SCP-1087
Puntuación: 0+x
fUP9ULC.jpg
SCP-1087 en el Jardín Botánico del Sitio-38, fotografiado remotamente

Ítem #: SCP-1087

Clasificación de Objeto: Seguro

Procedimientos Especiales de Contención: SCP-1087 debe estar contenido en el Jardín Botánico del Sitio 38 que debe ser abastecido con múltiples especies de insectos y aves pequeñas para satisfacer las necesidades alimenticias de SCP-1087. El personal no puede ingresar en el Jardín Botánico 38 sin un equipo respiratorio de la Fundación Tipo 2 excepto durante las pruebas. Las pruebas de los efectos de SCP-107 deben ser realizadas por personal Clase-D, sin embargo para evitar la interferencia con la búsqueda de otros SCPs las pruebas deberán tomar lugar entre las 2200 y las 0600 horas. Personal de Clase-D afectado por SCP-1087 deberá ser terminado antes de que el personal de la Fundación se lastimo a si mismo al intentar alcanzarles.

Descripción:SCP-1087 es un tarsero filipino macho blanco (Carlito Syrichta), edad estimada de 5 años, 700g en peso.

La saliva de SCP-1087 contiene un químico desconocido no natural producido en el cuerpo del primate. El químico es inerte por sí mismo; sin embargo, una vez que entra en contacto con el torrente sanguíneo de un mamífero viaja a las glándulas exocrinas del sujeto y altera sus funciones bioquímicas. Esto resulta en que los sujetos afectados producen y secretan una feromona designada como SCP-1087-1. SCP-1087-1 será secretada por todas las glándulas exocrinas simultáneamente, emergiendo en la sangre, saliva, el sudor y los fluidos de desecho del sujeto. Los sujetos afectados producirán esta feromona en altas concentraciones. (De hasta ██ mg/L), que lleva a un eventual agotamiento y deshidratación.

Mamíferos entrando en contacto con SCP-1087-1 se tornan cada vez más agitados, específicamente hacia el ser que emite la feromona. Con el paso del tiempo, la concentración de feromonas obstaculizara gravemente el juicio de los animales cercanos, incluidos los humanos, forzando a todos los mamíferos cercanos al sujeto afectado a cazar y atacar al organismo que emite SCP-1087-1. Altas concentraciones de SCP-1087-1 se desarrollara en la sangre de los sujetos afectados; cuando las agresiones contra los sujetos afectados sean lo suficientemente graves como para extraer sangre, se atraerán más animales a la zona y se unirán al ataque. La experimentación sugiere que es prácticamente imposible rescatar a un sujeto afectado sin un equipo de respiración que cumpla con los estándares de la Fundación de al menos Tipo 2 o superior; sin esto cualquier rescatador será vencido por SCP-1087-1 y comenzara a atacar al sujeto también. Una vez que el sujeto este muerto, todos los atacantes abandonaran el área sin alimentarse del sujeto afectado; esto sugiere que la carne de los animales afectados parece venenosa para los que se encuentran bajo la influencia de SCP-1087-1.

Cabe destacar que SCP-1087 es inmune a estos efectos; SCP-1087-1 no tiene efecto en su bioquímica y parece alimentarse naturalmente comiendo la carne que otros depredadores creen que es venenosa. SCP-1087 ha mostrado cautela con los humanos, pero está dispuesto a atacarlos si siente que puede hacerlo con relativamente poco riesgo; los hábitos nocturnos naturales del tarsero lo favorecen en este sentido.

Registro de Recuperación 1087-1: SCP-1087 fue descubierto tras seguir un rastro de muertes inusuales de ganado, incluyendo una en la que una vaca fue pisoteada hasta la muerte por las otras vacas de la zona y luego cazada por un pequeño carnívoro desconocido (pero no por otros animales). La examinación de las áreas circundantes llevo al Personal de la Fundación a un granero a varios kilómetros de distancia. El granero no estaba en uso, ya que sus dueños fueron sentenciados a prisión después de matar a su hijo de ocho años. Un Destacamento Móvil aseguró a SCP-1087 a través del uso de gas anestésico y llevado al Sitio 38 para contención. Otra investigación sugirió que una serie de asesinatos inusuales en el Sureste de los Estados Unidos podrían tener una conexión con SCP-1087 debido a lo que se creía que eran pequeñas mordeduras de primate en cada una de las víctimas; sin embargo, nunca se recuperaron pruebas concluyentes que apoyaran esta hipótesis.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License