SCP-1917
Puntuación: 0+x

Ítem #: SCP-1917

Clasificación del Objeto: Seguro

Procedimientos de Contención Especiales: SCP-1917 está ubicado dentro del Área-1917-1, lugar de su descubrimiento. A la fecha, no ha habido motivo alguno para reubicarlo, y se considera que el riesgo de perturbar su actual comportamiento de auto-contención es una razón suficiente para no hacerlo. Sobre el Área-1917-1 se ha construido el Sitio-127, para facilitar la contención de tanto SCP-1917 como de otras anomalías próximas.

Ya que SCP-1917 es capaz de generar todos los recursos necesarios para su supervivencia y ha resistido todos los intentos de modificar su rutina, se considera que no se requiere ninguna interacción humana para contenerlo. En su lugar, la labor del equipo de contención es investigar la historia de GdI-004F, establecer vínculos neutros o positivos con otros ex-miembros de la organización, y evitar que la religión se vuelva de conocimiento público (ver Protocolo de Supresión IdDR Alfa-Hotel-TRINQUETE para más detalles).

Descripción: SCP-1917 es un humanoide biomecánico inteligente de fuerza y tamaño anormales. Mide 3.5 metros de alto, puede levantar pesos mayores a 1,500 kg, y ha demostrado conocimientos suficientes para hacer mantenimiento, reparaciones y mejoras menores a su propia estructura. La entidad posee (entre otras mejoras) dos brazos adicionales que se extienden de sus omóplatos, fajas de tracción continua en lugar de extremidades inferiores, y placas de metal intercaladas reemplazando toda la piel bajo su cuello. SCP-1917 está alimentado por un motor de vapor en miniatura (se asume anómalo) contenido en el área del pecho, y necesita cantidades anormalmente pequeñas de combustible para continuar funcionando. La entidad no requiere de sustento más allá de combustible y cantidades pequeñas de agua, y pruebas controladas han demostrado que es capaz de sobrevivir a ambientes altamente tóxicos de poco oxígeno.

SCP-1917 reside en un complejo subterráneo en las afueras de Manchester, Inglaterra, designado como Área-1917-1. La estructura consiste en tres secciones principales, descritas a continuación:

  • Ocho conjuntos habitacionales, incluyendo dormitorio, lavabo, y almacén. SCP-1917 pasa la mayor parte de su tiempo en una de estas, y las otras siete parecen haber sido abandonadas hace muchos años.
  • Dos talleres que contienen equipos de mecanizado y soldadura y grandes reservas de tanto carbón1 como hierro. Al momento de su descubrimiento, ambas habitaciones estaban llenas de variedades de componentes mecánicos, dispositivos, y partes artificiales en diversos estados de avance.
  • Una gran capilla, con un inmenso vitral iluminado desde su parte posterior2. El suelo de piedra ha sido desgastado en algunas secciones por el paso de SCP-1917, pero las áreas fuera del púlpito y el pasillo central se encuentran casi intactos.

Las extensas entrevistas realizadas han revelado que SCP-1917 fue un miembro de GdI-004F ("La Nueva Hermandad Ferrosa") — una antigua rama de la Iglesia del Dios Roto fundada en Inglaterra durante la Revolución Industrial3. La entidad dice poseer el título de Obispo, y es capaz de recitar múltiples textos sagrados y mantras de memoria. Ya que GdI-004F fue oficialmente disuelto en 1890, tras un golpe realizado por la Iglesia Ortodoxa de la Rueda Dentada, las afirmaciones de SCP-1917 no pueden ser verificadas.

Anexo — Análisis de Comportamiento: De no ser interrumpido, SCP-1917 sigue una rutina fija, realizando abluciones y mantenimiento personal, recitando un largo sermón en la capilla, y regresando a su habitación, donde pasa por un breve periodo de inoperatividad y inmovilidad (denominado "estado delta"). Este ciclo se repite aproximadamente cada seis horas, con desviaciones menores producto de influencias externas (comúnmente cambios de temperatura, clima, interacción humana o movimientos sísmicos).

Las investigaciones han demostrado que, pese a su aparente contento y satisfacción, SCP-1917 no posee un conocimiento completo de su situación. Posee poca o ninguna memoria de sus actividades diarias, y a la fecha no ha reconocido a ningún investigador de la Fundación, incluso aquellos que realizan revisiones semanales. Las entrevistas han revelado que cree que aún es 1872, y pese a estar en completo uso de sus facultades mentales, se niega a aceptar que sus sermones son recitados a un auditorio vacío, incluso al mostrársele evidencia directa de este hecho. Se cree que los estados delta son la causa o el efecto de estos lapsos en su memoria, ya que cualquier intento de convencer a SCP-1917 de la naturaleza cíclica de sus actos han resultado en este estado activándose prematuramente4.

Cabe resaltar que los investigadores que examinan la entidad han encontrado que la naturaleza y duración de los estados delta se conforman a un número reducido de variaciones, sugiriendo que es una parte de su diseño y no un simple error mecánico. La razón de esto es desconocida.

Anexo — Entrevista 1917-05:

Entrevistador: Agente Cuatro-B-Mortaja, desertor de la Iglesia del Dios Roto empleado por la Fundación. Fue seleccionado por su composición mayoritariamente mecánica y su situación única para empatizar con SCP-1917.

Entrevistado: SCP-1917

Preámbulo: La siguiente entrevista fue conducida informalmente dentro del Área-1917-1, con el objetivo de determinar la reacción de SCP-1917 a otro humanoide semi-mecánico. Las grabaciones de video de esta entrevista se encuentran disponibles en los archivos del Sitio-127.


<Inicio del Registro>

Agente Mortaja: Hola, Padre.

SCP-1917: ¿Mmm? ¿Quién- ¡Oh! Usted debes ser el hombre de limpieza.

Agente Mortaja: Oh, sí. Ese soy yo. El hombre de limpieza. Aquí para limpiar.

SCP-1917: Bueno, no interrumpiré su trabajo. Acabo de terminar mi último sermón, así que estoy casi listo para irme. Me idolatran, ¿sabe? Casi no pueden soportar dejarme ir.

Agente Mortaja: ¿Se va a alguna parte?

SCP-1917: Oh, ¿acaso nadie le dijo? Me acabo de retirar. Finalmente colgué la vieja caja de herramientas, si usted me entiende. Honestamente, yo…

[SCP-1917 se detiene y se inclina hacia el Agente Mortaja]

SCP-1917: Es difícil callarme esto, y usted parece un joven inteligente. ¿Me puede prometer que no le dirá a nadie?

Agente Mortaja: Mis labios, si los tuviera, estarían cerrados.

SCP-1917: Ja. Sí. Bueno, estoy empezando a tener mis dudas sobre todo este asunto de… de la religión.

Agente Mortaja: Algo inusual, para un obispo.

SCP-1917: Mmm. Bueno, debe haber más en la vida que acurrucarse en un rincón húmedo de una iglesia. Parado aquí, predicando a todos sobre un dios que ninguno de nosotros ha visto. Así es como lo veo, de todas formas. Tengo un cargo lo suficientemente alto como para que puedan hacer algo para detenerme aparte de darme una mejora inesperada como regalo de jubilación y desearme lo mejor. No me esperaba algo tan amable de su parte.

[SCP-1917 golpea ligeramente su cabeza]

SCP-1917: Es increíble lo que pueden hacer con el hierro estos días. Una parte de mi cerebro, zumbando así — casi me hace pensar normal. [Pausa, durante la cual SCP-1917 cierra sus ojos] Casi. Tiene sus deslices. Pequeños golpes y tirones. Dijeron que lo habían reparado por completo, pero no estoy seguro.

Agente Mortaja: [Asintiendo] Entiendo lo que quiere decir. Cuando era un… bueno, parte de la iglesia, supongo, solía amar las mejoras. Creía que era lo mejor de todo. Pero ser un robot se vuelve aburrido después de un tiempo.

SCP-1917: ¿Oh? ¿Usted también solía ser parte del clero?

Agente Mortaja: Era más como un seguidor, pero sí. En un pequeño lugar no tan lejos de aquí. Para ser honesto, me uní más que nada porque parecía divertido.

SCP-1917: Ah. Tenemos algunos así por acá. Chicos que solo quieren ser capaces de escupir fuego o aplastar edificios, pero huyen espantados en cuanto se habla de modificaciones cerebrales. No mentiré, creo que empiezo a ver las cosas de la misma forma. El metal es bueno y todo, pero no puedo evitar querer ver el mundo con mis propios ojos antes de que los remplacen con vidrio.

[SCP-1917 suspira, liberando una pequeña nube de vapor]

SCP-1917: Trataron de detenerme, claro, ellos casi me idolatran, pero es algo que tengo que hacer. Ir y experimentar más que solo mecánica, encontrar lo que el resto del mundo tiene para ofrecer. Sólo déjenme-

[Se oyen golpes emanando de la cabeza de SCP-1917 en rápida sucesión, acompañados de un sonido de metal chirriante, y cesa su movimiento por 63 segundos. Al finalizar, no muestra reacción a este suceso, y se asume que no es consciente del transcurso del tiempo.]

SCP-1917: -hacer un último sermón, y después me voy. Cerrar toda esta etapa como se debe, ¿entiendes?

Agente Mortaja: Yo… yo creo que sí entiendo.

[SCP-1917 sonríe]

SCP-1917: No me arrepiento de mi decisión. Ni en lo más mínimo. Me hará bien salir y ver el mundo.

<Fin del Registro>

Posterior a esto, SCP-1917 regreso a su capilla y procedió a recitar un sermón de setenta minutos antes de retirarse a su habitación. Entrevistas similares han dado resultados casi idénticos, y no se han observado cambios en su rutina diaria.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License