SCP-2995
Puntuación: +3+x
2088093765_8bc1fd0e27_z.jpg

SCP-2995 durante las pruebas.

Ítem #: SCP-2995

Clasificación del Objeto: Keter

Procedimientos Especiales de Contención: SCP-2995 está contenido en el sitio en el Area-███ y alojado en una cámara acorazada climatizada, que se ha construido alrededor de la anomalía. Esta cámara está aislada contra la actividad sísmica y protegida por tres (3) puertas de acero reforzado. El acceso a la cámara acorazada está prohibido, salvo en caso de mantenimiento de emergencia. Durante estas situaciones, sólo un (1) ingeniero con Autorización 3/2995 puede entrar a la cámara y debe estar equipado con un collar de seguridad con Batrachotoxinas, el cual debe ser activado para cualquier violación del protocolo.

SCP-2995 se encuentra en el centro de las tres instancias de SCP-2995-1, que forman un triángulo equilátero alrededor de la primera. Este alineamiento debe mantenerse a toda costa. SCP-2995-1 debe mantener una distancia entre sí de exactamente 4,39 metros; para facilitar esto, las instancias están unidas entre sí por una serie de soportes poliméricos reforzados con fibra de carbono. Este mecanismo debe ser vigilado en todo momento y es imprescindible que se responda inmediatamente a cualquier perturbación de SCP-2995-1. En caso de una posible brecha de la contención, daño a SCP-2995-1, o movimiento por SCP-2995, se avisará a Comando de la posibilidad de un Escenario del Fin del Mundo de Clase-XK.

Descripción: SCP-2995 es un objeto luminoso esférico que levita a 1,74 metros del suelo. Se desconoce el mecanismo de levitación. El objeto en sí mide aproximadamente 27 cm de diámetro y genera un claro resplandor rojo. Todo lo que entra en un espacio elipsoidal que rodea a SCP-2995 (este espacio tiene 1,51 metros de alto y 2,14 metros de ancho) es destruido por la exposición a las propiedades físicas de SCP-2995 (véase abajo). Se requiere una pequeña cantidad de presión para penetrar este espacio (aproximadamente 80N/cm2); debido a esto, las partículas atmosféricas ambientales rara vez cruzan el umbral.

SCP-2995-1 son un conjunto de tres columnas de jadeíta de forma idéntica. Las columnas miden 7,11 metros de altura y 45 cm de diámetro. La parte superior de cada instancia de SCP-2995-1 es una escultura de una mano humana. Aunque de tamaño consistente, llevan inscripciones distintas (aunque comparten un tema similar). Las inscripciones están formadas por textos e imágenes, las primeras en chino antiguo. Las imágenes corresponden a una oscura secta religiosa china que se originó en ████ a.C., lo cual concuerda con el sitio de recuperación, en [REDACTADO]. Los temas comunes presentes en SCP-2995-1 y en el sitio de recuperación incluyen el fuego, el culto al sol, el culto a las aves, la taumaturgia astrológica y la inmolación humana.

A través de [REDACTADO], se dispone de una cantidad limitada de datos sobre las propiedades físicas de SCP-2995. Actualmente, se cree que el objeto es una estrella de materia degenerada de quarks (posiblemente materia extraña), lo que hace que el color de la anomalía sea el resultado de un corrimiento gravitacional hacia el rojo.1 La física relativista dicta que un cuerpo estelar que mantiene un volumen tan diminuto dada su masa (aproximadamente 3.14 x 1020kg, de acuerdo con los cálculos de la gravedad de SCP-2995 dentro del umbral), es altamente improbable; se desconoce cómo SCP-2995 ha logrado su tamaño. En todos los casos, SCP-2995 produce energía térmica, radiación electromagnética y fuerza gravitacional más que suficiente para constituir un Escenario del Fin del Mundo de Clase-XK; sin embargo, estos efectos se limitan al espacio elipsoidal alrededor de la anomalía. Las dimensiones del espacio son, a su vez, determinadas por la colocación precisa de SCP-2995-1 alrededor de SCP-2995. Actualmente se desconoce por qué alguna cantidad de radiación visual escapa del campo proyectado por SCP-2995-1 (lo que hace que SCP-2995 sea visible a simple vista).

Anexo [2995-001]: Recuperación e Historia

SCP-2995 fue descubierto en 1933 después del terremoto de Diexi. Mientras que la estructura que soporta SCP-2995-1 fue aparentemente diseñada para aislar el artefacto contra la actividad sísmica, la magnitud del terremoto y su proximidad al sitio causaron un cambio mínimo en la orientación de las columnas. Como consecuencia, pequeñas cantidades de radiación gamma latente de SCP-2995 contaminaron el área. Los agentes infiltrados en el gobierno chino fueron alertados de varios casos de envenenamiento por radiación en la provincia de ███████ y fueron enviados a investigar. Aunque el conocimiento público de las radiaciones ionizantes y el envenenamiento por radiación era virtualmente inexistente en ese momento, la Fundación ya se había encontrado con [REDACTADO]. Utilizando trajes prototipo revestidos de plomo, los agentes localizaron a SCP-2995 y realizaron una evaluación inicial. Utilizando instrucciones de los textos presentes en el sitio, los agentes fueron capaces de devolver a SCP-2995-1 casi a su posición original, reduciendo la radiación gamma a niveles insignificantes.

Después de la estabilización inicial del artefacto, se llevó a cabo una segunda evaluación exhaustiva, durante la cual se descubrió la magnitud del objeto. Se construyó el Sitio-62B con el único propósito de contener a SCP-2995, y se realizó un despoblamiento sistemático de las áreas circundantes por medio de [REDACTADO].

La contención no experimentó más dificultades hasta 1937, durante la Segunda guerra sino-japonesa. Aunque la ocupación japonesa de la China continental no se extendió a la región que abarca el Sitio-62B, la inestabilidad del gobierno chino afectó gravemente la capacidad de la Fundación para mantener la comunicación con el sitio y transportar suministros al mismo. Se cree que este hecho fue conocido por Jīn Chìbǎng,2 que luego intentó una ofensiva oportunista en el Sitio-62B el ██/██/1937. El ataque causó la muerte de 11 de los 17 miembros del personal del sitio, lo que apenas dejó personal suficiente para operar la instalación de manera eficaz.

A continuación se presenta un informe informal del incidente redactado por uno de los miembros del personal de seguridad del Sitio-62B después de la ofensiva.

Aquí el Agente Todd Reiner. Quedamos seis y sólo dos de ellos tienen la autorización necesaria para acercarse a la maldita cosa. No es que nada de eso importe en este momento.

Cinco de ellos aparecieron en la noche. No sé cómo pasaron bajo nuestros sistemas de vigilancia, alguna mierda mágica, no sé. Dos de ellos llevaban un tercero en algún tipo de cosa. Cuando nos pusimos en contacto, Paul, Joe y yo disparamos a sus pies, Joe les gritó que se fueran. Los dos tipos en el frente (los que no llevaban al otro tipo) estaban sosteniendo antorchas. Uno de ellos tomó su antorcha y encendió al tipo que estaba siendo llevado al fuego. Pensándolo bien, deberíamos haberles disparado hasta la muerte cuando empezaron a hacer cosas raras, pero nos quedamos un poco sorprendidos por la parte de "prenderse fuego".

De todos modos, una vez que lo hicieron, estábamos bastante jodidos. Cuando intentamos dispararles, las llamas que envolvían a ese tipo nos comieron las balas. Tratamos de tirarles cosas y pasó lo mismo. Siguieron avanzando sobre nosotros y el tipo en llamas se sentó ahí ardiendo y supongo, meditando. Ni siquiera se inmutó. Su piel se estaba volviendo negra y se estaba arrugando y descascarando y era como si no se hubiera dado cuenta. Los tres nos retiramos a la base y dimos la orden de encerrar al esecepé. Bloqueamos el acceso exterior, pero no hizo nada. Acaban de derretir la puerta. Acero al carbono reforzado y lo derritieron.

En ese momento, Paul y yo ideamos un plan muy arriesgado. Paul colocó algunas de nuestras cargas de demolición en el primer sótano, directamente encima del túnel de acceso a la cámara de contención en el segundo sótano. Joe y yo hicimos lo mejor que pudimos para asegurarnos de que los de la secta vinieran por ahí. Una vez que tuvimos contacto visual, le di a Paul la orden de volar el piso y todo el túnel se derrumbó, enterrando a esos cabrones en un tercio de la superestructura del sitio.

Después de unos minutos, pensamos que era seguro declarar a los locos como eliminados. La explosión interrumpió el sistema eléctrico que conducía a la cámara acorazada, así que tuvimos que anular manualmente la puerta para sacar al personal dentro de la cámara acorazada. En el momento en que abrimos la puerta, una columna de fuego salió de los escombros y uno de esos tipos se levantó. La mitad de su cabeza y su torso no estaban, y se levantó. No tuvimos tiempo de reaccionar. Arrancó una barra gigante de acero de entre los escombros y se la pasó por la cara a Joe. Sólo con mirar su cabeza, me di cuenta de que el golpe le rompió la mandíbula y pulverizó su cerebro, pero eso no le impidió gritar unos segundos después de que lo golpearon. Debería haberse derrumbado, pero se quedó de pie, gritando desde su deforme cabeza. Entonces su maldita cara empezó a derretirse. ¿Por qué no? No era tan malo que tuviéramos que morir, tenían que hacernos más estupideces mágicas antes de morir. El tipo a mi lado me golpeó mientras intentaba llegar al control manual (para cerrar la puerta, me imagino), pero el de la secta con la barra de acero lo golpeó directamente contra la otra pared. No sé por qué no me mató en ese momento, mientras yo estaba tirado en el suelo, tal vez tenía algo que ver con el hecho de que le faltaba una parte de su cerebro.

Yo tampoco sé cómo encontré la fuerza para levantarme. Miré hacia arriba y vi a Joe tirado en los escombros, la mayor parte de su cara se derritió, y su único ojo se quedó mirándome. Parpadeó. Incluso después de todo eso, seguía vivo. Quizá podría morir si mato a ese cabrón de la secta, o si mato al científico. No estoy seguro de cuál era mi plan mientras me ponía de pie, pero me dirigí hacia la cámara acorazada. Estaba parado frente a la esfera brillante, y levantó su mano hacia ella. Estaba tan obsesionado que no se dio cuenta de que me movía detrás de él. Me lancé con toda mi fuerza, lanzando todo mi peso contra él y tropezó hacia la esfera. Al caer al suelo, lo vi absorto en la cosa, y su cuerpo emitió un destello cegador al desaparecer. No pude ver por varios minutos, pero realmente no importó porque nunca dejé el piso y apenas abrí los ojos.

Lo siguiente que recuerdo es que me desperté en la enfermería. Me dijeron que Joe había muerto. Fue el único consuelo que obtuve.

Se determinó que al supervisor adjunto del Sitio-62B en Shangai se le había dado la advertencia adecuada y el tiempo para apropiarse de seguridad y recursos adicionales al sitio antes de la invasión japonesa. Esto no se logró y a la luz del incidente, Comando inmediatamente transfirió el control de la instalación al Dr. Geoffrey Anborough y financió su reconstrucción en el Área-███. Con la incorporación de [DETALLES DE SEGURIDAD REDACTADOS], dos nuevos ataques de Jīn Chìbǎng en 1940 y 1946 fueron mucho menos exitosos. No ha habido ataques desde 1946.

Anexo [2995-002]: Incidente-2995-█████

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License