SCP-2432
Puntuación: +4+x
pasillo.jpg

Un pasillo del Hotel A██████.

Ítem #: SCP-2432

Clasificación del Objeto: Seguro Euclid

Procedimientos Especiales de Contención: Todos los negocios y páginas web de viajes con listados para el Hotel A██████ han de ser monitoreados en busca de críticas que contengan disparadores meméticos por el bot de análisis web operado por la Fundación Gamma-09 ("BATESMOTEL"), que escaneará las web para identificar listados con fragmentos de texto meméticos y eliminará las críticas con la colaboración de los sitios que las alojan. Sólo los miembros del personal con un entrenamiento en peligros meméticos de Nivel 3 han de tener acceso a estos textos.

SCP-2432-1 ha de ser almacenado en una pequeña caja de plástico sellada para prevenir la contaminación con biopeligros. A día ██/██/15, se ha producido suficiente información para no requerir más pruebas con SCP-2432-1, y ha de mantenerse almacenado permanentemente.

El Hotel A██████ ha sido comprado por una compañía tapadera de la Fundación, y el personal que no pertenezca a la Fundación no ha de entrar en SCP-2432, con excepción del personal de limpieza del hotel.

Un Clase-D ha de registrarse y dormir en SCP-2432 una vez al mes. Ha de ser aislado con un ordenador. Este ordenador sólo ha de tener acceso a una base de datos privada de la Fundación, hecha para asemejarse a sitios populares de crítica. Los contenidos generados por el Clase-D han de ser colocados en un archivo seguro accesible mediante esta documentación que contenga todo el texto generado conjuntamente con SCP-2432.

Actualización ██/██/18: Ningún miembro del personal ha de dormir en SCP-2432 bajo ninguna circunstancia. Todo el personal superviviente ha de ser puesto en cuarentena hasta el 01/08/19. Bajo el Procolo AMENIDAD, todos los civiles que hayan tenido contacto con SCP-2432 antes de su contención han de ser contactados, monitoreados y puestos en cuarentena hasta el 01/08/19. Se ha de detener toda la investigación no esencial. El aumento de clasificación a Keter está pendiente.

Descripción: SCP-2432 es la Habitación 710 del Hotel A██████ en State College, Pensilvania. SCP-2432 es similar a la mayoría de las habitaciones del Hotel A██████: contiene dos camas queen size, un armario, una televisión y un baño, ninguno de ellos anómalo en sí mismo. Las paredes interiores de SCP-2432 están forradas con una aramida tejida de tonos plateados y metalizados que es extremadamente resistente (su resistencia a la tracción está cerca de los 4003 MPa). Ninguna otra pared en el Hotel A██████ contiene esta aramida.

SCP-2432 está diseñado para inducir un efecto alterador de la mente en el huésped —en lo sucesivo designado como Sujeto— que duerme por la noche en SCP-2432. Las paredes de SCP-2432 pueden generar fluctuaciones que manipulan las ondas cerebrales humanas mediante un proceso desconocido. Estas fluctuaciones hacen a los sujetos que duermen en SCP-2432 entrar en un trance. Cuando el trance pase, los sujetos se ven obligados a escribir una crítica del Hotel A██████ en un sitio web de viajes conocido.

Las experiencia del sujeto a veces será altamente exagerada, y elogiará al hotel por los diversos servicios y amenidades provistos por SCP-2432. Ocasionalmente, las críticas estarán escritas en un lenguaje incoherente, con frecuentes frases crípticas o carentes de sentido. Los sujetos describen no tener recuerdos de haber escrito cada crítica.

Las críticas generadas por los sujetos tienen una pequeña propiedad memética textual de influencia variable. Cualquier individuo que lea una crítica generada sentirá deseos de viajar a State College y reservar SCP-2432 para una estancia de una noche. Los disparadores meméticos más poderosos han causado un aumento del 62% en las reservas del Hotel A██████.

tele.jpg

El televisor en que se encontraba SCP-2432-1.

SCP-2432-1 es un pequeño nódulo orgánico, semejante a un furúnculo, que se encontró en la parte posterior de un televisor LG brand HD de pantalla plana que por lo demás era normal, localizado en SCP-2432. Las muestras de su fluido interno muestran una mezcla de ADN de humano, pez piedra y una especie porcina no identificada. Este nódulo se mantiene adherido a la televisión con un moco adhesivo generado por él, pero puede ser retirado fácilmente y de manera segura.

Cuando SCP-2432-1 es colocado en la parte trasera de la televisión de SCP-2432, en adición al paquete de canales estándar por satélite encontrados en el Hotel A██████, un canal de televisión adicional llamado “noticias de la habitación” será accesible. Ningún otro televisor del Hotel A██████ o cualquier otro transportado hasta SCP-2432 tiene acceso a “noticias de la habitación”, solo el que se encontraba originalmente en la sala. Solo se puede acceder a “noticias de la habitación” colocando a SCP-2432-1 en el televisor de SCP-2432. Unir a SCP-2432-1 con cualquier otro televisor no producirá ningún efecto. La naturaleza de la relación entre SCP-2432-1 y SCP-2432 es desconocida.

La programación de “noticias de la habitación” consiste en un programa sin nombre que emite las 24 horas. El contenido de este programa es una única fotografía de un lago pastoral con un velero, mientras suena en bucle una versión muzak de la canción Since I Left You, de The Avalanches. Cada tres días, el audio es interrumpido y una voz masculina no identificada con acento británico lee un monólogo dramático dirigido al espectador. El contenido del monólogo es similar a las críticas generadas por los sujetos y muestra una adoración exagerada por el hotel, sus amenidades y el estilo de vida de visitar hoteles. A diferencia de las críticas, el monólogo es coherente y no contiene disparadores meméticos, aunque el 13% de los sujetos que vieron el monólogo bajo condiciones controladas describieron sentirse ligeramente perturbados o intranquilos. Si SCP-2432-1 ha sido retirado, volver a colocarlo en el televisor de SCP-2432 iniciará inmediatamente una transmisión de este monólogo. El ciclo volverá a empezar, y el monólogo volverá a ser retransmitido tres días después si no es retirado.

SCP-2432 apareció por primera vez el 06/07/99, cuando el Hotel A██████ cambió de la televisión por cable a la televisión por satélite. Antes de esto, la administración del hotel no tenía registros de la existencia de una Habitación 710.

Monólogo grabado durante la investigación con SCP-2432-1 el ██/██/14:

Déjame describirte algo. Esta es una historia real. Me pasó realmente. Podría haberte pasado a ti.

Cada día te levantas y vas al trabajo y hay algo raro con tu jefe, él es rarito y obseso y extraño. Tus compañeros de trabajo son lo suficientemente agradables pero no se comunican. Están tranquilos y ausentes y absortos en sus propios y pequeños mundos y eres ignorado. No porque seas feo o rarito o grosero sino porque estás aquí. Y sospechas cosas de tus compañeros de trabajo. Desaparecen para tener sexo en el baño por largos períodos de tiempo y navegan por sus redes sociales todo el día todos los días. A pesar de sus hábitos y las cosas extrañas que todos colocan en sus perfiles de Twitter parecen estar haciéndolo mejor que tú. ¿Cómo es que te quedes atrás? Y deberías amar el trabajo. Es tu pasión. La mayoría moriría por hacer un trabajo que les apasione. Realmente deberías pero no puedes. La maravilla se torna en rutina y la rutina se torna en un trabajo penoso y es un día tras otro y luchas por mantener tu alma. Esto no es lo que debería pasar.

“Debería” es una palabra tan martirizante. Una trampa del pensamiento. Tu vida se guía por deberías.

Vuelves a casa en tu coche viejo y escacharrado por la misma calle aburrida de tu ciudad. Todo está a lo largo de la calle principal y realmente no puedes ir a ningún otro sitio. El cielo está nublado y los peatones son idiotas y los conductores también. Llegas a casa y tienes un millón, un billón de proyectos que terminar.

Deberías competir en la carrera de ratas pero estás cansadísimo. Le juras a tu abuela que deberías enviarle un mensaje porque está pasando por una quimio y acaba de descubrir cómo enviar mensajes porque se está haciendo vieja y tiene dificultades para adaptarse y es tan doloroso para ella y tú deberías estar ahí pero el trabajo te exige tanto.

Tienes un millar de libros que deberías estar leyendo. Tienes un millón de proyectos que deberías terminar. Tienes que pagar la renta de tu pequeño apartamento y los platos se acumulan en pilas altas y sucias en el fregadero. Apenas tienes suficiente dinero para pizza y caes en boxers en tu sofá grasiento de diez años de antigüedad de un IKEA en Fishkill, Nueva York, que cerró hace un año. Recuerdas a tu madre aupándote cuando eras un niño. Y entonces se fue. Ahora te sientas, gordo y asustado en ropa interior mientras te metes comida en la boca a paladas y te masturbas viendo pornografía de mujeres gordas alimentándose entre ellas porque tienes gustos excéntricos y pervertidos pero también ves de corrido algunas sitcom estúpidas en la tele porque no tienes capacidad de atención para una sola. Y dentro de ti debajo del aburrimiento y el orgasmo medio buscado y el sentimiento nauseabundo de la horrible comida chatarra sientes una profunda ansiedad creciente. El sentimiento de ver tu vida consumirse a tu alrededor mientras tratas y tratas de tener éxito en algo grande, dejar tu huella en la sociedad, pero no puedes hacerlo a pesar de tus convicciones. El pavor es horrible. Todo está desmoronándose. El desfile te está pasando y estás desamparado. Inmóvil en tu estado como un gran pedazo de roca hecho de decepción, arrepentimiento, depresión y malestar.

Aquí no hay nada para ti.

Necesitas dejar este lugar. Tienes una opción.

Coge tu camiseta buena y limpia y tus pantalones elegantes y anuncia que vas a tomarte un descanso. Ni siquiera hagas las maletas, ni siquiera traigas tu teléfono. Una simple llamada a la oficina y continúa tu camino. Coge ese coche viejo y escacharrado en el complejo de apartamentos, dale a tu gato su última comida y algo de agua e inicia tu viaje. Deja la ciudad y a tu ex y a las promesas que hiciste y a tu trabajo y a tu abuela y a tus obligaciones y preocupaciones.

Lo que te recomiendo es simple: encuentra un hotel. No un motel o algo que se caiga a pedazos. Un hotel. Incluso uno perteneciente a una cadena hotelera bastará.

Los hoteles son simplemente extraordinarios, ¿no? Limpios y elegantes. Todos modernistas y diseñados para agradar al ojo. No te tienes que preocupar por nada en el mundo. La comida es provista, limpian en tu lugar y tienes algo de lujo por una vez. La mayoría incluso tienen piscinas y gimnasios para que te pongas en forma y endereces tu vida. Es una oportunidad de dar un paso atrás y reorganizarte.

Échale un vistazo a los clientes a tu alrededor. Viajeros, en su mayoría. Gente extraña, gente interesante. Gente que no volverás a ver nunca más. Viajar es tan romántico, tan misterioso. ¡Dios mío, qué historias debe tener esta gente! Y los empleados, tan atentos en sus elegantes uniformes. No hagas caso a los descontentos. Esta gente ama su trabajo. Sabes que lo hacen.

La habitación es asombrosa. El papel de la pared es elegante y los cuadros te hacen sentir a gusto. Hay toallas limpias cada día y la cama está recién hecha. Puedes escapar de la tormenta que pronto se desatará fuera. El trueno cae sobre el techo como unas bolas rodando. Podrías vivir toda tu vida en este lugar. Disfruta los cereales azucarados del bufet del desayuno. Hazte una tarjeta de lealtad y no pagues un centavo. Viajar puede cambiar realmente a un hombre. Le relaja. Le moldea hasta convertirle en una persona mejor. Estando en un hotel te haces una persona mejor. Fuerte, social, un auténtico soldado. Te adaptas a la mentalidad del hotel. Disfruta de la música suave y come ese gofre fresco. Coge una cerveza por la noche con tus compañeros transitorios del bar deportivo. Relájate y mira esa vieja proyección de ese superhéroe en tu tele. Vive aquí para siempre. Disfruta del hotel. Conviértete en el hotel. Nunca te vayas. ¿Por qué querrías irte? Cuando sales por esas puertas corredizas de cristal prístino, estás vacío. Ahora el hotel está en tu alma y te sientes una peor persona cuando te alejas de él. Sientes que regresas a esa vida gris. Hay un agujero negro en tu corazón. Tu alma es el hotel. Tu consciencia es el hotel. Ahora eres uno con las instalaciones. Tu eres las instalaciones son tu vida. Asciende.

¿No es maravilloso?

Anexo: El ██/██/17, D-3456, que había participado en los estudios del sueño de SCP-2432, contrajo una enfermedad desconocida mientras trabajaba con SCP-████. Inicialmente se decidió que estaba relacionada con SCP-████, y él fue puesto en cuarentena.

Durante su examen, los oficiales médicos encontraron una pequeña pantalla semejante a la de una televisión hecha de tejido óseo creciendo en su estómago. También se observó una enfermedad cutánea desconocida, tenía erupciones moradas en un patrón floral cubriendo su cuerpo. Aparecieron gradualmente otros síntomas, incluyendo una ganancia extrema de peso, glosolalia, la lenta conversión del intestino delgado en tuberías de porcelana, la transformación del hígado en una almohada y el remplazamiento de todos los músculos subcutáneos por la aramida encontrada en SCP-2432. El sujeto estaba extremadamente delirante durante este período, y repetía frecuentemente las palabras “ascendiendo” y “relajando”. El sujeto expiró trece días después de la observación inicial, a medida que los síntomas continuaban y aumentaban su velocidad de aparición. La forma del cuerpo del sujeto se volvió casi cúbica por el aumento de peso, y la glosolalia empezó a asemejarse a una estática de televisión. El cadáver fue incinerado.

A lo largo de los trece días siguientes, otros cinco Clase-D y un investigador que estuvieron involucrados en la investigación en SCP-2432 desarrollaron síntomas similares y fueron puestos en cuarentena inmediatamente. Se decidió que la enfermedad estaba conectada con SCP-2432. La investigación cesó por completo.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License