SCP-1076
Puntuación: +4+x
267937482_693604239a_m_d.jpg

SCP-1076-H

Ítem #: SCP-1076

Clasificación del Objeto: Euclid

Procedimientos Especiales de Contención: Cada espécimen de SCP-1076 debe ser mantenido en una celda sin amueblar de 1.5m x 2m x 2.5m con una puerta sin ventanas. La comida debe ser suministrada tres (3) veces al día.1 No se requiere ropa de cama ni instalaciones de fontanería. El aislamiento acústico no es estrictamente necesario, pero se debe proporcionar, si es posible, para reducir el estrés psicológico de los guardias. Se asignará un (1) guardia armado a cada celda, seleccionado de entre el personal que no tenga hijos menores de 21 años.

El acceso a los especímenes SCP-1076 para experimentación requiere autorización de nivel 3 y una aprobación por escrito que debe ajustarse a un perfil psiquiátrico meticuloso. En ningún caso se permitirá el acceso a investigadores con hijos menores de 21 años.

Debido a su comportamiento territorial, los especímenes deben mantenerse separados unos de otros en todo momento. Para garantizar esto, se recomienda que no se retengan dos especímenes en el mismo edificio.

Descripción: Las instancias de SCP-1076 parecen ser niños de entre 3 y 5 años con una apariencia sucia, pelo largo y enmarañado, descalzos y vestidos con ropa andrajosa. El examen físico superficial revela signos de desnutrición moderada a severa y moretones y cicatrices consistentes con maltrato físico. Se han encontrado especímenes de ambos sexos, y por lo general parecen ser de la etnia predominante en su lugar de descubrimiento.

Los especímenes parecen comprender enunciados simples, pero no han mostrado ningún signo de habilidad verbal. Sus vocalizaciones se limitan a simples gruñidos, suspiros y (cuando son perturbados) chillidos y sollozos fuertes. Los especímenes son reacios a fijar la mirada de cualquier individuo y tienden a mirar hacia abajo en ausencia de estímulos externos. Responderán a preguntas sencillas asintiendo afirmativa o negativamente.

Los encuentros iniciales con SCP-1076 ocurren cuando un padre2 descubre al "niño" en un estado de angustia aparente. Estos incidentes ocurren en forma aislada; no se conocen casos en los que haya otros testigos. Los sujetos reportan un "abrumador sentimiento de lástima" por el espécimen y, en todos los casos registrados, lo llevan a su casa.

Una vez establecido en un hogar, SCP-1076 comienza a monopolizar la atención de los padres excluyendo a sus propios hijos. Los niños de esa casa comienzan a mostrar signos de negligencia y desnutrición y se deprimen, se vuelven taciturnos y retraídos. Los problemas de comportamiento como el absentismo escolar y la huida son frecuentes, lo que puede atraer la atención de las autoridades escolares o de los agentes de bienestar social. Al investigar, estas autoridades se obsesionan con el bienestar de SCP-1076 y posteriormente ignoran a los niños de la casa.

Una infestación típicamente termina con la muerte de los padres y otros cuidadores al descuidar su propio bienestar para atender a SCP-1076, eventualmente sucumbiendo a la inanición o enfermedad. En los pocos casos en que la Fundación pudo contener una infestación antes de que esto ocurriera, los sujetos separados del espécimen se volvieron violentos o casi catatónicos, y repetidamente exigieron reunirse con su "bebé".

Si dos especímenes SCP-1076 se encuentran, se atacarán entre sí con gran fuerza, usando uñas y dientes, hasta que uno o ambos mueran. Cualquier persona que presencie un ataque de este tipo debe ser tratada por posibles traumas psicológicos.

Solicitud 1076-1: El Dr. ███████ ha solicitado acceso a un espécimen SCP-1076 para vivisección. Solicitud denegada en este momento, pendiente de que se complete un análisis fisiológico menos invasivo.

Si no se indica lo contrario, el contenido de esta página se ofrece bajo Creative Commons Attribution-ShareAlike 3.0 License