SCP-221
Puntuación: 0+x

Ítem #: SCP-221

Clasificación del Objeto: Seguro

Procedimientos Especiales de Contención: SCP-221 debe ser mantenido en un contenedor asegurado con llave del cual no pueda ser removido, salvo para experimentos subsiguientes por parte del Personal de Autorización de Seguridad de Nivel 2. Dicho contenedor es una caja de acero de 15.25 cm. por 15.25 cm. con un interior amortiguado y un sistema de cerradura interno. La caja debe ser ubicada, a su vez, en un cuarto también cerrado con llave, con un guardia que se asegure de que SCP-221 no sea tomado.

Descripción: SCP-221 son un par de pincitas hechas de oro, que datan de los Siglos XVI o XVII. Después de las pruebas con sujetos se descubrió que las áreas dañadas que habían sido usadas para recolectar muestras de materiales eran más pequeñas que antes de la prueba. Se teoriza actualmente que SCP-221 usa cantidades insignificantes de oro en el cuerpo humano para regenerarse a sí mismo.

Los sujetos de prueba revelaron que SCP-221 crea un caso altamente focalizado de Trastorno Obsesivo Compulsivo en toda persona que lo use sobre su propio cuerpo. Así, los individuos utilizarán a SCP-221 para remover lentamente todos y cada uno de los pelos de su cuerpo, antes de quitar las uñas de los dedos y los pies, así como los dientes, para culminar con la remoción de los órganos tanto externos, como los ojos y la piel, como los internos, tales como el hígado y el páncreas, usando sus manos si SCP-221 no es efectivo (aunque el objeto nunca será dejado a un lado durante esta progresión de eventos, y el sujeto lo mantendrá agarrado con una de sus manos). Si SCP-221 es separado del individuo, éste se volverá violento y desenfrenado, y usará sus manos para continuar el proceso, aunque de una manera menos cuidadosa. Debe aclararse que el avance de esta conducta es diferente en cada sujeto, aunque nunca menos fatal.

SCP-221 llegó a las manos de la Fundación tras reportes de un ser humano que estaba [DATOS BORRADOS]. El personal de la Fundación obtuvo a SCP-221 dentro de las 10 horas tras la emisión del reporte original.

Anexo:

Registro de Prueba 221-1: Al sujeto de pruebas, un Clase-D, se le ordenó usar a SCP-221 para remover sus cejas. Aunque el sujeto estaba inicialmente sin entusiasmo con respecto a la tarea, tras los primeros 10 minutos comenzó a depilárselas más activamente, y después de despojar su frente de pelos, pasó a quitarse las pestañas, a pesar de las aseveraciones repetidas de que la prueba había finalizado. Cuando fue liberado, tras la remoción de SCP-221 del cuarto, comenzó a arrancarse las pestañas con sus propios dedos, quitándolas completamente a todas antes de pasar a las uñas de sus pies. El individuo se las sacó completamente junto a las uñas de sus manos, antes de gritar y estrellar su propio rostro contra una pared. La razón de este estallido emocional se volvió evidente cuando se dirigió a su boca y comenzó a arrancar su ahora floja dentadura. Eventualmente, el sujeto murió por hemorragia y shock, a mitad de camino de sustraerse sus propios órganos internos.

Registro de Prueba 221-2: Los sujetos de prueba fueron dos miembros del personal de Clase-D; al Sujeto de Pruebas 1 se le ordenó que use a SCP-221 sobre el otro Clase-D, el Sujeto de Pruebas 2. Tras 15 minutos, los individuos comenzaron a discutir sobre cómo el portador de SCP-221 lo estaba usando sobre el otro. A continuación comenzaron a pelearse por el uso de SCP-221, y el Sujeto de Pruebas 1 utilizó el objeto para apuñalar al Sujeto de Pruebas 2 a través del ojo, perforando hasta el cerebro y matándolo inmediatamente. Luego comenzó a usar las pincitas para remover sus propias pestañas, continuando con su dentadura y ojos. El Sujeto de Pruebas 1 murió por hemorragia, tras remover el 73% de la piel de su cuerpo.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License