SCP-1643
Puntuación: +1+x

Ítem #: SCP-1643

Clasificación del Objeto: Euclid

Procedimientos Especiales de Contención: El terreno que rodea a SCP-1643 está rodeado por una alambrada. Este perímetro debe ser vigilado continuamente por el personal de la Fundación y por sistemas automatizados. Cualquier intruso debe ser detenido e interrogado.

Se informará a las autoridades locales de que el lugar es una instalación de investigación atmosférica propiedad del gobierno.

El personal asignado al proyecto no debe ser fuertemente religioso. En particular, el personal no debe ser miembro practicante de ninguna fe abrahámica.

No se permite que nadie entre en un radio de 850 metros alrededor de SCP-1643 sin la aprobación previa del director del sitio. Se permite la exploración robótica.

Descripción: SCP-1643 es una torre de 230 metros de altura situada en el centro de las ruinas de una ciudad amurallada en el norte de Irak. Los 70 metros inferiores de la torre son de ladrillo de arcilla. Los 160 metros superiores están construidos con aleaciones de acero modernas en forma de un marco abierto que rodea un pozo de ascensor con una única cámara en la parte superior. Tras la contención, se encontró dentro de esta cámara un equipo ritual consistente con el que se cree que se utiliza para estabilizar anomalías espaciales interdimensionales temporales. Los niveles de arcilla de SCP-1643 están reforzados estructuralmente con materiales modernos. El análisis metalúrgico de los componentes modernos de SCP-1643 indica que fueron construidos en la última década.

Todos los individuos que se acercan a menos de 800 metros de SCP-1643 se vuelven incapaces de hablar, leer, escribir o comprender el mismo idioma que cualquier persona que se encuentre actualmente en esta zona. Si esto significa que un individuo es incapaz de hablar en cualquier idioma, debido a que todos los idiomas que conoce ya son hablados por alguien dentro del efecto de SCP-1643, en su lugar descubre que habla con fluidez otro idioma.

Al intentar salir de este radio, los individuos son reubicados instantáneamente en una parte del mundo en la que el idioma en el que son capaces de comunicarse dentro del radio de SCP-1643 es el predominante. Los individuos conservan la capacidad de comunicarse solo en el idioma o idiomas que podían hablar dentro del radio de SCP-1643.

Además de una cantidad significativa de equipos de construcción convencionales, se encontraron varias piezas de tecnología notable pero no anómala en la zona que rodea a SCP-1643.

En la base de la torre hay un complejo sistema de equipos de comunicación y ordenadores. Este sistema parece haber sido diseñado específicamente para facilitar la comunicación dentro de la zona afectada por SCP-1643. Los usuarios hablan a través de teléfonos móviles que transmiten sus palabras a una instalación central. La instalación central traduce el idioma que están hablando a los que hablan otros individuos dentro de SCP-1643. El dispositivo parece haber sido entrenado haciendo que los individuos que entran en la torre recuerden una extensa lista de términos ordenados y haciéndolos hablar a la máquina central para calibrarla. En teoría, esto permitiría a un individuo lograr al menos una comunicación rudimentaria con otras personas conectadas al sistema, incluso si hablan una lengua muerta o desconocida.

El sistema de comunicación también tiene la capacidad de emitir instrucciones traducidas, mediante radio de onda corta, a receptores más allá de la región a la que afecta el SCP-1643.

Parece que se han utilizado varios camiones con capacidades básicas de autoconducción para transportar material dentro y fuera del efecto de SCP-1643 sin activar el aspecto de reubicación de SCP-1643.

En la guantera de uno de los camiones se encontró el borrador de una carta.

A la atención del reverendo Dijkstra:

Hola Armond, te escribo para despedirme una vez más, y para pedirte un último favor. Adjunto encontrarás el diario de mis expediciones por los caminos, y copias de los hallazgos significativos de mis últimos treinta años de investigación. Te pido que te encargues de que se conserven de tal manera que, cuando la iglesia esté preparada para el conocimiento, lo estará esperando. Sé que no estás de acuerdo con mi conclusión final en lo que se refiere a la naturaleza de Dios; sin embargo, aunque solo la consideres aplicable a los dioses paganos, mi trabajo sigue representando la obra más completa de teología de campo que jamás haya pasado por las manos de la iglesia.

Puede que esta sea la última vez que le escriba, estoy a punto de embarcarme en un experimento que podría poner fin a nuestro viejo desacuerdo. También puede matarme.

He vivido una vida plena. He sido ordenado. He sido excomulgado. He recorrido los caminos y he visto mundos más allá de los cálculos humanos. He hablado con dioses y demonios. En mi búsqueda del conocimiento, he traspasado los límites de la ciencia teológica y he buscado respuestas en lugares por los que ningún hombre había pasado. Pero una pregunta pesa todavía en mi alma. He visto el dominio de Dios. He hablado con los que quedan. Es cierto, la fe los hizo, y su creencia en el otro los sostiene. ¿Cómo podemos saber entonces que nuestro dios no es el producto de nuestra fe?

Mi último experimento pretende probar esto. Si la creencia da forma a una cosa, entonces un arma investida de una creencia más fuerte debería ser capaz de deshacerla. Tanto mis investigaciones como el registro histórico apoyan esta conclusión. Ciertamente, era posible herir a los dioses paganos que he conocido con nada más que una hoja de acero frío y una cierta cantidad de determinación. En el último siglo se ha dedicado un gran esfuerzo a promover la eficacia de las armas atómicas, hasta el punto de que el miedo de muchos hombres a tales herramientas es mayor que su amor a dios (si es que cree en dios en primer lugar).

El problema entonces era llegar al cielo con tal dispositivo.

"Y dijeron: Vamos, edifiquémonos una ciudad y una torre, cuya cúspide llegue al cielo" - Génesis 11:4

Encontramos los restos de la torre. La reconstruimos. Mañana pondré a prueba mi fe con fuego nuclear. Si muero en el proceso, he hecho provisiones para que los resultados de este experimento final te sean entregados.

-Arthur Grisham

Actualmente se desconoce el paradero de Arthur Grisham y Armond Dijkstra.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License