SCP-319-1 está casi completamente encerrada en un armazón fabricado con latón, cobre y vidrio, con una abertura de 12 mm apuntada hacia el centro de SCP-319-2. Cada armazón de SCP-319-1 se conecta a un cableado eléctrico de alto rendimiento que se repite en un circuito cerrado que conecta a cada instancia. Las mediciones indican un flujo constante de 50 amperios de corriente en este circuito a pesar de no existir ninguna conexión a una fuente de alimentación externa.

SCP-319-2 designa a una burbuja de vacío de 2,561 metros de diámetro suspendida dentro de SCP-319. SCP-319-2 parece estar en un estado de energía más bajo que el universo circundante. Debido a la alteración de las constantes físicas dentro de esta burbuja, toda materia y energía que entre en esta burbuja es aniquilada, ya que sus estructuras cuánticas son incompatibles. La teoría actual predice que la existencia de SCP-319-2 debe catalizar un evento de metaestabilidad de vacío, provocando la expansión de la frontera de SCP-319-2 a la velocidad de la luz, con lo que el estado de vacío del universo circundante descendería a su menor estado de energía.2 La expansión de SCP-319-2 parece ser mantenida a raya por el posicionamiento preciso de SCP-319-1 a su alrededor. Esto es apoyado por el hecho de que cualquier movimiento registrado de SCP-319-1 permite a SCP-319-2 crecer en cantidades variables. Durante los últimos 50 años, las vibraciones y la expansión térmica han movido a SCP-319-1 lo suficiente como para permitir que SCP-319-2 aumente 0,██ metros de diámetro, lo que significa que, al ritmo actual de expansión, en ███ años la contención fallará cuando el límite exterior de SCP-319-2 se cruce con el anillo más interno de SCP-319.

Anexo: Extractos seleccionados del diario de Sir Bandon Lawhead-Smythe, recuperado junto con SCP-319

12 de agosto 1893: Me vi agradablemente sorprendido hoy, cuando llegó la noticia de un cargamento desde Inglaterra. Al parecer, mi rival era tan bueno como su palabra, haciendo honor a los términos de nuestra apuesta. Parece que aquel día, hace seis meses atrás en el Club de Exploradores, Lord █████████ no estaba alardeando de sus logros. Ahora, para no quedar como un mentiroso, voy a tener que hacer bien sobre mis propias reclamaciones.

15 de agosto 1893: Los especímenes son exquisitos, si se pudiera describir esas inquietantes esculturas así. Diez para agregar con los dos que ya había adquirido. Si Lord █████████ ha experimentado la mitad de las tribulaciones que tuve que pasar para poder conseguirlas, le debo al hombre una disculpa; incluso si debe aplazarse hasta después de completar mi propia expedición.

08 de septiembre 1893: ¡Éxito! Un estudio largo de estos odiosos cultos ha rendido su dulce fruto. Como sospechaba, estas piedras son mucho más que objetos fetiche primitivos para la adoración de salvajes. Las historias de sus orígenes cósmicos, y la naturaleza exótica del material, me dijeron que eran mucho más que eso. A algo en mí le resulta casi blasfemo que alguna mano antigua se atreviera a profanar ese material único dotándolo de estas geometrías inmundas.

12 de noviembre 1893: La solución estaba a mi alcance todo el tiempo. Las piedras, cuando están iluminadas, muestran un potencial negativo, y cuando se encuentran a la sombra, positivo. Un armazón sencillo de cobre, con punta en un extremo de un tubo de mercurio, puede inducir una corriente en la piedra, más que suficiente para alimentarse a sí mismo y al mecanismo circundante.

10 de enero 1894: Los trabajadores han salido de la caverna. La máquina esta completa. Voy a montar las piedras hoy. Pronto mis pies darán un paso más allá de donde cualquiera en el Club de Exploradores, incluso el Señor █████████, jamás podría soñar con ir.

30 de enero 1894: ¡Hoy he abierto una puerta más allá de nuestro universo! Mi estudio de una docena de cultos perversos me ha permitido adivinar la colocación exacta de las piedras. Los salvajes cincelaron estas reliquias de otro mundo en una tenue semejanza a sus dioses, mientras que yo, Sir Bandon Lawhead-Smythe, he de cruzar el umbral para saludarlos. Una vez que haya terminado de escribir esta entrada, voy a ponerme mi traje de protección, pasando a través de las esclusas hacia el interior sin aire de la bóveda donde la puerta negra me espera. La siguiente vez que escriba en este diario, habré viajado más lejos que cualquier otro hombre sobre la faz de esta Tierra. Incluyendo al buen Lord █████████.

[Última entrada. Fin del diario]

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License